El hombre más rico de Babilonia: más allá del trasfondo financiero.

Se trata de uno de los libros más reconocidos y leidos en el ámbito de la
educación financieros. Cuenta la historia de Arkad, el hombre
más rico de Babilonia y sus enseñanzas sobre el dinero, pero ¿ es un libro más del montón?

El libro engloba un tema fundamental: la riqueza va en función de las fuentes de
ingresos. Esto se resume en tres hipótesis:

1. Para ganar dinero se necesita entender y practicar las leyes universales del
enriquecimiento.

2. Enriquecerse es bueno: abre la oportunidad de vivir experiencias únicas y relevantes en función de los deseos que cada persona tenga.

3. De todo lo que ganas, una parte es tuya para que la ahorres. A partir de esta
hipótesis se estructura el libro en seis lecciones.

La primera parte del libro se centra en la frase “gasta menos de lo que ganas”.

De todo lo que ganas, solo una parte es tuya, el resto les corresponde a las
personas que te prestan un servicio o te venden un bien, es por esto, que lo ideal
es ahorrar como mínimo un 10% de lo que ganas, pero no es simplemente guardarlo y tenerlo ahí, no, lo idóneo es que desarrolles procesos de inversión para que el dinero que
guardas, te genere más ingresos.

Si tomas la decisión de hacer una inversión debes tener en cuenta una serie de
aspectos, de ahí la segunda parte del libro “toma buenas decisiones”. 

Esto hace referencia a que escuches a expertos siempre y cuando te hayas tomado el
tiempo de investigar todo sobre el tema en el cual quieras hacer la inversión, los
expertos te venderán ideas maravillosas pero nunca serán buscando tu beneficio
completo, ellos trabajan para entidades que pagan sus sueldos así que el
beneficio que ellos buscan es para quienes les dan de comer. También se debe
tener en cuenta que las personas no nacen con suerte, todo es el resultado de un
proceso de constante cambio, aprendizaje y principalmente de huirle a la
procrastinación. 

El dinero no caerá del cielo y de las capacidades de las personas
para buscarlo dependerán sus ingresos, no se puede quedar solo en
visualizaciones, si no se toman acciones no se puede pretender que se vuelvan
ricos de un día para otro.

El tomar buenas decisiones, permite que se llegue a la tercera parte del libro
“invierte tus ahorros para que obtengas beneficios”, sin embargo, esta
inversión no puede ser solo en términos económicos, la inversión debe ir enfocada
también en las habilidades con el fin de poder ganar más. Si no hay una
preparación o una generación de conocimientos más allá de los que tienes, el
dinero como llegó se irá y aquí entra un punto muy importante: la avaricia. Si la
codicia nubla tus sueños con temas como las inversiones rápidas y con altos
rendimientos estás poniendo en riesgo todo lo que has construido. Los inversores
más grandes construyeron sus imperios con paciencia y sabiduría. Para evitar que
la codicia gane, la educación financiera debe ser amplia, no se puede actuar sobre
lo que no se conoce.

Finalmente, este libro además de ser una guía financiera es una ventana al
conocimiento que deben tener las personas al momento de comenzar su vida
financiera, pues esta es la puerta al desarrollo de actividades que cumplan sus
deseos, sus sueños y los lleven a tener una calidad de vida mucho mayor.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!