Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
4 recomendaciones

Y siendo para mi algo claro esto se puede ver de más de una manera:

  • ‘La clave está en el valor intrínseco de lo que quieres comprar’ Si para ti el análisis fundamental tiene un peso importante el saber cuánto vale realmente algo puede ser el punto de referencia más importante.

  • ‘La clave está en el precio, en él se encuentra todo resumido’ Efectivamente para los operadores técnicos la clave está en el precio y cuanto le rodea.

  • ‘La clave es la información’ Para muchos la esencia del trading está en las recomendaciones de expertos o las circunstancias actuales de las empresas.

 

Y todo esto puede estar bien, pero no para mi. Mi clave es otra.


 

 

 

¿Y cual es la clave? Pues es sencillo, la clave es el riesgo. Y esto es es así hasta el punto de que me considero más gestor de riesgo que cualquier otra cosa. Vendo y compro riesgo, por supuesto, pero sobre todo, gestiono riesgo. Como si fuera una aseguradora.

 

¿Y no miras el precio? Pues poco, dado que mi referencia está en las griegas combinadas de las diferentes opciones. Me interesa más el nivel del fluctuación del precio que el mismo precio.

 

Como mi instrumento de referencia son las opciones se puede pensar que esto es lo normal Pero no creo que sea específico de mi forma de ver el mercado.

Desde la desaparición del patrón oro en la primera guerra mundial el valor de la moneda se basa en la confianza que hay depositada en ella. Pero esta confianza no se plantea sino como una medida del riesgo que lleva implícita.

 

Y esta valoración se traspasa a los propios activos financieros. Una hipoteca vale tanto el dinero prestado como el riesgo implicado en su devolución. Esto es algo que hemos visto claro con la crisis de los activos subprime.

 

Lo que sacudió a la banca occidental fué precisamente una extraordinariamente mala gestión del riesgo. Aunque hablar de gestión es decir demasiado, sólo se traspasaba el riesgo a otro lado hasta que al final su enorme acumulación quebró al sistema. El problema entonces, y ahora, es la gestión del riesgo

 

Si yo gestionara mi riesgo de la misma forma lo más probable es que cerrara la cuenta a los pocos meses. Y lo peor es que no es una cuestión de pericia sino de ambición.

 

Hasta la próxima.

 

 
¡Sé el primero en comentar!
Comentar
4 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...