Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Qué son las acciones de una empresa?

Las acciones de una empresa o acciones bursátiles, son las partes iguales en las que se divide el capital social de una empresa. Estas partes del capital social de la empresa son adquiridas por una persona, que recibe el nombre de accionista, y representan la propiedad que la persona tiene sobre la empresa, es decir, el porcentaje de la empresa que le pertenece al accionista.

 

¿Qué son las acciones de una empresa?

 

¿Qué son las acciones de una empresa?

En resumidas cuentas, una acción de una empresa o acción bursátil, es una parte de una empresa, que para conseguir financiación y recaudar dinero con el que continuar con sus negocios o iniciar nuevos proyectos divide su capital social (el conjunto de sus bienes) en acciones,­ las cuales pueden ponerse a la venta total o parcialmente (los dueños de la empresa pueden reservarse una parte importante de la empresa para conservar el control de la propiedad si así lo desean).

 

¿Qué es una acción de una empresa o acción bursátil?

Las acciones otorgan a sus propietarios derechos económicos y políticos sobre la compañía a la que pertenezcan dichas acciones. Las acciones otorgan derechos económicos porque las acciones le permiten al accionista participar de los beneficios de la empresa, parte de los cuales suelen repartirse anualmente entre los accionistas (son los llamados dividendos). Las acciones también confieren derechos políticos porque, cumpliendo ciertos requisitos, los accionistas tienen voz y voto en las juntas que aprueban las políticas de la empresa. En algunas empresas, por ejemplo, es posible asistir a las Juntas Generales de Accionistas si se posee un mínimo de X acciones.

Un ejemplo explicativo sobre para que sirven las acciones de una empresa, podría ser el caso de la empresa Google. Ésta comenzó como una compañía muy simple, un buscador de Internet creado por dos estudiantes de Ciencias de la Computación de la Universidad de Stanford. La idea tuvo tanto éxito que la empresa comenzó a crecer rápidamente y a ofrecer nuevos servicios a lo largo de todo el mundo. Para financiar todo esto, en 2004 decidió salir a Bolsa, emitiendo 19,6 millones de acciones a 85 dólares por acción (vendiendo por tanto, un total de 1.666 millones de dólares del valor de la empresa), y obteniendo a cambio el dinero que los nuevos accionistas paguen por ellas.

 

 

¿Cuál es el precio de las acciones de una empresa?

Las acciones de las sociedades anónimas se compran y se venden en un mercado secundario como es la Bolsa de Santiago.

El precio de las acciones varía continuamente en función de la oferta y la demanda de éstas. Así, además de con los dividendos que a los que se tiene derecho por poseer las acciones de una empresa, el accionista también puede ganar dinero si consigue vender, por ejemplo, un viernes por 1000 pesos una acción de una empresa que compró el lunes por $500.

Es importante tener en cuenta, que del mismo modo, el accionista también puede perder dinero si las acciones caen o si la empresa de la que posee acciones tiene pérdidas. En general, adquirir una acción indica confianza en el buen futuro de una empresa.

Si muchas personas creen que una empresa seguirá teniendo beneficios y se interesan por comprar acciones de ella, el precio de las acciones de la empresa subirá. Si en cambio los accionistas consideran que las cosas no marchan bien en la empresa decidirán vender sus acciones de la misma y si el resto de inversores piensan como ellos no querrán comprarlas, con lo que para que se pueda producir la venta los accionistas tendrán que aceptar precios más bajos por sus acciones, por lo que el precio de las acciones bajará.

Es importante tener en cuenta también que el precio de una acción no es sinónimo de su valor. Como dijimos anteriormente, lo que determina definitivamente la cotización del precio de unas acciones es la oferta y demanda en el mercado. Una empresa emite una cantidad limitada de títulos, por lo que si hay más compradores que vendedores, subirá el precio de las acciones de la empresa.

Los principales factores de los que depende el precio de las acciones son las expectativas sobre el beneficio futuro de la sociedad, su tasa de crecimiento y la evolución prevista de los tipos de interés. Además, existen otros factores más generales que también influyen en el precio de una acción, como pueden ser las expectativas sobre la evolución económica y la confianza de los inversores.

 

¿Cuál es el precio de las acciones?

 

Tipos de acciones: ordinarias, preferentes y sin voto

Dentro de los distintos tipos de acciones que existen, los más destacados y comunes son los siguientes:

  • Acciones ordinarias: Son las acciones normales y que hemos descrito hasta ahora.
  • Acciones preferentes: En esta clase, los accionistas poseen un derecho superior para cobrar el dinero derivado de la adquisición de las mismas, incluso antes de realizar el reparto de dividendos a los socios, si así se hubiera decidido.
  • Acciones sin voto: Confieren al accionista derechos económicos (el cobro de dividendos) pero no otro tipo de derecho, como el de ejercer el voto en una Junta.

 

¿Cuál es el valor de las acciones de una empresa?

