Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
2 recomendaciones

Este mes de febrero se cumplen 70 años de una de las más sangrientas batallas de la historia, entre Agosto de 1942 y febrero de 1943 la batalla de Stalingrado causó de 3 a 4 millones de muertes. La derrota alemana significó un duro revés para todo el frente Este y representó un punto de inflexión en el transcurso de la guerra.

Joseph Vilsmaier supo representar en 1993 toda la crudeza de una batalla que fué denominada como guerra de ratas por la resistencia numántina que ambos bandos hacían de sus posiciones.

Como se ve en la película el tiempo corría a favor del bando ruso. La llegada del invierno y el mantenimiento de una larga contienda implicaba a Alemania un esfuerzo logístico para el que no estaba preparada, al menos no en un frente tan amplio. Cuando pensamos en un ejército la referencia inicial son los soldados pero lo cierto es que por cada soldado que lucha tiene que haber 2 o más personas en la retaguardia trabajando duro para proporcionarle cuanto necesita para ser eficaz. Esta relación de apoyo no sólo se da en este caso, cuando un grupo de asalto tomar una posición necesita que el ejército regular la consolide después o forme su retaguardia en el caso de que no tenga éxito.

Está claro que si alguien nos dijera que el ejercito ideal tiene que estar formado sólo por grupos de asalto a nosotros nos parecería un sin sentido. Son los más eficaces contra el enemigo pero no puede consolidar lo avanzado. De la misma manera el ejército regular por si sólo no es tan eficaz como si cuenta entre su filas a grupos que puedan romper el frente permitiendo el avance.  Lo mismo se podría decir de un ejército sin retaguardia,  sólo podría ganar una contienda corta y sin problemas.

‘Vale, pero esto es un blog de trading’ puedes pensar. Hagamos las siguientes equivalencias:

  1. Las operaciones de bajo rendimiento y bajo riesgo (como las basadas en acciones y con un plazo de desarrollo de 6 meses o más) sería nuestra retaguardiao la logística que te falló a Alemania. Sirven de soporte, proporcionan la base para el resto.
  2. Las operaciones de riesgo medio y rendimiento intermedio (como las de delta neutral y semejantes con plazo cercanos a los uno o dos meses) sería nuestro ejército regular. Aunque no tengan un rendimiento espectacular no nos suelen dar muchos sustos.
  3. Las operaciones más especulativas son nuestros grupos de asalto. Son las más rentables pero hay que estar encima de ellas y no es tan raro que haya que optar por la salida con pérdidas.

El equilibrar nuestras operaciones en diferentes modo de operación nos da estabilidad y sobre todo nos permite acercarnos al primer objetivo de cualquier operador: poder seguir operando, es decir, no arruinarse..
Veamos como se iría articulando esto. Si usamos todo nuestro capital en operaciones especulativas de corto plazo se nos plantean varios escenarios:

  • Tenemos éxito  y las ganancias o las reincorporamos a la operación o simplemente nos los gastamos.
  • No tenemos éxito, un cambio brusco del mercado tumba nuestro sistema de forma puntual.
  • Tenemos éxito y las ganancia de forma total o parcial se pasan a una estrategia más conservadora.

La opción de reinversión total de las ganancias tiene una problemática peculiar que ya ha sido tratado en una entrada anterior por lo que no la dedicamos más espacio. De la segunda opción poco más se puede decir salvo que esas cosas pasan seguro. No es que seas mejor o peor, es algo inherente al funcionamiento del mercado. Tarde o temprano te la llevas  Y si tarde o temprano vas a entrar pérdidas y has apostado todo al mismo caballo la conclusión es que quedas fuera del mercado.

Sin embargo si utilizas la tercera opción parte de tu capital disponible está en operaciones de bajo riesgo no quedará fuera sino sólo tocado. Disminuirá el tamaño de tu portfolio más o menos pero tendrás la oportunidad de aprender de tu errores y mejorar. Habrás cumplido con tu primer objetivo.

Diferentes operadores organizarán su portfolio de manera distinta. No es lo mismo un portfolio de $250.000 que uno de $10.000 y además la diversificación se puede hacer de distintas maneras. Eso lo veremos en la siguiente entrada.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...