Rankia Chile Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
¡Bienvenido a Rankia Chile! Volver a Rankia México


Es sorprendente la cantidad de veces que me contactan personas a través de mi empresa “Multi Trading Market” (MTM) mostrando interés en mi servicio de Gestión de cuentas de trading pero con una idea absolutamente equivocada de los potenciales beneficios económicos que se puede obtener de los mercados.

Puedo asegurar que a priori existe sobre un 90% de probabilidad de que el siguiente interesado en el servicio de Gestión de cuentas de trading que nos contacte, espere retornos mensuales (lo cual ya es un error) de 5%, 10% o incluso cifras tan increíbles como 100% mensuales de retorno.

Sin duda es mucho más difícil que un interesado llegue esperando un 10% o 12% anual que un 100% mensual. Muchísimo más difícil.

Sin sentido común…


Siempre me tomo el tiempo de explicarles a estas personas que si alguien pudiese hacer un 100% mensual, con tan sólo $500.- USD, reinvirtiendo sus beneficios cada mes, se convertiría en la persona más rica del planeta en tan sólo 18 meses (1 año y medio), superando fortunas como la de Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Carlos Slim, Bill Gates, Elon Musk, Amancio Ortega y del que le ocurriera.

¿Cómo puede tener sentido eso? Que tan sólo invirtiendo $500.- dólares en menos de 2 años alguien pueda lograr tal fortuna. Eso que suena tan absurdo es realmente lo que en el fondo la mayoría de las personas interesadas en invertir o en búsqueda de un Gestor espera obtener.

Bien dice el sabio dicho que; “El sentido común es el menos común de los sentidos”.

La comida perfecta del estafador…


Luego de darme unos minutos para explicarles amablemente a todas estas personas que si eso fuese posible (obtener tales retornos), ningún Gestor perdería el tiempo trabajando con capital de terceros ya que todos estarían “peleándose” los primeros puestos de la revista Forbes partiendo desde su propio capital (a priori cualquiera en Latinoamérica puede conseguirse $500 USD como capital inicial).

De aquí se crea un caldo de cultivo perfecto para que el principal menú de la cena del estafador sea un incauto inversionista ansioso (y codicioso, hay que decirlo) por obtener retornos mágicos. Como dijo un día una buena amiga (Joselyn Quintero de “ArmoníaF”) “Cada codicioso tiene a su propio estafador esperándolo”.

El estafador en el sector de las finanzas suele tener cierto conocimiento en el área, al menos el necesario como para tener una verborrea lo suficientemente “compleja” (o al menos en apariencia) para que un novato inversor quede sorprendido de la “expertis” del mismo y junto con su capital, su codicia y el exceso de prisa en hacer mucho dinero, se convierta en ese pollo que el estafador esperaba poner en el horno que ya tenía previamente preparado sabiendo que de algún lado saldría, porque codiciosos con ignorancia financiera, hay siempre, en todos lados, así lo ha demostrado la historia.

Prefieren creerle al estafador…


Aquí termina con la guinda del pastel. Mucha gente que he conocido, termina siendo estafada no antes, sino DESPUÉS de que les cuento la verdad, la realidad de que no es posible garantizarles rendimiento alguno ni mucho menos si son altos. Esta gente, termina luego, optando por servicios de Gestión que son literalmente burdas estafas que ofrecen 100% incluso cada tres días.

¿Cómo es posible que después de asesorarlos y explicarles que no es posible, aún así terminen siendo estafados?


La respuesta merece de un análisis profesional importante y no me las quiero dar de psicólogo porque claramente no lo soy. Sin embargo a modo de experiencia, puedo sacar de rápida conclusión que es tanta la codicia y la ilusión (una extraña mezcla de ambas cosas) que esta gente incauta termina cayendo ante las garras inescrupulosas de los estafadores que los acechan e invierten ahí todos sus ahorros. Incluso, mucho peor, son inducidos a tomar créditos, vender bienes, etc… Para que puedan ser exprimidos hasta el último dólar y luego perderlo todo para ya no poder recuperar nada ya que justamente cuando todo el dinero se puso ahí, resulta que la inversión salió “mal” (que mala suerte) y que para recuperar, se necesita invertir más (por favor, no caer en esto, porque es una trampa que utilizan los estafadores para sacar más dinero a sus víctimas)…

Perderlo todo después de un “- Te lo dije..”