Cuando hablamos sobre el valor de las acciones de una empresa debemos tener en cuenta que existen diversos tipos de valor de las acciones en función de que aspectos se tengan en cuenta en la valoración de las acciones:

  • Valor nominal de una acción: El resultado de dividir el capital social de la empresa entre el número de acciones emitidas.
  • Valor de mercado de una acción: El precio de cotización de la empresa en el mercado de valores, resultado de la oferta y la demanda, por lo que varía continuamente.
  • Valor de mercado de una empresa: Su capitalización bursátil, es decir, el precio de cotización de una acción multiplicado por el número de acciones emitidas.
  • Valor contable de una empresa: Es el patrimonio neto de una empresa, es decir, el valor de los recursos propios que aparecen en balance.
  • Valor contable de una acción: Es el valor contable de la empresa dividido entre el número de acciones emitidas. Normalmente, el precio de una acción es mayor que su valor contable, pero no siempre.
  • Valor de liquidación de la empresa: Es el precio de venta estimado en el caso de que se liquidaran sus activos y se cancelaran sus deudas. Para un inversor, que suele busca empresas con capacidad para generar beneficios en el futuro, el valor de liquidación tiene poco interés.
  • Valor actual: Es el valor, en el día de hoy, de la corriente de flujos futuros que se espera de una inversión, a un tipo de interés determinado.
  • Valor fundamental o intrínseco: No se trata de un valor exacto, ya que depende de previsiones futuras de beneficios que pueden variar según el analista que las realice. Para su cálculo, un tanto complicado, se analizan una serie de “fundamentos” empresariales, incluyendo ventas, beneficios, recursos propios, activo, perspectivas de negocio, etc.

Valor de una empresa

Tipos de mercados donde transar las acciones

Para que los inversionistas puedan transar las acciones de las empresas, existen dos tipos de mercados para la compra-venta de acciones:

  • Mercado primario de acciones: En el mercado primario, la empresa crea acciones nuevas e invita a los inversores a comprarlas, convirtiéndoles en socios propietarios (accionistas) y resolviendo así sus problemas de financiación. Ocurre siempre que se constituye la sociedad y que se amplía capital, para lo que se aumenta el número de acciones en circulación.
  • Mercado secundario de acciones: El mercado secundario de la renta variable está constituido por las bolsas, donde los inversores negocian (compran y venden) acciones cotizadas ya en circulación con otros inversores que las quieren vender o comprar. La inmensa mayoría de las transacciones se da en este mercado secundario.

 

¿De que depende el Valor de las Acciones?

Las acciones como ya habíamos determinado, una unidad de propiedad de una empresa, que se suele poner a la venta de los inversores o accionistas, como una estrategia para recaudar fondos e invertirlos  para elevar el valor total de la empresa. Siendo así, si una empresa tiene un valor de un millón de dólares y emite 100 mil acciones,  el valor de cada una será en resultado de dividir el valor de la empresa entre el número de acciones, en éste caso serían un millón de dólares entre 100 mil acciones, lo que indica que cada una tendrá un valor de $10 por acción.

El precio de las acciones no es estático y suele variar en el tiempo dependiendo de la inversión del dinero y del comportamiento del mercado. Si bien es cierto que las acciones en el mercado suelen tener un comportamiento que puede considerarse volátil, podemos considerar lo siguiente:

  • Oferta y Demanda: a medida que exista un mayor número de compradores dispuesto a adquirir acciones de una empresa y un menor número de ofertas, la acción elevará su valor, por el contrario si son más los accionistas dispuestos a vender que los interesados en adquirir las acciones, éstas bajaran su valor.
  • Beneficios: el dinero recibido por la ventas de acciones son invertidos con un beneficio esperado, si éste es mayor de lo esperado las acciones suben y si por el contrario son menores a lo estimado las acciones bajan su valor.
  • Sentimiento: y es que así se refieren los accionistas a la proyección del comportamiento de las acciones del mercado y esto define la tendencia y las expectativas que se tienen de las acciones y están condicionadas por muchos factores entre los que se destacan cambios en la legislación, la confianza pública en el equipo directivo de la empresa o el estado general de la economía, entre otros.

 

¿Cuál es el riesgo de invertir en acciones?

El riesgo es una característica inherente a los valores de renta variable (acciones). Cuando un inversionista compra acciones de una empresa no sabe de antemano que rentabilidad (dividendos y/o plusvalías) puede obtener de su inversión. El inversionista podrá tener una idea aproximada de la rentabilidad que espera tras la compra de las acciones de una empresa, pero ésta finalmente puede ser muy inferior o muy superior a lo esperado, y sólo con el paso del tiempo podrá conocerse.

En general, cuando se habla del riesgo de las acciones suele considerarse sólo el riesgo de precio, puesto que se entiende que el resto de los riesgos (de insolvencia, de inflación, de tipo de interés, de tipo de cambio, etc.) ya están incluidos en éste. Es decir, el principal riesgo de una inversión en acciones es que baje su cotización o precio de mercado. Si un accionista de una empresa tuviera que vender sus acciones cuando el valor de mercado de las acciones sea bajo, podría perder parte o casi la totalidad del capital invertido en las acciones.

No todas las acciones están sometidas a riesgos similares. Depende mucho de la empresa que emita las acciones: su tamaño (¿se trata de una empresa grande y establecida o de una de reciente creación?), zona geográfica y divisa (Chile, EE.UU., zona euro, mercado emergente), sector de actividad (financiero, minero, tecnológico), etc.

Por ello es importante tener en cuenta el binomio riesgo/rentabilidad: los inversores en acciones están dispuestos a asumir un riesgo mayor cuando tienen la posibilidad de obtener rentabilidades mayores. Es decir, cuanto mayor sea el riesgo que se espera correr, mayor será la rentabilidad que se esperará obtener, ya que sino sería más seguro y sencillo invertir en otra cosa que nos otorgue la misma rentabilidad pero con un menor riesgo.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar