Rankia Chile Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Beneficios de pagar con tarjeta de crédito

Beneficios de pagar con tarjeta de crédito

Uno de los productos más relevantes que ofrecen los bancos y otras entidades financieras desde hace décadas es la tarjeta de crédito, un objeto plástico rectangular de dimensiones estandarizadas que no puede faltar al interior de la billetera. Día a día, incluso pareciera ser que este se ha ido convirtiendo en un mecanismo que se adecúa más y más a la forma de vida contemporánea. 

La tarjeta de crédito nació como un beneficio bancario para un grupo selecto de la cartera de clientes, a quienes se les daba la opción de pagar periódicamente sus gastos acumulados, mas sin extraer recursos de la cuenta en el momento de la transacción y, normalmente, sin considerar intereses por aquello. En definitiva, esta modalidad, en términos simples, consiste un préstamo monetario que realiza la institución, en cuanto el dinero que se utiliza en el momento de la operación es asumido por esta y no proviene de la cuenta corriente.  

Otra importante utilidad que tiene es la posibilidad de financiar un producto o servicio en cuotas. Esto es algo que, sin lugar a duda, puede resultar muy conveniente y entregar acceso a un consumo que se puede hacer más liviano. Esto, se suma a que muchas veces, al pagar con un determinado tipo de tarjeta, se pueden obtener descuentos. 

Asimismo, el ir acumulando millas para viajar o puntos que se pueden canjear en diversos productos es otro de los grandes atributos que tiene el pago con tarjetas de crédito. En el caso de las millas, hay clientes de los bancos que incluso han sido capaces de pagar la totalidad del valor de un pasaje aéreo y su estadía en otro país con estas. Las asistencias o seguros también asoman como una de las más atractivas virtudes que brinda.

No obstante, cabe destacar que, si bien la usar este tipo de producto cuenta con diversas ventajas, también puede presentar una serie de riesgos, en la medida que no se use con la responsabilidad debida. 

Uno de los potenciales problemas que se pueden generar es, ciertamente, el no darse cuenta cuánto se está gastando y llegar a acumular un monto muy alto de deuda para el período siguiente; mientras que al realizar pagos con efectivo o con débito, resulta más evidente el desembolso y se puede visualizar de manera inmediata la disminución en la cifra restante en la cuenta. Para evitar este tipo de situación se sugiere llevar un monitoreo diario o semanal de lo que se ha facturado, para así no pasarse a la línea de crédito, que sí podría significar el pago de intereses y un perjuicio económico no menor. 

Otra complicación que suele presentarse es que algunas personas comienzan a asumir ciertas compras con dinero que en realidad no tienen, lo cual los lleva a posicionarse como morosos y complicar su escenario como clientes del banco; por esto, el llamado es a la responsabilidad. 

Además, resulta pertinente mencionar que el sistema financiero evalúa el comportamiento y es fundamental hacer los pagos a tiempos, ante lo cual la entidad financiera puede ofrecer mayores beneficios a futuro, como, por ejemplo, entregar un mayor cupo de este instrumento, lo cual puede ser útil para poder adquirir bienes o servicios de mayor valor. Inclusive, al alcanzar un cupo de mayor contundencia, se puede optar a vehículos, terrenos u otras compras de mayor magnitud mediante el uso de la tarjeta. 

Por otra parte, en esta misma línea, si el usuario no paga el monto facturado por el plástico en un mes, es probable que comience a generar un porcentaje de intereses, lo cual hará que el valor final a cancelar se vea incrementado. 

Cotidianamente, muchas personas optan por hacer uso de la tarjeta de débito, e incluso del efectivo, lo cual puede resultar a primera vista, una forma simplificada de enfrentar las transacciones y movimientos que se realizan mes a mes. Entendiendo los beneficios y la forma de operar de otros instrumentos, se podría migrar perfectamente al crédito, sin asumir ninguna clase de riesgo; más bien al contrario, una evolución a algo más sofisticado. 

Actualmente, también se han desarrollado de manera notable durante los últimos años, la opción de ingresar el número de serie de la tarjeta de crédito a aplicaciones internacionales correspondientes a confiables y prestigiosos comercios, en los cuales se puede llevar a cabo una compra sin siquiera tener que digitar la clave secreta o efectuar trámites, haciendo así, más sencillo el proceso y convirtiendo el medio de pago en una facilidad digna de destacar. 

En síntesis, la tarjeta de crédito es un instrumento que, si bien muchas veces pareciera contemplar una serie de complejidades, es en realidad, una posibilidad financiera que otorga muchas ventajas. El efectivo ya cada vez es menos utilizado, por temas de seguridad, mientras que la tarjeta de debido, que es el equivalente virtual, queda al debe en cuanto al posicionamiento que genera al cliente en su entidad bancaria y no reporta mayores beneficios. 

La tarjeta de crédito es una opción que, no solo se ha ido popularizando, sino que en la medida que se use de buena forma, puede pasar a ser un excelente compañero y un aporte a la salud financiera. 

Simulador de tarjetas
  • Te ofrecemos los mejores resultados en base a tus respuestas
  • Te haremos preguntas sobre la tarjeta que quieres solicitar
  • Rellena nuestro cuestionario en menos de 2 minutos
  • Tarjetas
  • Tarjetas de crédito
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Simula y elige tu tarjeta