blog Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

El gran riesgo para la economía según el BCE; el gran riesgo es el BCE

Dudo mucho que exista alguna persona que se sorprenda si comienzo un post explicando que los bancos centrales de todo el mundo (y en particular el BCE) están especialmente interesados en que los sueldos siempre (incluso cuando exista deflación) se contengan o bajen. Es también notorio y evidente que buscan siempre inflación reducida. En muchos post he explicado como el BCE interviene cada vez que baja el petróleo (por ejemplo); además la semana pasada nos hemos encontrado con unas declaraciones del BCE calificando la bajada de los precios de petróleo como un elemento que nos puede llevar al desastre y prometiendo que hará lo posible por evitarla.

Los bancos centrales (ajenos a todo control por parte de los ciudadanos corrientes y molientes, pero no a las influencias de determinados grupos de interés) atesoran el poder suficiente para decidir qué se hace y que no; qué país puede subsistir y cual no, y en qué se puede gastar el dinero o en qué no. En definitiva, los bancos centrales dictan las políticas monetarias (que son una parte clave de la política económica, que a su vez está totalmente condicionada por aquellas).

Si unimos estas afirmaciones (de las que absolutamente nadie se podrá sorprender) es fácil extraer una primera conclusión: Hace falta entrenar mucho para sorprenderse de que nos encontremos con un problema de distribución de la renta. Ahorraré la calificación para aquellos que aun hoy directamente niegan que este problema exista (tendría que poner esta página sólo para mayores de edad e igual me encuentro con problemas con la ley mordaza). Si desde el Banco Central Europeo se va a hacer lo necesario (y se va a imponer a los gobiernos que hagan lo necesario) para que los sueldos bajen y que el precio del petróleo suba se está haciendo lo necesario para que la mayoría de los ciudadanos de todos los países empeoren y unos pocos ganen.

Pero hay otro punto, también muy evidente, que se debería tener en cuenta: Resulta que Europa no es un lugar que destaque por la disponibilidad de barriles de petróleo.  Este pequeño matiz (espero que conocido por el BCE cuando se plantea hacer lo posible porque su precio suba) hace que debamos concluir que el encargado de la política monetaria europea trata de incrementar el precio por aquel recurso que hemos de pagar los ciudadanos, mientras trate de reducir el coste de otro recurso (este sí muy abundante en Europa): el trabajo. Por si no me explico bien, la obsesión del Banco Central Europeo está en destrozar a los ciudadanos europeos (devaluando lo que pueden ofrecer) para salvar a los que tengan los derechos de un recurso que no tenemos en Europa. Aquel que lea que el BCE hará lo posible por salvar a la economía debe entender que el BCE destrozará la economía para salvar a determinados actores en los mercados financieros (banca de inversión); y aquellos que estén en el sector financiero deberán entender que el plan de cargarse la economía para salvar al sector financiero chocará siempre con la realidad de que el sistema financiero sin economía a la que financiar nunca tendrá sentido.

Pero el razonamiento no debe finalizar aquí; una vez que tenemos claro que la obsesión pasa por unas medidas que destrozan a los trabajadores (por el lado de los ingresos) y a los consumidores (por el lado de los gastos) y una vez que todos entendamos que esto hunde a la clase media para salvar a los mercados financieros (trasladando al exterior el grueso de los beneficios y dejándonos los costes) debemos hacernos la pregunta de qué pasa con las empresas.

Pues optando por medidas que dejan sin clientes a las empresas que tratan de hacer llegar valor añadido al conjunto de la sociedad, lo que están provocando es un beneficio al modelo de los negocios chinos. Lo que están consiguiendo con su obsesión para que suban de precio las materias primas (escasas también en Europa) es un incremento de costes para todo el que pretenda producir algo.

