Rankia Chile
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Blog La macroeconomía al descubierto.

Analizando las contradicciones del mercado

Etiqueta "QE": 7 resultados

Una oportunidad histórica

Todos los modelos económicos con el tiempo se convierten en híbridos. EE.UU. hoy en día no representa el capitalismo puro. De hecho, en ninguna parte del mundo hay lugar para el capitalismo puro, no regulado.

Lloyd Blankfein, CEO de Goldman Sachs

Pues sí, es una verdadera lástima. Hoy en día ir de “liberal” por la vida es una cosa tan utópica como en su momento lo fue el comunismo o el anarquismo. Pero eso es lo que pasa cuando el Estado mete sus manazas en todo e intenta controlar cualquier esfera de la vida pública. Hubo una época dorada, no hace tanto, en el que las grandes corporaciones luchaban a cara de perro por su cuota de mercado. No es que los políticos de entonces fueran mejores o peores que los actuales, pero había cierto laissez faire en los asuntos de la economía. Y sobre todo, los banqueros centrales no iban de superestrellas ni sus acciones tenían la repercusión mediática de ahora.   Leer más

Sociedades Estacionarias

Hoy se trata del petróleo, ¿verdad? Dentro de 10 o 15 años será la comida, el plutonio, puede que incluso antes… ¿Qué cree usted que el país nos va a pedir que hagamos entonces? Pregúntele a la gente cuando empecemos a padecer escasez; cuando no haya calor en su hogar, cuando pasen frío, cuando la maquinaria de las fábricas se detenga, cuando los que jamás conocieron el hambre empiecen a padecerla…

                                                                                                                                        Diálogo final de la película Los tres días del Cóndor   Leer más

Los Dilemas de la FED

Vamos a cruzar el río tanteando las piedras

Deng Xiaoping (el líder reformista chino que abrió su país al Capitalismo global)

Antes de volver a los romanos voy a hacer un alto en el camino en mi blog para hablar de los cambios radicales que advierto en la política monetaria de Estados Unidos y de la Eurozona; que a buen seguro influirán en la evolución de las bolsas y en la economía en general. Por supuesto es mi opinión personal y podéis discrepar todo lo que queráis. Y si lo hacéis mucho mejor. El debate siempre es bueno. En cualquier caso ahí van mis reflexiones…

La Historia no se repite, pero rima

Desde que la Reserva Federal empezó a imprimir dinero hace ya unos cuántos años, sus dirigentes justificaron esa medida porque supuestamente iba a revitalizar el consumo y a facilitar la extensión del crédito por parte de los bancos. Sin embargo pasado el tiempo parece evidente que no han conseguido ni lo uno ni lo otro. La FED tiene 3 mandatos que cumplir: controlar los precios, reducir el paro y asegurar la sostenibilidad del sistema financiero. El primer objetivo lo han alcanzado con creces porque los precios están contenidos y todo Occidente se desliza lentamente hacia la deflación. En cambio han fracasado estrepitosamente en la tarea de generar empleo y en supervisar a las entidades financieras, hedge funds y demás actores de las finanzas que hacen y deshacen a su antojo sin ningún control  por parte de las autoridades regulatorias.   Leer más

QE, lo que la verdad esconde

Qué puedo decir… Lo siento, América. Como funcionario de la Reserva Federal me encargué del lanzamiento del primer programa para la compra de bonos o Quantitative Easing (QE), en apoyo de la economía real. Sin embargo, he venido a deciros lo que verdaderamente es: el mayor rescate financiero de la historia de Wall Street por la puerta de atrás.

                                                                                                                 Andrew Huszar, Confessions of a Quantitative Easer   Leer más

El primer jinete del Apocalipsis deflacionario: La Deuda

Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón. El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de la ira.

El libro del Apocalipsis de San Juan

El primer jinete del Apocalipsis deflacionario: La Deuda

 

Cuando observo las cuantías de las deudas de todo el bloque occidental, su escaso o nulo crecimiento y la tremenda espiral de gasto en que estamos metidos… me vienen a la mente las palabras de Marc Faber, de hace unos meses: “A veces estoy tan preocupado, que me tiraría por la ventana”; y también, “en el peor de los casos, en el fallo sistémico que creo ocurrirá, el oro todavía tendrá algún valor”. No está mal para quién predijo y se forró con el crash bursátil de 1987. Sólo que ahora -además de predecir el próximo crash de los mercados-, prevé una monumental crisis de deuda motivada por los impagos soberanos, que impactará de lleno en la economía mundial. Aunque no está solo; Jim Rogers, Terence Burnham, John Hussman y muchísimos más, piensan de un modo parecido.   Leer más

Burbujas por doquier

I see bubbles everywhere"
Bill Gross, CEO de Pimco, la mayor gestora de renta fija del mundo
 
Para todos los ahorradores del mundo, corren malos tiempos. Debido a la gravedad de la recesión, los estados han desempolvado los viejos manuales sobre Cómo esquilmar al ciudadano, que se usaron en épocas anteriores con tal de asegurar su supervivencia. Los políticos que nos gobiernan dicen que la subida de impuestos, los recortes sociales, la impresión de dinero o la caída de los tipos de interés –que daña especialmente a los ahorradores-, son medidas necesarias para desendeudarse y salir del atolladero. Y así es. Pero cuando uno ve que los recortes no afectan a la casta política ni a la hipertrofia de las instituciones del Estado, te entran todas las dudas. Piensa mal y acertarás… Será porque soy medio anarquista, no sé, pero creo que la actual ofensiva del gobierno responde también a su necesidad de conservación; pues cuando los políticos se sienten amenazados, luchan por su supervivencia como haría un gato panza arriba. 
 
El Estado puede ayudar, pero también puede ser un fenomenal obstáculo para el progreso. Los españoles lo sabemos muy bien... El rescate de la banca con dinero público a cuenta de nuestra deuda, no sólo empeña el futuro de las generaciones venideras, sino que contribuye al sostenimiento de unas instituciones zombies cuya existencia paraliza a toda la economía. Ni volverá el crédito, ni se le espera. Excepto para el gobierno, claro está; porque si tu me ayudas… yo te ayudo. Y mientras tanto, las pymes agonizan por la falta de crédito o bien lo pagan con intereses del 8 o 10%. Podrían haber reestructurado la banca como hicieron los suecos en los años 90; dejando que los accionistas y bonistas pagaran la factura… pero no, aquí se prefirió crear monstruos como Bankia, cuya salida a bolsa era un completo desastre desde el principio. Y si lo sabíamos en Rankia, ¿cómo no iban a saberlo en el gobierno?
 
Pero en todas partes cuecen habas. Y en Estados Unidos, también. Allí el crédito, tampoco está para echar cohetes. Pero a diferencia de España, los republicanos y demócratas han renunciado a la política económica en favor de la Reserva Federal, que hace y deshace según los humores de Bernanke. Todas las inyecciones de dinero proporcionadas por la FED se han estancado en la parte alta del sistema, para mayor gloria de los bancos, pero para el ciudadano común hay muy poca recompensa. La tasa de ahorro de los estadounidenses está casi tan mal como en 2007 –que fue la peor de la historia- y los ricos son más ricos y los pobres, más pobres. Los que reciben el dinero viven en un burbuja, pero el resto de los mortales la vida es mucho más dura… no es depresiva porque el Estado ayuda con el Medicare, los vales comida y el cobro de la prestación del paro. Pero ni eso está asegurado si, al final, los republicanos imponen sus directrices de recorte del gasto
 

Las Burbujas de la FED

 
Desde el comienzo de la crisis, la Reserva Federal ha intentado levantar la economía aplicando recetas keynesianas basadas en la expansión del gasto por parte del Estado. La teoría es simple; si la empresa privada no puede tirar del carro por su elevado endeudamiento… entonces tendrá que hacerlo el sector público a través de iniciativas que impulsen el desarrollo económico. De este modo se garantiza cierta demanda de bienes y servicios, que mantienen con vida el desarrollo e impiden que la sociedad entre en una espiral deflacionaria con recurrentes caídas de precios y aumento del paro. 
 
Como decía Keynes: hay que ahorrar en los tiempos de las vacas gordas y gastar en los de vacas flacas
 
Durante la Gran Depresión de los años 30 –que es cuando se estableció por primera vez ésta política-, la administración del presidente Roosevelt se endeudó para sufragar el gasto público y, cuando eso ya no fue suficiente, se incautó del oro de los ciudadanos y repatrió los capitales estadounidenses invertidos en el extranjero. La imposibilidad de imprimir dinero debido a la vigencia del Patrón-Oro, complicó la salida de la crisis… pero al final el gobierno se las ingenió para revitalizar el consumo y, con ello, crear un clima favorable para la inversión privada. 
 
Sin embargo hoy en día, las cosas son bastante diferentes. La FED ya no tiene las restricciones monetarias de antaño. Y tiene un plan: imprimir tanto dinero como sea necesario para hinchar el precio de los activos. Para que los bancos, aseguradoras y otras empresas que están muy endeudados, restauren artificialmente sus balances dañados por la crisis. Con la subida del precio de las acciones y del mercado inmobiliario y la caída de los tipos de interés, pretende crear un clima propicio para el desarrollo económico; que estimule las inversiones y la extensión del crédito, por parte de los bancos, que favorezca al consumo nacional. Aunque Bernanke diga lo contrario, está a favor de las burbujas. Ni le preocupan los riesgos inflacionarios de su política monetaria, ni escucha las quejas de los tenedores de bonos que invierten a largo plazo (que como en Japón, están perdiendo dinero cuando ajustan los intereses a la inflación). De momento, la administración Obama le respalda con medidas keynesianas complementarias que subvencionan el gasto de los ciudadanos, a cuenta del déficit del Estado
 
Para entender la situación actual, no hay nada como analizar las tres burbujas que están a punto de explotar.
 

Las Predilecciones de la FED

 

La Burbuja de la Renta Variable

 
La subida sostenida de las bolsas norteamericanas de los últimos 4 años –correcciones a la baja, incluidas-, pasará a la historia por su fuerza, euforia y duración. Las razones que impulsaron este movimiento son variadas; pero a nadie se le escapa que, sin la asistencia de la FED, los índices jamás hubieran alcanzado las cotas actuales. 
 
Las inyecciones periódicas de liquidez proporcionadas por la Reserva Federal a través de sus programas de Quantitative Easing (QE), han alimentado el rally bursátil desde marzo de 2009. Para parar el shock deflacionario causado por el estallido de la burbuja inmobiliaria, que amenazaba con convertirse en otra Gran Depresión, a Bernanke no le quedó otro remedio que subirse al “helicóptero” para regar con dólares hasta el último recodo de la economía estadounidense. Para evitar que el dinero se fuera por el desagüe, tuvo que comprar todo tipo de productos financieros; como bonos del Tesoro, vehículos respaldados por hipotecas e, incluso, pagarés de empresa. Todas estas compras pasaron a engrosar su balance y el dólar, ante tamaña inyección de liquidez, se devaluó. 
 
La devaluación del dólar se reflejó automáticamente en las bolsas y, como ha pasado con otros países que imprimen dinero (Argentina con el Merval, Japón con el Nikkei…), el precio de los activos se ajustó a la inflación. 
 
                   
 
 
La perseverancia de la FED en su papel de prestamista de última instancia, aunada a la aprensión del sector privado por invertir en una economía tocada por la crisis… desencadenó un proceso en el que el dinero se atesoraba o se invertía en lugares “seguros” que garantizaran el retorno del capital. Esta situación –todavía en curso-, benefició a las bolsas y perjudicó a la economía real; porque el crédito proporcionado por la Reserva Federal se quedó estancado en la parte alta del sistema.
 
nyse matched volume                    
 
La caída del volumen sugiere que ahora hay menos actores en el parqué; sobre todo por la desbandada de los inversores minoristas, cuyo hueco ha sido ocupado por los bancos, aseguradoras y hedge funds, apoyados por el Banco Central. Y a éstos se atribuye en 2012, la inyección de 500.000 millones de dólares en las bolsas USA. Semejante inversión seria más que suficiente para impulsar cualquier rally… pero es que además, éste se ha visto favorecido por 2 circunstancias más: 1) por la recompra de acciones por parte de las cotizadas; y 2) por los extraordinarios beneficios empresariales de los últimos años.
 
evolucion salarios                        
 
Así que tenemos a unas bolsas impulsadas por los QE, por los beneficios empresariales y por la demanda agregada de las cotizadas al comprar sus propias acciones… que son, precisamente, las razones que van a impulsar la caída de la renta variable. No puede ser de otra forma, porque la subida de los beneficios empresariales se va a frenar por el agravamiento de la recesión y la caída del consumo. Muchas compañías, como Wal Mart, McDonald’s o Coca-Cola, ya están vendiendo menos, porque la caída de los salarios está cogiendo velocidad de crucero (el último dato publicado, muestra la peor caída de los sueldos de toda la serie histórica… que arranca en 1947!). Tampoco ayuda que las cotizadas estén recomprando sus propias acciones, porque es una inversión que se pierde para la economía real y tiene claras implicaciones deflacionistas. Pero lo peor de todo, sin duda, va a ser la retirada de los estímulos de la FED; que como en Japón, está sometida a asedio por la reciente subida de los tipos de interés exigidos por el mercado.
 

La Burbuja de los Bonos

 
Desde que empezó la crisis, las autoridades monetarias han hecho todo lo posible por bajar los tipos de interés. Y lo han conseguido. El dinero nuevo creado por los QE, se ha utilizado para muchas cosas... pero sobre todo se ha usado para comprar deuda pública norteamericana. Actualmente la FED compra el 70% de los bonos que emite el Tesoro para financiar el déficit público del país. Proporciona una demanda brutal que el resto del mercado no puede o no quiere financiar… Siguiendo la lógica de la ley de la oferta y la demanda, los bonos sólo podían bajar su rentabilidad. 
 
La caída de la rentabilidad de la deuda pública tiene una parte buena y otra mala. La buena, es que mejora la financiación empresarial (porque ese descenso termina repercutiendo muy favorablemente en el sector privado) y contribuye al desapalancamiento de la economía. Y la parte mala, es que fastidia a los tenedores de bonos que van largo (a 5 o 10 años); porque la inflación generada por los QE, está por encima de los intereses que ofrece la deuda. Por eso no es de extrañar que Bill Gross y otros gestores de renta fija, se tiren de los pelos con estas medidas, porque el Estado repercute en los ahorradores un impuesto “en la sombra” que los hace perder dinero. A esto, Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart le han llamado Represión Financiera; un política que también han aplicado en Alemania, Francia, Holanda y que, por supuesto, también quieren implantar en España.
El problema de todo esto, es que casi todos los banqueros centrales del bloque occidental son keynesianos; es decir, están del lado del gasto, no del ahorro. A Bernanke y compañía les importa un carajo lo que pase con los jubilados norteamericanos… ellos sólo quieren gastar, crear inflación y pagar las deudas. Y la manera de conseguirlo, es imprimiendo dinero.
 
