¿Cómo funcionan los créditos hipotecarios sin pie?

Si quieres en adquirir una vivienda a través de un crédito hipotecario, uno de los requisitos que debes cumplir es contar con el pie inicial, o el porcentaje que debes pagar para asegurar la compraventa de la propiedad. Pero si no cuentas con el pie inicial existen otras opciones para tramitar la compra de una vivienda. En el siguiente artículo conoceremos cómo funcionan los créditos hipotecarios sin pie. 

 
¿Cómo funcionan los créditos hipotecarios sin pie?
¿Cómo funcionan los créditos hipotecarios sin pie?
 

¿Cómo funcionan los créditos hipotecarios sin pie?

Obtener un crédito hipotecario si tu situación financiera es estable no es nada complicado, sin embargo, si no cuentas con el pie inicial al tramitar un crédito hipotecario  entonces la situación es un poco diferente. 

El pie de una propiedad representa un porcentaje del valor total de la propiedad que deberá financiar el comprador con sus propios recursos, y puede variar dependiendo de la institución financiera que conceda el crédito hipotecario y de la propia situación económica del interesado. 

Ahora bien, si estás interesado en adquirir un crédito hipotecario sin pie debemos informarte que la regulación de las entidades bancarias en Chile anula la posibilidad de acceder a un crédito hipotecario con 100% de financiamiento o sin pie. Esto se ve reflejado en el hecho de que el tope de financiamiento de los bancos es del 80% del valor total de la propiedad. Es posible obtener financiamientos o subsidios adicionales que ayuden a pagar el resto, pero el crédito hipotecario obligatoriamente requerirá de un pie para la compra de la propiedad. 

 

¿Por qué no hay créditos hipotecarios sin pie?

La principal razón de que no existan créditos hipotecarios sin pie tiene que ver con el riesgo asociado a otorgar el crédito, pues la idea principal es que las personas sean capaces de acreditar que cuentan con una capacidad de ahorro suficiente para hacer frente a los compromisos de pago que va a adquirir con el banco durante un periodo de tiempo. 

Otra de las razones es que las personas se sientan responsables de la compra, si jamás colocaran dinero aumentan la probabilidad de dejar de cancelar a futuro sus compromisos con el banco. 

 

¿Cómo puedo comprar una casa sin pie?

En resumen, en Chile no se puede comprar una casa sin pie, pero existen opciones que permitirán al interesado compra una vivienda sin pie (es decir, sin contar con el monto inicial). Y entre las diferentes opciones se encuentran:

  • Solicitar un crédito hipotecario con financiamiento del 90%. A pesar de que este tipo de crédito necesita un pie, este solo será del 10%, monto que lo hace más factible  de obtener y gestionar.  
  • Acceder a un leasing habitacional. Esta opción permite adquirir un inmueble por medio de un contrato de arrendamiento y una vez que se cumpla el plazo pactado, se podrá optar a ser propietario de la vivienda sin ningún pago adicional. Cabe destacar, que algunas veces se debe abonar un pie para ingresar, pero normalmente es más bajo que el 20% que piden la mayoría de los bancos para un crédito hipotecario.  
  • El subsidio habitacional. El gobierno chileno ofrece la oportunidad de acceder a subsidios que brindan una ayuda económica para personas de sectores medios y bajos, pero para ello se debe tener un ahorro mínimo de 80 UF para compara una vivienda y 50 UF para construir, disponibles en la cuenta de ahorro para la vivienda.  
  • Solicitar un crédito de consumo. Es una alternativa para conseguir el pie,  ya que con el dinero obtenido se puede cubrir el porcentaje inicial que se pide por una propiedad. Con esta alternativa se debe tener cuidado porque aumenta el endeudamiento, por lo que es recomendable evaluar si se cumple con las condiciones de asumir una deuda aparte de la que significa el crédito hipotecario. 
  • Elegir una inmobiliaria que te ofrezca un crédito directo. Existen inmobiliarias que cuentan con convenios que permiten a los compradores pagar el pie hasta en cuotas. En este caso es necesario contar con una capacidad económica estable para poder pagar ambas deudas en caso de que junten las cuotas del pie con las cuotas del crédito. 
  • Comprar en blanco o verde. Esta opción puede ser empleada para aquellos que pueden esperar a tener su vivienda propia, ya que comprar en blanco o verde significa que la propiedad aún está en proceso de construcción, lo que permitirá ir pagando el pie mensualmente sin generar intereses y concluirlo  meses antes de la entrega de la propiedad.  

 

En conclusión, si quieres conocer cómo funcionan los créditos hipotecarios sin pie, primero debes saber que en Chile no existe esta opción de financiamiento, ya que todos los créditos financian hasta el 80% y alguno que otro llega al 90%, pero solo cuando los clientes cumplen ciertas condiciones para el banco. Esta situación genera que las personas deban buscar otras opciones que le permitan cumplir con el sueño de su casa propia, como las que analizamos en este artículo. 

Cuéntanos en los comentarios si has utilizado alguna de estas alternativas y tu experiencia comprando una casa sin pie. 
 
 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!