¿Realmente viene una CRISIS en Bolsa?

10
Si has visto videos de inversión recientemente seguramente te habrás encontrado más de uno que anuncia que el próximo apocalipsis bursátil está cerca, y que expertos como Ray Dalio o Michael Burry que nos están avisando de este inminente peligro.

En el artículo de hoy vamos a ver si realmente se acerca una crisis bursátil, por qué están apareciendo tantas noticias al respecto y cómo podemos usar las opciones financieras para proteger nuestra cartera ante posibles crisis.

[Puedes ver el vídeo o si lo prefieres leerlo a continuación]



Introducción


¿Es cierto que viene una crisis inminente? La verdad, es que hay ciertos datos que vamos a repasar a continuación que no invitan al optimismo, pero veamos si esto significa que va a venir una crisis próximamente.

Por una parte, antes de la crisis que provocó la pandemia del Covid-19, la situación a nivel global era la siguiente:

Los bancos centrales habían estado emitiendo e inyectando dinero, lo que hacía que se redujese el valor del dinero en circulación y el de los bonos. Además, también han estado bajando los tipos de interés con lo que se facilitaba la financiación de las empresas y la supervivencia de las llamadas empresas zombies, que son aquellas que siguen vivas solamente por la facilidad de financiación a tipos bajos.

Con todo esto, la deuda de los Estados ha ido incrementándose y el balance de la FED rara vez conseguía reducir su nº de activos.

Como ves, antes de 2008 el balance de la FED no llegaba ni a un trillion. Tras la crisis de 2008 multiplicó por dos, y durante los siguientes años se incrementó hasta los cuatro trillions...



En este contexto, apareció el Coronavirus y lejos de mejorar, estos problemas se han agravado. El tamaño de los activos del balance de la Reserva Federal que hicieron un máximo histórico en dos mil quince en los cuatro coma cinco trillones, están actualmente en torno a los ocho trillones.

La deuda de los Estados sigue incrementándose, los bancos centrales están emitiendo más dinero que nunca, devaluando las principales divisas y con los tipos bajo mínimos, manteniendo la supervivencia de las empresas zombies.

¿Qué están haciendo los grandes inversores?


Y esto se ve en las carteras de grandes inversores como Warren Buffett, Michael Burry o Howard Marks.

En el caso de Buffett, Berkshire Hathaway ha alcanzado una cifra récord en cash, ya que dispone de 137 billions de liquidez. Además, a través de dataroma.com podemos ver cómo en el primer trimestre de 2021 vendió o redujo su posición en 13 empresas y compró o incrementó su posición en solo 5.


Al igual que con la de Buffett, algo similar ha sucedido con la cartera de Howard Marks en la que ha vendido o reducido posición en 33 empresas y ha comprado o incrementado en 11 empresas.


Por lo tanto, ¿significa todo esto que próximamente va a venir una crisis?  Rotundamente no.

Si ves que hay tantos vídeos o artículos anunciando el próximo apocalipsis bursátil... de primeras, sospecha. Ya que muchos de ellos solamente tienen como objetivo jugar con el pánico de los inversores y atraer más visitas, dado que llama mucho más la atención avisar de que se viene una crisis que avisar de que en los próximos meses la bolsa seguirá estable o con poco movimiento.

Y tú me dirás... Pero hombre Salva, me acabas de contar que los países están muy endeudados, que los intereses están por los suelos, que el dinero fiat está devaluándose, que grandes inversores están vendiendo sus acciones, que todo esto se ha visto potenciado tras la crisis del coronavirus... y ahora va y esto no significa que se viene una crisis?

Pues mira, lo cierto es que nadie puede responder a esa pregunta. Sí es verdad todo lo que hemos ido viendo en el vídeo, pero si bien es cierto que todo apunta a que estamos en la fase final de un ciclo y que hay indicios que nos deben hacer pensar cómo nos preparamos para afrontar una posible crisis, también existe la posibilidad de que esta situación se prolongue en el tiempo y podamos pasar más años con una situación similar sin que esta tan predicada crisis aparezca.

Por lo tanto, sí vamos a ver una crisis, pero a pesar de todos los indicios, no tiene por qué ser de forma inminente, de modo que igual sí puede suceder este año, o quizá en el próximo, dentro de dos, o de cinco.

Vaya, que si querías saber la fecha exacta de la próxima crisis me da que no va a ser en este vídeo, pero lo que sí vamos a ver es cómo podemos aprovechar la situación actual para estar preparados en caso de que venga una gran crisis y cómo podemos cubrir nuestra cartera.