Me gustaría detenerme un momento, para explicar porque la inflación es tan baja, a pesar de que la FED haya quintuplicado la base monetaria. Imprimir dinero genera inflación desde los albores de la historia. Da igual que la economía crezca o que no lo haga, si te pasas imprimiendo o acuñando moneda, los precios terminan subiendo. Sin embargo, los QE no han generado la inflación esperada –que esperaban los keynesianos-, porque el dinero se atesora y deja de circular. Con lo cual, la velocidad del dinero cae… Y que es la velocidad del dinero? Es un valor, un número que obtenemos de dividir el total de dinero que hay en los depósitos (más el circulante), dividido por el PIB. Si el resultado es 2, significaría que la economía “va como un tiro”; pero si éste es un 1’5, que es lo que tenemos ahora, nos indica que el entorno es muy deflacionario. En la práctica, esto supone que en un año normal un billete de 100 dólares cambia 6 veces de mano –en seis transacciones comerciales-; cuando ahora, en cambio, sólo lo hace tres veces. Pero como eso es muy poco… entonces los banqueros keynesianos doblan la impresión de billetes de 100 dólares, para que el dinero siga cambiándose 6 veces de mano en términos relativos. Naturalmente, la mayor parte de este proceso se desarrolla con dinero electrónico, pero espero que sirva de ejemplo.
 
Siguiendo con el tema de los bonos, sus tenedores no sólo están preocupados por la pérdida de sus ahorros… sino porque podrían perder mucho más en el futuro; porque cuando la inflación empiece a subir con fuerza, lo hará más rápidamente que los tipos de interés, con lo cual la represión financiera patrocinada por el gobierno se mantendrá. 
 
De unos meses a esta parte, todo ese dinero proporcionado por los Bancos Centrales, ha empezado a “salir del armario”. Ha estado ocioso durante años, pero finalmente los bancos han encontrado el modo de usarlo sin tener que invertir en la economía real… Empezaron a comprar deuda pública y privada que ofreciera intereses superiores al de los bonos del Tesoro norteamericano y, cuando el interés empezó a bajar, los revendieron a otros bancos u operadores que se enganchaban al proceso. Al bajar la rentabilidad, el bono se encarecía y podía venderse sin problemas. Pues bien, esta “fiebre del bono” ha llegado incluso a la oferta de peor calidad; la de aquellas compañías que están al borde de la quiebra, que sólo pagan un 4 o 5% por la posibilidad de que sus inversores pierdan todo su capital. Vamos, una barbaridad…!
 
Sin embargo, este proceso de compra-venta de bonos –que ha impulsado a las bolsas durante meses-, toca a su fin. La reciente subida del bono a 10 años del Tesoro estadounidense, lo confirma:
 
  10y yield                     
 
Lo interesante del caso, es que el interés o yield está subiendo desde principios de mayo en Estados Unidos, en Alemania, en Canadá… y uno se pregunta si no será una acción concertada. Las razones de su subida en Japón parecen claras, pero no tanto en el caso de los títulos norteamericanos. Más bien parece que se debe a una combinación de factores. Por un lado tenemos unos intereses que ya no podían caer mucho más… y, por otro, la certeza macroeconómica de que la economía mundial se está ralentizando o está en recesión en varios barrios planetarios (situación que, indudablemente, afectará a los estadounidenses). Cuesta creer que las ventas de bonos procedan de los bancos… no puede ser porque todavía arrastran muchas deudas. En cualquier caso, la subida de los tipos de interés es un tema muy grave, porque se produce en un momento en el que el QE3 está a pleno rendimiento y con la inflación bajando hasta el 1’1%. Que los tipos vayan para arriba y la inflación para abajo, es muy mala señal… En Japón, el yield sube por los temores inflacionistas. Pero en EE.UU. la prima de riesgo está subiendo cuando amenaza el fantasma de la deflación! Sin duda, tener el 103% del PIB de deuda y unos políticos que no se ponen de acuerdo ni para tomar el té, no ayuda. Pero si los tipos de interés siguen subiendo, saltarán los stops y más bonos saldrán a la venta… lo cuál hará subir todavía más los tipos de interés. A no ser que la FED salte a la palestra…

 

La Burbuja Inmobiliaria

 
Sobre la burbuja inmobiliaria, no hay mucho que contar… Desde el comienzo de la crisis la Reserva Federal ha comprado todo tipo de productos financieros referenciados a las hipotecas y, desde el comienzo del QE3, invierte 40.000 millones de dólares mensuales en la compra de títulos hipotecarios. Es una cantidad asombrosa. Equivale a subvencionar con 500.000 dólares, cada casa construida (cuando el precio medio de una vivienda en Estados Unidos, es de 200.000 dólares). Ante tamaña inversión, no es de extrañar que el índice Case-Shiller recoja la suba de los precios inmobiliarios:
 
   cae shiller              
 
Aunque los precios todavía están por debajo de su pico, en 2005, su subida ha ido restaurando el balance de los bancos y de las sociedades hipotecarias como Fannie Mae. Por eso no es de extrañar que la banca norteamericana acumule cuantiosos beneficios de unos trimestres a esta parte, y que Fannie Mae haya devuelto casi todas las ayudas que le prestó el gobierno para evitar su quiebra. Ese crédito devuelto, por otro lado, financiará al Estado hasta septiembre; fecha en que termina el sequestration (periodo de recortes automáticos en la administración ante la imposibilidad de aumentar el techo del gasto), a la espera de que republicanos y demócratas lleguen a un acuerdo para seguir gastando y aumentando la deuda nacional…
 
Sin embargo –y con eso ya me despido-, habría que preguntarse que pasará cuando la FED reduzca o elimine los QE para la compra de bonos, cédulas hipotecarias y demás productos financieros… Sin esa demanda, mucho me temo, se impondrá la triste realidad de una economía todavía agobiada por las deudas. El crecimiento nacional es modesto y el externo, el del resto del mundo, también. Por eso no me extraña que estén subiendo los tipos de interés… Y que curioso, el precio de la madera ya ha empezado a desplomarse; será que ya no se construirán tantas casas como antes…
 
             homebuilders lumber        
 
Y Soros, otra vez Soros, está vendiendo todas sus acciones bancarias. Por algo será…
 
Saludos a todos/as, que tengáis un buen día
 
  Leer más

¿El declive del dólar?

Lo que daría por asistir a algunas de esas reuniones del G-20, en el que nuestros líderes planetarios se reprochan mutuamente la gestión de la crisis y se amenazan con medidas proteccionistas, guerras de divisas y cosas aún peores… porque eso es lo que está pasando. Durante esos fines de semana le dan al canapé y al champán; pero como si estuvieran en un cuadrilátero, miden sus fuerzas para sacar ventaja de la debilidad ajena. Por eso no es de extrañar que la mayoría de las reuniones, de unos años a esta parte, terminen en el más absoluto de los fracasos. Porque no hay voluntad de consenso, por mucha foto de familia que se hagan al final de estos certámenes. 

Es fácil reconocer esta situación, cuando analizas el discurrir de la geopolítica y economía mundiales… “Por sus hechos, los conocerás”, decía un aprendiz de carpintero hace más de 2000 años.
 
En el artículo de hoy que inaugura este blog y al que todos/as sois más que bienvenidos… voy a centrarme en el conflicto que están librando Estados Unidos y sus aliados, por un lado, y los BRICS liderados por China y Rusia, por otro. En cierto modo, el escenario me recuerda a una reedición de la Guerra Fría. Aunque ahora, a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, la lucha se está librando en el campo de la política monetaria y del “supuesto” libre comercio. 
 
Lo que se discute, básicamente, es la primacía del sistema confeccionado en Bretton Woods (1944); que dio lugar a la creación del FMI y del Banco Mundial, que aseguró la hegemonía del dólar como moneda de intercambio internacional. Los países emergentes, que más que emergentes son re-emergentes (el término es increíblemente chauvinista, tratándose de culturas milenarias en la mayoría de los casos), reclaman un nuevo lugar en el mundo acorde con su nuevo status político-económico. No voy a profundizar en el proceso que ha propiciado el auge de los BRICS; pero es evidente que su evolución tiene que ver con el discurrir natural del capitalismo, cuya búsqueda de constantes beneficios motivó una fenomenal deslocalización industrial que, durante décadas, transfirió la riqueza de los países occidentales hacia los re-emergentes. Proceso que todavía continúa, aunque con menor intensidad. 
 
El sistema creado en Bretton Woods no recoge las aspiraciones de los BRICS porque los subordina a unos centros financieros sobre los que no tienen ningún control; porque al tener que transaccionar en su moneda de referencia, el dólar norteamericano, quedan a merced de los “humores” de su Banco Central. Esto, que no supuso ningún problema durante la época de bonanza… pasó a ser un gran inconveniente al iniciarse la Gran Recesión. Porque desde entonces, la FED se ha embarcado en una política monetaria ultra laxa cuyas consecuencias se han dejado sentir muy negativamente en los países situados en la periferia del sistema… Siguiendo las propuestas de Keynes, Bernanke y los suyos han impreso cantidades colosales de dinero para parar las sucesivas olas deflacionarias generadas por esta crisis, cuyo impacto podía hacer retroceder a la economía norteamericana hacia escenarios de doloroso recuerdo. 
                   
 
Sin embargo, aunque estas medidas son “comprensibles” en clave de política interna… no han sido bien recibidas fuera de Estados Unidos. Las razones son bien conocidas, porque la sobreoferta de dólares en circulación ha generado un montón de problemas:
  1. Los países con vocación exportadora, han visto fortalecerse artificialmente sus divisas. Lo cual les ha creado problemas en la balanza de pagos.
  2. Los que dependen de las importaciones, han tenido que lidiar con altos niveles de inflación debido al aumento de los precios internacionales de las materias primas.
  3. La superabundancia de dólares ha devaluado las reservas de los países acreedores.
 
Todas estas circunstancias, aunadas a la actitud imperialista de Estados Unidos en ciertas latitudes, ha debilitado el interés de los re-emergentes en la deuda norteamericana. De este modo llegamos a una situación de difícil resolución… porque la pérdida de apetencia por los T-Bonds del Tesoro, ha obligado a la FED a cubrir parte de la demanda a través de sus programas de Quantitative Easing. 
 
Esta situación podría revertirse si se aumentaran los impuestos y se recortaran los gastos superfluos como se ha hecho en Europa; pero como estas medidas son impopulares y no garantizan la reelección (porque el país podría entrar en recesión), los políticos de Washington han preferido transferir sus problemas a los países acreedores.
 
Más allá de las consideraciones sobre si los QE son efectivos para la revitalización de la economía y la creación de empleo, hay un hecho indiscutible: el mundo se va desacoplando del dólar poco a poco. 
                      
 
Con cada emisión de dinero, los acreedores se alejan un poco más… porque mengua la calidad de sus reservas y porque desconfían de una economía cuya deuda ya alcanza el 100% del PIB. Hubo un tiempo en que los norteamericanos hubieran podido honrar a sus tenedores de bonos, como hacemos en Europa. Pero en algún momento, decidieron no hacerlo… sea por el recuerdo de la Gran Depresión de los años 30 o porque creyeron que sus acreedores no tendrían otro remedio que comerse la devaluación monetaria -como pasó con Nixon en 1971, cuando abandonó el Patrón Oro -. 
 
El divorcio entre Estados Unidos y sus acreedores, en especial los re-emergentes, ha tensado en extremo la política internacional. El bloque liderado por China y Rusia, que incluye a un nutrido grupo de países asiáticos, latinoamericanos y africanos, ha iniciado el camino del desacoplamiento del dólar a través de varias iniciativas que pretenden minimizar el progresivo deterioro de sus reservas. Las más significativas son las siguientes: la inversión de las divisas en la construcción de infraestructuras; su inversión en deuda pública ajena al dólar (como hicieron los chinos en 2010, para frenar la que parecía “irreversible” caída del euro); en empresas cotizadas de las bolsas occidentales; y, por supuesto, en oro físico.
                  
 
La alegría con que los Bancos Centrales de China, Rusia, Turquía, Sudáfrica y de otros países compran oro, es un tema muy importante… porque se trata de una apuesta extremadamente bajista contra el dólar. Conviene detenerse en este punto, porque las consecuencias de esta estrategia político monetaria, nos afecta a todos. 
 
Uno podría pensar que los chinos están imprimiendo yuanes para comprar tanto oro como quieran… pero la actual relación USD-CNY, que refleja la fortaleza del yuan, sugiere que los mandamases de Pekín están deshaciéndose de sus reservas en dólares para comprar materiales preciosos en el mercado.
                      
 
O dicho de otro modo, los chinos están inundando el sistema de dólares en una suerte de Quantitative Esasing alternativo, que está fomentando su éxodo hacia las bolsas y el mercado de bonos. Y esto es la guerra, señores…! Porque al revalorizarse el yuan y otras divisas re-emergentes, éstos están devolviéndole a Estados Unidos la inflación provocada por la FED con sus planes de impresión masiva de dinero.
 
Ante tamaña iniciativa, uno se pregunta que es lo que está haciendo Bernanke y compañía: están retirando esos dólares de circulación? Es difícil saberlo… pero todo parece indicar que NO. Porque para retirar esos dólares se necesita una política monetaria restrictiva que podría convertir la actual recesión en una depresión; un error que ya cometieron en 1928 y que los titulares actuales de la FED, al ser keynesianos, no piensan repetir.
Como consecuencia de todos estos movimientos, la superabundancia de dólares se ha dirigido al único sitio donde puede ir: el mercado de bonos, sean corporativos o de deuda pública. Y menos, hacia las bolsas. La exhuberancia irracional que esto está provocando, se refleja en el entusiasmo por la renta variable y en la pasión desatada por el mercado de deuda, donde muchos operadores están haciendo su “agosto” con la reventa de bonos favorecida por la caída de los tipos de interés. 
 
De momento, la FED está dejando hacer… tal vez porque espera que la caída generalizada de los tipos favorecerá el desapalancamiento de la economía. Por eso no es de extrañar que se oigan comentarios que afirmen que la prosperidad está a las puertas; porque el clima está mejorando y la extensión del crédito, tarde o temprano, llegará a la economía real. Pero en realidad se trata de una apuesta como cualquier otra… los que creen en ella están desinvirtiendo en activos refugio como el oro –el oro papel, para ser más exactos- y en cotizadas refugio como Apple, Inditex y otras. 
 
El problema de esta apuesta, es que los datos macro no respaldan tanta euforia; ni en Estados Unidos ni en Europa. Ni tampoco contempla que los re-emergentes van a seguir comprando oro en las caídas para deshacerse de los dólares que tienen en cartera, cada cuál según sus objetivos. Y el de China sin duda, es hacerse con un volumen suficiente de reservas de oro, que respalden al yuan cuando decidan dejarlo flotar libremente en plena competencia con el dólar americano.
 
  Leer más

Otros contenidos sobre 'QE' en Rankia

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Plan FED: rebajar tipos y activar QE ¿comprando también acciones?. Índices USA, DAX e IBEX

Antonio iruzubieta. La semana pasada finalizó con una jornada de revés en los mercados, los de deuda y crédito sufrieron brotes de volatilidad destacables y no vistos en semanas, se trasladaron de inmediato a la renta variable y los índices USA experimentaron el viernes la jornada de caídas más intensas del año....

Actas FED: acongojada, recuperará la compra de deuda -QE-. Índices USA, ORO

Antonio iruzubieta. La Reserva Federal publicó ayer las actas de su reunión de enero ante la expectativa de expertos esperando explicaciones al súbito cambio de perspectivas experimentado por la institución en las últimas semanas. Más concretamente a la última decisión, del FOMC del 29-30 de enero, de mantener los...

Actas FED: acongojada, recuperará la compra de deuda -QE-. Índices USA, ORO

Antonio iruzubieta. La Reserva Federal publicó ayer las actas de su reunión de enero ante la expectativa de expertos esperando explicaciones al súbito cambio de perspectivas experimentado por la institución en las últimas semanas. Más concretamente a la última decisión, del FOMC del 29-30 de enero, de mantener los...