Después de un tiempo, estas personas que pensé que simplemente habían optado por no invertir porque comprendieron (según mi inocencia) que no era posible obtener esos altos retornos “garantizados” y se enfocaron en otro tipo de actividades, terminan regresando a mí pero para contarme su desgracia. ¡Que han sido estafadas!.

Literalmente he perdido la cuenta de la cantidad de personas que luego de haberlas asesorado GRATUITAMENTE acerca de la realidad de los retornos de los mercados, de la incapacidad de poder ver el futuro y de todo ello, regresan tiempo después para contarme que a pesar de todo lo que les expliqué, metieron su dinero con una empresa o Gestor que SÍ les ofreció lo que ellos inicialmente buscaban conmigo en cuanto a niveles de retorno de su inversión (y que se llevaron la decepción de realidad cuando les hablé de cómo eran realmente las cosas).

Mi incomprensión al principio era descomunal pero a medida que pasan los años y los casos se repiten (diferentes personas y países, pero es exactamente lo mismo), ya no me sorprendo, tristemente, ya no me sorprendo.

Siempre luego de que me cuentan lo sucedido, les pregunto ¿por qué tomaron la decisión de invertir sabiendo todo lo que le conté? y la respuesta se repite. Les terminaron creyendo más a los estafadores ya que tal vez yo era un perdedor que no sabía tanto como el estafador que les volvió a dar vida a la ilusión de que saldrían con un Lamborghini desde su cochera en poco tiempo comenzando con $500 dólares si decidían invertir con ellos.

Es tanta la ilusión que los estafadores les despiertan a estas personas que prefieren tomar el riesgo y creerles por sobre el pesimista y perdedor tipo que antes les había dicho que nada era garantizado y que no esperaran mucho retorno del mercado.

Lo más preocupante es que no todos pierden tan solo $500.- USD. Sino que hablamos de cifras que pueden ser realmente preocupantes para economías familiares. He sido testigo de conflictos enormes donde entre toda la familia terminan perdiendo su patrimonio, gente estafada por cientos de miles de dólares y en latinoamérica. Gente que ha “quemado” herencias, que se ha endeudado en bancos, etc… Todo por preferir dejarse llevar por la dulzura de la ilusión de un canto de una sirena llamada estafador.

Necesito recuperar…


Luego de que me cuentan su historia y que dicho sea de paso, sufro con cada nueva palabra que me van narrando, me encuentro en muchas ocasiones con la sorpresa de que vuelven a mi no para simplemente contarme lo sucedido (lo cual agradezco para tener feedback), sino que esperan que de alguna manera mágica, que ni el mismo Mesías podría hacerlo, yo les recupere todo lo perdido y aún con una inversión menor a la inicial (porque ya los desplumaron). Esto es algo más que increíble pero realmente sucede a menudo.

La desesperación por los fondos perdidos hacen que busquen desesperadamente la forma de recuperarlos y ahí viene la otra noticia… Las pérdidas por lo general son tan grandes, que son casi imposibles de recuperar en el mercado y en el caso de que sea posible, los tiempos estimados son años o incluso décadas siempre y cuando todo salga bien…

Conclusión


Es impresionante cómo todos los meses en Rankia nos encontramos con nuevas estafas tipo piramidal o sistemas Ponzi, etc… Donde la gente sigue cayendo a pesar de la gran cantidad de información. De hecho una misma persona puede caer en el mismo esquema varias veces sólo con distinto nombre o “producto”. ¿Cómo puede suceder esto?. Pues hay quienes deciden cegarse tanto a la ilusión de que esta vez SI sea verdad lo que les lleva a meterse una y otra vez como una especie de jugador compulsivo que pretende ganarle al casino. Esto termina siendo un festín de oportunidades para los miles de estafadores que van apareciendo como plagas por todos lados y hoy amparados y potenciados por el alcance del Internet y principalmente de las redes sociales.

Los estafadores saben que tienen “demanda” de sus ilusiones y están listos para tener la mejor “oferta” para que los incautos pongan todos sus sueños y dólares en sus manos.

Realmente es triste decirlo pero muchos… Buscan ser estafados. Por favor, no seáis de esos y con ello, habrá valido la pena el tiempo dedicado en redactar este artículo.  

¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • Bolsa
  • Trading
  • inversión
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!