Fondos inmobiliarios: ¿Qué son y cómo funcionan?

Fondos inmobiliarios: ¿Qué son y cómo funcionan?

Los fondos inmobiliarios se han convertido en una opción atractiva de inversión alternativa, cuyo objetivo es ganar una rentabilidad por medio de la inversión en edificaciones o propiedades tanto en Chile como en el extranjero. A continuación profundizaremos en los Fondos inmobiliarios: ¿Qué son y cómo funcionan?

Fondos inmobiliarios: ¿Qué son y cómo funcionan?

 

 

¿Qué son los fondos inmobiliarios?

En términos simples, los fondos inmobiliarios son un tipo de fondo de inversión alternativa cuyo objetivo es la obtención de un beneficio o rentabilidad a largo plazo por medio de la inversión en edificaciones, proyectos inmobiliarios, arrendamientos o títulos de deuda privada respaldados por bienes inmuebles.

Recordemos que los fondos de inversión son aquellos donde diversas personas y/o entidades, quienes son denominados partícipes o aportantes, invierten su capital en un activo que normalmente es administrado por sociedad administradora, para obtener posteriormente una ganancia.

En el caso del sector inmobiliario, se considera que es un fondo de inversión alternativa debido a que no sigue el patrón tradicional de inversión y genera ciertas ventajas en comparación con otros tipos de fondos, como por ejemplo la diversificación de una cartera o portafolio que proporciona cierta cobertura frente a la inflación.

Otra de las ventajas de este tipo de inversión es que las fluctuaciones del mercado no le afecta en gran medida, como ocurre con algunos fondos mobiliarios. Sin embargo, estos beneficios no son un seguro  frente a otras circunstancias como  la volatilidad de la renta variable, cambios de política monetaria, entre otros sucesos, que pueden afectar el sector inmobiliario.

 

¿Cómo funcionan los fondos inmobiliarios?

Los fondos inmobiliarios funcionan bajo el mismo principio de los fondos de inversión, es decir, se constituye con un patrimonio integrado por el aporte de un grupo de partícipes, ya sean personas naturales o jurídicas, el cual es administrado por una sociedad o administradora de fondo, quien cobra un porcentaje de comisión. Este fondo se utiliza para invertir en el sector inmobiliario para obtener un beneficio posterior.

Estas sociedades administrativas por lo general son empresas con una amplia experiencia en el sector inmobiliario, quienes, conociendo las variantes del mercado, logran una gestión con un mayor retorno de capital para los inversionistas.

Las inversiones se pueden dar en diversos activos del sector inmobiliario, desde el desarrollo de proyectos, títulos de deudas, propiedades ya edificadas como centros comerciales, hospitales, edificios comerciales, entre otros.

Es importante señalar que este tipo de fondos de inversión tienen una cuota de entrada mínima muy alta, y la rentabilidad apunta a un margen de ganancia entre el 7% a un 20%, sin embargo, este porcentaje no está garantizado pues depende de diversos factores como la velocidad de la construcción, eficiencia de la administración, las variantes del precio de los inmuebles, entre otras circunstancias.

En cuanto a la liquidez, se calcula que es necesario esperar entre 3 a 5 años para recuperar el capital invertido, debido a que este tipo de fondo es de poca liquidez por el tiempo que tarda la construcción, el arrendamiento o la venta del inmueble.

 

Tipos de fondos inmobiliarios

Los fondos de inversión inmobiliarios se dividen en distintos tipos, dependiendo del tipo de activo o de la forma en que la inversión obtendrá la rentabilidad.

Fondos de renta de alquiler

También llamados fondos de ladrillo, son aquellos cuyos ingresos son obtenidos por el alquiler. Son considerados los fondos menos riesgosos porque las ganancias son seguras.

Las compañías que realizan la gestión del fondo invierten en bienes inmuebles enfocados en locales comerciales o edificaciones para empresas, para así obtener una ganancia por el alquiler del espacio.

Fondos de inversión en valores inmobiliarios

Estos fondos invierten en instrumentos de renta fija destinados al mercado inmobiliario, es decir, invierte en bonos de deudas durante la construcción del inmueble, técnicamente ayudan a financiar al sector inmobiliario. Una de las ventajas de este fondo es la exención del impuesto sobre la renta para las personas.

Los Fondos de Desarrollo

Este tipo de fondo se centra en el desarrollo inmobiliario. En otras palabras, se encarga de la búsqueda de un terreno, la construcción del inmueble y la posterior venta. Este tipo de fondo de desarrollo puede tener una liquidez de entre 2 y 5 años, dependiendo de la velocidad del proyecto.

Fondos de compra y venta

Este tipo de transacción es conocida por su riesgo, debido a que no hay una garantía clara de rentabilidad. Se necesita conocer muy bien el mercado, pues diversos factores pueden afectar el precio de las propiedades.

Este tipo de inversión consiste en elegir una propiedad con potencial de ganancia, invertir en su desarrollo o comprarla, para luego realizar la venta del inmueble.

 

Los fondos de inversión inmobiliaria son una excelente opción para aquellas personas que tienen altas sumas de dinero o una buena capacidad de ahorro, que quieran invertir a largo plazo. Son conocidos por tener un mercado bastante sólido y buenas ganancias.

 

¡Sé el primero en comentar!