Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

Como es sabido, en navegación se denomina  caja negra al dispositivo electrónico que guarda tanto las últimas conversaciones de los conductores o pilotos como parámetros claves del funcionamiento del avión o tren en los que están instalados.

 

La caja negra no previene los accidentes del momento actual sino que proporciona la información necesaria para evitar los accidentes del futuro. Y sin lugar a dudas son muchos los percances que se han evitado gracias a su uso.

 

Con los datos proporcionados por estas cajas podemos avanzar de forma considerable en la localización de la causa real de los accidentes lo que lleva a cambiar prácticas inseguras o eliminar piezas defectuosas de aviones o trenes no accidentados.

Y ¿qué tiene que ver todo esto con la operación? pues vamos a verlo.


 

No hay ningún broker que tenga la opción de caja negra en su plataforma y sin embargo la considero imprescindible para la operación en los mercados. Del mismo modo que la caja negra recoge los parámetros de funcionamiento y las últimas conversaciones en la cabina nosotros como operadores podemos recoger los datos referentes a:

  • Características de la operación.

  • Motivaciones e impresiones recogidas en el momento en el que se realizan.

 

Partiendo del hecho de que tenemos un sistema de operación documentado y que cada estrategia está respaldada por un plan de operación que sigue nuestro sistema podríamos complementarlo con los siguientes datos que harían el papel de caja negra:

  • Rasgos del mercado que crean el escenario favorable a la entrada definida en el sistema de trading.

  • Rasgos de la estrategia en la entrada: precios, griegas, volatilidades...

  • Puntos de ajustes planteados tanto en lo referente a desencadenantes como en acciones a realizar para su aplicación.

  • Salidas programadas tanto de ganancias como de pérdidas.

  • Ajustes realizados de forma efectiva.

  • Salida reales de la operación.

  • Ratios de análisis de la estrategia.

  • Anotaciones de cada ajuste o impresiones sobre el mercado o la estrategia.

  • Otros datos que cuadren con tu operativa y te puedan ser de utilidad.

 

Y ¿para qué nos servirá toda esta información? Pues para lo mismo que la caja negra de los aviones. En el caso que todo vaya bien sabremos porqué y podremos incidir en esos aspecto en estrategias futuras.

Pero no es en este caso donde toda esta toma de datos adquiere importancia. Es en el caso de que haya ido mal dónde nos va a servir para localizar carencias. El poder comprender el escenario en el que se toma una determinada decisión no es posible si no tenemos los datos necesarios. Y sin comprender este escenario no podremos determinar qué es lo que falla.

 

Nos podemos permitir cometer un cierto número de errores siempre y cuando tengamos una adecuada gestión del dinero. Pero lo que no nos podemos permitir es no aprender nada de esos errores.

 

Hasta la próxima.

 
  1. en respuesta a johngbra
    #2
    Theta Positivo

    Me alegra que hayas tomado esa decisión, ya verás como es un tiempo bien empleado.

  2. #1
    johngbra

    La verdad que nunca lo he hecho, pero lo veo una iniciativa interesante. Para las próximas operaciones lo haré :D

    1 recomendaciones
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...