Mala experiencia con la Inmobiliaria Acom Costa Dorada de Segur de Calafell, Tarragona y Vilanova i la Geltrú, Barcelona

0 respuestas
Mala experiencia con la Inmobiliaria Acom Costa Dorada de Segur de Calafell, Tarragona y Vilanova i la Geltrú, Barcelona
Mala experiencia con la Inmobiliaria Acom Costa Dorada de Segur de Calafell, Tarragona y Vilanova i la Geltrú, Barcelona
#1

Mala experiencia con la Inmobiliaria Acom Costa Dorada de Segur de Calafell, Tarragona y Vilanova i la Geltrú, Barcelona

Hola a todos y a todas,

En junio de 2017 alquilamos una casa en Cunit, Tarragona, por mediación de la Inmobiliaria Acom Costa Dorada, con oficina sita en Segur de Calafell.  El agente inmobiliario de la misma, parecía ser un profesional como cabía esperar. Incluso se entabló una buena relación personal, tomamos unas cervezas juntos, etc. En ese sentido, bien y contentos. El propietario de la casa parecía muy simpático, acogedor y dispuesto en todo momento a facilitarte la adaptación a la casa de la mejor manera posible. El entorno de la casa era muy bonito, bonito jardín, refrescante piscina, maravillosas vistas. El interior de la casa conservando todo el sabor de su origen, unos 30 años, sin ninguna renovación ni actualización. Pero en verano te atrae más el jardín que el interior de la casa. Saltando un poco en el tiempo, a los seis meses decidimos cambiarnos de casa porque estábamos un poco decepcionados con la piscina-- perdía muchísima agua y el gasto de la misma ascendía a más de 200 euros al mes--incluyendo el riego automático del jardín--; el propietario se había propuesto reformarla en principio para olvidarse después de su promesa--. Con un mes de antelación avisamos de que íbamos a dejar la casa. El día de la entrega de llaves no apareció el propietario pero sí el agente inmobiliario enviado por el anterior sólo para recoger las llaves. Yo le impelé a revisar la casa conmigo, puesto que era mi intención que comprobara en nombre del propietario su estado, ya que al fin y al cabo había sido enviado por el propietario. Se argumentó que éste estaba enfermo y que ya se pasaría más adelante. Yo insistí, Sr. , Usted puede hacer de testigo y contarle al propietario cómo ha visto la casa hoy. Procedimos a ello sin ninguna observación relevante por parte del agente inmobiliario. Se quedó conforme con la inspección de la casa y del jardín--hasta incluso le mostré el nivel al que se quedaba el agua de la piscina--.

Pasa un mes y no tenemos noticias de ninguno de los dos. Llamo por teléfono al Sr. y me cuenta que el propietario está enfermo. Un par de semanas más tarde le llamo de nuevo para que me diga que está en ello y que en breve me va a enviar la fianza una vez deducidos los gastos de los suministros. Un par de semanas más tarde, dos meses desde el momento en que se entregaron las llaves me hace llegar el agente inmobiliario una relación de desperfectos que el propietario había observado a partir de nuestra partida de la casa. Se incluyen gastos de limpieza porque se han observado telarañas--6 horas de limpieza de la casa--; arreglo de jardín 1.400 euros porque no se había mantenido el mismo al nivel que se había encontrado 6 meses antes. El jardinero del propietario estuvo esos seis meses cortando la hierba y podando el seto una vez al mes, por lo que cobraba 50 euros, cantidad acordada por el propietario. Se pretende también deducir 100 euros de la fianza para pagar al Sr por sus labores de mediación. Ante nuestra sorpresa mayúscula, el agente inmobiliario se lava las manos, no quiere saber nada, nos remite a mi mujer y a mi al propietario. Nos ponemos en contacto con éste, el cual no quiere saber nada de nosotros y nos remite al agente inmobiliario. Este, en un momento de la conversación telefónica nos cuenta que la fianza que sea, en cantidad, después de deducir los gastos de suministros y los supuestos desperfectos ocasionados, nos la abonaría en cuanto nos pusierámos de acuerdo las dos partes, arrendatario y arrendador. Lo cual nos lleva a pensar que él tenía en su poder la fianza, no depositada en el Incasol. Hacemos las indagaciones pertinentes y así era efectivamente. No había depositado la fianza en el Incasol y no quería hacer de mediación en esta disputa, desentendiéndose de su labor profesional. Incluso insistía en que él no quería saber nada respecto a la inspección de la casa que había efectuado conmigo, para lo cual no había mostrado ningún contratiempo y tras la cual se había quedado satisfecho. 

Al día de hoy hemos interpuesto una demanda judicial en el Juzgado de El Vendrell, Tarragona, para que la justicia intervenga y esperamos que la aplique con rigor. De otro modo, se extiende la convicción de que los propietarios en esta zona de Cataluña--provincias de Tarragona y Barcelona--, según tenemos entendido, sistemáticamente no devuelven las fianzas aduciendo cualquier motivo, porque de alguna manera no tienen control judicial, luego se sienten como pequeños caciques en su pequeña aldea.

Perdónenme que me haya extendido tanto. Tengan mucho cuidado por favor con algunos pseudo profesionales de algunas agencias inmobiliarias. La simpatía del Sr. de esta inmobiliaria la estamos pagando muy cara. Ni qué decir tiene que el alquiler y venta de la casa estaban en exclusiva con la agencia inmobiliaria Acom Costa Dorada y lo sigue estando.

Saludos cordiales,

Sekun Bermejo