Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones

Esta entrada de hoy está directamente relacionada con la entrada anterior. Si antes hablamos sobre la problemática de los ajustes en relación a los costes, hoy vamos a tratar sobre cuándo hay que dejar de hacerlos.

 

Los cierto es que con los ajustes adecuados, y con el capital preciso, podemos aguantar una estrategia de delta neutral hasta el límite, hasta estar en el borde de las pérdidas en el último instante antes del vencimiento. Podemos aprovechar cada strike adaptándonos al mercado. Con esto sacaremos partido de la amplia posibilidad de terminar en beneficios que tiene la mayor parte de las estrategia de delta neutral.

 

Por otro lado también podemos asumir que nuestra estrategia no va a ser ganadora con los primeros reveses del mercado. Asumiendo sólo una tibia defensa de la misma y dándola por perdida rápidamente.

¿Qué postura es mejor? Podemos pensar que la primera puesto que el número de estrategias que terminarán en beneficio será mayor.

Pero no es tan sencillo.

 

 

 

 

Y ¿dónde está la dificultad? Si salen más estrategias con ganancias, mejor serán los resultados. Y esto sería cierto si no fuera porque las pérdidas son tan determinantes como las ganancias en el cómputo final.

 

La clave está en que estirando las estrategias se consigue que el número de estrategias perdedoras sea menor pero lo más probable es que en cada una de esas operaciones en número rojos las pérdidas sean de peso. Hay varias razones para que esto ocurra:

  • Una estrategia llevada al límite seguramente esté cargada de ajustes. Con el coste que implica.

  • También es probable que estemos cerca de los puntos de máxima pérdida por lo que las pérdidas aparecen con mayor facilidad.

  • Como parte de los ajustes se reduce el ancho de la estrategia con lo que disminuye también su probabilidad de terminar en beneficios.

 

Por supuesto puede ocurrir que después de una larga serie de ajustes y llevando la estrategia a vencimiento termine con ganancias. Pero lo más probable es que nuestro objetivo sea cerrar en plano o con una ligera pérdida.

No será el caso si decidimos no pelear la estrategia. Cuando el tema se complica, cerramos y punto. En este caso la pérdidas serán mucho más contenidas pero se darán más veces.

 

¿Pérdidas raras pero abultadas o pequeñas pero más frecuentes? De nuevo la clave está en el equilibrio y en la forma en cada uno ve el mercado.

 

Yo veo claro que pelear cada estrategia al límite al final no compensa. Con que una se te vaya realmente de las manos puedes tener un agujero difícil de tapar. Por otro lado, si no ajustas lo suficiente las ganancias serán demasiado pequeñas para el riesgo asumido. El delta neutral precisa de ajustes para dar beneficios.

 

Si me debo posicionar tendería más a la segunda postura que a la primera. Si los ajustes implicados en la continuación de la estrategia superan un cierto porcentaje me planteo seriamente cerrar.

 

En ocasiones es mejor retirarse para ganar al final.


Hasta la próxima.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
3 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...