¿Qué son los gastos necesarios para producir renta?

¿Qué son los gastos necesarios para producir renta?

La actual ley chilena sobre el Impuesto a la Renta establece una serie de gastos que se pueden rebajar de los ingresos brutos tributables, los conocidos como "gastos necesarios". A continuación, conoceremos qué son y cuáles son los gastos necesarios.

¿Qué son los gastos necesarios para producir renta?

 

 

¿Qué son los gastos necesarios para producir renta?

Los gastos necesarios son las categorías de desembolsos que el Servicio de Impuestos Internos (SII) considera como necesarios para que el contribuyente pueda generar su renta y pueden ser, por tanto, descontados de su base imponible, lo que implica una reducción de sus impuestos. 

La Corte Suprema ha definido en alguna ocasión los gastos necesarios como:

Aquellos gastos que se relacionan directamente con el ejercicio o giro de la sociedad que sean necesarios para producir la renta, y que tengan el carácter de inevitables y obligatorios. 

 

Gastos necesarios: criterios generales

El artículo 31 de la Ley sobre el Impuesto a la Renta (ISR) establece una serie de requisitos que deben ser respetados por los contribuyentes del Impuesto a la Renta de Primera Categoría (IRPC) que tributen sobre la base de renta efectiva demostrada de acuerdo a contabilidad completa cuando estén determinando su Renta Líquida Imponible (RLI).

Así, según dicho artículo, todo gasto, para ser considerado como necesario para producir la renta, tiene que cumplir los siguientes requisitos: 

  • Debe corresponder a gastos pagados o adeudados. 
  • Debe estar respaldado o justificado con la documentación legal correspondiente. 
  • Debe corresponder al período.
  • Debe ser gasto necesario para generar la renta. 
  • Debe ser del giro de la empresa. 

 

 

Gastos necesarios: criterios particulares

Además, el artículo 31 de la LIR también señala que, de forma específica, prodecerá la deducción de los siguientes gastos, en cuanto se relacionen con el giro del negocio:

  • Intereses por préstamos que financien actividades o adquisición de bienes que generen rentas afectas al IRPC.
  • Impuestos establecidos por leyes chilenas, que se relacionen con el giro de la empresa y no sean los establecidos en la propia LIR. 
  • Pérdidas tributarias.
  • Créditos incobrables castigados durante el año.
  • Depreciación del activo fijo.
  • Sueldos, salarios y otras remuneraciones pagados o adeudados por la prestación de servicios personales. 
  • Becas de estudio que se paguen a los hijos de los trabajadores de la empresa. 
  • Donaciones efectuadas cuyo único fin sea la realización de programas de instrucción básica o media gratuitas, técnica, profesional o universitaria en el país. 
  • Reajustes y diferencias de cambios provenientes de créditos o préstamos destinados al giro del negocio o empresa. 
  • Gastos de organización y puesta en marcha.
  • Gastos de promoción o colocación en el mercado de artículos nuevos fabricados o producidos por el contribuyente. 
  • Gastos incurridos en la investigación científica y tecnológica en interés de la empresa. 
  • Pagos por el uso de marcas de empresas extranjeras en Chile.

 

Lo particular de la aplicación de esta normativa es que corresponde al contribuyente demostrar el cumplimiento de los requisitos anteriormente señalados. En el caso de no demostrarlos, nos encontraríamos ante un gasto rechazado, el cuál deberá tener el tratamiento siguiente:

  • Si es un gasto que no representa un desembolso de efectivo, no será posible su rebaja de la utilidad y deberá ser agregado al resultado contable, formado, así, parte de la Renta Líquida Imponible. 
  • Si es un gasto que representa un desembolso de efectivo, hay que distinguir:
    • Si este gasto benefició o fue imputable a un socio o accionista de sociedad anónima en particular, se debe informar al mismo para que lo incluya en su declaración personal del Impuesto Global Complementario (IGC).
    • Si el gasto no benefició ni fue imputable a un socio o accionista en particular, se tratará de un gasto afectado con el impuesto señalado en el artículo 21 de la LIR, afectándose con un impuesto único con tasa del 35%.

 

Así pues, como puedes observar, existen diferentes criterios para determinar si un gasto que ha realizado la empresa puede ser interpretado como gasto necesario y, por tanto, suponer una rebaja en el cálculo de la renta líquida imponible y, un menor pago de los impuestos brutos tributables. 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!