¿Qué se necesita para postular a un crédito hipotecario?

¿Qué se necesita para postular a un crédito hipotecario?

Los créditos hipotecarios son préstamos otorgados por entidades financieras para la compra o ampliación de una vivienda, departamento o local comercial. Permiten obtener de un 80 a 90 % de financiamiento necesario y ofrecen plazos de pago entre 20 y 30 años. El cliente también puede obtener periodos de gracia que van de uno a 6 meses. Las tasas de interés de estas modalidades crediticias pueden variar.

Conozcamos a continuación cómo es el proceso de solicitud de crédito, cuáles son los requisitos que debe consignar el solicitante y otros datos de interés.

Postular a crédito hipotecario
Postular a crédito hipotecario


¿Cuáles son los requisitos generales?

Los recaudos que solicitan las entidades bancarias varían de acuerdo a la modalidad elegida y otros factores. Sin embargo, los requisitos generales son los siguientes:

  • Edad mínima: El solicitante debe ser mayor de 18 años. 
  • Nacionalidad: Debes ser chileno o extranjero con residencia definitiva. 
  • Antecedentes: El cliente debe tener antecedentes comerciales positivos y no presentar deudas ni protestos vigentes. 
  • Ahorros: Como los bancos en general no aportan un crédito hipotecario que financie el 100 % del costo del inmueble, el cliente debe tener dinero para abonar el pie. Suelen otorgar hasta el 80 % de lo que cuesta el inmueble o más si el cliente tiene ingresos más altos. 
  • Antigüedad laboral: Algunos bancos solicitan una antigüedad laboral de 6 meses y otros de un año. El plazo exigido de inicio de actividades en el caso de los independientes también es de un año. 
  • Sueldo: Las cuotas a pagar deben ser menores del 25 % del ingreso líquido del solicitante. 
  • Cédula de identidad vigente y comprobante de domicilio. 
  • Otros documentos: Algunos bancos solicitan acreditación de estado civil.

El banco, además, tasará la propiedad y podrá pedir recaudos adicionales una vez que lo haga.

Una vez seleccionada la propiedad, tasado el inmueble y realizada la inspección técnica, el cliente puede proceder a la compra. Para ello, son necesarios dos requisitos: el contrato de compraventa y la inscripción ante las autoridades.

Un abogado se encarga de redactarlo y debe ser firmado ante notario público, que emite las copias oficiales, necesarias para los trámites del inmueble en el Conservador de Bienes Raíces (CBR). Para obtener el dominio o ser dueño del inmueble, el cliente debe inscribir el acuerdo en el CBR. Veremos esto en detalle más adelante.

Esta imagen del Banco de Chile nos muestra los requisitos que solicita el banco para los créditos hipotecarios que ofrece en sus diversas modalidades (una vez que se ha preaprobado el crédito):



Esos recaudos suelen recopilarse en 15 días. Es posible que se requieran otros documentos de acuerdo al banco.

Conozcamos ahora cómo es el proceso de compra de un inmueble mediante la solicitud de un crédito hipotecario.

Pasos para la compra mediante la solicitud de un crédito hipotecario

Una vez que el cliente ha postulado por un crédito hipotecario para la compra de una vivienda o terreno, este pasa por el siguiente proceso:

Preaprobación del  crédito

La preaprobación de un crédito dependerá completamente del sueldo, activos y deudas del cliente.

En esta etapa, el cliente debe contactar la entidad financiera de su preferencia para cotizar las opciones de créditos hipotecarios y conocer los requisitos necesarios, las tasas de interés y las condiciones del préstamo. En este sentido, algunos bancos ofrecen en sus páginas de internet simuladores de crédito y formularios que el cliente puede completar para obtener más detalles sobre estas modalidades de financiamiento.

Si el préstamo ya fue aprobado comercialmente, lo que sigue es la gestión de la tasación de la propiedad y el estudio de títulos. En esta etapa los bancos solicitan completar y suscribir documentos como la solicitud de crédito y la declaración personal de salud. Adicionalmente es necesaria la escritura de la propiedad y los antecedentes legales. Algunas entidades financieras ofrecen servicios de gestoría para este trámite, que debe ser pagado por el solicitante.

Elección de proyecto

En este caso, el cliente elige una propiedad que se adecúe a sus necesidades, tomando en cuenta variables como: acceso a servicios públicos, ubicación estratégica, tamaño de la vivienda o departamento, posibles refacciones que haya que hacer, entre otros factores.

Reserva

En esta etapa, el cliente debe acudir a la oficina de ventas del proyecto para solicitar información como forma de pago, los montos y plazos estipulados para el pago de las cuotas, entre otros. En este proceso es necesario pagar el adelanto de un monto como garantía. Este será descontado después del pie de la compra.

Firma de promesa de compraventa

Se trata de un contrato en el que el cliente y el vendedor se comprometen a realizar el acuerdo para pagar y entregar el inmueble. Además, se solicita el pago del pie, es decir, el porcentaje que la entidad financiera no va a pagar.

En algunos casos esta promesa puede firmarse luego de la preaprobación, lo que agiliza el proceso. Esto varía de acuerdo a las empresas responsables de los proyectos de construcción de viviendas

Aprobación del crédito y elección de la entidad financiera

En esta etapa, el banco vuelve a solicitar los recaudos que deban ser actualizados y la información vigente de la propiedad. Así puede evaluarla comercialmente y revisar los recaudos de esta para aprobar definitivamente el crédito. 

Escritura de compraventa

En esta etapa, la entidad bancaria hace el estudio de títulos y la tasación de la propiedad con el fin de redactar la escritura de compraventa. Este es el documento que establece quién es el propietario de una vivienda o departamento. Se trata de un proceso que puede tardar incluso ocho semanas, aunque en el caso de las viviendas nuevas tarda menos. 

Inscripción de la propiedad

En este paso se firma la escritura de compraventa en notaría y se remite al Conservador de Bienes Raíces para su inscripción. Una vez realizado el trámite, se entrega al cliente el título de dominio. Es el fin del proceso: el cliente ya es dueño de su vivienda. 

 

Para concluir, es importante recordar que todos los documentos de la propiedad deben estar vigentes.  Por ello, es importante que el cliente pueda investigar por su cuenta sobre esta.

También es importante tomar en cuenta que luego de la inscripción, si una de las partes se retracta recibirá una multa por incumplimiento.

Por último, es recomendable asesorarse con un experto y contactar al banco en caso de dudas para encontrar la propiedad adecuada, redactar apropiadamente todos los documentos y resolver cualquier duda sobre alguno de los trámites legales.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!