Este contenido tiene más de 3 años

El comercio ha sido parte de la vida cotidiana de la gente desde tiempos prehistóricos. La gente aprendió a intercambiar bienes para cubrir sus necesidades. Algunos productos eran fáciles de comerciar, mientras que otros eran más difíciles. Sin embargo, los metales como el oro y la plata siempre estuvieron en la parte superior de la lista de los productos más buscados para el comercio.

Desde entonces y con el paso de los años, los mercados han cambiado radicalmente con la introducción de nuevos productos y reglas comerciales. A pesar de la evolución del mercado, algunos principios básicos se han mantenido igual y se pueden identificar fácilmente en todos los aspectos de las actividades financieras. Las leyes de mercado de la oferta y la demanda que determinan los precios siguen vigentes y afectan la forma en que funciona el mercado. El comercio no es una tarea fácil ya que los mercados se han vuelto muy complejos y han aumentado los riesgos de perder fondos en el proceso. Sin embargo, hay algunas reglas básicas que los nuevos operadores deberían tener en cuenta que podrían ayudarlos a mejorar.

3 cosas a considerar antes de comenzar a operar

 

La educación juega un papel importante

Los operadores principiantes no solo se enfrentan a mercados volátiles, sino también a su inexperiencia, lo que los puede poner en desventaja en comparación con los operadores más experimentados. La experiencia no se puede comprar, pero la educación podría actuar como contramedida. Los operadores principiantes deben desarrollar su conocimiento sobre los productos y las clases de activos en los que están interesados. Gracias a Internet, los libros no son la única forma de hacerlo. Los operadores podrían usar Internet para buscar información sobre divisas, productos básicos, acciones, índices y bonos.

Los comerciantes también tienen la oportunidad de ver seminarios web preparados por especialistas del mercado, asistir a seminarios y leer libros electrónicos en sus dispositivos móviles. Algunos corredores prestan especial atención a la educación de sus clientes, proporcionándoles todo el material educativo necesario para ayudarlos a comprender los riesgos de comercializar productos apalancados complejos, por ejemplo, Forex y CFDs (Contratos por diferencia). Tener una idea acerca de la naturaleza y las condiciones del mercado ayudará a los principiantes a diseñar una estrategia adecuada.

 

Hacer un plan antes de comenzar a operar

Una buena decisión comercial podría resultar beneficiosa para el comerciante, pero el comercio también podría infligir pérdidas en el presupuesto de un comerciante. Los comerciantes experimentados dicen que tener un plan y seguirlo sin cambiarlo a menudo debe estar en la parte superior de la agenda para cada operador principiante. Independientemente de si se trata de divisas, materias primas, bonos o acciones, el operador debería haber preparado una estrategia que debería seguir con coherencia. Tener una estrategia significa que sus acciones no están dictadas por los sentimientos o el sentimiento general del mercado, sino que se basan en el conocimiento y objetivos claros.

 

Gestión de riesgos y planes de contingencia

El comercio de productos complejos y apalancados, tales como FX y CFD que se negocian con margen, es una tarea que implica un riesgo. La complejidad y la volatilidad de estos productos podrían llevar a los operadores a perder capital si el mercado se mueve en contra de sus predicciones. Comprender los riesgos involucrados debe ser el objetivo principal para el comerciante principiante. La gestión del riesgo también es una parte muy importante de una estrategia comercial. Los operadores solo deberían invertir fondos que les resulte cómodo perder en caso de que el mercado se mueva de una manera no beneficiosa.

Para reducir los riesgos, los operadores a menudo invierten en múltiples clases de activos. Difundir el riesgo puede funcionar como una salvaguarda para la cartera de un comerciante, pero no lo niega. El uso de las órdenes Stop Loss y Take Profit también puede minimizar el riesgo de negociación pero, una vez más, no lo elimina. Un comerciante principiante también debe buscar un corredor totalmente regulado que le proporcione la protección necesaria, como la protección del saldo negativo. Si la protección del saldo negativo no está en su lugar, esto podría significar que si una posición apalancada se deteriora rápidamente, como a través de un pico de precios, un cliente que empleó apalancamiento teóricamente puede tener un patrimonio negativo en su posición o cuenta. Sin embargo, algunos corredores proporcionan protección de saldo negativo para sus clientes, lo que significa que los clientes nunca pueden perder más que su cantidad total de depósitos.

 

Síguenos desde este canal para recibir más artículos de interés

Autor, Erick Segura

Ponente especializado en Mercados Financieros

Analista en STO | Trading. Inspirado.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!