¿Qué diferencia hay entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorros?

¿Qué diferencia hay entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorros?

En lo que respecta a finanzas personales, ¿qué instrumento financiero nos vendrá mejor? ¿Una cuenta corriente o una de ahorros? Para contestar a esa pregunta hay que conocer la diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorros.

 

¿Qué diferencia hay entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorros?

 

¿Qué es una cuenta de ahorros?

La cuenta de ahorros, como su nombre lo indica, es un instrumento que sirve para guardar dinero y con el objetivo de que como clientes podamos disponer del mismo de una manera cómoda y sin muchas complicaciones. Este tipo de cuenta generalmente se puede abrir con un monto mínimo de dinero y uno de sus principales beneficios es que tiene la capacidad de generar intereses sobre el saldo que se maneja la cuenta en un determinado periodo de tiempo (por lo general en un mes). 

 

Dentro de las principales características que tienen las cuentas de ahorros, estas son algunas:

  • Quien la usa, guarda dinero para gastarlo en el mediano plazo.
  • Se maneja una libreta de ahorros que se usa en las taquillas del banco para asentar retiros y depósitos.
  • Está dirigida a un público amplio que incluye niños, adolescentes y mayores.

 

¿Qué es una cuenta corriente?

Este es uno de los instrumentos financieros más utilizados por las empresas (aunque también es usado por los clientes particulares), debido a que sus características permiten que las finanzas corporativas se lleven a cabo con mayor facilidad. Las cuentas corrientes ofrecen la capacidad de cancelar diferentes gastos dentro de la compañía, dentro de los cuales se cuentan el pago a proveedores, pago de servicios y el pago de nóminas. 

Una cuenta corriente -de igual forma- permite depósitos y retiros diarios. Para poder realizar una apertura de este tipo de cuenta se requiere de un monto en específico que dependerá de las exigencias de cada institución financiera. A diferencia de la cuenta de ahorros, esta cuenta no genera intereses.

En la actualidad, existe una amplia oferta de cuentas corrientes en el mercado, por lo que antes de elegir es conveniente revisarlas con calma. En la misma línea, algunas de las principales características de una cuenta corriente son:

  • Destinada para los gastos del día a día.
  • Maneja cheques, herramienta importante para las empresas y personas.
  • Con ella, es posible acceder a una tarjeta de crédito.

 

Principales diferencias entre ambas cuentas

La principal diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorros es que, mientras la última tiene un fin más personal -pues su finalidad es el ahorro de dinero en un periodo definido-, la primera está pensada para el manejo diario de dinero. 

Atendiendo a lo anterior, la cuenta de ahorro genera una tasa de interés, la que depende del tipo de cuenta y del banco que la ofrezca. A diferencia de ello, las cuentas corrientes no manejan tasas de interés ni generan rendimiento del dinero que administra, por lo que no resulta conveniente para mantener grandes sumas de dinero en un tiempo prolongado.

Mientras que una cuenta de ahorros se vale de una libreta de ahorros -necesaria para realizar los depósitos o retiros en las taquillas de nuestro banco-, una cuenta corriente se maneja a través de chequera. A través de esta opción, el cliente puede incluso disponer de una línea de crédito según sus capacidades de pago, constituyendo un instrumento financiero de gran utilidad para el día a día.

Finalmente, mientras las transferencias desde cuentas de ahorro pueden tardar hasta 5 días más que las realizadas vía cuenta corriente. Siendo así, la cuenta de ahorro apunta a la administración del dinero en el mediano y largo plazo, mientras que la cuenta corriente permite una fácil administración del dinero en el cotidiano.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!