¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

La macroeconomía al descubierto.

Analizando las contradicciones del mercado

De victoria en victoria hasta la derrota final

 

Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circula por el mundo.

 

Primera ley fundamental de la estupidez humana

                                 Carlo Maria Cipolla

 

Llevo más de un año sin postear y no sé por dónde empezar… Empecé un artículo muy extenso en el que hablaba de macroeconomía, geopolítica, fascismo y nuevas tecnologías. Al principio era prometedor –porque todo eso está interrelacionado-, pero tras escribir unos cuántos párrafos desistí porque mi cabeza no daba para más. Me costaba unir los nodos y, lo que en principio parecía una gran disertación, terminó pareciéndome una “coliflor”. Así que hoy vamos a simplificar las cosas; tocaré el tema de la macro y de la geopolítica y dejaré para otra ocasión el del fascismo y las nuevas tecnologías.   Leer más

Marea Baja

Mientras el ciudadano de a pie hace lo que puede para mantener su puesto de trabajo y sacar a su familia adelante tras años de penurias, ahí afuera se está librando una guerra sin cuartel entre las élites occidentales –algunas de las cuáles se pelean entre sí- y las élites de los BRICS que aguantan las injerencias y acometidas estadounidenses.

La gente normal y corriente no tiene conciencia ni interés por saber lo que pasa. Y así le irá… Desfoga su estrés viendo telebasura o tragándose las noticias de la prensa manipulada por sus bancos acreedores. No le da para más. No tiene ni puta idea de lo que pasa en Siria, en Ucrania o las repercusiones que en sus vidas tiene y tendrá la política monetaria de los Bancos Centrales de aquí y de allá. No hay libertad de prensa. Y encima, una inmensa mayoría todavía cree en la Democracia… En fin. Reír para no llorar. Me duele decirlo, pero en esta vida la ignorancia tiene un precio. La próxima acometida de la crisis –que ya se vislumbra en el horizonte-, va a pillar por sorpresa a buena parte de la ciudadanía y no me gustaría estar en la piel de los políticos que tendrán que lidiar con ella; sin duda, la peor profesión en la que se puede estar.   Leer más

Los Terroristas de la Deuda

Rusia es una esfinge, afligida, jubilosa,

y cubriéndose de sangre

te mira, te mira, te mira, con sus ojos

oblicuos

encendidos de odio y amor.

 

ALEXANDER BLOK, “Los Escitas”

 

Menudo poema… Maravilloso.

Tengo que reconocer que últimamente no sigo demasiado la evolución de los índices macroeconómicos porque ahora tengo el foco puesto en la preocupante evolución de los conflictos geopolíticos que se extienden por todo el globo. Me gustaría centrarme en un solo campo, pero no puedo. Después de todo, soy historiador. Y como tal tiendo a analizar la realidad desde un punto de vista interdisciplinar. Es una cuestión de método. Necesito estudiar el pasado, analizar la macro, entender la dinámica sociológica que sacude a algunos países y observar lo que me encuentro todos los días por la calle para llegar a conclusiones que considero fehacientes.   Leer más

Cambios Siderales

 

Estos últimos días me ha dado por repasar las pullas literarias que se dedicaban Luis de Góngora y Francisco de Quevedo; que junto a Cervantes, tal vez sean las figuras más conocidas y emblemáticas del Siglo de Oro de las letras castellanas. Esos tipos se odiaban de verdad. Aprovechaban cualquier oportunidad para atacarse, ridiculizarse y desprestigiarse ante los demás. De todos es conocido que Quevedo definió a su contemporáneo como un hombre a una nariz pegado –para denunciar falsamente su condición de judío-; tras lo cuál Góngora lo llamó don Francisco de Quebebo. Supongo que entenderéis el por qué… Leyéndolos me moría de la risa. Durante años estuvieron machacándose para mayor gloria de la literatura española. Y es que en juego no sólo estaban su prestigio y su “honor”, sino jugosos contratos como secretarios de los Grandes de España que intentaban ganar cuotas de poder en la corte de los Austrias.   Leer más

Una oportunidad histórica

Todos los modelos económicos con el tiempo se convierten en híbridos. EE.UU. hoy en día no representa el capitalismo puro. De hecho, en ninguna parte del mundo hay lugar para el capitalismo puro, no regulado.

