La inversión en el sector sanitario goza de buena salud

 La crisis ha golpeado con intensidad la inversión, pero el sector de la salud resiste el envite. Si bien el volumen de inversiones en startups en España se contrajo en 2020 un 11,3%, las operaciones de este tipo de empresas emergentes en el sector de salud y bienestar se dispararon un 84,3%, como recoge el informe anual de Tendencias de Inversión en España 2020 elaborado por la Fundación Bankinter.

Así, la inversión repuntó hasta los 104 millones de euros con un total de 48 operaciones, excluyendo las de biotecnología y las del sector farmacéutico. “Aunque los sectores líderes tradicionalmente (movilidad y logística, fintech e insurtech) siguen siendo los que más inversión atraen, crecen de forma muy relevante sectores beneficiados por la pandemia como salud, ciberseguridad, educación o ecommerce”, recoge el documento. 

Tratamientos, diagnósticos y test de Covid-19

España es una buena muestra de lo que ocurre en el entorno global en este ámbito. Un informe de Silicon Valley Bank (SVB) recoge que el sector de la salud lideró las salidas a Bolsa en 2020, con un fuerte incremento de las operaciones. En Estados Unidos, se disparó la inversión de fondos de capital riesgo hasta cerca de 17.000 millones de dólares, un 57% más que en 2019 en lo que supone su mayor crecimiento desde 2011, según SVB. Lo cierto es que esta tendencia se venía observando desde antes de la pandemia, pero ha terminado de consolidarse a raíz del Covid-19: el aumento del gasto público en sanidad con la crisis, unido al envejecimiento demográfico en las sociedades desarrolladas, también alientan a los productores e inversores del sector a largo plazo.

Las favorables perspectivas para el sector apuntan a todas las empresas. El gasto sanitario crecerá según el informe “2021 Gobal health care outlook” de Deloitte, un 3,9% anual de media entre 2020 y 2024, por encima del 2,8% registrado cuatro años antes. El mayor crecimiento se dará en Asia y Oceanía (5,3%), Europa del Este y Central (5,2%), mientras que el repunte más limitado será en Latinoamérica, con un 0,7%, resalta el informe.

La inversión a las grandes empresas también se ha disparado. El S&P 500 Health Care se ha revalorizado más de un 50% desde el 15 de marzo de 2020. El apetito sobre el sector provoca que, según Deloitte, “gigantes de otras industrias“ estén «haciendo movimientos agresivos para ingresar o expandirse en el espacio de la atención médica (por ejemplo, dirigiéndose a las áreas rurales y la entrega de fármacos o persiguiendo el dominio del mercado de las consultas en remoto)”.

Este fenómeno también puede provocar, en palabras de la consultora, “alianzas entre empresas del sector sanitario y participantes disruptivos (empresas en la industria alimentaria, minoristas, servicios financieros y tecnología) para generar conocimientos y desarrollar soluciones”.

«Numerosos inversores respaldaron sectores como los diagnósticos y tratamientos y la biofarmacia, que consiguieron hitos brillantes en la lucha contra la pandemia, con empresas que aprovecharon su tecnología para desarrollar tests y tratamientos contra el Covid-19. Estos dos ámbitos mostraron el mayor crecimiento en la inversión frente a 2019. La tecnología sanitaria se convirtió también en centro de atención por el cambio hacia la atención virtual debido a las restricciones», señala Silicon Valley Bank en su informe sobre las operaciones del sector sanitario en 2020 al repasar el panorama en Estados Unidos y Europa.  

La pujanza de la tecnología sanitaria

Uno de los vectores más activos ha sido el de la tecnología sanitaria, que según FactSet fue, tras el financiero, el sector que más aumentó su cuota de mercado en la primera mitad de 2020, con un alza del 18,1% y un incremento en la facturación del 92,4%. Desde 2019, hasta 15 compañías del sector de la tecnología y la salud han roto el techo de los mil millones de dólares de valor en Europa y Estados Unidos, pasando a engrosar el selecto club de las llamadas «empresas unicornios». «Pronosticamos que entre 10 y 15 compañías tecnosanitarias podrían alcanzar una valoración de más de mil millones de dólares en los próximos 12-18 meses, con cuidados (40%) y los proveedores de operaciones (23%) liderando la senda», añade Silicon Valley Bank.

¿Hacia dónde apunta el futuro? Como recoge la directora ejecutiva de Innovación en Salud del Healthcare Information and Management Systems Society (HIMSS), Kerry Amato, una de las grandes tendencias en la inversión del sector sanitario es la atención médica online, en un momento en el que el 30% de las consultas durante la pandemia fueron atendidas por esta vía en Estados Unidos. En sus palabras, también destaca la digitalización de la salud del usuario, con casos como el de las aplicaciones digitales de salud, para monitorizar cómo se encuentra un paciente, en lo que supone otro de los nichos de mercado con mayor potencial.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!