Medición de la salud de una economía: ¿Qué debe saber sobre el próximo PIB preliminar de EE. UU.?

Medición de la salud de una economía: ¿Qué debe saber sobre el próximo PIB preliminar de EE. UU.?

El producto interior bruto, conocido por su acrónimo PIB, es una métrica principal utilizada para medir la salud de una economía. La Oficina de Análisis Económico (BEA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, una división del Departamento de Comercio, publica cada trimestre la información sobre el PIB de la economía estadounidense. 

Los cuatro trimestres del año son:

Trimestre 1: enero – marzo

Trimestre 2: abril – junio

Trimestre 3: julio – septiembre

Trimestre 4: octubre – diciembre 

Un mes después de que finalice cada trimestre, la BEA publica su estimación del PIB preliminar. Esta estimación del PIB del trimestre anterior se basa en información incompleta, aunque proporciona la primera indicación del PIB del último trimestre. En el segundo y tercer mes siguientes al final del trimestre, se publican las «segundas» y «terceras» estimaciones del PIB a medida que se recibe más información y se revisan las estimaciones del PIB. 

¿Qué es el PIB?

El producto interior bruto es el «valor total monetario o de mercado de todos los productos acabados y servicios producidos dentro de las fronteras de un país en un periodo de tiempo determinado».

Se suele hacer referencia a dos tipos de PIB: el PIB real y el PIB nominal.

El PIB nominal es el PIB calculado utilizando los precios de mercado actuales. El PIB real es el PIB calculado utilizando precios fijos.

Por ejemplo, el PIB nominal de un país podría ser de cinco billones de dólares en 2015. En 2016, podría ser de seis billones de dólares y en 2017, de siete billones de dólares. Según esta medición, el PIB aumenta en un billón de dólares netos al año. Este PIB se calcula sobre la base de los precios de los bienes y la inflación de cada año. Sin embargo, el problema de este cálculo es que no mide el crecimiento con precisión, porque el PIB de cada año se calcula sobre la base del valor de la divisa y los precios de ese año concreto.

Este es el problema al que se enfrenta el PIB real.

El PIB real tomaría los tres años mencionados anteriormente y calcularía el PIB basándose en los precios y el valor de la divisa en 2015 o en otro año de referencia. Por tanto, si el PIB subiera nominalmente un billón entre 2015 y 2016, el cálculo del PIB real establecería cuánto creció el PIB en función de los precios y el valor de la divisa en 2015. En este caso, el cálculo podría establecer que el PIB solo creció 600 mil millones de dólares al tener en cuenta los precios y la inflación a lo largo de 2016.

Cálculo del PIB

Una de las formas más habituales de calcular el PIB se basa en el dinero gastado por diferentes grupos de la economía.

La fórmula del PIB es:

C + G + I + NX = PIB

C = consumo

G = gasto público

 I = inversión

NX = exportaciones netas

Esta fórmula agrupa el «consumo», que se refiere a todos los gastos de consumo privado en la economía de un país; el «gasto público», que es el presupuesto del Gobierno; las «inversiones», que reflejan proyectos de inversión privada nacional, como inversiones comerciales en sus diversas actividades para mantener y ampliar los negocios; y las «exportaciones netas», que se calculan como exportaciones menos importaciones.

Impacto del PIB preliminar en el mercado financiero

Las cifras del PIB preliminar pueden afectar a distintos sectores de la sociedad de un modo diferente.

Los inversores pueden considerar las estimaciones del PIB en relación con las empresas y sus ganancias. Unos datos económicos sólidos implican que las empresas están prosperando, lo que repercute en los precios de las acciones. Unos datos económicos débiles podrían indicar que el mercado está bajando. 

El aumento de los precios de las acciones es un supuesto incuestionable del crecimiento del PIB. Por tanto, cuando el PIB se corresponde más o menos con la cifra prevista, los precios de las acciones podrían no verse afectados. Sin embargo, cuando los datos del PIB superan o no alcanzan las expectativas, existe la posibilidad de que se produzcan crisis en el mercado. A pesar de ello, el PIB preliminar de EE. UU. es incompleto y, a medida que va llegando la información a lo largo de los próximos meses, el PIB final puede diferir significativamente de las primeras cifras publicadas en el PIB preliminar de EE. UU. 

Impacto del PIB preliminar en el Gobierno de EE. UU.

La fortaleza de la economía también puede ayudar o impedir que un Gobierno avance en su programa. Por ejemplo, un Gobierno podría utilizar una economía fuerte para legitimar programas gubernamentales adicionales o aumentar el gasto en diversas cuestiones. Una economía débil podría generar un rechazo del público si este percibe que el Gobierno está despilfarrando dinero. Unos datos débiles del PIB también pueden ejercer presión en un Gobierno para que actúe con el fin de mejorar la economía. 

Para los políticos, especialmente para los candidatos presidenciales, los datos del PIB preliminar pueden afectar al resultado de las elecciones. Las elecciones presidenciales de EE. UU. se celebran cada cuatro años a principios de noviembre. Los datos del PIB preliminar correspondientes al tercer trimestre del año se suelen publicar una semana antes de las elecciones a finales de octubre. 

Para el candidato presidente, las cifras positivas del PIB preliminar pueden dar un empujón a su campaña, mientras que unas malas cifras económicas pueden dar un empujón al candidato oponente que busca desbancar al Presidente. 

Las elecciones al Congreso se celebran cada dos años a principios de noviembre. Los miembros actuales del Congreso que buscan reforzar sus credenciales pueden recurrir a las buenas cifras económicas como prueba de que están haciendo bien su trabajo. 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!