blog Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

¿En serio vas a invertir tu dinero con INGESA?

 

Desde que les conocí, hace cuatro o cinco años, cada cierto tiempo recibo en el correo la consulta de alguien preguntando acerca de la honestidad de la empresa INGESA, SA (Inversión y Gestión de Activos, SA) y lo cierto es que si en otras ocasiones me muestro más comedido en mis opiniones, con esta gente suelo ser directo y realista. Sin analizar el negocio concreto que le están ofreciendo, me limito a mostrales quién es quien en el actual panorama inmobiliario e hipotecario. 

Supongo que tras leer mi opinión los inversores más o menos sensatos se lo pensaran dos veces antes de asumir riesgos.

Y si aún así deciden dejarse llevar por los cantos de sirena, allá ellos. Este es un mundo darwinista en el que los tontos y los incautos deben ser separados de sus ahorros cuanto antes para que el capital siga circulando desde las manos de los tontos hacia las de los más listos.

¿Y a qué se dedica INGESA?

Pues a todo lo que tenga que ver con la compra venta e intermediación inmobiliaria, préstamos particulares, cesión de créditos, subastas judiciales, etc. Y lo curioso es que como tienen un despacho jurídico propio, alternan los negocios mencionados con los propios de quien tiene su propio bufete de abogados.

Yo coincidí con la hija del jefe hace unos años en una subasta en la que ellos representaban al acredor, una cliente a quien ellos le habían vendido un crédito hipotecario impagado y ya en situación de mora, tras asegurarle que su reclamación judicial le llevaría irremediablemente a aconseguir la propiedad, pues acabaría adjudicándosela en la subasta.  con la promesa de que eso significaría irremediablemente que acabaría adjudicándose la propiedad en la subasta. Lo cual no era cierto como tuve ocasión de demostrar al concurrir a la subasta con la mejor puja y adjudicármelo.

Pero a raíz de aquello, se les ocurrió a los señores de INGESA que yo podría ser tan incauto y confiado como el anterior cliente, comenzando a ofrecerme la venta de préstamos hipotecarios impagados. Y así estuvieron una buena temporada presentándome todo tipo de producto basura.

¡Joder!, si incluso llegaron a ofrecerme un crédito hipotecario que parecía una buena oportunidad hasta que descubrí que la deudora estaba en concurso de acreedores. Como si fuera lo mismo tramitar la ejecución hipotecaria en uno de los tres juzgados hipotecarios de Madrid o en cualquier otro juzgado de primera instancia que en uno de los pésimos Juzgados de lo Mercantil.

Y cuando se lo señalé todavía tuvieron el cuajo de negarlo.

Finalmente, cuando por intermediación mía le ofrecieron a un amigo personal venderle un crédito que en teoría era hipotecario pero que en la práctica resultó ser un paquete de varios créditos al consumo impagados más un pequeño crédito hipotecario que estaba completamente al día y del que apenas quedaba por pagar el 20% de la deuda, a raíz de eso, corté por lo sano y no volví por su oficina del Pinar de Chamartín.

¿He mencionado que también son subasteros?

Sí, por supuesto, estos le dan a todo, son subasteros, prestamistas, abogados de morosos, etc. Tocan todos los palos y si ven un euro volando por el aire lo placan como si fuera el último euro del mundo.

Otra de sus prácticas, mal vistas por el resto de los subasteros de Madrid, es la de dedicarse a mejorar las posturas en las subastas que no han quedado firmes, ejercicio sobre el que yo, al igual que el resto de profesionales del sector, tengo la pésima opinión que ya he dejado reflejada en "La mejora de postura, que mal rollo".

Hace un par de años se pusieron en contacto conmigo para mejorar la postura en la subasta de una nave en Madrid. Me comentaron el precio y me pareció muy interesante, pero les advertí que solo aceptaría aportarles el cliente para dicha mejora de postura si el adjudicatario fuera el banco acreedor, algo que ellos me prometieron. 

Pero me bastó hacer un par de llamadas para averiguar que eso solo era otra mentira más porque el adjudicatario provisional era uno de los subasteros madrileños habituales a quien desde luego ni se me ocurriría mejorarle la postura. 

¡Entre bomberos no nos pisamos la manguera!

El caso es que mi negativa no impidió que los de INGESA encontrasen a un cliente por su cuenta y al final le birlaran a mi compañero de armas su magnífica adjudicación.

Desde entonces no pueden adjudicarse nada por debajo del 70% del tipo de subasta porque hay un buen montón de subasteros madrileños muy motivados para birlarle a INGESA (o a sus clientes) la adjudicación provisional. Siempre al amparo y en aplicación de las leyes vigentes, claro está. Y, sobre todo en beneficio del ejecutado, eso lo primero.

Y lo peor de todo, algo que les define de una vez por todas, ha sido lo siguiente:

Hace un año un cliente mío se adjudicó un pedazo de piso en una zona muy buena de Madrid. Doscientos ochenta mil euros del ala que gastó en esa subasta. Y resulta que a las dos semanas recibo una llamada del abogado de INGESA, quien me expuso sin cortarse ni un pelo que o les malvendíamos el piso por cuatro cuartos o como abogados contactarían con el demandado y nos tendrían años jodidos a base de recursos.

¿Cómo dices? ¿O sea, que por un lado participas en subastas del lado de los subasteros y especuladores y por otro lado amenazas con ponerte del lado del ejecutado y ayudarle a retrasar el procedimiento todo lo que puedas? Pues que sepas que yo puedo hacer exactamente lo mismo con vuestras adjudicaciones. No se que pensarán vuestros clientes cuando yo les llame para explicarles que les estoy jodiendo para que sean ellos quienes rediman los pecados de la empresa en la que han confiado sus ahorros.

Jejeje, no te lo tomes así, esto no son más que negocios. También somos un bufete y nos sentimos obligados a defender los derechos de aquellos que nos lo piden.

Sí, eso es lo que te dirá mi abogado cuando hable con vosotros en representación de vuestros ejecutados. 

Hay gente que disfruta de los negocios sucios como los cerdos de las charcas.

Conclusión, que no hubo acuerdo y, como consecuencia de ello, estos últimos meses sus amenazas se han convertido en realidad y el expediente judicial se va a la Audiencia Provincial porque el abogado del demandado (el pollo a quien me acabo de referir) opina que la liquidación de intereses se ha calculado con un día más del debido. Algo que la secretaria del juzgado (hoy letrada de la administración de justicia) no comparte y por eso ahora será la Audiencia quien decida sobre semejante gilipollez.

El caso es que creen que así van a doblegar a mi cliente. Pero si esta maniobra les ha salido bien en otras ocasiones, en esta ocasión han pinchado en hueso porque está tan cabreado como yo y cuenta con la sólida convicción y fortaleza que toda injusticia produce y, sobre todo, con muchas ganas de ofrecerles la posibilidad de probar su propia medicina a los de INGESA y a aquellos a los que INGESA haya vendido algún crédito. 

 

 

No es tan difícil seguirles la pista. No hay más que averiguar en qué procedimientos está metido su bufete, cuyo nombre me reservo pero que aparece en la web del grupo de empresas, en qué procedimientos es parte actora su financiera (ídem) o en qué procedimientos están involucrados el abogado antes mencionado, cuyo nombre me reservo (pero que recuerdo perfectamente) y su procuradora, que casualmente también es otra hija del jefe.

Mi abogado ya se está frotando las manos.

O sea, que sí, que publico este post porque ahora mismo estoy sangrando por la herida.

Y que cualquiera que tenga noticia de cualquier adjudicación en la que haya intervenido INGESA o alguno de sus clientes, os ruego me lo notifiquéis porque yo también siento la necesidad de compartir con INGESA las enseñanzas recibidas de ésta junto con mis conocimientos en la defensa de los derechos de sus ejecutados, cuyo derecho a la vivienda pongo yo por encima de todo.

Y para que veáis lo buenos ciudadanos que somos, mi abogado y yo estamos deseando poner nuestro granito de arena en favor de los afectados por las ejecuciones hipotecarias en las que esté involucrada esta empresa.

¿Me ayudáis en esta cruzada stop-desahucios? 

 

ACTUALIZACIÓN 30-AGO-16: FALCON CREST AL CUADRADO

Por si fuera pequeño el riesgo de invertir los ahorros con esta gente, ahora resulta que al propietario (Miguel) le ha dado un patatús y se ha quedado hecho polvo y totalmente incapacitado, ocasión que ha aprovechado su actual mujer para cerrar sus oficinas de un día para otro, sin avisarle a nadie, ni siquiera a las hijas de un matrimonio anterior que trabajaban con el padre.

De tal palo tales astillas, así que me descojono con la cara que debieron poner éstas al ir el lunes a trabajar y encontrarse con que no había ni muebles. 

Yo las conozco personalmente y os aseguro que no son inocentes de nada. Entre pillos anda el juego.

Es decir, que las oficinas que tenían en el Pinar de Chamartín ya no existen.

Y como la actual mujer se ha quedado con toda la información y el dinero de las inversiones, ahora resulta que hay bastante gente pillada con sus ahorros sin saber dónde están ni qué ha sido de ellos.

Conclusión, que me piden que les ponga en contacto a unos y otros para ver si entre todos le pueden meter mano a esta gente y evitar que esta nueva golfería les salga gratis.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Publico todas las semanas mi visión sobre las subastas inmobiliarias. Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog.

Comentarios
24
Página
2 / 2
  1. #21

    Berkaloff

    Espero que te vaya todo bien. Te marearán; pero no te derribarán.

    Cuando leo tu blog me siento incapaz de hacer tu trabajo. Desde luego te ganas los garbanzos con los conflictos que surgen en este mundillo de las subastas.

    Cuentas con toda mi simpatía, si te sirve de algo.

  2. #22

    botero00

    "Efectivamente, Botero, los tres últimos párrafos son un monumento a la hipocresía"

    A otro perro con ese hueso. Lo que buscas es escarmiento para INGESA (lo cual no me parece mal), si de rebote se beneficia algún demandado, oye, miel sobre hojuelas (tampoco me parece mal) y me cuelgo una medallita (esto es lo hipócrita).

    "Los demandados y los desahuciados me importan un carajo"

    No creo, simplemente te importa más tu beneficio personal en la mayoría de los casos, lo cual, por increíble que te parezca, no me parece en principio mal porque, entre otras cosas, tú no eres responsable de su situación.

    Ahora bien, cuando, como has reconocido abiertamente, no mejoras una postura que te beneficiaría y beneficiaría al demandado por puro corporativismo, pues estás actuando en perjuicio del demandado, sin claroscuros. Que tres párrafos después escribas "sobre todo en beneficio del ejecutado, eso lo primero" es de traca.

    "Eso lo primero". No, en realidad no, y oye, no pasa nada.

  3. #23

    Tristán el subastero

    en respuesta a botero00
    Ver mensaje de botero00

    En realidad te equivocas, Botero. Como demostré en su día en el post sobre las mejoras de postura, lo que opino de ellas es que su existencia perjudica mucho a los demandados porque nos corta mucho el rollo a los licitadores, de forma que cuando existe ese peligro o apenas asistimos a esas subastas o apenas pujamos.

    A la larga, como siempre que se manipulan las reglas para ayudar a los más débiles, en realidad se les perjudica mucho. En esto como en todo lo demás.

  4. #24

    sotillo8

    Buenas noches aprovecho este post de inversión para preguntaros por esto que me encontré el otro día por internet, https://www.housers.es , que os parece esto para invertir le veis futuro?.

    Un saludo

  5. #25

    botero00

    en respuesta a Tristán el subastero
    Ver mensaje de Tristán el subastero

    "En realidad te equivocas, Botero. Como demostré en su día en el post sobre las mejoras de postura, lo que opino de ellas es que su existencia perjudica mucho a los demandados porque nos corta mucho el rollo a los licitadores, de forma que cuando existe ese peligro o apenas asistimos a esas subastas o apenas pujamos."

    Os corta el rollo por si algún otro subastero os "pisa la manguera". O sea, que sí, que puede perjudicar al demandado... por vuestro corporativismo. Un aplauso.

    Le puedes dar las vueltas que quieras, pero una mejora de postura favorece tanto al demandado como al que la hace, este último porque si no fuera rentable no la haría... excepto que sea por venganza porque "le han pisado la manguera antes". Otro aplauso.

    "A la larga, como siempre que se manipulan las reglas para ayudar a los más débiles, en realidad se les perjudica mucho."

    Eso es cuando se hace mal. Ojo, no estoy diciendo que manipular las reglas para ayudar a los más débiles sea necesariamente justo (no se puede generalizar en algo así), sino que si se hace bien no tiene por qué darse la vuelta.

  6. #27

    Ramón Oliver

    Hola, conozco un caso de personas que han quedado pilladas sin sus ahorros. ¿Cómo podrían contactar con otros afectados? Muchas gracias.

Autor del blog
  • Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta