Blog La macroeconomía al descubierto.
Analizando las contradicciones del mercado

Los Terroristas de la Deuda

Rusia es una esfinge, afligida, jubilosa,

y cubriéndose de sangre

te mira, te mira, te mira, con sus ojos

oblicuos

encendidos de odio y amor.

 

ALEXANDER BLOK, “Los Escitas”

 

Menudo poema… Maravilloso.

Tengo que reconocer que últimamente no sigo demasiado la evolución de los índices macroeconómicos porque ahora tengo el foco puesto en la preocupante evolución de los conflictos geopolíticos que se extienden por todo el globo. Me gustaría centrarme en un solo campo, pero no puedo. Después de todo, soy historiador. Y como tal tiendo a analizar la realidad desde un punto de vista interdisciplinar. Es una cuestión de método. Necesito estudiar el pasado, analizar la macro, entender la dinámica sociológica que sacude a algunos países y observar lo que me encuentro todos los días por la calle para llegar a conclusiones que considero fehacientes.

Así pensamos los historiadores. Para mi, la Historia es la “ciencia” total –a pesar de que mi hermano me martirice con mantras como “el pasado, pasado está. Déjalo” -. Que me perdonen los economistas. La Economía está bien, pero tiene las patas muy cortas cuando intenta comprender la evolución que toma la Sociedad. Hace falta más, mucho más.

Ahora bien, antes de entrar en las vicisitudes de la Historia, de la Sociología o de la Geopolítica que vienen en este artículo, me gustaría dejaros una pincelada sobre como veo la situación macroeconómica en general.

 

DÉJA VÚ

Una de las cosas que me tiene fascinado, es observar como “los de arriba” se empeñan en mantener las bolsas artificialmente altas cuando, a su alrededor, todo el edificio se desmorona. Por supuesto, la puesta en marcha de la flexibilización cuantitativa por parte de los Bancos Centrales ha ayudado mucho; pues ha propiciado la caída de todas las tasas de interés y facilitado la recompra de las propias acciones por parte de las cotizadas hasta límites que yo creía “inimaginables”. De este modo, las empresas que pueden invierten sus beneficios en la recompra de sus títulos; y las que no pueden, piden dinero prestado a las entidades financieras para continuar esa senda hasta que su volumen total de deudas se lo impide (seguramente el caso de Herbalife o IBM, entre otras).

En cierto modo, esta dinámica me da risa porque el Sistema está incurriendo en los mismos errores que propiciaron la crisis de 2008. Pero parece ser que mucha gente cree a pies juntillas que mientras haya dinero barato disponible, las bolsas tarde o temprano llegarán a Plutón. Lo cuál es una auténtica falacia. No se dan cuenta de que con cada emisión de dinero, éste no sólo pierde poder de compra, sino que genera nuevas deudas que jamás podrán pagarse con una clase media cada vez más empobrecida. El consumo se debilita y no hay que ser un “Einstein” para darse cuenta de que el sobre apalancamiento en las inversiones está generando un montón de burbujas a punto de estallar cuando la FED decida subir, de una vez por todas, los tipos de interés.

Miro hacia atrás en el tiempo y diríase que estamos en 1928. Entonces la Reserva Federal encareció el precio del dinero y, al cabo de un año y medio más o menos, la bolsa de Nueva York se desplomó dando comienzo a la Gran Depresión. 

Sin embargo el problema no sólo radica en la deuda, sino en la desaparición de la liquidez que alimenta a los mercados. Las entradas y salidas de capitales en el SP500 durante estos últimos meses son casi parejas. Por ejemplo en el mes de mayo, cuando las cotizadas invirtieron 450.000 millones de dólares en la recompra de sus acciones, mientras los fondos de pensiones liquidaron 400.000 millones para obtener cash con el que poder pagar las pensiones de sus afiliados –es lo que tiene el envejecimiento de la población-. Por supuesto, hay un montón de compradores y de vendedores que se mueven por otros intereses, pero todo parece indicar que la relación entre ambos ha entrado en un “delicado” equilibrio.

La verdad es que invertir en renta variable a estos precios es una completa locura. Es como jugar a la ruleta rusa. Lo digo otra vez por si no me habéis entendido: el poder de compra del dinero sobre las acciones YA no es el mismo. Otra cosa muy diferente es que los bancos sigan tratando de convencer a los incautos de que todavía hay buenas oportunidades. A fin de cuentas, gracias al dinero barato proporcionado por “San Bernanke”, muchas entidades financieras han podido hinchar el precio de los activos dañados que tenían en sus balances –como los inmobiliarios-. Lo cuál les da apariencia de solvencia... Hasta que algún día algún CEO se despierte por la mañana y decida venderlo todo porque la noche anterior echó un mal polvo. Quién sabe. Y aquí os dejo otra “perla”: sobre el papel, puedes creer que eres el tío más afortunado del mundo. Pero no eres realmente rico hasta que liquidas las posiciones y te llevas la pasta.

La avaricia rompe el saco. Cualquier día nos despertaremos y veremos caídas en las bolsas de un 15 o 20%, seguidas en las jornadas posteriores por otros desplomes que quitarán el hipo. Ya son varios los gestores de fondos –entre ellos Bill Gross, ex de PIMCO- que aconsejan a los inversores a quedarse en liquidez y a olvidarse de los mercados hasta el año que viene.

Eso por un lado. Por el otro tenemos que los indicadores referidos a la velocidad del dinero y al multiplicador monetario están por los suelos en un montón de países. Empezando por Estados Unidos. Es así porque el dinero se encauza hacia las burbujas y no llega a la calle. En cierto modo, las consecuencias económicas de todo esto podrían resumirse en el siguiente ejemplo. En el que la mano amable que pone la comida es el propio Banco Central; el gato la Sociedad que no ve ni un duro; y el “ladrón” que roba esa comida, los bancos y las instituciones del Estado que utilizan ese dinero para financiarse y salir de los números rojos.

Como consecuencia de esta política deliberada por parte de las élites que nos gobiernan, el consumo se deprime y los países se enfrentan a recurrentes crisis fiscales que sólo pueden revertirse imprimiendo más dinero. Lo cuál nos lleva a una situación de lo más deflacionaria. Hace poco leí un excelente artículo de Michael Snyder en su blog The Economic Collapse, en el que informaba que para este año cerrarían 6000 grandes superficies en suelo norteamericano. Una cifra colosal. Me refiero a compañías de primer nivel como Wal-Mart, Sears, JCPenney, Whole Foods y demás. No sé como lo veréis, pero para mi la situación es surrealista; porque mientras por un lado muchas de estas compañías todavía siguen subiendo en bolsa debido a la recompra de sus propias acciones, por el otro van perdiendo millones de clientes. 

Si el crédito llegara al común de los ciudadanos puede que las cosas fueran diferentes –aunque eso generaría inflación…-. Pero desde que el dinero de los depositantes quedó bajo el control de la banca especulativa de Wall Street, ahora todo el entramado financiero estadounidense funciona como un solo cuerpo cuyas únicas motivaciones son la obtención de beneficios tanto en la renta fija como en la variable. Mientras tanto, la nueva gobernadora de la Reserva Federal deshoja la margarita con la próxima subida de los tipos de interés que retrasa todos los meses porque, según dice, el país está a las puertas de un robusta recuperación… Una falsedad en toda regla presentada a través de índices manipulados con la brocha gorda que no se cree ni el Gato, por mucha campaña de marketing que nos lancen desde los mass media.

Otro modo de enfocar las cosas es viéndolo a través de la perspectiva que nos trae Jim Rickards a través del siguiente gráfico:

Crecimiento económico en dólares, generado por cada dólar recién impreso –según el periodo-

O lo que es lo mismo, la impresión de nuevos dólares apenas incrementa el PIB. Es más, probablemente ya lo hace decrecer. Así que la señora Yellen tiene ante sí un dilema morrocotudo. Si para la flexibilización cuantitativa –no la ha eliminado del todo porque sigue imprimiendo liquidez por el valor de los bonos que maduran en el balance de la FED- o se mete en un nuevo QE, la tendencia macroeconómica de fondo sólo se agravará; y si encarece el precio del dinero, con Estados Unidos a la cabeza, el mundo entero se sumirá en una larga, profunda y sostenida Gran Depresión. En principio, elevar las tasas no seria tan mala idea si en el país quedara algo de la banca comercial de antaño, que es la que realmente gana dinero prestándolo al ciudadano a intereses más altos. De este modo el Banco Central tendría la posibilidad de solucionar la crisis de deuda mediante un brote inflacionario… Pero como decía, no creo que los tiros vayan “por ahí”; pues la banca estadounidense se ha transformado en otra cosa.

Francamente, creo que Janet Yellen se encuentra atrapada en una esquina –como les gusta decir a los analistas norteamericanos-. Haga lo que haga, tiene mala solución. Eso es lo que opinan Jim Rickards, Marc Faber, John Hussman y tantos otros. Como siempre, el próximo crash será repentino y traicionero. Y el último mono pagará la cuenta.

Quizá por eso, desde hace tiempo, algunos inversores ilustres como Warren Buffet invierten en activos duros a prueba de Depresiones como puede ser la compra de un ferrocarril entero (el de Santa Fe). Así se llama. Lo que parece una broma del destino. Pues no sabía que Buffet fuera católico…

En realidad, todo el mundo está siguiendo su ejemplo. Sólo que no nos estamos enterando. 

 

LOS TERRORISTAS DE LA DEUDA

Es el apelativo cariñoso que el ex ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis, le dedicó a los de la troika. Una afirmación en la que, sin duda, lleva toda la razón.

En cierto modo, lo que está pasando ahora no es muy diferente de lo pasaba en la Edad Media o en la Historia Moderna de Europa. Entonces la alta nobleza e incluso los reyes guerreaban entre sí e incurrían en un montón de deudas que luego no podían pagar. Si podían saqueaban a los campesinos con subidas de impuestos a pesar de que eso pudiera degenerar en violentos levantamientos del populacho que luego tenían que reprimir a sangre y fuego. Y otras veces, simplemente saldaban sus cuentas matando al acreedor. De ahí los frecuentes pogromos contra los judíos o la eliminación de la Orden del Temple en Francia cuando el rey se vio en la imposibilidad de retornar lo adeudado. Ahora bien, cuando se trataba de los venecianos o de los genoveses la cosa cambiaba; sobre todo porque estaban armados hasta los dientes y porque, frecuentemente, podían encontrar el apoyo de otras élites por aquello de que “el enemigo de mi enemigo, es mi amigo”.

En cualquier caso, durante los procesos de reestructuración de las deudas la riqueza disponible va de un lugar a otro. Y el ganador, por supuesto, se lo lleva todo. Casi siempre ha sido así y eso es precisamente lo que los grandes bloques geopolíticos intentan en todos lados. En general, cuando alguien necesita dinero para sobrevivir y hay otro que puede prestárselo a cambio de elevados intereses o de suculentas garantías, el primero se encuentra en una posición de debilidad. Sin embargo y aunque eso sea cierto, en la actualidad la posición del acreedor está presionada por la emergencia de una Gran Depresión en ciernes que lo obliga a buscar riqueza allí donde esté disponible. O dicho de otro modo: Estados Unidos, Rusia, la U.E. o China, buscan desesperadamente por todos los medios, convencionales o no, hacerse con el control de ciertos activos estratégicos que les ayuden a superar el agravamiento de la crisis que se avecina.

En fin, parece que han tomado nota de Buffet…

Si os fijáis en la siguiente tabla proporcionada por McKinsey Global Institute, encontrareis cuáles son los países más endeudados del mundo:

Acumulado de la deuda pública y privada por países –bastante conservadora según mi parecer-. España sigue inmediatamente a Grecia

Como no podría ser de otra forma… Los primeros países de la lista son muy vulnerables porque necesitan la financiación de sus acreedores, siquiera para sufragar las estructuras básicas de sus respectivas administraciones estatales. Lo cuál nos lleva inevitablemente a Grecia…

Sobre el tema de Grecia los mass media dicen muchas gilipolleces para embadurnar y cortocircuitar el pensamiento crítico de la ciudadanía europea. Ahora bien, los contenidos verdaderamente importantes de las negociaciones permanecen en el anonimato y se cocinan entre bambalinas. Aunque no hay que ser un “lumbreras” para entender que principal objetivo de los alemanes y de los franceses es la privatización de buena parte del sector público heleno. Y es que a diferencia de España, en Grecia, el Estado todavía controla la titularidad de la red eléctrica, de la red gasística, de la mayoría de los puertos y aeropuertos del país y de un montón de sectores estratégicos que se resiste a privatizar porque está empeñado en asegurar la supervivencia de la intelligentsia del país.

¿Y que “diablos” es la intelligentsia? Bueno, no busquéis su significado en la Wikipedia porque es una mierda… Prefiero daros mi definición como historiador de contemporánea. Sería el cuerpo central de la administración del Estado que garantiza su funcionamiento a pesar de las “idas y venidas” de diferentes gobiernos que siempre tratan de insertarse en su estructura. La intelligentsia agrupa a los jueces, a los funcionarios de la Hacienda, a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y, sobre todo, a los funcionarios de alto nivel de las administraciones municipales y provinciales (perdonarme que me enrolle con este asunto, pero es que es tremendamente importante). Sigamos… Si la intelligentsia es independiente y eficiente, es bueno para cualquier país porque éste puede seguir funcionando a pesar de la corrupción y de la ineptitud de los políticos que van y vienen. Ahí tenemos el ejemplo de Bélgica que ha estado más de un año sin gobierno; o el caso de Italia que, a pesar de ser un país lleno de trepas, tiene a la judicatura de Milán enjuiciando a diestro y siniestro sin importarle un comino el color político de cada uno.

Sin embargo no siempre las cosas son tan “bucólicas”. Pues a menudo sucede que cuando dos partidos gobiernan ininterrumpidamente el mismo país durante 30 o 40 años, tarde o temprano, terminan infiltrándose en las estructuras de la Estado; momento a partir del cuál, se hincha el gasto y se extiende la corrupción. No siempre es así. Pero esas suelen ser las consecuencias. En ese instante, la intelligentsia pierde su razón de ser. Y no sólo eso, sino que se vende al mejor postor. España es un ejemplo clarísimo de todo esto. Los políticos del “Régimen de 1978” –los del PSOE y del PP-, han vendido a los acreedores extranjeros casi todos los activos del Estado; hasta el punto de que ya sólo nos queda una parte de la Sanidad y de la Educación públicas que todavía no han sido privatizadas.

Para seros sincero, es un asunto que me preocupa. Pues cuando venga el próxima impacto de la recesión, ya no tendremos nada con que pagar las deudas… Y nos veremos obligados a establecer brutales recortes que repercutirán dramáticamente en el PIB y en el bolsillo de los ciudadanos. En este sentido y a pesar de lo que diga la lista del Instituto McKinsey, Grecia se encontraba en una posición mejor que la nuestra porque el Estado todavía controlaba amplios sectores de la economía pública del país. Pero ya no… Tras el acuerdo con la troika, Syriza se ha plegado no sólo a los intereses de los alemanes y de los franceses, sino a los intereses de una intelligentsia corrupta infiltrada hasta los huesos por funcionarios procedentes del Pasok y de Nueva Democracia que desean vender esos activos para enriquecerse por “la puerta de atrás”. Sobre todo ahora, cuando ya nadie quiere financiar a Grecia para forzar el status quo de los últimos años. Estoy seguro que Tsipras habrá intentado domesticar a la bestia desbocada. Pero por lo que he leído, la mayoría de la administración provincial y municipal sigue campando a sus anchas totalmente fuera de control.

Tras el acuerdo con los acreedores extranjeros, Syriza empezará a vender los activos estatales, empezando por el jugoso Puerto de El Pireo (el 33% ya está en manos de los chinos). Es una lástima porque si hubieran tenido más cojones… Y teniendo en cuenta que la Unión Europea es una cárcel de mármol y de cristal de la que es muy difícil escapar; yo hubiera impagado la deuda, vuelto al dracma y vendido todos esos activos para obtener “cash” con el que estabilizar la moneda para cuando llegara la inflación. Sé que es fácil decirlo… Pero soy de la opinión de que tras un año duro, la economía helena habría mejorado gracias al crecimiento del PIB proporcionado por el aumento del turismo y de las exportaciones agrícolas. Con eso y con un acercamiento a Rusia para abaratar el precio del gas, habrían podido estabilizar el tipo de cambio.

En fin, como decía Nietzsche, mejor eso que ser “un esclavo”.

De todos modos, los políticos griegos son la leche. No se puede mentir a la gente diciéndoles que pueden permanecer en el euro y en la U.E. sin atenderse a recortes. Es como intentar la cuadratura del círculo. No se puede.

 

LA GEOPOLÍTICA

Ahora bien, cuando un bloque trata de esquilmar a otro la cosa cambia por completo. El enfrentamiento entre Rusia y Occidente va por ahí. Es evidente que Europa y Estados Unidos han puesto el foco en los recursos agrícolas, mineros y energéticos de Ucrania. Sin importarles un comino que los ciudadanos ucranianos tengan que trabajar dos días para comprarse una barra de pan y que el país esté inmerso en una guerra civil que lo precipita a un futuro madmaxiano.

La cosa cambia porque ahora Rusia es fuerte. Siguiendo el hilo con lo que os estaba contando, Putin será recordado por su pueblo como el gran estadista que devolvió a su país el orgullo perdido durante el lamentable mandato del borracho y corrupto de Yeltsin. Aunque es algo más que orgullo… Depuró la intelligentsia en cuyos cuadros se habían infiltrado funcionarios que tendían la mano a los intereses occidentales. Y cuando lo hizo, la Secretaria de Estado estadounidense de entonces, Madeleine Albright, comentó aquello de que “los recursos naturales de Siberia no podían ser disfrutados por un solo país”. Dejando caer sibilinamente que Siberia no pertenecía a la Federación Rusa. Manda cojones… Desde entonces, despacio pero sin pausa, Putin ha ido haciendo camino. Nacionalizó los recursos energéticos –no su explotación-, recuperó el control total sobre la gestión de los ferrocarriles, depuró a los gestores del Banco Central y aniquiló a la corrupta e ineficiente administración provincial tras la masacre de los infantes en la escuela de Beslán por parte de los grupos chechenos independentistas.

Luego, no debería extrañar a nadie que mientras unos saquean la riqueza de Ucrania, Putin haya decidido anexionarse Crimea por las bravas y atizado la revuelta pro rusa en el este de ese país. Occidente está rabioso y sanciona, sanciona y sanciona con la esperanza de doblegar al oso ruso. Pero será en vano, porque los BRICS están construyendo un mundo paralelo que en unos pocos años veremos como se alejan por el espejo del retrovisor.

Mirad, yo no sé si la nueva intelligentsia rusa será mejor que la nuestra o si se preocupará de verdad por el bienestar de sus ciudadanos. Lo que sí sé es que las democracias occidentales son una “ilusión”; un juego de sombras chinas reflejadas en la pared. Las élites siguen y seguirán esquilmando a las clases medias para hacerse con su riqueza. Del mismo modo en que el estajanovismo soviético explotaba al campesinado eslavo que se negaba a integrarse en el sistema comunista de entonces. Van a por los ahorros de las clases medias y quién no lo comprenda tendrá muchos problemas en el futuro.

Mientras tanto, el ambiente en los mercados es surrealista. Los chinos acaban de prohibir las ventas para los inversores que tienen más del 5% de las acciones de las empresas que cotizan en su bolsa. Dicen que la medida sólo se aplicará durante 6 meses… Je je. No sé como lo veis vosotros, pero a mi me suena a un “corralito” de puta madre; tal vez, porque el gobierno de Xi Xinping prefiere proteger a los minoristas que han pedido un crédito al banco para poder beneficiarse de la subida espectacular de la renta variable china –por cierto, poniendo su vivienda como garantía del préstamo-. Así que no, los grandes inversores tendrán que buscarse la vida en otro lado. La necesidad de liquidez apremia. Y claro, resulta que hace unos días la bolsa norteamericana cerró durante 4 horas por problemas informáticos; lo cuál borró de un plumazo todas las órdenes de compra-venta que se iban a ejecutar. Pero no pasa nada amigos, habrá sido una “casualidad”.

Lo que no puede ser, no puede ser. Todos los mercados son cada vez más, mercados basados en el papel. Las burbujas crecen y se ensanchan mientras los activos que las respaldan son cada vez más pequeños en términos relativos (como sucede actualmente, en el mercado del oro, dónde una ínfima cantidad de metal físico avala billones de papel). En una economía mundial en recesión en búsqueda permanente de liquidez, esto no augura nada bueno. España está un poco mejor porque el Estado Islámico está haciendo una labor encomiable en el N de África y porque don Mariano Rajoy pide dinero prestado al BCE como hacen los ciudadanos chinos. Una estrategia que pagaremos muy cara el año que viene con soberanos recortes… Casi todos los países están en recesión; el precio de las commodities se desploma, así como el índice báltico y otros indicadores indirectos que nos informan sobre el bienestar de la economía a escala mundial.

Pero no pasa nada, chicos: ¡Putin tiene la culpa! El mayor enemigo al que se enfrenta Estados Unidos –y el mundo- según Obama, después de Al Qaeda. Y encima, muchos estadounidenses se lo creen. Jesús, María y José… Lo que hay que oír. No me había reído tanto en mucho tiempo.

El periodista Mark Dice recoge firmas de los ciudadanos para una petición de Obama al Congreso –falsa, por supuesto- para que Estados Unidos realice ya un ataque nuclear preventivo sobre Rusia

 

Un abrazo amigos/as!!

 

 

Comentarios
28
Página
2 / 2
  1. #21

    Claudio Vargas

    en respuesta a Luisp
    Ver mensaje de Luisp

    Eso me gustaría saber a mi, Luisp... Desde luego, no podemos comprar un ferrocarril entero como Buffet. Soy de la opinión de que los metales preciosos son uno de esos activos; pero a largo plazo, cuando salte la burbuja de la renta variable. Es muy posible que entonces, el oro y la plata experimenten una burbuja. Por activos duros yo estoy pensando en algunas empresas energéticas y de alimentación cuyos precios actuales todavía sean razonables.

    Un abrazo!

  2. #22

    crates

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    Mira Claudio, quizá esto esté detrás del colosal fracaso de Grecia frente a la Troika.

    http://www.gurusblog.com/archives/traiciono-putin-a-tsipras/21/07/2015/

    Quién sabe, pero sólo algún motivo de ese tipo puede explicar el envalentonamiento repentino de la Troika tras el referéndum en su contra, y la clamorosa bajada de pantalones de Tsipras.
    La estrategia no es el fuerte de Syriza, desde luego.

    Un saludo y muy buen artículo!

  3. #23

    Aruek

    Estoy de acuerdo con los comentarios, descubrir su blog ha sido toda un revelación.
    Y al igual que el último usuario, le estaría muy agradecido que nos hable de esos ACTIVOS DUROS
    Un saludo cordial y felicitaciones por la entrada

  4. #24

    Alesss

    en respuesta a crates
    Ver mensaje de crates

    Y porque Rusia se echo para atrás el día del referéndum?

    Que le han ofrecido a Putin los oligarcas de la Troika?

  5. #25

    crates

    en respuesta a Alesss
    Ver mensaje de Alesss

    Pues no lo sé Alesss.

    1. Putin no quiere más problemas con occidente, y prefiere un acuerdo que pacifique la situación, sacrificando a Grecia que en el fondo es irrelevante.
    2. Putin no se encuentra preparado aún, y necesita tiempo para afrontar lo que inevitablemente está por venir, así que mejor no provocar de momento.
    3. No sé que le puede ofrecer la troika a Rusia sin cabrear a los yanquis.
    No veas tú la de tonterías que podemos decir. El caso es que no podemos tener ni puñetera idea de geopolítica, y no nos queda otra que especular.
    Un saludo.

  6. #26

    esanchezc

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    Jaja excelente pues seguiré leyendo su columna y esperando nuevos artículos.

    Que opina del panorama económico de Europa, China y EUA?

    Me gustaría que se diera una vuelta por mis artículos a ver que le parecen.

    ¡Saludos!

  7. #27

    Desconfiado

    en respuesta a Claudio Vargas
    Ver mensaje de Claudio Vargas

    Buenas tardes:)
    No solo los paises del Sur, tambien a los primeros 10 de lalista. El resto, un poco mas tarde.

  8. #28

    Desconfiado

    en respuesta a crates
    Ver mensaje de crates

    Creo Putin juega al ajedrez, entrega Grecia y algo le entregaran a cambio ....
    Quien sabe. .... Siria?