Este contenido tiene más de 4 años

A veces, hablando con algunos de los que seguís el blog, tengo la sensación de que o no me he explicado bien o se han malinterpretado alguno de mis post respecto a la formación. 

 

 

Vengo de una familia muy ligada a la educación. Mi madre era maestra de primaria. Mi padre no sólo ha dedicado toda su vida a los colegios (trabajando como director o creando proyectos), sino que hizo varias carreras y se doctoró ya jubilado. Mi abuela paterna era profesora de música. Mi bisabuela era la maestra de un pequeño pueblo asturiano y mi bisabuelo (no su marido, sino otro bisabuelo), profesor de filosofía. Varios de mis hermanos están en trabajos directamente ligados con la educación y mi mujer es maestra de infantil. Yo mismo actualmente estoy en el profesorado del Experto en Bolsa de la Universidad de Alicante, del máster de BIg Data del CIFF y del máster de Estrategias de Inversión (y cada Navidad, en el Curso de Bolsa por Navidad). 

Sería absurdo e incoherente que yo criticase la formación. Más aún cuando no dejo de formarme. Como he comentado varias veces, tanto Javi como yo no dejamos de formarnos. Por ejemplo, actualmente estoy preparando el CFA. En la última semana he hecho un curso de Blockchain y uno, preparado por RANKIA por cierto, de cryptodivisas. Creo firmemente que es indispensable estar al día para que no se lleven tu queso.

Mucho más cuando creo en la teoría adaptativa de los mercados financieros.

Ahora bien, dejado claro lo anterior, en este tema de formación en mercados financieros se ha colado muchísima basura. Basura que, por otro lado, es fácilmente identificable si tienes dos dedos de frente y decides desconfiar un poco.

  • Desconfía de fuentes poco fiables. No digo que no haya buenos cursos independientes, pero en general los mejores cursos suelen ser los de las mejores escuelas de negocios (por eso son conocidas escuelas de negocios, básicamente). Por ejemplo el IEB, el CIFF o AFI. También hay buenos cursos en BME, en el IEF o en universidades (como la de Alicante). En el peor de los casos, al menos nos aseguramos que el profesorado esté compuesto por gente que de verdad trabaja en el sector.
  • Hay que reconocer que algunas páginas financieras están haciendo un esfuerzo fuerte por ofrecer formación de calidad. Un ejemplo es la propia RANKIA, que ofrece gratis una oferta muy variada (con algunos cursos mejores que otros, pero muchos muy interesantes con profesionales de primera división). Otro ejemplo es Estrategias de Inversión, que ha elaborado un programa muy decente impartido por grandes profesionales (entre los que tengo el orgullo de estar).
  • Desconfía de aquellos cursos que te ofrecen el santo grial. Principalmente porque no existe. Aunque si crees que existe, quizá te interese leer este post al respecto.
  • Desconfía cuando un curso que cubra muchos temas lo imparte una sóla persona. Nadie sabe de todo.
  • Hay grandes profesores que no tienen por qué ser grandes traders. Y viceversa.
  • Desconfía cuando el curso lo imparte el mejor trader del mundo o de España, el que más premios ha ganado, el más joven o el más guay. No digo que vayan a ser malos, digo que no pasa nada por activar el detector de humo cuando huele a humo. 
  • Desconfía de los que aseguran que es fácil ganar un sueldo extra con el trading.
  • Desconfía cuando no está muy claro de dónde sale quien da el curso (nunca ha trabajado en ninguna entidad, no sale de ningún sitio en concreto, se hizo a sí mismo, etc).
  • Desconfía cuando quien lo imparte sale en demasiados sitios. Aparece en la tele, en la radio, en las librerías, en los periódicos, en conferencias... en todos lados a todas horas. Aparece tanto en tantos sitios que es raro pensar que tiene tiempo para invertir.
  • Y bueno, desconfía en general, que no está de más. ¡Busca con la misma diligencia con la que buscarías un hotel o un viaje!

En fin, nada que no sea lógico. Al final nadie te va a enseñar a tener éxito, ¡porque no es posible enseñar eso! Pero sí que puedes aprender teoría, técnicas, usos... y luego tú darles forma y práctica por tu cuenta o tutelado, si encuentras a la persona adecuada.

Sentido común, también a la hora de gastar el dinero en formarse.

Y comparte en las redes tus experiencias, malas y buenas, para que otros aprovechen tu experiencia.

Pero no dejes de formarte por una mala experiencia. Formarse, formarse y formarse. Nunca se aprende del todo, siempre hay algo más que aprender. Formación continua, nunca terminar. Nunca, nunca, nunca cerrar un libro sin tener otro abierto al lado.

Eso es lo que yo he visto en casa. Que por desgracia no hay tiempo suficiente para aprender todo lo que quisiera. Por eso aprender sí, pero siendo muy selectivo.

 

Tomás García-Purriños, CAIA

@tomasgarcia_p

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!