Lloyd Blankfein, CEO de Goldman Sachs

Pues sí, es una verdadera lástima. Hoy en día ir de “liberal” por la vida es una cosa tan utópica como en su momento lo fue el comunismo o el anarquismo. Pero eso es lo que pasa cuando el Estado mete sus manazas en todo e intenta controlar cualquier esfera de la vida pública. Hubo una época dorada, no hace tanto, en el que las grandes corporaciones luchaban a cara de perro por su cuota de mercado. No es que los políticos de entonces fueran mejores o peores que los actuales, pero había cierto laissez faire en los asuntos de la economía. Y sobre todo, los banqueros centrales no iban de superestrellas ni sus acciones tenían la repercusión mediática de ahora.   Leer más

Pienso, luego existo

Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.

                                                                                                                                          Friedrich Nietzsche

 

El post de hoy viene “calentito”. Sin embargo carece de una línea argumental definida. Es más bien un brainstorming; una lluvia de ideas y pensamientos relacionados entre sí de un modo asimétrico. Diríase que lo que viene a continuación son reflexiones en “voz alta”. Lo que pasa es que en este artículo toco tantos palos, conceptos e ideas, que no tenía otra opción. Podría haber hecho un post de 500 páginas, pero nadie lo hubiera leído… Y tampoco creo que me hubiera ayudado la distribución de sus contenidos en varias entradas menores como hacen muchos blogueros. Así que he creado una especie de ensalada casera en la que doy rienda suelta a mis pensamientos. Espero que os guste. Si queréis, nos encontramos en los comentarios.   Leer más

Emplumados como Pollos

Vamos de victoria en victoria, hasta la derrota final.

                                                                                                                                             Parafraseando a Groucho Marx

Lo que viene a continuación no es un artículo. Es una narración bastante extensa. Un cuento de terror que quiero entregar a mi amigos/as de Rankia como regalo de Navidad. ¡Espero que os guste!

 

Malas señales para el porvenir del Capitalismo   Leer más

Camino a la Perdición

Claro que hay una lucha de clases. Pero es mi clase, la de los ricos, la que está librando esta guerra. Y la estamos ganando.

                                                                                                                                                                                               Warren Buffet   Leer más

¡Bye bye Chusma!

Desde que empecé este blog, me he esforzado en mostrar a quién quiera escucharme que atravesamos la peor crisis económica, política y geopolítica de los últimos 400 o 500 años. No tengo ninguna duda al respecto. Aunque suene un poco “prepotente”. Lo que pasa es que tengo una visión holística de la realidad que me permite analizarla desde diferentes perspectivas. Será por mi formación de historiador… El caso es que por el mundo proliferan un montón de conflictos que siempre salen a colación cuando los imperios están al borde del colapso. Uno de ellos se refiere a la terrible desigualdad social que observamos entre los más ricos y el resto. Desigualdad que va in crescendo. Hoy sin más, leía la noticia de que el top 3 de los españoles súper ricos duplica la riqueza que posee el 20% de la población más pobre (según el último informe de Intermón Oxfam). Aunque no es una situación específica de España; ya que Spain is not diferent de lo que sucede en Estados Unidos, Europa y el resto de Occidente. Y es que en todas partes, menos en Asia, “cuecen las mismas habas”.   Leer más

Si vis pacem, para bellum

Si vis pacem, para bellum

Cita del escritor romano Vegecio –s. IV d.C.-

 
Si quieres paz, prepárate para la guerra… Porque esa es, básicamente, la política de Vladimir Vladímirovich Putin; al que sin duda habría que dar el Premio Nobel de la Paz. No al farsante de Obama. Si las élites norteamericanas querían a un mentecato en el poder, sin duda eligieron a la persona adecuada. Este presidente pasará a la historia no sólo por su baja popularidad entre los estadounidenses, sino por violar todas sus promesas electorales y por crispar al máximo las relaciones internacionales. Es una verdadera lástima que los líderes europeos estén obnubilados por el color de su piel y su pedigrí demócrata. Si lo que está haciendo Obama lo hicieran los republicanos, otro gallo cantaría. Pero tiempo al tiempo… Sus payasadas de faquir cada día tienen menos repercusión.
 
En fin, hoy hay muchos palos que tocar. Y cómo casi siempre, hablaré de la macro y del “nuevo mundo” que asoma por la puerta.
 
 

La macro y los flujos de capitales

 
Lo primero que me gustaría comentar es que el dinero inteligente siempre invierte en los mercados que ofrecen una buena rentabilidad. Es así desde tiempos inmemoriales. Para saber dónde están esos mercados hay que analizar los datos macro, tanto nacionales como internacionales, y saber interpretar la realidad político-económica de cada país. Si fuera fácil, todo el mundo ganaría dinero. E incluso los mejores gestores de hedge fund la cagan de vez en cuando. Al lado de gente como Soros soy un don Nadie… Pero que queréis que os diga; la macro es mi pasión e intento aprender de ellos. Aunque también viene bien estudiar algo de Historia Económica
 
En el mundo de los negocios no existe la certeza absoluta. Sin embargo si yo tuviera que invertir en algún país, me gustaría que éste reuniera los siguientes requisitos:
 
  • Que tuviera una población joven. Y a ser posible, con buena formación educativa.
  • Salarios bajos.
  • Poca deuda, tanto pública como privada.
  • Con disponibilidad de recursos energéticos baratos que apoyen su industrialización. 
  • Tipos de interés elevados por encima de la media, para atraer las inversiones extranjeras.
 
Con eso me “conformaría”. Desgraciadamente, muy pocas naciones ofrecen esas condiciones. Luego, para que nos vamos a engañar… Si esos países son democráticos o no es irrelevante; lo que importa es que sus gobiernos garanticen la seguridad jurídica de las inversiones y ofrezcan estabilidad social. ¿Estáis pensando en algún país en concreto? Yo sí. Estoy pensando en China. Porque esa es la realidad que tenía el gigante asiático en 1990 cuando empezó a recibir las inversiones del Primer Mundo. Tras la revolución fallida de Tian’anmen –seguramente la primera “revolución de colores” patrocinada por Estados Unidos-, a las élites occidentales les quedó claro que Deng Xiaoping no era un líder comunista ad hoc. No tenía las ínfulas nacionalizadoras de otros dirigentes socialistas como fueron Lenin, Fidel Castro o Gamal Abdel Nasser. Si hubiera sido su contemporáneo, Bush hijo habría dicho de él que “parecía un tipo de fiar”; ya que el viejo había demostrado su compromiso en crear “un país, con dos sistemas”.
 
Puede que todo esto sólo sea una teoría… ¿Quién puede saberlo realmente? Lo que sí sé es que los capitales no tardaron en llegar. A diferencia de China, en Occidente la productividad de las inversiones estaba en franco retroceso debido al envejecimiento de la población, a los salarios relativamente altos y al crecimiento exponencial de la deuda. Así pues, no debería sorprendernos que a partir de los años 90 del pasado siglo se iniciara un proceso de brutal deslocalización industrial a favor de las naciones emergentes; fenómeno que hoy conocemos como “globalización”. Y es que el dinero no tiene dueño, siempre emigra donde puede reproducirse… 
 
Para Oriente y Occidente, la globalización fue un buen trato. Los países integrados en los BRICS –acrónimo de Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica- aprovecharon las inversiones del primer mundo para industrializarse, urbanizarse y modernizar sus infraestructuras. En cierto modo, llevan 25 o 30 años inmersos en un programa de desarrollo típicamente keynesiano que ha transformado sus economías para adaptarlas a la demanda que procede desde Europa y Estados Unidos. Si Keynes estuviera vivo, fliparía con ellos. Durante este periodo no sólo han mejorado todos sus estándares de vida, sino que han conseguido la hazaña de ahorrar en los tiempos de bonanza para poder gastar cuando lleguen las vacas flacas. Por eso creo sinceramente que el destino de la economía mundial se encuentra actualmente en sus manos; ya que el Primer Mundo está al borde de la bancarrota. En cambio, para Occidente los resultados de la globalización no han sido tan halagüeños. Dejarme explicároslo… por favor. Los flujos de capitales se asemejan al flujo del agua; con lo cuál, ambos se rigen por la lógica del Principio de Arquímedes. Cuando el dinero se mueve lo hace como una masa compacta. Inunda unas zonas y produce tremendas sequías en otras. De este modo y en el periodo que nos ocupa, el flujo de capitales hacia los emergentes generó tensiones inflacionarias en los países de destino y tensiones deflacionarias en los de origen.
 
Para controlar los vaivenes de los precios, la respuesta clásica de las autoridades monetarias nos refiere a la manipulación de los tipos de interés. Los suben para encarecer el crédito y enfriar la economía cuando la inflación puede convertirse en un problema; y los bajan cuando los precios se estancan a causa de los riesgos deflacionarios. Aunque no siempre sea así… En el primer supuesto los Bancos Centrales fomentan el ahorro y, en el segundo, el gasto. En la época de Alan Greenspan al frente de la Reserva Federal las tasas se mantuvieron excepcionalmente bajas para compensar “la sequía” de dólares que emigraban a Asia en busca de fortuna. Tras la crisis de 2001 y a sugerencia de Paul Krugman, la FED rebajó al máximo el precio del dinero porque ese era el camino más corto para expandir el crédito y crear una burbuja inmobiliaria –que era lo que se buscaba-. Y bueno, todos sabemos cómo acabó esa fiesta… Sin embargo durante unos años la demanda proporcionada por Estados Unidos gracias a la política monetaria impulsada por Greenspan llenó de entusiasmo a las naciones exportadoras de materias primas o de productos manufacturados. El PIB y el ahorro de China, de Rusia y de Alemania creció al mismo ritmo que el endeudamiento de los norteamericanos. Nadie dijo nada porque “todos eran felices y comían perdices”. La deslocalización industrial de Occidente a Oriente siguió su curso natural y en Washington estaban muy contentos porque los BRICS seguían comprando sus bonos y porque China exportaba deflación que aligeraba la pesada carga de los consumidores del Imperio; al fin y al cabo, ¿no es esa la “función social” de Wal-Mart?
 
La FED podía haber tomado otro camino. Pero no lo hizo. Y yo sé por qué… Gracias a la iniciativa de tipos como Greenspan, Krugman o Bernanke, se ha producido uno de los mayores trasvases de riqueza de la historia de la humanidad. Fijaros en el siguiente gráfico: 
 
 
Claudio Vargas
El poder económico regresa rápidamente donde estaba hace 1000 años. En Asia. Es así porque el crecimiento del PIB de cualquier país está íntimamente relacionado con su proceso de urbanización (pues es en las ciudades donde se realiza la mayor especialización del trabajo y dónde el dinero obtiene mejor rentabilidad). Y en este proceso, China es el campeón indiscutible
Fuente: McKinsey Global Institute
 
Aunque lo más importante es la tendencia. Según el último informe del McKinsey Global Institute, en el año 2025 vivirán 660 millones de personas en 440 ciudades de las naciones emergentes. ¡Y esa gente impulsará la mitad del crecimiento económico mundial! Incluso hoy en día una parte significativa del PIB de China ya procede de la terciarización de su economía; es decir, de la expansión del sector de los servicios en sus ciudades. Los países emergentes necesitan encontrar otras fuentes de desarrollo porque la demanda occidental de sus productos menguará. Por eso el Primer Ministro chino, Li Keqiang, declaró no hace mucho que la urbanización del país está en el corazón de la agenda del PCCh; ya que las autoridades de Pekín quieren trasladar a otros 100 millones de sus compatriotas del campo a la ciudad en los próximos diez años. Sin duda los líderes comunistas han depositado grandes esperanzas en su mercado interno. Soy de la opinión de que van a tener un montón de problemas para desarrollarlo… Pero creo que lo van a conseguir porque los condicionantes macroeconómicos del gigante asiático todavía son muy positivos si los comparamos con los que tenemos en el “Primer Mundo”. De momento China acaba de superar el PIB de Estados Unidos. Y lo ha hecho limpiamente; sin manipulaciones y sin la necesidad de incluir “los servicios” de las prostitutas y los narcotraficantes. 
China surpasses
La historia esa de que China necesita un crecimiento del PIB superior al 7% para no implosionar, es un bulo que no se cree nadie
 

Lucha a muerte por la productividad

 
La Wikipedia define la productividad como:
La relación entre la cantidad de productos obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción… En realidad la productividad debe ser definida como el indicador de eficiencia que relaciona la cantidad de recursos utilizados con la cantidad de producción obtenida.
Bueno, yo a eso le llamo “producir mucho, bueno, bonito, barato y en el menor tiempo posible”. Entonces cualquier producto se vende de puta madre… Cuando ese proceso se generaliza la economía entera entra en ebullición. Los Bancos Centrales se ven en la necesidad de imprimir dinero para sostener el crecimiento –pero porque las cosas van bien, no cómo ahora…-; los salarios tienden a subir y el consumo se desboca. Vamos: ¡maravilloso! Sin duda esa es la época en la que todo el mundo se cree rico. Son los días de “vino y rosas”. 
 
Sin embargo cuando el ciclo alcista se extingue porque la productividad se muda a otro lado, los problemas se reactivan otra vez. Entonces puedes hacer 2 cosas: imprimir dinero para enmascarar los problemas –con eso se gana tiempo hasta que llegue la recuperación…-, o acometer reformas estructurales basadas en la macroeconomía que atraigan al capital que se fue. El primer camino es el que ha tomado Estados Unidos, Japón y Reino Unido; y el segundo el que ha seguido la Unión Europea bajo la influencia del Bundesbank. Aunque lo digo con “la boca pequeña”; ya que ambos bloques, a medida que pasan los años, tienden a mezclar ambas políticas porque no conseguimos ver la luz al final del túnel. Y eso se debe a que la productividad mundial de la economía cae a plomo en todas partes. Lo cuál es una situación bastante inaudita; pues en teoría cuando una zona va mal, otra debería ir bien y viceversa. Por eso las reformas estructurales no terminan de funcionar y por eso, también, los banqueros centrales están más despistados que un pingüino en el Manzanares. 
 
Las rebajas salariales, las mejoras tecnológicas introducidas en la producción, la política de austeridad y demás, no funcionan porque el sistema pierde aceite por todos lados. Se queda sin gasolina. Las energías disponibles son demasiado caras y demasiado escasas. Ya va siendo hora de llamar a las cosas por su nombre… La Gran Recesión es una Gran Depresión en toda regla. La dinámica es muy deflacionaria y lo único que evita la reedición de la crisis de los años 30 del siglo pasado son los billones de dólares, yenes, libras, euros o yuanes impresos por los Bancos Centrales. Estados Unidos no tardará mucho en implantar el QE4… La verdad es que en Washington están en una situación diabólica. Si siguen con el tapering como estrategia para defender al dólar y a la calidad de su deuda el mundo se ahogará en una Mega Depresión (la deflación hará estallar la burbuja del frácking antes de tiempo); y si meten otro QE como estrategia para financiar a su ejército y a su Imperio decadente, la estanflación resultante se parecerá mucho a la que tuvieron los romanos durante el s.III d.C.
 
¿De que mal quieren morir? Mientras tanto, los BRICS hacen todo lo que pueden para construir un mundo alternativo. Y lo hacen a velocidad de crucero. Saben que tienen poco tiempo y saben, también, que Estados Unidos está más belicoso que nunca. Los rusos llevan todo el año realizando maniobras militares en solitario o conjuntamente con otros países (con chinos, paquis, indios, azeríes y demás), porque son perfectamente conscientes de la que se avecina… 
Las relaciones entre Rusia y la Unión Europea han llegado a algún tipo de momento de la verdad… Ya hemos salvado a los europeos de sí mismos demasiadas veces
 
–decía el canciller ruso Sergei Lavrov hace unos días-.
Si quieres paz, prepárate para la guerra.
 
Y los chinos están a tope con ellos.
 
 
Un abrazo amigos/as!
 
En el próximo post hablaré del mercado energético mundial…
 
 

El momento de los Tipos Duros

Rusia tiene el honor de ser la segunda mayor amenaza global, según Obama

                                                                                                 Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores de la Federación Rusa

 

No hace mucho leí un artículo de un conocido analista de cuyo nombre no quiero acordarme, en el que dibujaba una realidad de cuento de hadas para la economía de Estados Unidos basada en una interpretación sui géneris del dilema de Triffin. Se trata de un discurso convincente, trufado de medias verdades y de medias mentiras que luego los mass media difunden por todo el globo para intentar confundir al personal. Según él, la economía norteamericana va “viento en popa y a toda vela” porque el PIB vuelve a crecer con fuerza, porque el paro baja, la inflación está controlada y porque no se atisban subidas de tipos de interés en un futuro cercano. Asimismo, nuestro analista aprobaba las medidas de reducción del déficit público puestas en marcha por la administración Obama que le han allanado el camino a la FED para dejar de imprimir dinero a través de los QE. Es una política que está obteniendo muy buenos resultados… –decía-; ya que al reforzar la cotización del dólar se ejerce “un efecto llamada” sobre los capitales que emigraron a los países emergentes al comienzo de la Gran Recesión. Y eso es muy bueno para algunas bolsas, claro está…   Leer más


Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos