Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Los derivados son instrumentos financieros cuyo valor depende del precio de otro activo, y a este activo se le conoce como subyacente, que bien pueden ser acciones, materias primas, monedas, bonos, índices bursátiles. Las empresas e inversionistas utilizan estos instrumentos porque permiten pactar acuerdos hoy independientemente de lo que ocurra en el futuro. Ahora bien, en el siguiente artículo conoceremos las características de los derivados financieros.

 

Características de los derivados financieros

 

 

Características de los derivados financieros

Un derivado financiero es un producto que no tiene valor por sí mismo, sino que su valor depende de otro producto financiero conocido como activo subyacente. En otras palabras la evolución del valor que tenga el activo subyacente en el mercado financiero determinara el valor real de un derivado, generándose una relación simbiótica en donde si el subyacente sube o baja de precio su derivado también lo hará.

Los derivados financieros son contratos muy utilizados por los inversores o empresas que no quieren arriesgar grandes cantidades de dinero, por lo que recurren al uso de  estos contratos los cuales  permiten asumir y cubrir ciertos riesgos que se presente a futuro, ya que desde el momento en que son adquiridos se pactan ciertas condiciones, garantías, derechos, obligaciones, precios y  fechas de vencimiento sobre la base de lo que sucede con el activo subyacente.

Dicho lo anterior, veamos las características de los derivados financieros:

  1. El precio de los derivados financieros está atado al precio del activo subyacente.
  2. Se constituyen como un contrato pactado bajo ciertas condiciones, garantías, obligaciones, derechos   y cuya ejecución se dará en una fecha futura. Es importante que en el contrato se estipule cual será el precio de referencia del activo a futuro.
  3. De lo expuesto anteriormente se concluye que los derivados suelen liquidarse a plazo en una fecha  futura como cualquier contrato.
  4. Brindan certidumbre y control de los riesgos financieros que enfrentan las empresas e inversores, obteniendo una planeación financiera confiable que minimice la fluctuación de precios de los subyacentes.
  5. Posee carácter de apalancamiento. El apalancamiento financiero permite que el inversor a la hora de adquirir estos instrumentos, requiera una inversión inicial muy pequeña, es decir, que no es necesario invertir grandes cantidades de dinero o capital, abriéndole las puertas a inversores principiantes o pequeños. Sin embargo, en el futuro puede beneficiarse o perjudicarse al negociar con los activos subyacentes de manera que las ganancias o pérdidas serán muy notables. 
  6. Buscan principalmente proteger a los clientes de  riesgos propios del mercado financiero, llevando a cabo análisis de diferentes situaciones que se deben considerar para dar una mejor cobertura  frente a la fluctuación futura  del precio de los activos subyacentes.
  7. Pueden cotizarse en mercados organizados como las bolsas o mercados extrabursátiles como los “OTC” (Mercado over-the-counter o Mercado paralelo no organizado)
  8. Los derivados financieros estandarizados cuentan con dos agentes (el comprador y el vendedor) y un mediador.

 

Conocer sobre las características de los derivados financieros permite al futuro inversionista detallar el valioso aporte que genera usar estas herramientas en el mercado financiero, principalmente porque permite pronosticar sus ganancias o pérdidas de manera más precisa, a su vez permite que el acto de compra y venta se realice bajo condiciones que favorezcan a ambas partes en una fecha determinada y a un precio especifico, buscando  reducir la  mayor cantidad de riesgos como las fluctuaciones en los precios de un activo subyacente. 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar