Diferencia entre impuestos directos e indirectos

El pago de impuestos es un deber que todo ciudadano tiene con el Estado ya que se recaudan para cubrir necesidades comunes de la sociedad. Existen diversos tipos de impuesto, algunos son evidentes y otros no tanto. En Chile se categorizan en impuestos directos e impuestos indirectos. A continuación analizaremos la diferencia entre impuestos directos e indirectos y cuáles son.

 

Diferencia entre impuestos directos e indirectos

 

Diferencia entre impuestos directos e indirectos

En primer lugar, es conveniente repasar el significado de cada uno de estos impuestos para determinar en qué se diferencian:

Los impuestos directos son aquellos que gravan el patrimonio, ingresos o posesiones tanto de personas naturales como de empresas. El más relevante de ellos es el Impuesto a la Renta, que grava los ingresos de trabajadores dependientes, independientes, empresas y todo contribuyente gravable.

Los impuestos indirectos son aquellos que no gravan el patrimonio de la persona o empresa como tal pero sí todo lo que compra y consume, es decir, gravan el uso del patrimonio de la persona natural o empresa. Uno de los impuestos indirectos más conocidos es el IVA (Impuesto al Valor Agregado), el cual grava casi todos los productos de consumo final.

Teniendo estos dos conceptos claros, podemos analizar que la principal diferencia entre impuestos directos e indirectos está en lo que grava cada uno de ellos. Mientras que los impuestos directos gravan el patrimonio del contribuyente, los impuestos indirectos gravan lo que hace con dicho patrimonio.

Pongamos un ejemplo: Juan es un trabajador dependiente en una empresa privada. De su sueldo es devengado un porcentaje mensual que equivale a su declaración de Impuesto a la Renta; este es el impuesto directo, ya que grava de forma inequívoca su ingreso o patrimonio. Luego, con su sueldo, Juan va al supermercado y hace las compras, y cada artículo que adquirió tiene IVA, el cual paga de forma obligatoria con cada producto; este es el impuesto indirecto, ya que grava los productos que está comprando.

 

Impuestos directos en Chile

Los impuestos directos en Chile son los siguientes:

 

Impuesto a la Renta de Primera Categoría

Grava las rentas provenientes del capital por las empresas comerciales, industriales, mineras, servicios, etc. Este impuesto se aplica solo a los contribuyentes sujetos al Régimen Tributario establecido en la letra B) del artículo 14 de la LIR y grava la base de las utilidades percibidas o devengadas por las empresas que declaren su renta efectiva mediante contabilidad completa, simplificada, planillas o contratos.

 

Impuesto Único de Segunda Categoría

Este Impuesto grava las rentas del trabajo dependiente, como ser sueldos, pensiones y rentas accesorias o complementarias a las anteriores. Este tributo debe ser retenido y enterado en arcas fiscales por el respectivo empleador, habilitado o pagador de la renta.

 

Impuesto Global Complementario

Es un impuesto personal, global, progresivo y complementario que se paga una vez al año por las personas naturales con domicilio o residencia en Chile sobre las rentas imponibles determinadas conforme a las normas de la primera y segunda categoría. Afecta a los contribuyentes cuya renta neta global exceda de 13,5 UTA. 

 

Impuesto Adicional

Este tributo afecta a las personas naturales o jurídicas que no tienen residencia ni domicilio en Chile. Se aplica con una tasa general de 35% y opera en general sobre la base de la renta atribuida, retiros, distribuciones o remesas de rentas al exterior, que sean de fuente chilena.

 

Impuestos Indirectos

Los impuestos indirectos en Chile son los siguientes:

 

Impuesto al Valor Agregado (IVA)

Es el impuesto indirecto más común y grava casi todos los productos y servicios de consumo final que adquiere una persona y que son prestados, entre otras, por las empresas comerciales, industriales, mineras y de servicios del país. El IVA afecta al consumidor final pero está presente en cada una de las etapas de comercialización del producto.  

 

Impuesto a los Productos Suntuarios

Grava los productos considerados suntuarios, o lujosos: artículos de oro, marfil y platino, joyas y piedras preciosas, pieles finas, alfombras, tapices y cualquier otro artículo similar contemplado por la ley como suntuoso.

 

Impuesto a las Bebidas Alcohólicas

Es un impuesto adicional que grava la venta e importación de bebidas alcohólicas, analcohólicas y productos similares.

 

Impuesto a los Tabacos

Cualquier tipo de cigarrillo, tabaco elaborado ya sea en hebras, tableta, pasta o cuerdas, granulados, picadura o pulverizado paga un impuesto adicional del 52,6%.

 

Impuesto a los Combustibles

Establece un gravamen a la primera venta o importación de gasolina automotriz y de petróleo diesel. La Ley establece un sistema de recuperación en la declaración mensual de IVA, del impuesto al petróleo diesel soportado en su adquisición, cuando no ha sido destinado a vehículos motorizados que transiten por calles, caminos y vías públicas en general. 

 

Impuesto a los Actos Jurídicos (de Timbres y Estampillas)

Es un tributo que grava principalmente los documentos o actos que dan cuenta de una operación de crédito de dinero. Su base imponible corresponde al monto del capital especificado en cada documento.

 

Impuesto al Comercio Exterior

Grava cualquier importación y se calcula sobre su valor CIF. En algunos casos, dependiendo de la naturaleza de la importación, el producto es gravado además con algún otro impuesto indirecto. Por ejemplo, si el cargamento importado es de bebidas alcohólicas, este se grava tanto con el Impuesto al Comercio Exterior como con el Impuesto a las Bebidas Alcohólicas.

 

En resumen, los impuestos directos e indirectos son muy diferentes unos de los otros, aunque ambos constituyen obligaciones de pago para con el Estado que cada contribuyente debe asumir de forma obligatoria o voluntaria, según sea el caso.

 

¡Sé el primero en comentar!