¿Se puede prestar una tarjeta de crédito?

Uno de los objetivos y pilares fundamentales de toda entidad bancaria y financiera son sus sistemas de seguridad de los productos bancarios. Y las tarjetas de crédito son uno de los instrumentos de pago más buscados para hacer fraudes, por lo que se enfocan mucho en sus sistemas de seguridad. Pero, ¿qué pasa si vulneramos voluntariamente estos mecanismos? Una de las formas más frecuentes de hacerlo es prestar la tarjeta de crédito a algún familiar o amigo para que realice una compra o pago específico. La pregunta es, ¿se puede prestar una tarjeta de crédito?

 

¿Se puede prestar una tarjeta de crédito?

 

 

¿Se puede prestar una tarjeta de crédito?

La pregunta real no es si se puede o no prestar una tarjeta de crédito, porque para “poder” hacerlo sólo necesitas pasarla de tu mano a la de la otra persona. La cuestión y enfoque de esta información está en si debes o no prestar una tarjeta de crédito, incluso si esto es a un amigo muy cercano o un familiar.

Uno de los riesgos de prestar una tarjeta de crédito radica en el hecho de que a esa persona se le pueda presentar una emergencia o gasto inesperado en ese corto lapso de tiempo y se sienta con el derecho de utilizar tu tarjeta para otros gastos con la justificación de que era urgente y necesitaba el dinero. Y recordemos que, en especial dentro de la familia o con los amigos, los préstamos de dinero son un tema delicado, ya que muchos se confían o abusan de la confianza de su acreedor y no pagan a tiempo.

Al final del mes, quien deberá pagar de su bolsillo los cargos de la tarjeta de crédito serás tú ya que para el banco sólo el titular puede utilizar la tarjeta de crédito, a menos que sufra un robo, hurto o extravío, en cuyo caso entran de inmediato en funcionamiento los sistemas de seguridad de la tarjeta después que reportes el hecho.

Cuando tu tarjeta es robada y reportaste inmediatamente el hecho especificando la hora de lo ocurrido, el banco puede incluso devolver el dinero de alguna compra que evidentemente haya sido fraudulenta. Pero si prestas tu tarjeta de crédito y la persona utiliza más dinero del que debía usar, o hace cargos adicionales, no podrás reportar esto al banco como un robo, por lo que no te devolverán tu dinero, ya que los cargos adicionales que no reconozcas fueron completamente tu responsabilidad.

Otra consecuencia de prestar una tarjeta de crédito es que no podrás justificar el atraso en tus pagos al banco diciendo que prestaste la tarjeta a alguien y aún no te pagan el dinero que gastaron; tú deberás responder por el dinero porque para el banco, mientras no sea reportada como robada, todos los cargos de la tarjeta de crédito son enteramente tuyos.

Esto te generará deudas innecesarias, y es muy poco probable que cuando te paguen el dinero lo hagan con los intereses que tuviste que pagar por los cargos, los cuales aumentarán mientras más debas de la tarjeta. Es decir, no solo terminas pagando su deuda sino también los intereses que estos cargos generen. Y además, depende del tipo de gasto, se pueden generar intereses adicionales los cuales tu familiar o amigo tal vez no quiera reconocer luego.

 

Prestar una tarjeta de crédito vulnera completamente los sistemas de seguridad diseñados para el cliente, por lo que no es prudente hacerlo, a ninguna persona. Toma en cuenta estas implicaciones y piénsalo tres veces antes de prestar tu tarjeta de crédito a otra persona, recuerda que tú eres el responsable de usarla de manera consciente y pagarla a tiempo.

 

¡Sé el primero en comentar!