¿Cómo nos preparamos para afrontar una posible crisis en Bolsa?


Lo primero a nivel global, debemos ser capaces de detectar las fortalezas y debilidades de nuestra cartera, y si queremos minimizar los efectos de una crisis nos convendrá tener una cartera diversificada:

Tener exposición a diferentes países, sectores, divisas, e incluso factores como value o growth.

¿Tienes una cartera correctamente diversificada en varios países? ¿Y a qué sectores tienes exposición? ¿Inviertes en acciones o también en fondos o ETFs? ¿A qué divisas estás expuesto?

Aquí debemos ser críticos en la composición de nuestra cartera, y una vez sepamos a qué activos tenemos más exposición y a cuáles menos ya podremos decidir si nos gusta nuestra exposición actual o si queremos hacer algunos cambios.

Además, un aspecto clave es la gestión de la liquidez en la cartera. Disponer de cierta liquidez nos puede venir muy bien para aprovechar las caídas y comprar buenas acciones a buen precio, pero si mantenemos un colchón grande de liquidez durante bastante tiempo y no llega la crisis, el coste de oportunidad que nos generaría sería muy alto, ya que podríamos haber invertido ese dinero en algún activo más rentable.

Por lo tanto, ahora te voy a mostrar tres estrategias diferentes con opciones financieras que te permitirán:

1. Por una parte, cómo generar rentas si dispones de bastante liquidez.
2. Por otra parte, cómo generar rentas si estás bastante invertido y no dispones de liquidez.
3. Y finalmente cómo cubrirte frente a crisis.

Prepárate y coge papel y boli que esto te va a gustar.

Para que nos entendamos, existen cuatro movimientos básicos que podemos llevar a cabo con opciones:

Vender calls, vender puts, comprar calls y comprar puts.

Siempre que estés vendiendo (ya sean puts o calls), estás adquiriendo una obligación futura, a cambio de lo cuál se recibe una prima.

Y siempre que estés comprando (ya sean puts o una calls), estás adquiriendo un derecho futuro, a cambio del cuál se paga una prima.

Esto que parece bastante lioso, veámoslo con un un ejemplo para hacerlo más fácil.

En el primer caso, nos planteábamos una cartera en la que disponemos de bastante liquidez y queremos que nos genere rentas. Si no encontramos un activo en el que queramos invertir directamente ya que no nos parece que esté infravalorado, podemos generar rentas a través de la venta de puts.

Imagina que has analizado una empresa, para el ejemplo pongamos que se trata de Intel y te gustaría invertir en ella, pero a los precios actuales de cincuenta y seis dólares crees que no tienes suficiente margen de seguridad. En este caso puedes hacer dos cosas, o bien esperar hasta que baje hasta el precio en el que te encuentres cómodo invirtiendo, o bien vender una put de Intel.

Un contrato put son 100 acciones, por lo que podríamos vender una opción put a precio strike de $50 a fecha de expiración del 17 de septiembre, cobrando ciento $130 de prima por ello.

Esto significa que si tras el 17 de septiembre, el precio de Intel está por debajo de cincuenta dólares, estaré obligado a comprar 100 acciones al precio de cincuenta dólares cada una, pero si está cotizando por encima de cincuenta dólares, la opción expirará y simplemente habremos cobrado los ciento treinta dólares de prima.

Otro ejemplo. Vender una put de la empresa tabacalera Altria. Ahora cotiza sobre los cincuenta dólares la acción, pero queremos comprarla por no más de 45. En ese caso podemos vender una put para dentro de seis meses a precio strike 45 dólares, por lo que recibiremos una prima de $190 dólares.

Si dentro de seis meses cotiza por debajo de 45 dólares por acción (ya sea 44, 30, o 20) estaremos obligados a comprar 100 acciones a 45 dólares (aunque mantendríamos la prima cobrada de ciento noventa dólares). Y si dentro de seis meses cotiza por encima de 45 dólares por acción, la opción expirará y simplemente habremos cobrado los ciento noventa dólares de la prima inicial.

Tanto el precio de strike como la fecha de expiración son variables a la hora de seleccionar el contrato que nos interese, es decir, podemos elegir el precio de strike y fecha de expiración que más nos interese. En la venta de puts, contra más bajemos el precio de strike, menor será la prima que cobraremos (ya que será más difícil que el precio caiga tanto), y a medida que busquemos expiraciones más lejanas, mayor será la prima cobrada porque hay una mayor incertidumbre.

Ahora bien, para vender puts de forma correcta debemos analizar primero qué empresas nos gustan y a qué precio nos gustaría comprarlas, así como también asegurarnos de que disponemos del dinero suficiente en caso de que llegue la fecha de expiración y nos veamos obligados a comprar 100 acciones.

El enfoque principal sobre la venta de puts es que debemos estar contentos suceda lo que suceda, ya que si la acción no baja habremos cobrado una prima, y si está por debajo del precio de strike las compraremos a un precio con el que nos sintamos cómodos tras nuestro análisis de la empresa.

Esto suponiendo que dispongamos de liquidez, pero... ¿Qué podemos hacer para generar rentas cuando estamos invertidos y queremos incrementar nuestro porcentaje de liquidez?

En este caso podemos hacer lo contrario, en lugar de vender puts, vendemos calls.

Si vender una put es la obligación de COMPRAR 100 acciones a X precio, vender una call es la obligación de VENDER 100 acciones a X precio.

De este modo, imagina que en tu cartera vas bastante cargado de alguna empresa, podemos poner como ejemplo Teekay, la empresa de transporte marítimo. Ahora está cotizando cerca de los cuatro dólares e imaginemos que llevamos 1000 acciones en cartera. Si pensamos que ya se está acercando a su precio objetivo, se pueden vender algunas calls. Por ejemplo:

Vender 3 contratos call a precio de strike 5 a fecha de expiración para dentro de 6 meses. Por ello, recibimos 50 dólares de prima por cada contrato (en total serían 150 dólares) y tendríamos la obligación de vender 300 acciones al precio de cinco dólares siempre que cotice por encima de 5 en la fecha de expiración. Es decir, si dentro de seis meses cotizan a ocho dólares, o a cinco coma diez, estaremos obligados a venderlas por cinco, pero siempre que su precio sea inferior a cinco, mantendremos las acciones en cartera habiendo cobrado la prima de ciento cincuenta dólares.

De este modo, si no se alcanza el precio que queremos habremos generado una renta inicial (la prima cobrada), y si lo supera venderemos una parte de una posición grande que tengamos en cartera.


Una vez vistos estos dos modos de generar rentas con las opciones financieras, veamos cómo podemos usarlas para tener una protección directa frente a crisis. Aquí la protección dependerá directamente de a qué tenemos exposición en cartera.

Nuestras empresas son principalmente españolas? europeas? americanas? son tecnológicas la mayoría? o estás muy expuesto a Asia?

De lo que se trata en este caso es de buscar un índice o ETF americano, o europeo, o de empresas tecnológicas y hacer una pequeña inversión convexa que diría Taleb. Es decir, invertir poco capital esperando un escenario poco probable, pero que si sucede multiplica varias veces nuestra inversión.

En este caso, supón que tenemos exposición a Europa o consideramos que es una región con bastantes papeletas de sufrir una importante corrección durante los próximos doce meses.

Pues bien, una estrategia que podemos emplear es la que comentaba Francisco Llinares en un artículo de su blog al que te dejamos un enlace en la descripción del vídeo.

La estrategia consiste en comprar puts del Eurostoxx50. Esto nos permite pagar una prima a cambio de tener el derecho de vender acciones del índice a cierto precio, en caso de no tener acciones significaría ponerse corto. Pero en este caso no buscamos llegar a la fecha de adjudicación, lo que se busca es pagar la prima por un contrato, y en caso de que venga la crisis durante los próximos 12 meses, cerrar ese mismo contrato ya que la prima se habrá revalorizado notablemente.

Suena lioso, pero veámoslo con un ejemplo con datos reales de opciones para verlo de forma mucho más sencilla: Imagina que tienes una cartera de veinte mil euros con exposición a empresas europeas y quieres protegerte frente a una crisis. Ahora, el Eurostoxx50 está cotizando sobre los 4.000 puntos.

Tú decides comprar una put a precio de strike de 2.000 a fecha de expiración para dentro de doce meses, para lo cuál tienes que pagar ciento setenta euros. En ese caso, si dentro de un año el Índice baja un 25% o un 30%, el contrato que te costó ciento setenta euros se habrá revalorizado varias veces, ya que la probabilidad de alcanzar el precio de strike de dos mil puntos es mucho mayor cuando cotiza tres mil que cuando cotizaba en un inicio cuatro mil.

De este modo, tus acciones en cartera habrán bajado pero ganarías dinero al cerrar este contrato de opciones.

Por cierto, recuerda hacer clic en el botón de me gusta y suscribirte si te está gustando este artículo.

Otra alternativa similar sería comprar tres de estos contratos put, haciendo una cobertura que costaría quinientos diez euros (los ciento setenta euros multiplicado por tres contratos). Esto supone sacrificar un dos coma cinco por ciento de rentabilidad respecto al total de veinte mil euros que hemos dicho que era el tamaño total de la cartera. Así pues, podemos ir cerrando contratos a medida que se produzcan caídas graduales: cerrar el primero tras una caída del diez por ciento, el segundo tras caer un veinte por ciento y el tercero con una caída del treinta por ciento.

De esta forma, como nunca vamos a saber dónde está el suelo en una caída, las probabilidades de acertar mejoran cuando tenemos varios contratos que cerramos progresivamente.

Si quieres saber más sobre el apasionante mundo de las opciones, aquí puedes descargar la guía gratuita de Rankia sobre cómo empezar en opciones desde cero, y si tienes alguna duda, puedes dejarme tu pregunta aquí debajo en los comentarios.


  1. en respuesta a Jmlopezycia
    -
    #10
    28/06/21 13:39
    Perdón sigo...
    Pero estimando que va a venir un golpe cuando sea, un poco iniciado como yo no sabría elegir sectores, piases, divisas, etc. porque requiere un análisis profundo de las sociedades o FI  objetivos, y yo no soy W. Buffet con un equipo de economistas que me hagan los análisis respectivos. Así que para meterme en PUT´s  o CALL´s es demasiado prematuro para mi, y lo único que podría hacer es vaciar total o parcialmente algún FI para comprar otros con futuro que estén ahora infravalorados. Bueno yo desde luego capital nuevo no aporto. Si hago operación de compra es con una de venta al unísono como fuente de financiación. Perdón por el rollo. Gracias.
  2. #9
    28/06/21 13:32
    Extraordinario articulo. Ahora tengo que leerlo y estudiarlo cien veces hasta que lo sepa de memoria. Realmente lo que apuntas al prionmcipio en cuanto a que los bancos centrales han estado imprimiendo poapel y con ello devaluando el valor de las divisdas, los creditpos mas que balndos a empresas zombies, la pandemia, el ciclo, etc, etc, me hace pensar que efectivamente algo gordo se nos viene encima. Yo tengo una cartera generosa de ahorros de asños en fondos de inversion y siempre de renta variable, y una cartera muy diversificada de 16 FI a los que le estoy ganando a todos menos a dos; es decir mi cartera ahora gana un 26% global sobre inversiones iniciales. Pero estimando 
  3. #8
    28/06/21 10:18
    Las buenas, las de verdad... esas nunca avisan ni ningún experto las anticipa, habrá caías pero si tiene que llegar una como la de marzo del 2020 llegará cuando menos se la espere.
  4. en respuesta a Josu7
    -
    #7
    16/06/21 08:31
    Si. Pero muchos indices ya están por las nubes. Mucho más arriba que antes de la pandemia. La clave es ¿El valor actual de las bolsas tiene ya en cuenta esa recuperación?
  5. #6
    16/06/21 05:21
    Coincido bastante.
    Además, parece haber consenso en que se ha destruído oferta, de ahí la inflación actual. Si se mantienen los tipos tan bajos (así será) se favorecerá la inversión para reconstruir la oferta y por tanto habrá crecimiento. Eso es favorable a la bolsa. 
    El banco mundial habla de crecimiento estos próximos años, la pandemia ha sido esa "guerra" de retroceso que suele ser un motor de crecimiento durante un tiempo. 

  6. #5
    15/06/21 02:41
    Hay un refrán muy viejo que dice:
    " A río revuelto ganancia de pescadores".....
  7. #4
    14/06/21 13:53
    @salva-marques
    ¿Ahora me vienes con estas?
    Pero si llevo un año avisando del Zackarylipsis antes de finales de Junio de 2021.
  8. en respuesta a ribamero
    -
    #3
    14/06/21 11:15
    Muchas gracias por vuestros comentarios @ribamero @emgocor , se agradece el feedback!! :)
  9. #2
    14/06/21 10:02
    Interesante el tema. Explicación muy clarita y sencilla de entender 😉
  10. #1
    14/06/21 04:55
    Excelente artículo!!

    La próxima crisis siempre está por llegar. Lo que no sabemos es cuando...