blog DeutscheBank
DeutscheBank

Rentabilizar nuestro ahorro, una necesidad no una opción

En los últimos meses estamos asistiendo a una nueva ola de expansión monetaria. La Reserva Federal de EEUU ha bajado desde julio 3 veces los tipos de interés oficiales, y el BCE bajó el tipo de la facilidad de depósitos hasta el -0,5%, junto con otras muchas medidas ante el riesgo de una nueva recesión en Europa. Aunque los avances de la negociación comercial parecen haber relajado este riesgo de recesión, lo que está claro es que los bajos tipos de interés están aquí para quedarse, y esto, si bien es una muy buena noticia para las empresas y familias que buscan financiación, es muy mala para los ahorradores, porque ven cómo la rentabilidad potencial de sus inversiones se reduce. 

Este problema, que es mundial, es especialmente relevante en España dado el perfil de los productos financieros en los que tradicionalmente han invertido las familias españoles. Solo un dato, según el Banco de España, las familias españolas solo invierten un 27% de su patrimonio en activos financieros, una cifra considerablemente más baja de lo que invierten las familias alemanas (40%) o americanas (70%). Pero además, el 38% de dichas inversiones está en liquidez o en depósitos, invertidos al 0%. Es decir, con rentabilidad real negativa (si tenemos en cuenta la inflación). 

Lamentablemente, esto es algo de lo que muchos inversores parecen no ser conscientes. Es más, en numerosas ocasiones, ante las bajas rentabilidades previstas en los productos financieros de bajo riesgo (entre un 1% y un 2%) prefieren dejar su dinero en cuenta. Craso error, pues el dinero en cuenta corriente, cuanto más pasa el tiempo, más valor pierde

Pongamos un ejemplo. Imaginemos un ahorrador que a los 45 años ha conseguido ahorrar 30.000€, que tiene en cuenta corriente, y que además es capaz de ahorrar todos los años 6.000€ (en términos nominales, es decir, incrementados por una inflación estimada del 2%). Pues bien, a los 65 años, el cliente tendrá, dependiendo de si obtiene al año una rentabilidad del 0%, del 1% o del 2%, el siguiente patrimonio:
 

  45 años 65 años
Rentabilidad 0% 30.000 175.784
Rentabilidad 1% 30.000 198.021
Rentabilidad 2% 30.000 223.784

Ahorro en términos nominales alcanzados por un ahorrador que tiene a los 45 años 30.000€ de ahorro acumulado y que año a año consigue ahorrar otros 6.000€ nominales, teniendo en cuenta una inflación anual del 2%. 
 

Es decir, en el caso de invertir al 2% anual, su patrimonio a los 65 años será un 27% superior al que tendría de tener su dinero en cuenta corriente. Una diferencia clave, sobre todo de cara a su jubilación futura. No hay que olvidar que, con el incremento de la esperanza de vida, el periodo en el que necesitaremos nuestros ahorros para mantener nuestra calidad de vida una vez jubilados se ha extendido, a la vez que la tasa de sustitución de las pensiones públicas (o lo que es lo mismo, el porcentaje de nuestro salario en el momento de jubilación que supondrá la pensión pública) se está continuamente reduciendo. Es necesario, por lo tanto, ahorrar para el futuro, y cuanto más patrimonio acumulado, mejor. 

Y de nuevo mirémoslo con el mismo ejemplo anterior. Imaginemos que una vez jubilado, este ahorrador quiere complementar su pensión pública con 600€ al mes (actualizado con la inflación del 2%), y por lo tanto, cada mes, va retirando de sus ahorros dicha cantidad. Pues bien, partiendo del dinero acumulado en la tabla anterior e incluso bajo el supuesto de que desde los 65 años no obtiene rentabilidad de este ahorro, nos encontraríamos a los 80 años con la situación siguiente:

  65 años 80 años
Rentabilidad 0% 175.784 -
Rentabilidad 1% 198.021 16.420
Rentabilidad 2% 223.784 42.183

Cálculos realizados en base a un ahorrador que parte de este patrimonio a los 65 años y gasta todos los meses 600€ nominales de dicho ahorro, teniendo en cuenta una inflación del 2%.

Es decir, en el primer caso, antes de cumplir los 80 años, justo en el momento en el que probablemente necesita más dinero al mes, se queda sin patrimonio. 

En resumen, invertir para el futuro es clave, y aunque cada vez son más los ahorradores que perciben la necesidad de ahorrar, sigue habiendo un porcentaje muy alto de los mismos que siguen pensando en la famosa frase de “para lo que me va a rentar, lo dejo en la cuenta”. Un grave error, pues como consecuencia de la inflación, el dinero pierde valor en el tiempo, por lo que existe la necesidad de rentabilizarlo. Cuanto antes nos demos cuenta en la sociedad española de la importancia de cada punto porcentual de rentabilidad, menos presión tendremos sobre las generaciones futuras, a la vista de la insostenibilidad del sistema actual de pensiones a futuro en opinión de muchos.

Artículo escrito por Rosa Duce, economista jefe en Deutsche Bank España

Disclaimer:

Centro de Inversiones DB: [email protected]

La información suministrada en este documento está basada en criterios objetivos e información fiable, pero no constituye oferta, ni solicitud para comprar o vender el producto financiero analizado, quedando la opinión expresada en la fecha de emisión de este documento, sujeta a cambios experimentados por los mercados. Grupo Deutsche Bank no se responsabiliza de la toma de decisiones que se fundamenten en esta información. Fuentes: Deutsche Bank Investment Center y Banco de España. Autoridad Supervisora: Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) © Queda prohibida la reproducción, duplicación, redistribución y/o comercialización, total o parcial, de los contenidos de este sitio, ni aun citando las fuentes, salvo con consentimiento previo por escrito de Deutsche Bank S.A.E. © 2019 Deutsche Bank, S.A.E.-RM Madrid, T.28100, L.0, F.1, S.8, hoja M506294, inscripción 2, -CIF. A-08000614. Autoridad supervisora: Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 

Autor del blog
  • Deutschebank

    Deutsche Bank es un banco europeo líder con alcance global. Como principal banco de inversión europeo, la entidad da servicio a clientes corporativos e institucionales globales a través de una red y rango de productos únicos.

Envía tu consulta

Últimos comentarios