Elecciones presidenciales EE. UU. 2020 muy disputadas

Elecciones presidenciales EE. UU. 2020 muy disputadas

El martes 3 de noviembre del 2020 pasará a la historia como uno de los días de elecciones presidenciales en Estados Unidos con los resultados más ajustados. Al momento de escribir este artículo, no hay un resultado definitivo, aunque Biden parece estar muy cerca de ganar las elecciones.

El presidente Trump ya ha dejado claro que impugnará este resultado. Su equipo ya ha demandado a Pensilvania y Michigan para detener el recuento de votos y también exigirá un recuento en Wisconsin, donde los candidatos estaban separados por menos de un 1%.

Una elección impugnada era el escenario más temido por los analistas porque esto podría generar tensiones sociales y retrasar la aprobación del nuevo paquete de medidas de estímulo que la economía necesita con urgencia para seguir recuperándose de los daños de la crisis sanitaria.

A pesar de que el escenario más temido finalmente se ha materializado, el mercado terminó al día siguiente (4/11/2020) de las elecciones con una fuerte alza y con el índice Nasdaq cerrando con una subida increíble del 4%.

La reacción fue de naturaleza técnica y se debió principalmente a que el peor de los escenarios era muy esperado y los inversores llegaban al día de las elecciones apostando por una caída del mercado o al menos muy subexpuestos al riesgo. Cuando las apuestas de los inversores están demasiado sesgadas en un sentido, no es infrecuente que el mercado vaya hacia al otro lado, lo que obliga a los inversores a cubrir sus posiciones para evitar incurrir en pérdidas adicionales.

¿El inversor debe estar preocupado?

A pesar de que el mercado subió después del día de las elecciones, no hay duda de que la situación agrega más incertidumbre a una situación económica y política en plena lucha aún por hacer frente a la crisis sanitaria. Por supuesto, mucho dependerá de cuánto dure esta situación.

La última vez que hubo una elección impugnada fue en el 2000 cuando los dos candidatos presidenciales eran George W. Bush y Al Gore. En ese momento, se necesitaron cinco semanas para conocer el resultado de la carrera presidencial. Durante ese período la bolsa cayó alrededor del 8%.

De todos modos, podría no ser apropiado comparar esa situación de un presidente impugnado con la actual, ya que ocurrió en circunstancias completamente diferentes.

En primer lugar, la situación actual era muy esperada, por lo que los inversores llegaron a las elecciones posicionados con mucha prudencia.

En segundo lugar, la caída del mercado en el 2000 ocurrió durante el estallido de la burbuja de las “puntocom”, por lo que podría ser que no todo sea atribuible a la impugnación, sino a la debilidad preexistente del mercado de valores.

El ruido del corto plazo poco importa a largo plazo

Seguro que durante las próximas semanas habrá mucho ruido y volatilidad. De todos modos, debemos tener en cuenta que, aunque los mercados pueden sobrecalentarse mucho en las fechas de las elecciones, el efecto a largo plazo es insignificante. A largo plazo, no existe una relación clara entre los resultados de las elecciones y el rendimiento del mercado de valores.

Esto se puede ver muy claramente al mostrar las diferentes presidencias estadounidenses en un gráfico del mercado de valores a largo plazo.

Como se puede observar fácilmente, la bolsa sigue su tendencia alcista a largo plazo sin importar quién sea el presidente y sin importar si es republicano (en rojo) o democrático (en azul).

Gráfico histórico mercado elecciones EE. UU
Fuente: Dimensional Fund Advisors

Mantén tu foco en el largo plazo

Ante todo esto, nuestro mensaje sigue siendo el siguiente. Probablemente atravesemos un período de volatilidad, pero las elecciones presidenciales no tienen efectos a largo plazo en los mercados.

Durante estos episodios de volatilidad, es crucial ignorar todo el ruido y mantenerse enfocado en los objetivos a largo plazo. Una vez determinado cuidadosamente el nivel de riesgo que puede soportar el inversor, esta volatilidad del mercado a corto plazo no debería ser un obstáculo para la tendencia de crecimiento a largo plazo de la cartera.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!