Portabilidad financiera en caso de ser deudor moroso

La portabilidad financiera es una nueva ley que entró en vigencia el 8 de septiembre de 2020, y que permite a los usuarios cambiarse de una intuición financiera a otra. En el siguiente artículo conoceremos la cómo se comporta la portabilidad financiera en caso de ser deudor moroso.

Portabilidad financiera en caso de ser deudor moroso

 

 

Portabilidad financiera: ¿Qué es?

La ley de portabilidad financiera es una nueva ley que facilitará a todas las personas cambiarse de una institución financiera a otra. Es decir, esta ley le permitirá a los usuarios que tengan contratados productos financieros (tales como: cuentas, chequeras, líneas de crédito, tarjetas de crédito y debito, créditos hipotecarios, de consumo, entre otros.) poder cambiarse de entidad bancaria en el menor tiempo posible y  con un menor costo.

La Ley de Portabilidad Financiera entró en vigencia en septiembre de 2020, tiene el objetivo de “facilitar que las personas, micro y pequeñas empresas se cambien, si lo estiman conveniente, de un proveedor de servicios financieros a otro, o de un producto o servicio financiero vigente a otro nuevo contratado con el mismo proveedor”.

 

Portabilidad financiera en caso de ser deudor moroso

Ahora bien, si eres un deudor moroso y estás contemplando la portabilidad financiera, es necesario que tengas presente que las entidades financieras seguirán contando con exigencias  y con políticas de análisis de riesgo, antes de aceptar que un cliente se porte.

Con esto queremos aclarar que para las entidades financieras aceptar la solicitud de portabilidad financiera de un deudor moroso va en contra de sus políticas de análisis de riesgo.  Pero, no todo está perdido, ya que entre los derechos y deberes de un deudor moroso, este tiene el derecho de renegociar su deuda con la entidad actual, y así mejorar su historial crediticio, para posteriormente solicitar la portabilidad financiera.

En otras palabras, si quiere optar por la portabilidad financiera es importante que se mantenga al día con sus cuotas, y no se encuentre en Dicom como deudor moroso. Además, de que al atrasarse en el pago de sus deudas puede generar consecuencias como la pérdida de una propiedad,  mayores intereses o mala reputación crediticia. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, es posible solicitar la portabilidad financiera una vez resuelto el impago que lo coloca en Dicom como deudor moroso.

 

Portabilidad financiera: Pasos para solicitarla

Para solicitar la portabilidad financiera, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Presentación de la solicitud de portabilidad financiera: Es el primer paso en el proceso que el cliente deberá presentar ante la entidad financiera a la que desea cambiarse.
  • El cliente recibe la oferta de potabilidad: En este paso la entidad a la que el cliente desea cambiarse presenta una oferta, en la que se debe especificar cada uno de los productos o servicios financieros que se ofrezcan y las condiciones asociadas a ellos. También, se deben detallar los productos o servicios financieros que el cliente mantiene con el proveedor inicial y que serían objeto del mandato de término.
  • Aceptación de la oferta de la  portabilidad financiera: Con la aceptación de la oferta de portabilidad, el cliente otorga un mandato de término al nuevo proveedor respecto de los productos y servicios que desee portar.

 

Conclusión

En resumen, la portabilidad financiera no puede ser tramitada en caso de ser un deudor moroso, ya que va en contra de las  políticas de análisis de riesgo de las entidades bancarias, de manera que será necesario que regularice el pago de sus compromisos y salga del historial negativo en Dicom. Como dato adicional, en caso de querer cambiar de banco es importante buscar mejores condiciones que las tiene actualmente en su banco, comparar las tasas de intereses, cobros de mantención, entre otros costos.

 

¡Sé el primero en comentar!