Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Cuál es la diferencia entre depósitos a plazo y fondos mutuos?

Si eres una persona que cuenta con un capital y te interesa adquirir un bien, debes evaluar si  te conveniente ahorrar o invertir y cuál es el riesgo que está dispuesto a asumir. Para ello, tienes dos alternativas: los depósitos a plazo y fondos mutuos.

En  este post vamos a ver cuál es la diferencia entre los depósitos a plazo y los fondos mutuos, además  analizaremos los tipos de depósitos y fondos que existen y haremos un balance de las ventajas que podemos encontrar en cada uno de ellos para así poder ayudarles a decidir dónde colocar su dinero de forma que se ajuste en la mayor medida posible a sus necesidades.

¿Cuál es la diferencia entre depósitos a plazo y fondos mutuos?

 

 

Depósitos a Plazo: ¿Qué son?

Antes de establecer las diferencias entre depósitos a plazo y fondos mutuos analizaremos ambos términos, para ayudarles a decidir en cual opción  le conviene coloca su dinero.

Los depósitos a plazo son una inversión que supone una rentabilidad segura, es decir, un depósito a plazo es una inversión de renta fija sin ningún tipo de riesgo. El procedimiento para estos depósitos es relativamente sencillo, ya que como cliente le entregas al banco una cantidad de dinero  y el banco se compromete a devolver ese dinero más una ganancia obtenida en un plazo de tiempo.

Lo interesante de los depósitos a plazo es que el interés obtenido y la fecha de vencimiento son ambos conocidos con anterioridad a la operación, por lo que son un producto muy contratado por aquellos ahorristas que buscan capitalizar su dinero para un proyecto o uso futuro o simplemente para obtener ganancias periódicas de sus ahorros.

Ahora puedes descargar el manual de depósitos a plazo para más información >> DESCARGAR AHORA.

 

Depósitos a Plazo: Tipos

A continuación realizare una pequeña clasificación de los principales tipos de depósitos a plazo que podemos encontrar en el mercado:

  • Depósitos a plazo fijo, la institución debe pagar en determinado día prefijado el capital más los intereses devengados.  
  • Depósitos a plazo renovable, tienen la opción de prorrogar para un nuevo periodo de igual tiempo al pactado.
  • Depósitos a plazo indefinido, no tiene una fecha ni plazo determinado de vencimiento y por tanto, los intereses se calculan mediante la media desde el principio hasta la retirada.
  • Depósitos de renovación automática (DPIR), se pacta con el banco el monto, tasa de interés a pagar y plazo para el primer periodo. Se renueva automáticamente al cuarto día por un periodo similar al inicial y dispones de tres días hábiles después de cada vencimiento para cobrar.

 

Depósitos a Plazo: Ventajas

Algunos de los beneficios que podemos obtener con un depósito a plazo son:

  • Estos suelen ser de custodio electrónica, por tanto no tienen costos
  • Nosotros decidimos el monto de la inversión
  • Los depósitos a plazo a través de Internet pueden hacerse en cualquier lugar y hora
  • Los depósitos a plazo en UF prácticamente garantizan una determinada rentabilidad real, ya que al estar expresados en UF se reajustan mensualmente con el IPC
  • Podemos obtener tasas preferenciales para los depósitos de renovación automática

 

Fondos Mutuos: ¿Qué son?

Por su parte, los fondos mutuos son instrumentos financieros que se basan en la premisa de que con la unión del capital de diferentes personas se puede acceder a condiciones más ventajosas. El funcionamiento también es sencillo, los fondos mutuos reúnen aportaciones de distintas personas (naturales o jurídicas) y las invierten en diferentes valores, que suelen ser: acciones, bonos, activos inmobiliarios, letras hipotecarias, entre otros.

 

Fondos Mutuos: Tipos

Por regla general, los fondos mutuos tienen diferentes portafolios de inversión, por tanto, podemos encontrar fondos que solo invierten en acciones (capitalización), otros que invertirán en títulos de deuda, y también fondos mutuos que invierten en ambos tipos.

