Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Cómo depositar un cheque de pago en una cuenta bancaria?

Muchos se asustan cuando nos preguntamos cómo depositamos un cheque en la cuenta bancaria. Quizá el cheque sea algo característico de un tiempo prehistórico de los bancos, pero en muchas operaciones comerciales, el cheque en papel se sigue utilizando como instrumento de pago. Ahora bien, si un cheque llega a nuestro poder. ¿Qué hacemos con él? ¿Cómo depositamos un cheque en nuestra cuenta?

 

¿Cómo depositar un cheque de pago en una cuenta bancaria?

 

¿Qué es un cheque? ¿qué tipos de cheques hay?

Podemos comenzar explicando, a grandes rasgos, qué es un cheque y los tipos de cheques que podemos llegar a recibir. Básicamente, el cheque es uno solo, pero de acuerdo a la forma en que se llena, pueden variar sus características.

 

¿Qué significa un cheque?

Un cheque es definido como una orden de pago por escrito y que le da el derecho a la persona que recibe el cheque poder cobrar el monto de dinero que figure en el cheque, debe estar disponible en la cuenta bancaria de la persona/empresa que lo emite.

El cheque es un título mediante el que se autoriza a un tercero a poder retirar dinero de una cuenta bancaria, sin que este tercero sea el titular de la cuenta. El cheque es utilizado en forma de medio de pago.

 

Ventajas que ofrecen los cheques

  • Pueden emitirse en cualquier momento o situación
  • Permite no andar con grandes sumas de dinero efectivo
  • Algunas leyes que cubren cobertura por cheques que no puedan cobrarlos
  • Pueden elegir la entidad en que ingresen el cheque.

 

¿Qué tipos de cheques hay?

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), es el ente regulador del sector bancario. Existen 4 tipos de cheques que depende de la forma en que los se llenan y completan. Los cuatro tipos son:

  • Cheque al Portador: Puede ser un cheque al portador, donde el cheque se firma solo por el importe sin especificar a un destinatario al cobro. En este caso, el poseedor de ese cheque puede presentarse en la ventanilla del banco donde se emitió el cheque -todos los cheques poseen el domicilio de pago escrito en ellos-, con una identificación personal, y retira el dinero al instante, previa revisión del banco de los fondos disponibles en la cuenta contra la cual se giró el cheque.
  • Cheque a la Orden: En caso que el cheque contenga el dato correspondiente a la persona a la que se le ha extendido -en caso de que esté librado "a la orden" de una persona-, solo esa persona podrá cobrar dicho cheque. Sin embargo, se puede transmitir el derecho de cobro hacia otra persona por intermedio del endoso, que no es otra cosa que una firma del ordenante en el dorso del cheque por la cual transfiere el cheque. También puede cobrarse por ventanilla. Ahora bien, estamos llegando donde queríamos. Todo lo que explicamos con anterioridad, con respecto a que los cheques pueden ser cobrados por ventanilla, quedan de lado si el cheque está cruzado.
  • Cheque Cruzado: Este cheque tiene dos líneas en el extremo superior izquierdo, e indica que se trata de un cheque cruzado. La característica de este cheque es que sólo puede ser presentado al cobro a través de un banco, con depósito en la cuenta de la persona a nombre de la cual ha sido extendido el mismo. De esta manera, la Ley DFL 707 indica que no es posible cobrarlo por caja.
  • Cheque Nominativo: Es un cheque exclusivamente para el beneficiario nombrado en el cheque. No es de carácter transferible a terceros, solo al banco que realice el proceso de cobranza "valor en cobro" o "para ser depositado en mi cuenta corriente".

 

¿Cómo deposito un cheque en mi cuenta bancaria?

En el caso de recibir un cheque cruzado, o que no este cruzado pero que deseemos depositar en nuestra cuenta bancaria, los bancos cuentan con varios medios disponibles para hacerlo. Al tratarse de un medio de pago físico, las entidades financieras exigen que se les presente el cheque en papel, acción contra la cual, y previa verificación de fondos de la cuenta sobre la que se libró el cheque, se realiza el depósito de los mismos en la cuenta bancaria del beneficiario.

Por suerte, y gracias a la tecnología, ya no debemos hacer la fila en las cajas de los bancos para depositar un cheque en nuestra cuenta. Si bien esta es una opción válida aún para quien desee hacerla, lo cierto es que existen otros medios para hacerlo donde no se pierde tanto tiempo. La mayoría de los bancos tienen servicios como estaciones de autoservicio en sus sucursales donde podemos ingresar con nuestra tarjeta de débito, en horario bancario, y realizar el depósito del cheque en nuestra cuenta. También existe la posibilidad de acercarse a cualquier cajero automático -¡dato importante! ¡debe ser de la entidad bancaria donde tengamos la cuenta!- y depositarlo por ese medio, aunque cabe destacar que en caso de hacer los depósitos fuera del horario de atención al público, estos se computarán al día siguiente hábil.

 

¿Cuánto tarda en acreditarse un cheque depositado en mi cuenta?

Una vez hecho el depósito en nuestra cuenta bancaria, lo que falta es que tengamos la disponibilidad de ese dinero en la misma. Pero esto no es inmediato ni mucho menos. Los plazos pueden variar de acuerdo a muchas cosas, pero lo concreto es que puede demorar entre 24 y 72 horas la acreditación de un cheque en nuestra cuenta bancaria, dependiendo de las siguientes variables:

  • cheques del mismo banco: dependiendo del horario del depósito, pueden llegar a acreditarse en la cuenta en el mismo día, o en su defecto, al comienzo del siguiente día hábil posterior.
  • cheques de otros bancos y de la misma plaza: estos cheques estarán disponibles en la cuenta a las 13 horas del día siguiente hábil al de su depósito.
  • cheques de otros bancos y de otras plazas: los plazos pueden variar entre 48 y 72 horas, de acuerdo a la distancia que tenga la plaza de pago respecto de aquella en que se efectuó el depósito.

En definitiva, el primer paso y fundamental es ir al banco con el cheque en mano, debidamente endosado, sin raspaduras o enmiendas, para el deposito en nuestra cuenta. La cuenta, obviamente, debe estar a nombre del beneficiario. Y con respecto a los plazos de cobro, los mismos están supeditados a que el cheque cumpla con todos los requisitos formales, a la plaza en la cual se encuentra la cuenta de origen, y que esa cuenta sobre la que esté librada tenga los fondos necesarios para cubrirlo. 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar