Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones

Durante las semanas anteriores hemos analizado diferentes enfoques basados en las matemáticas que nos permiten consolidar nuestra operación.

Según el estilo de cada cual pueden haber resultado de más o menos utilidad. Por supuesto no se pretende un análisis completo, sino sencillamente mostrar aquellos que aparte de resultar sencillos de explicar y entender considero que nos pueden ayudar a ser más rentables.

 

Siempre que se trata este tema surge una cuestión: ¿es realmente la operación en bolsa una cuestión de matemáticas? ¿Podría un ordenador con los datos precisos tener una operativa ganadora de forma consistente?

Vamos a dedicar un rato a este tema.


 

 

 

Posiblemente la aplicación de las matemáticas al trading en su máxima expresión se de en el trading de alta frecuencia, al que ya dedicamos una entrada hace algún tiempo. La reglas de este tipo de operación tienen pocos puntos en común con las habituales al trader minorista, el cálculo de probabilidades es una de la llaves maestras y los algoritmos de inversión automatizada son la única manera de afrontarlo.

 

En este caso el operador es matemático. Y si atendemos a su crecimiento es una metodología de éxito. Pero no es aplicable a otro ámbito que no sea las estrategias de varios microsegundo de duración.

¿Podemos concluir que los sistemas basados en algoritmos de aplicación automatizada quedan reducidos al speed trading? Realmente no.

 

Podemos encontrar entornos programables de operación para realizar nuestras propias estrategias y dejar que el sistema analice el mercado y tome las decisiones correctas según el algoritmos que nosotros mismo hemos creado. No entran decisiones emocionales ni hace falta estar mirando constantemente la cotización. El sistema lo hace por nosotros.

Para que esto funcione hay que diseñar previamente un sistema completo de operación basado en patrones medibles, basado en las matemáticas. Y que, por supuesto, nos de una probabilidad lo suficientemente alta de ganar.

 

Parece que todo son ventajas, ¿entonces porque no lo usa todo el mundo? El problema viene en la determinación del ámbito de operación de forma lo suficientemente precisa y los costes relacionados. En el trading de alta frecuencia lo lapsos temporales son tan cortos que prácticamente no da tiempo a ninguna influencia externa salvo la de otro sistema de alta frecuencia.

 

Sin embargo en nuestro sistema automatizado nos encontraremos con estrategias que están mucho más que algunos microsegundos, sin contar con el peso de las horquillas y las comisiones, prácticamente inexistentes en el speed trading. Las estrategias abiertas en falso y la dificultad de ajustar los precios de entrada y salida hace que una parte del beneficio se pierda por el camino. Hay que hilar fino para sacar el margen y no es raro ver encontrar a operadores que no lo consiguen.

 

Yo doy mucha importancia a la matemáticas. Veo como ando en una hoja de cálculo en lugar de mirar gráficas pero no confio mi estrategias a un sistema automatizado. Cuando hay que realizar un ajuste me gusta dedicarle tiempo y tomar en consideración todos los datos que tengo mi disposición para asegurarme la mejor decisión posible.

 

Sin embargo, si analizo los cambios que he ido realizando en mi estilo de operación a lo largo del tiempo uno de mis objetivos es la máxima simplificación, aún renunciando a parte del beneficio, para acercarme lo más posible a decisiones claras y basadas en el menor número posible de factores.

 

Considero la operativa matemática como un objetivo.


Hasta la próxima.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
3 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...