Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
2 recomendaciones

En la entrada de la semana anterior presentamos unas serie de criterios que nos pueden ayudar a determinar cuales son nuestras ganancias reales. Al fin y al cabo es una cifra que se puede obtener de diferentes maneras y obteniendo, por tanto,  porcentajes diferentes.

 

Además de lo problemático que pueda ser evaluar nuestro propio trabajo surge la necesidad de presentar datos atractivos, a veces espectaculares, cuando se gestiona, o se pretende gestionar, capitales ajenos.

Todo ello hace necesario la determinación de unos criterios razonablemente fiables para saber que tenemos realmente entre manos.

Con la idea en mente de que no están todos los que son pero si son todos los que están planteamos los siguientes criterios.

  • De la misma manera que cualquier negocio incluye gastos como la luz o el agua nosotros incluímos comisiones y otros gastos del mismo tipo en nuestro cálculo de beneficios.

  • El cálculo de beneficio tiene en cuenta no sólo el dinero implicado directamente sino también el implicado de forma indirecta en forma de coberturas (incluyendo la globales) fondos de maniobra o capital reservado para ajustes.

  • Contamos con el coste de oportunidad. La cifra de nuestras ganancias quedan contextualizadas por un criterio que tomamos de patrón.

 

Veamos como se puede aplicar esto a algunas operativas comunes:

 

 

 

Caso 1 Tengo un portfolio de acciones. Logro un 6% anual con escasa dedicación pero estando pendiente. En renta fija me dan un 4%.

Tomando como referencia la renta fija la ganancia adicional sería únicamente del 2%. La pregunta que deberíamos tener en la cabeza es si ese margen adicional compensa del riesgo y dedicación implicadas en la gestión de las acciones.

Caso 2  Tengo una cuenta de $10.000 de los que empleo realmente menos de la mitad a la espera de buenas oportunidades. Cuando llegan esas oprtunidades saco un rendimiento interesante.

La estrategia puede tener unas buenas cifras respecto a los cifras propias pero no respecto a la cuenta de inversión. Es probable que otro operador, aunque no tenga un rendimiento por estrategia tan alto, pero que encuentre más entradas en el mercado logre resultados mejores.

Caso 3.- Tengo 25.000€ en un fondo de inversión, después de comisiones saco un 5%. El índice en el que están adscritas las acciones que lo componen ha subido un 7%.

Dependiendo de las características del fondo un 5% puede ser mucho o poco, pero lo que está claro es la incapacidad de los gestores para batir al mercado. Si estamos pagando unas comisiones es para que el fondo esté gestionado de forma adecuada.

Caso 4 He desarrollado un sistema de trading automático con un rendimiento del 4% mensual antes de comisiones.

Este 4% tiene un valor relativo, es indicativo nada más. Ese 4% puede pasar a un 0,75% o incluso dar pérdidas con las comisiones incluidas.

Podríamos poner más ejemplos pero creo que la idea principal ya está vista.

A poco que nos descuidemos esas cifras de beneficios de las que estamos orgullosos se pueden convertir no en un punto de llegada sino sólo un punto de partida.

 

Hasta la próxima.

 
¡Sé el primero en comentar!
Comentar
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...