En general los fondos mutuos invertirán en estos tipos de instrumentos:

  • Instrumentos de deuda a corto plazo: valores de oferta pública representativos de deuda, cuyo plazo hasta su total extinción no excede los 365 días a la fecha de valorización del fondo.
  • Instrumentos de deuda de mediano y largo plazo: valores de oferta pública representativos de deuda cuyo plazo hasta su total extinción excede los 365 días a la fecha de valorización del fondo.
  • Instrumentos de capitalización: valores de oferta pública representativos de capital, tales como acciones de sociedades anónimas abiertas, cuotas de fondos de inversión, cuotas de fondos mutuos, entre otros.
  • Fondos mutuos que invierten en renta variable o acciones.
  • Fondos nacionales o internacionales.
  • Fondos en moneda nacional o en otras divisas.

 

Fondos Mutuos: Ventajas

Entre las ventajas que ofrecen los fondos mutuos, se encuentra que no presentan vencimiento, por lo que, permite disponer de liquidez con amplia celeridad. Entre otras ventajas se encuentran:

  • Diversificación, los fondos de inversión son una alternativa de inversión diversificada, porque invierten en una gran variedad de instrumentos financieros.
  • Flexibilidad, existen diferentes alternativas de fondos mutuos que se adaptan a los distintos perfiles de los partícipes. 
  • Accesibilidad, para invertir en los fondos mutuos, no se requiere un monto muy elevado.
  • Comodidad, existen numerosos medios a través de los cuales se puede realizar una operación (internet, vía telefónica, acercándose a la administradora)
  • Administración profesional, los fondos mutuos tienen un equipo de profesionales que realizan operaciones de seguimiento y seleccionan las mejores inversiones para cumplir con los objetivos del fondo.
  • Ventajas tributarias, al invertir en fondos mutuos puedo obtener ventajas tributarias.

 

¿Cuál es la diferencia entre depósitos a plazo y fondos mutuos?

Ahora bien, considerando ambos términos, a continuación veremos cuál o cuáles son las diferencias entre  depósitos a plazo y fondos mutuos.

  • En los depósitos a plazo, sabes con cuánto dinero dispones porque conoces el  interés desde el principio. En los fondos mutuos no ocurre igual, ya que no conoces el beneficio de su inversión hasta que retira sus ahorros. En este sentido, si te retiras cuando este en un buen momento tu inversión, el capital que obtendrás será alto, pero sin si pierdes dinero con tu inversión entonces recibirás menos dinero del que invertiste inicialmente.
  • Los depósitos a plazo son renovales, mientras que en el caso de los fondos mutuos, no estamos obligados a renovar con una periodicidad determinada. Por tanto, los depósitos tributan cada mes en contraste a los fondos, que no tributan hasta el momento del rescate.
  • Un fondo mutuo tiene liquidez diaria porque puedes comprar hoy y retirarlo mañana, mientras que en los depósitos a plazo  para poder disponer de tu dinero debes esperar a que venza el periodo pactado de antemano con la institución bancaria.
  • Otra diferencia reside en el riesgo, en los fondos mutuos el riesgo es alto porque el dinero que inviertes está asociado a las fluctuaciones que tendrá en el mercado el producto financiero (acciones, bonos, depósitos) en que inviertes. En el caso de los depósitos a plazo el cliente tiene la visión de ahorrar, por lo que no hay riesgo de perder tu dinero. La entidad financiera se encarga de que no gastes tu capital durante un plazo y te remunera por ello.

 

Conclusión

En conclusión, conocer sobre cuál es la diferencia entre depósitos a plazo y fondos mutuos te permite evaluar qué tipo de producto necesitas para poner tu dinero a trabajar por ti. Además, es necesario que realices una evaluación de tu perfil como inversionista o ahorrista,  con el fin de que tomes en cuenta si estás dispuesto a asumir grandes riesgos o simplemente quieres irte por lo seguro y confiable.

Si eres una persona que cuenta con un capital y te interesa adquirir un bien, debes evaluar si  te conveniente ahorrar o invertir y cuál es el riesgo que está dispuesto a asumir. Para ello, tienes dos alternativas: los depósitos a plazo y fondos mutuos.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar