blog La macroeconomía al descubierto.
Analizando las contradicciones del mercado

Si vis pacem, para bellum

Si vis pacem, para bellum

Cita del escritor romano Vegecio –s. IV d.C.-

 
Si quieres paz, prepárate para la guerra… Porque esa es, básicamente, la política de Vladimir Vladímirovich Putin; al que sin duda habría que dar el Premio Nobel de la Paz. No al farsante de Obama. Si las élites norteamericanas querían a un mentecato en el poder, sin duda eligieron a la persona adecuada. Este presidente pasará a la historia no sólo por su baja popularidad entre los estadounidenses, sino por violar todas sus promesas electorales y por crispar al máximo las relaciones internacionales. Es una verdadera lástima que los líderes europeos estén obnubilados por el color de su piel y su pedigrí demócrata. Si lo que está haciendo Obama lo hicieran los republicanos, otro gallo cantaría. Pero tiempo al tiempo… Sus payasadas de faquir cada día tienen menos repercusión.
 
En fin, hoy hay muchos palos que tocar. Y cómo casi siempre, hablaré de la macro y del “nuevo mundo” que asoma por la puerta.
 
 

La macro y los flujos de capitales

 
Lo primero que me gustaría comentar es que el dinero inteligente siempre invierte en los mercados que ofrecen una buena rentabilidad. Es así desde tiempos inmemoriales. Para saber dónde están esos mercados hay que analizar los datos macro, tanto nacionales como internacionales, y saber interpretar la realidad político-económica de cada país. Si fuera fácil, todo el mundo ganaría dinero. E incluso los mejores gestores de hedge fund la cagan de vez en cuando. Al lado de gente como Soros soy un don Nadie… Pero que queréis que os diga; la macro es mi pasión e intento aprender de ellos. Aunque también viene bien estudiar algo de Historia Económica
 
En el mundo de los negocios no existe la certeza absoluta. Sin embargo si yo tuviera que invertir en algún país, me gustaría que éste reuniera los siguientes requisitos:
 
  • Que tuviera una población joven. Y a ser posible, con buena formación educativa.
  • Salarios bajos.
  • Poca deuda, tanto pública como privada.
  • Con disponibilidad de recursos energéticos baratos que apoyen su industrialización. 
  • Tipos de interés elevados por encima de la media, para atraer las inversiones extranjeras.
 
Con eso me “conformaría”. Desgraciadamente, muy pocas naciones ofrecen esas condiciones. Luego, para que nos vamos a engañar… Si esos países son democráticos o no es irrelevante; lo que importa es que sus gobiernos garanticen la seguridad jurídica de las inversiones y ofrezcan estabilidad social. ¿Estáis pensando en algún país en concreto? Yo sí. Estoy pensando en China. Porque esa es la realidad que tenía el gigante asiático en 1990 cuando empezó a recibir las inversiones del Primer Mundo. Tras la revolución fallida de Tian’anmen –seguramente la primera “revolución de colores” patrocinada por Estados Unidos-, a las élites occidentales les quedó claro que Deng Xiaoping no era un líder comunista ad hoc. No tenía las ínfulas nacionalizadoras de otros dirigentes socialistas como fueron Lenin, Fidel Castro o Gamal Abdel Nasser. Si hubiera sido su contemporáneo, Bush hijo habría dicho de él que “parecía un tipo de fiar”; ya que el viejo había demostrado su compromiso en crear “un país, con dos sistemas”.
 
Puede que todo esto sólo sea una teoría… ¿Quién puede saberlo realmente? Lo que sí sé es que los capitales no tardaron en llegar. A diferencia de China, en Occidente la productividad de las inversiones estaba en franco retroceso debido al envejecimiento de la población, a los salarios relativamente altos y al crecimiento exponencial de la deuda. Así pues, no debería sorprendernos que a partir de los años 90 del pasado siglo se iniciara un proceso de brutal deslocalización industrial a favor de las naciones emergentes; fenómeno que hoy conocemos como “globalización”. Y es que el dinero no tiene dueño, siempre emigra donde puede reproducirse… 
 
Para Oriente y Occidente, la globalización fue un buen trato. Los países integrados en los BRICS –acrónimo de Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica- aprovecharon las inversiones del primer mundo para industrializarse, urbanizarse y modernizar sus infraestructuras. En cierto modo, llevan 25 o 30 años inmersos en un programa de desarrollo típicamente keynesiano que ha transformado sus economías para adaptarlas a la demanda que procede desde Europa y Estados Unidos. Si Keynes estuviera vivo, fliparía con ellos. Durante este periodo no sólo han mejorado todos sus estándares de vida, sino que han conseguido la hazaña de ahorrar en los tiempos de bonanza para poder gastar cuando lleguen las vacas flacas. Por eso creo sinceramente que el destino de la economía mundial se encuentra actualmente en sus manos; ya que el Primer Mundo está al borde de la bancarrota. En cambio, para Occidente los resultados de la globalización no han sido tan halagüeños. Dejarme explicároslo… por favor. Los flujos de capitales se asemejan al flujo del agua; con lo cuál, ambos se rigen por la lógica del Principio de Arquímedes. Cuando el dinero se mueve lo hace como una masa compacta. Inunda unas zonas y produce tremendas sequías en otras. De este modo y en el periodo que nos ocupa, el flujo de capitales hacia los emergentes generó tensiones inflacionarias en los países de destino y tensiones deflacionarias en los de origen.
 
Para controlar los vaivenes de los precios, la respuesta clásica de las autoridades monetarias nos refiere a la manipulación de los tipos de interés. Los suben para encarecer el crédito y enfriar la economía cuando la inflación puede convertirse en un problema; y los bajan cuando los precios se estancan a causa de los riesgos deflacionarios. Aunque no siempre sea así… En el primer supuesto los Bancos Centrales fomentan el ahorro y, en el segundo, el gasto. En la época de Alan Greenspan al frente de la Reserva Federal las tasas se mantuvieron excepcionalmente bajas para compensar “la sequía” de dólares que emigraban a Asia en busca de fortuna. Tras la crisis de 2001 y a sugerencia de Paul Krugman, la FED rebajó al máximo el precio del dinero porque ese era el camino más corto para expandir el crédito y crear una burbuja inmobiliaria –que era lo que se buscaba-. Y bueno, todos sabemos cómo acabó esa fiesta… Sin embargo durante unos años la demanda proporcionada por Estados Unidos gracias a la política monetaria impulsada por Greenspan llenó de entusiasmo a las naciones exportadoras de materias primas o de productos manufacturados. El PIB y el ahorro de China, de Rusia y de Alemania creció al mismo ritmo que el endeudamiento de los norteamericanos. Nadie dijo nada porque “todos eran felices y comían perdices”. La deslocalización industrial de Occidente a Oriente siguió su curso natural y en Washington estaban muy contentos porque los BRICS seguían comprando sus bonos y porque China exportaba deflación que aligeraba la pesada carga de los consumidores del Imperio; al fin y al cabo, ¿no es esa la “función social” de Wal-Mart?
 
La FED podía haber tomado otro camino. Pero no lo hizo. Y yo sé por qué… Gracias a la iniciativa de tipos como Greenspan, Krugman o Bernanke, se ha producido uno de los mayores trasvases de riqueza de la historia de la humanidad. Fijaros en el siguiente gráfico: 
 
 
Claudio Vargas
El poder económico regresa rápidamente donde estaba hace 1000 años. En Asia. Es así porque el crecimiento del PIB de cualquier país está íntimamente relacionado con su proceso de urbanización (pues es en las ciudades donde se realiza la mayor especialización del trabajo y dónde el dinero obtiene mejor rentabilidad). Y en este proceso, China es el campeón indiscutible
Fuente: McKinsey Global Institute
 
Aunque lo más importante es la tendencia. Según el último informe del McKinsey Global Institute, en el año 2025 vivirán 660 millones de personas en 440 ciudades de las naciones emergentes. ¡Y esa gente impulsará la mitad del crecimiento económico mundial! Incluso hoy en día una parte significativa del PIB de China ya procede de la terciarización de su economía; es decir, de la expansión del sector de los servicios en sus ciudades. Los países emergentes necesitan encontrar otras fuentes de desarrollo porque la demanda occidental de sus productos menguará. Por eso el Primer Ministro chino, Li Keqiang, declaró no hace mucho que la urbanización del país está en el corazón de la agenda del PCCh; ya que las autoridades de Pekín quieren trasladar a otros 100 millones de sus compatriotas del campo a la ciudad en los próximos diez años. Sin duda los líderes comunistas han depositado grandes esperanzas en su mercado interno. Soy de la opinión de que van a tener un montón de problemas para desarrollarlo… Pero creo que lo van a conseguir porque los condicionantes macroeconómicos del gigante asiático todavía son muy positivos si los comparamos con los que tenemos en el “Primer Mundo”. De momento China acaba de superar el PIB de Estados Unidos. Y lo ha hecho limpiamente; sin manipulaciones y sin la necesidad de incluir “los servicios” de las prostitutas y los narcotraficantes. 
China surpasses
La historia esa de que China necesita un crecimiento del PIB superior al 7% para no implosionar, es un bulo que no se cree nadie
 

Lucha a muerte por la productividad

 
La Wikipedia define la productividad como:
La relación entre la cantidad de productos obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción… En realidad la productividad debe ser definida como el indicador de eficiencia que relaciona la cantidad de recursos utilizados con la cantidad de producción obtenida.
Bueno, yo a eso le llamo “producir mucho, bueno, bonito, barato y en el menor tiempo posible”. Entonces cualquier producto se vende de puta madre… Cuando ese proceso se generaliza la economía entera entra en ebullición. Los Bancos Centrales se ven en la necesidad de imprimir dinero para sostener el crecimiento –pero porque las cosas van bien, no cómo ahora…-; los salarios tienden a subir y el consumo se desboca. Vamos: ¡maravilloso! Sin duda esa es la época en la que todo el mundo se cree rico. Son los días de “vino y rosas”. 
 
Sin embargo cuando el ciclo alcista se extingue porque la productividad se muda a otro lado, los problemas se reactivan otra vez. Entonces puedes hacer 2 cosas: imprimir dinero para enmascarar los problemas –con eso se gana tiempo hasta que llegue la recuperación…-, o acometer reformas estructurales basadas en la macroeconomía que atraigan al capital que se fue. El primer camino es el que ha tomado Estados Unidos, Japón y Reino Unido; y el segundo el que ha seguido la Unión Europea bajo la influencia del Bundesbank. Aunque lo digo con “la boca pequeña”; ya que ambos bloques, a medida que pasan los años, tienden a mezclar ambas políticas porque no conseguimos ver la luz al final del túnel. Y eso se debe a que la productividad mundial de la economía cae a plomo en todas partes. Lo cuál es una situación bastante inaudita; pues en teoría cuando una zona va mal, otra debería ir bien y viceversa. Por eso las reformas estructurales no terminan de funcionar y por eso, también, los banqueros centrales están más despistados que un pingüino en el Manzanares. 
 
Las rebajas salariales, las mejoras tecnológicas introducidas en la producción, la política de austeridad y demás, no funcionan porque el sistema pierde aceite por todos lados. Se queda sin gasolina. Las energías disponibles son demasiado caras y demasiado escasas. Ya va siendo hora de llamar a las cosas por su nombre… La Gran Recesión es una Gran Depresión en toda regla. La dinámica es muy deflacionaria y lo único que evita la reedición de la crisis de los años 30 del siglo pasado son los billones de dólares, yenes, libras, euros o yuanes impresos por los Bancos Centrales. Estados Unidos no tardará mucho en implantar el QE4… La verdad es que en Washington están en una situación diabólica. Si siguen con el tapering como estrategia para defender al dólar y a la calidad de su deuda el mundo se ahogará en una Mega Depresión (la deflación hará estallar la burbuja del frácking antes de tiempo); y si meten otro QE como estrategia para financiar a su ejército y a su Imperio decadente, la estanflación resultante se parecerá mucho a la que tuvieron los romanos durante el s.III d.C.
 
¿De que mal quieren morir? Mientras tanto, los BRICS hacen todo lo que pueden para construir un mundo alternativo. Y lo hacen a velocidad de crucero. Saben que tienen poco tiempo y saben, también, que Estados Unidos está más belicoso que nunca. Los rusos llevan todo el año realizando maniobras militares en solitario o conjuntamente con otros países (con chinos, paquis, indios, azeríes y demás), porque son perfectamente conscientes de la que se avecina… 
Las relaciones entre Rusia y la Unión Europea han llegado a algún tipo de momento de la verdad… Ya hemos salvado a los europeos de sí mismos demasiadas veces
 
–decía el canciller ruso Sergei Lavrov hace unos días-.
Si quieres paz, prepárate para la guerra.
 
Y los chinos están a tope con ellos.
 
 
Un abrazo amigos/as!
 
En el próximo post hablaré del mercado energético mundial…
 
Comentarios
87
Página
5 / 5
  1. #81

    8........s

    en respuesta a Comstar
    Ver mensaje de Comstar

    exactamente igual que hace cuatro mil años comstar...el exeso monetario despues de hacer el trabajo de esclavista se metia en las camaras mortuorias...un abrazo...

  2. #82

    Comstar

    en respuesta a 8........s
    Ver mensaje de 8........s

    Lo más interesante es la irrelevancia del dinero. El sujeto vivió y esclavizó y atormentó gente, y se hizo de tanto dinero que nunca gastó, dinero que terminó como decoración de tumbas, y tras siglos de olvido, terminar como un "freak" exhibido en una vitrina arqueológica a la par de Lucy, la mona humana más antigua.

  3. #83

    8........s

    en respuesta a Comstar
    Ver mensaje de Comstar

    pues claro...ahora queda lo relevante...tenemos dos patrones riqueza dinero y riqueza trabajo...digamosle a las gentes que el dinero es solo un instrumento del poder para controlar nuestra voluntad...y que el esfuerzo y el trabajo es lo que nos hace libres...y lo menos que te dicen es ...falangista...comstar convendremos que el adoctrinamiento no se borra tan sencillamente ...son siglos...milenios de dominacion a traves de nuestra propia codicia...eso ...que te propongo que hagas una encuesta ...a ver si tu y yo y alguno mas se apunta en rankia...un abrazo...

  4. #84

    Comstar

    Acabo de mirar esta noticia, no tanto para ver si es cierta o no, sino mirar la mecánica detrás del anuncio. ¿Por qué de pronto un interés en "salvar" inversionistas luego de anunciarles una salida de Grecia de la UE que nunca ocurrió, y una caídad del Euro que nunca ocurrió?

    Warning: Stocks Will Collapse by 50%
    http://www.moneynews.com/MKTNewsIntl/stock-market-crash-warren-buffett-indicator/2014/10/03/id/598461/?dkt_nbr=ufos34vz&utm_source=taboola&utm_medium=referral

    Miro la noticia y el tema de vender de pronto para tirar las acciones hacia abajo, creyendo que hay pánico parece lógico para que insten a la gente a tirar abajo las acciones para abaratarlas y comprar compañías en su suelo, y también levantar una burbuja de dólares para revalorizar el dólar en tiempos en que se anticipa caída del dólar por algùn contratiempo monetario, o para dejar con pérdida a terceros.

  5. #85

    Comstar

    en respuesta a 8........s
    Ver mensaje de 8........s

    Han sido siglos de confianza, pero la destruyeron.
    Que no te preocupe que te digan falangista. Un adjetivo no te define.
    Una persona falangista tendrìa que ser violenta, y los violentos son idiotas que no tenen imaginación y por eso acuden a la violencia, sin saber que eso es precisamente lo que quieren los enemigos de los falagistas.
    La codicia es un error, debido a sus consecuencias. Los tercermundistas son los más codiciosos, y por eso los otrora países desarrollados se vuelven tercermundistas.
    Hay dos maneras de aprender. Una es con los errores ajenos y otra es tocando fondo.
    No me preocupa los adjetivos. El tiempo aclara todo y con el tiempo lo que haces suele mirarse con una óptica distinta, una trayectoria. En política siempre hablarán de tí, hagas lo que hagas, así que andar fingiendo no te va a servir de mucho.

    Cuando miro a los dominadores, siento lástima, porque su vida ha de ser miserable. Una persona feliz y mentalmente sana se caracteriza por alegrarse por el bien ajeno, y buscar el bien ajeno. Los dominadores viven su vida en la miseria de la infelicidad, donde nada les satisface ni comforta, que es es la más crónoca de todas las enfermedades.

  6. #86

    Pacheco

    Hola Claudio

    Me ha impresionado mucho tu análisis, aunque he de reconocer que no me deja nada tranquilo. ¿Podrías dar tu opinión de por qué los mercados bursátiles están disparados en USA (máximos históricos) mientras que en Europa, China o Rusia no han recuperado los niveles previos a 2008? ¿Es la bolsa de USA una burbuja?

    Gracias y un saludo
    Pacheco

  7. #87

    Claudio Vargas

    en respuesta a Pacheco
    Ver mensaje de Pacheco

    Perdona la demora Pacheco,

    Todas las bolsas están en burbuja. Hay una gran discrepancia entre éstas y la salud de la economía real; cuya tendencia es francamente deflacionaria ahora mismo. No todas las bolsas europeas han recuperado los máximos de 2008. Mira el IBEX, se ha quedado a medio camino... Como la bolsa de Japón, que a pesar de imprimir todo el dinero del mundo y del otro, sigue estando lejísimos de sus máximos históricos. Dicho esto, es innegable que parte del dinero de los QE se han dirigido a la renta variable y a la renta fija, mejorando su rentabilidad. Ahora bien, en las bolsas tenemos una burbuja de "mil pares de cojones". Para mi el que más sabe de estas cosas es John Hussman; y por él sé que la Bolsa USA está tan hinchada como lo estaba en 1929, 1987 o en 2008. Está sobrecomprada, sobrevalorada, muy apalancada y con un PER altísimo. El Nasdaq ya ha corregido un 20%, pero a los demás índices les espera una corrección mucho mayor. Tal vez del 50 o 60%. ¿Qué cuando será eso? No lo sé. Pero ya llevamos 6 años de ciclo alcista y creo que a esto le quedan 2 telediarios. El año que viene va a ser muy interesante...

    Un abrazo!!