Rankia Chile Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Portafolio 60:40, ¿estás listo para invertir?

EDITOR's CHOICE
"¿Cómo venís atravesando este año tan turbulento en materia de inversiones?"

"Sabés que la ví venir clarito a fin de año. Vendí todas mis posiciones en acciones porque las valuaciones no tenían sentido. Toda la liquidez la invertí en los activos más seguros del mundo (Bonos del Tesoro estadounidense). Diez meses después, llevo perdiendo un 12%. ¿Podés creerlo?"


Lo anterior no es una escena de ciencia ficción. Tampoco inventada. Es el diálogo que tuve con un amigo apenas dos semanas atrás. Me pareció importante traerla al centro de esta columna ya que es lo más representativo de la situación de los mercados en este 2022.

Ya a las puertas del undécimo mes del año, hasta el momento no hubo lugar donde esconderse para proteger el capital. Tanto las acciones como los bonos han bajado considerablemente haciendo tambalear fuertemente el cimiento de la estrategia del Portafolio 60 / 40.

Para quienes no están muy familiarizados con dicho mecanismo de inversión, el mismo consistente en dividir la cartera en de inversiones 60% en acciones y 40% en bonos. Manteniendo esas proporciones a lo largo de los años, este portafolio logró un rendimiento anual promedio de 7,86% en durante los últimas 3 décadas (hasta el 2021).

La lógica detrás de esto es que existe una correlación negativa histórica entre las acciones y los bonos. En los años en que generalmente las primeras tienen un retorno positivo importante, los bonos no lo hacen tan bien (los inversores toman más riesgos en un escenario de mayor confianza y optimismo). Por el contrario, cuando cambia el ciclo económico y las acciones caen, los bonos tienden a tener una performance positiva, compensando las bajas en la renta variable (los inversores se vuelven más aversos al riesgo, venden acciones y se refugian en bonos).

Así, muchos inversores que no desean hacer una gran rotación de la cartera y no se desesperan por llevar adelante el market timing, descansan en esta estrategia.

Este año, la estrategia en cuestión viene siendo fuertemente cuestionada. Las acciones caen cerca de 25% en promedio (cuando tomamos el S&P 500 y el Nasdaq), pero también los bonos están fuertemente bajo presión: han tenido la peor performance anual histórica, con una baja en torno a 15%.

¿La razón?

La lucha contra la inflación que están llevando adelante los bancos centrales, con la Reserva Federal liderando este proceso. Luego de estar muy pasivos en términos de su política monetaria, las autoridades monetarias globales intentan retomar el protagonismo y dejar de correr a la inflación de atrás.

Este proceso ha sido (y todavía lo es) muy doloroso en términos de destrucción de riqueza financiera. Considerando la caída de acciones y bonos alrededor del mundo han desaparecido más de USD 92 billones (trillones americanos) de los mercados mundiales.

El vaso medio lleno

En este contexto de gran incertidumbre es difícil pensar en invertir. Los miedos y el pesimismo se apoderan del inversor y se acorta al máximo el horizonte temporal en la toma de decisiones.

Sin embargo, existen algunas razones para ser un inversor contrario:

  1. Estamos ante una inminente recesión global que debe ser la más anunciada de la historia moderna. Absolutamente todas las voces imperantes hablan de recesión y en lo único que se difiere es el timing (cuándo ocurrirá).
  2. La gran mayoría de los inversores minoristas han salido del mercado, asumiendo las pérdidas y jurando que no regresarán a comprar más acciones por mucho tiempo.
  3. El nivel de apalancamiento entre los inversores (tomar deuda para comprar más activos de riesgo) está bajando a medida que caen los mercados y aumenta el costo de dicho financiamiento.
  4. Finalmente, estamos viendo a diario reportes de grandes bancos de inversión rebajando sus recomendaciones sobre la renta variable en virtud de la caída de las ganancias corporativas que se espera para los próximos trimestres.
Claramente que son todas noticias negativas, pero una gran cantidad de ese pesimismo ya está en los precios de los activos actuales. Con esto no quiero decir que hay que abalanzarse de lleno en las acciones, pero claramente comienzan a verificarse atractivos puntos de entrada para quienes tienen una estrategia de largo plazo.

En paralelo, donde no tengo demasiadas dudas es en la renta fija hoy. En este aspecto sí debemos ver el vaso medio lleno de la situación actual. Hace dos años, un bono corporativo grado de inversión o mismo un bono del Tesoro de Estados Unidos rendían menos del 2%. Hoy ya podemos ver tasas de retorno anuales del 6% y 4,5% respectivamente.

Si pensamos que la inflación empezará a descomprimirse y que podemos volver a niveles más sustentables, entonces mirar esos retornos en los bonos no está nada mal. Mi preferencia, en este caso, está en los bonos corporativos grado de inversión de empresas estadounidenses.

Más aún, si consideramos la historia, después de semejantes caídas en la estrategia Portfolio 60 / 40, los retornos 12 a 18 meses después han sido de dos dígitos. Si bien es cierto que retorno pasados no garantizan rendimientos futuros, los datos juegan a tu favor.

Entonces, ¿estás listo para invertir?

Aprendiendo en los mercados,
Diego Martínez Burzaco
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • Bolsa
  • Renta fija
  • acciones
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!