De repente no estamos en una discusión entre los defensores del proteccionismo de los intereses propios y los defensores de no intervenir; el Banco Central Europeo aparentemente interviene para defender la economía de los países que tienen materias primas frente a las industrias europeas que las usan. Y esto es una locura; si por la razón que sea, las empresas europeas tienen acceso a materias primas más baratas: ¿por qué vas a hacer o desear lo que sea para que esto no ocurra?

La explicación es sencilla y entronca con la situación en China. Al Banco Central Europeo le importa un pimiento la economía; no se fija en los intereses y en la situación de los países y es completamente ajeno a toda actividad que conlleva las inherentes molestias a comprar materias primas, contratar trabajadores, innovar, producir y vender a los consumidores.

Lo único que interesa es salvar a los que controlan las materias primas y a los que han invertido el capital en donde sea. ¿Cómo no se va a hacer lo posible y lo imposible por salvar a China cuando los mercados financieros están perdiendo allí mucho dinero?

Curiosamente los mismos que no miran o niegan los problemas de redistribución a los que aludía al principio del post no miran o niegan los costes que van a tener para nosotros los riesgos que nos muestra el BCE: la caída del petróleo y la situación en China. ¿Cuántas veces hemos leído que la bajada del petróleo era buena y que lo de China no nos va a afectar?

Hemos leído también estos días que en la bolsa china están atrapados millones de ciudadanos con sus pequeños ahorros, pero ¿de verdad es esto lo que importa a los inversores occidentales?

La realidad es simple; todo se reduce en salvar a los mercados financieros; no importa ni China, ni importa el petróleo, ni tan siquiera los supuestos riesgos para la economía (española, europea o la que sea). Tan sólo importa que los activos de la banca de inversión (de donde sea) no pierdan valor. Lo que nos lleva a una pregunta inevitable que todos debemos hacernos:

En una situación de tipos de interés bajos en todo el mundo, con caídas o incrementos muy moderados del crédito concedido, con caídas significativas en los precios de las materias primas y los activos en mercados emergentes (que ofrecen alta rentabilidad) con valor decreciente y denominados en monedas que se están devaluando y en el que los bancos centrales están comprando todos los títulos que ofrecen rentabilidad porque no se intercambian en el mercado ¿de dónde saca el sector financiero sus rendimientos?

  1. #1

    Cambioyev

    Lo que lleva a otra pregunta: ¿Cómo va a pagar el sector financiero los rendimientos futuros a sus depositantes?

  2. #2

    Cgioia

    ¿No se supone que el mandato del BCE es controlar la inflacción manteniéndola en en entorno del 2%, y evitar la deflacción? Si es así, una bajada de las materias primas, incluido el petróleo, agitaría el fantasma de la deflacción. Así, el BCE estaría atendiendo a su misión principal tratando de contener la caída de precios.
    OJO, no estoy diciendo que me parezca correcta su actuación, sino simplemente que existe alguna posibilidad de que se estén ciñendo a su objetivo y que no actúan así por algún interés oculto.

    ¡Y yo que pensaba que era nuestro gobierno quien estaba conteniendo la bajada de los carburantes acordándolo con el oligopolio energético a cambio de mayores beneficios y futuros sillones en los consejos de administración!

  3. #3

    dilbert

    Un gran artículo. Los bancos centrales se han convertido en monstruos fuera del control democrático, del conocimiento de los políticos y totalmente oscuros para la sociedad. Por supuesto, todas sus intervenciones son 'para que el dinero llegue a la economía real' y para 'estimular la creación de empleo', pero si uno se fija en lo que hacen y no lo que dicen, y los resultados de sus acciones, se comprueba que solamente se preocupan de sostener el sistema financiero y la gran banca. ESA es su única función, y para eso ponen a banqueros privados como Draghi.

    ¿Qué podemos hacer? Pues reformar el sistema monetario según las propuestas de Dinero Positivo, y eliminar los bancos centrales. Pero los políticos o están en la inopia, o están comprados.

Autor del blog
  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo