blog Análisis del IPSA
Seguimiento de la bolsa de valores de Santiago de Chile y sus empresas

Acciones nominativas y al portador: significado, diferencias y ejemplos



En el siguiente artículo voy a recopilar la información necesaria para saber y conocer cómo funcionan las acciones nominativas y al portador: significado, diferencias y ejemplos. Distinguiremos las acciones en la forma en la que son emitidas y en la modalidad en la que puedan transferirse.

Acciones nominativas y al portador: significado, diferencias y ejemplos



Acciones nominativas y portador: Significado



Para entender estos dos términos, es necesario comprender primero qué son las acciones. En lenguaje económico, las acciones simbolizan una fracción o parte de una sociedad anónima abierta. Esto significa que un grupo de personas que reúnen un capital en común, conocido como patrimonio, forman una personalidad jurídica con fines de lucro y que se denomina abierta porque este capital común o patrimonio se inscribe  en el Registro de Valores  de la Superintendencia de Valores y Seguros.  

 



La división de este patrimonio es lo que se llama normalmente como acción de una sociedad. Así, las acciones constituyen un determinado grupo o fracción que equivale a un cierto porcentaje de la propiedad de la sociedad anónima o empresa y a la vez indica un valor monetario, pues cada acción tiene un precio, por lo que pueden ser compradas y vendidas, convirtiéndose en un instrumento de inversión que puede generar utilidades y otorgar un sentido de pertenencia al poseedor de ellas, conocido como el accionista. Los accionistas conforman una Junta de Accionistas que elige un Directorio que se encarga de la administración de la sociedad.

 

 ¡Descubre nuestros cursos presenciales! Reserva plaza gratis en nuestros cursos de bolsa sobre forex, trading, indicadores, analisis técnico y fundamental...y mucho más!





¿Qué son las acciones nominativas y al portador?



En las acciones nominativas y al portador el significado varía mucho. Las acciones en general pueden distinguirse según la forma en que son emitidas y en la modalidad en que pueden transferirse. En las sociedades anónimas o empresas existe un registro de accionistas, por lo tanto, las acciones son emitidas indeclinablemente a nombre de un titular, es decir, a nombre de un accionista. Por esta razón, este tipo de acciones se conocen como acciones nominativas, pues su emisión indica la pertenencia a un nombre en específico dentro del registro de accionistas.



De la misma manera, cuando un accionista pretende realizar una transferencia de acciones, ya sea comprando más para su haber o vendiendo parte o el total de las que acciones que posee, es necesario realizar un trámite formal para la trasferencia debido a que están emitidas a nombre de un titular específico, lo que implica que el traspaso debe ser avisado mediante la firma oportuna del vendedor y comprador mediante la celebración de un contrato o documento solemne. A su vez, ambos tienen la obligación de enviar las firmas respectivas a la empresa, a fin de que el registro de accionistas vigente de la sociedad o empresa se actualice debidamente.





Acciones al portador



En el otro extremo de la clasificación de las acciones según su emisión, se encuentran las llamadas acciones al portador. Estas constituyen el tipo de acción en que sus títulos no figuran emitidos a nombre específico alguno, por lo tanto, la sola tenencia de ellas mediante el documento físico que constituye el título, presupone propiedad de estas y, por lo tanto, también adjudica la calidad de accionista de la sociedad o empresa. Como se considera dueño a quien porta el título, no es posible una verificación fidedigna, pues tampoco queda registrado en la sociedad o empresa que emite las acciones, es decir, no aparecen dentro de algún registro de accionistas por no ser acciones nominativas y su legitimidad se basa muchas veces solo en el principio de la buena fe.



Por otra parte, el método de trasferencia también es lo opuesto. Debido a que la presunción de propiedad de las acciones se basa exclusivamente en la mera tenencia del título, la transferencia no requiere de un traspaso formal ni documentado ni tampoco la obligación de informar a la sociedad  emisora de las acciones el cambio de dueño. Ya que la transferencia implica solo una trasmisión física del título, esta se realiza por medio de una simple entrega.





Diferencias entre acciones nominativas y al portador



Como puede apreciarse, ambos tipos de acciones difieren diametralmente: acciones nominativas y al portador. Las acciones nominativas parecen tener un carácter ideológicamente más solemne y formal, mientras que las acciones al portador parecen carecer de formalidad. La manera en que son emitidas ambos tipos de acciones refleja en cierta medida lo que pretende cada una.



Las acciones nominativas por su propia naturaleza señalan pertenencia a un dueño, que viene a ser un accionista de la sociedad o empresa. De principio a fin marcan una senda guiada por el orden y la regulación, cuya máxima expresión es el Registro de Accionistas.



En cambio, las acciones al portador configuran una extraña manera de representar los títulos de una sociedad o empresa. La  presunción de propiedad basada  en la sola tenencia física del título sugiere un manifiesto rasgo de informalidad que no se ajusta con el contexto económico del mercado de valores  y en algunos casos puede generar suspicacias respecto de la trasparencia de la condición de dueño de las acciones. Al ser un título que otorga propiedad por el solo hecho de portarlo, puede explicar tal vez la razón de que no sea una modalidad muy utilizada en la mayoría de los países.





Ejemplos de acciones nominativas y portador

Ahora vamos a ver ejemplos de acciones nominativas y al portador. 

La mayoría de las sociedades anónimas o empresas de renombre en el mundo de los negocios utilizan la modalidad de acciones nominativas para realizar operaciones financieras en la bolsa de comercio, ya sea por elección o sumisión a la normativa vigente. Y, en el último tiempo, no solo las empresas tradicionales de las finanzas trabajan con  acciones nominativas. Otras sociedades anónimas como, por ejemplo, algunos equipos de fútbol venden y compran acciones en la bolsa de comercio. En el caso de Chile, la legislación actual no permite la emisión de acciones al portador, por lo tanto, todas las sociedades anónimas o empresas deben tener un registro de accionistas y cumplir con todas las implicancias que involucran las acciones nominativas. Esto tanto para la emisión de los títulos de las acciones como para la transferencia de los mismos.



Las acciones al portador, en tanto, son más escasas aunque en algunos países permiten su emisión, pero bajo  ciertas condiciones, como acreditar el traspaso efectivo del título de las acciones.  En otros casos, las acciones al portador sirvieron para establecer los llamados “paraísos fiscales” en algunos países ya que muchas empresas o sociedades anónimas se valieron de esta modalidad para evadir impuestos en sus respectivos países, ya que los títulos de las acciones pueden pasar de mano en mano  al no existir un registro de accionistas.

 

¿Qué ventajas ofrecen las acciones nominativas y al portador?

En primer lugar, ofrecen rapidez y simplicidad en la transmisión, te asombrarías de lo fácil y de lo extremadamente sencillo que es transmitir una sociedad constituida con acciones al portador. Tan solo basta con entregar los títulos al comprador y en ese momento se está transmitiendo la propiedad, sin más trámites burocráticos de por medio.

En segundo lugar, por sus bajos costes, mejor dicho, no hay coste alguno. No se necesita de costosos bufetes de abogados, no necesitas ningún tipo de gestión legal para el cambio de titularidad de las acciones, tampoco es necesario notario o protocolizar documentos o contratos en ningún registro o notaria. Al no documentarse la transferencia de los títulos de las acciones, tampoco hay impuestos de por medio, ya que, al no existir evidencia de la transmisión, no hay nada que gravar con impuestos.

Por último, ofrecen privacidad entre las partes involucradas. Pueden permanecer en total anonimato, ya que no van a figurar en ningún registro o notaria, tampoco en ningún registro de accionistas.

 

¿Qué desventajas tienen las acciones nominativas y al portador?

Sí, no todo lo que brilla es oro, la verdad es que las acciones al portador han recibido limitaciones a través de rigurosas correcciones legislativas a nivel internacional. Son muchos los países y organizaciones económicas que han tomado medidas severas en contra del blanqueo de capitales y el fraude fiscal, delitos muy comunes si hablamos de acciones al portador. Son muchas las presiones que han recibido los paraísos fiscales.

A través de una serie de limitaciones, se ha logrado inmovilizar el traspaso de títulos. Hoy en día, en muchos países, las acciones deben quedar bajo la custodia de un banco o cualquier otra entidad fiduciaria. Con esta medida, básicamente, se busca que quede registrado cualquier cambio en la titularidad de las acciones y saber quién es el propietario de las mismas.

Sin embargo, aún quedan algunos paraísos fiscales que no han impuesto estas medidas, entre los cuales se encuentran:

  • Antigua
  • Islas Marshall
  • Panamá
  • Seychelles

Acciones nominativas y al portador: Vídeo explicativo

Acciones nominativas y al portador: Significado, diferencias y ejemplos

30$ de bono de trading

Es un broker donde realizar trading en forex, trading en cfds sobre acciones, índices bursátiles, petróleo y oro. Está autorizado y regulado por la Comisión Australiana de Valores e Inversiones en Australia y por la Comisión del Mercado de Valores de Chipre.

Lecturas relacionadas
¿Qué es el IPSA?
¿Cómo invertir en la Bolsa de Comercio de Santiago?
Consejos para invertir en la Bolsa de Santiago