Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
30 recomendaciones

Me han pedido en los comentarios que cuente batallitas de cuando en el parqué se contrataba de viva voz y había muy pocos especuladores. El 99% de las personas que acudían cada día eran rentistas adinerados que rara vez operaban y que iban a la bolsa a charlar con los amigos.

La falta de especuladores producía ineficiencias aprovechables en el mercado. Se dice que el hambre aguza el ingenio, pero como los asistentes a la bolsa no pasaban hambre, más bien tenían sobrepeso, no solían utilizar el ingenio casi nunca. Eso permitía que los chollos fueran aprovechados por pocos con poco dinero, con lo que había maná para todos.

Voy a contar uno de los chollos que se mantuvo rentable durante muchos de los años 80: los bonos convertibles del Banco de Santander.

La mayor parte de las operaciones brillantes que se hicieron en los mercados españoles durante el siglo XX salieron de la mollera de Don Emilio Botín. Yo me fijaba en todo lo que hacía, ya que no solía fallar casi nunca.

En los años 80 (no recuerdo fechas concretas) empezó una estrategia brillante que consistía en lo siguiente:

La cotización del Santander no debía bajar casi nunca, y cuando se producía una pequeña corrección la recuperaba enseguida. Esto se mantuvo durante años, hasta el punto que yo puse en circulación un lema que decía: “si no sabes que hacer, compra Santander”.

Los bancos tenían una figura en el parqué que se llamaba “el cuidador”. Don Emilio le había dado órdenes al cuidador que, los días que tocaba bajar la cotización del banco, él comprara las acciones necesarias para que el Santander no bajara o lo hiciera con mucha moderación, y a los pocos días tenía que haber recuperado la corrección.

Como las acciones propias en la cartera del banco tenían unos límites, Don Emilio hacía todos los años emisiones de bonos convertibles en acciones viejas del Banco de Santander. Estos bonos se convertían a voluntad del tenedor en acciones viejas dos veces al año, el 17 de abril y el 17 de octubre, con un 10% de descuento. Y a los inversores que acudían a la conversión les daba las acciones viejas que tenía la cartera del banco, y dejaba la cartera del banco limpia para poder seguir comprando acciones todos los días que hiciera falta.

Como el banco subía siempre, las acciones que había dado en el canje con un 10% de descuento, al banco le habían costado más baratas de promedio, con lo cual en esa operación el banco ganaba dinero, además de mantener la cotización y tener contentos a los accionistas y a los bonistas.

Como para un ventajista el comprar los bonos convertibles y esperar 6 meses para la conversión era poco atractivo, me aprovechaba de la falta de espabilados y compraba los bonos en el mercado secundario una semana antes del canje. De esa forma le sacaba alrededor de un 8% libre de gastos dos veces al año. Como las acciones del Santander subían siempre, no había prisa en vender las acciones que me habían adjudicado. Cuando encontraba otro chollo para el que necesitaba el dinero, vendía las acciones del Santander el mismo día que compraba otra cosa.

Pero ahí no terminaba el asunto: como el canje se hacía con acciones viejas, tenían que cotizar en alguna bolsa al precio al que se iban a adjudicar a los bonistas. Como es natural, escogían la Bolsa de Valencia para marcar esa cotización un 10% por debajo de lo que cotizaba el banco en la Bolsa de Madrid. Como podéis imaginar, allí estaba mi orden de compra limitada un 1% por encima de la cotización del canje.

Por ley, cuando se marcaba un cambio, tenían que dar al menos un 20% del volumen a las órdenes que entraban en ese precio, cosa que yo resolvía hinchando la orden para que entrara más volumen. Como los especuladores hacíamos una liquidación semanal con el agente de cambio y bolsa, que el saldo se quedara al descubierto un día no se notaba, ya que en la sesión siguiente se liquidaban las acciones sobrantes. A veces, cuando en la Bolsa de Madrid el Banco de Santander había subido, todavía se podían vender las acciones sobrantes el mismo día y fuera de hora, con un 10% de beneficio, pues en Madrid habían quedado órdenes de compra sin completar.

Todo esto demuestra que, estar a pié de obra en el momento y el lugar adecuados, es igual o más importante que tener los conocimientos adecuados para aprovecharlo.

 

  1. en respuesta a Francisco Llinares
    #27
    Paripe
     Entiendo, pero para poner un ejemplo de una buena diversificación en renta variable...qué seria para usted una buena diversificación cuando considera alcista el mercado, cuando se pone usted bajista y otra donde no lo ve claro y se pone neutral.

    Una buena diversificación que usted menciona seria por ejemplo:

    a) Largos en futuros SP500 (u otro índice) + Opciones CALL sobre índices
    b) Cortos en futuros SP500 (u otro índice) + Opciones PUT sobre índices
    c) Largos en un índice y cortos en otro ¿? + Calls y puts sobre índices

    En los 3 casos, un índice en concreto o más de 3 o 4 índices?

    Gracias 
  2. en respuesta a Paripe
    #25
    Francisco Llinares
    Salvo raras excepciones suelo operar con índices, que ya llevan la diversificación incorporada. Además tienen la ventaja de que nunca quiebran.
    1 recomendaciones
  3. en respuesta a Daniela Badillo
    #24
    Francisco Llinares
    El diferencial es interesante cuando se va a operar con productos que cotizan en futuros, para saber si es más rentable la posición corta o larga. En el caso de acciones se mira solamente el gráfico de la acción, ya que como nunca se va a hacer el roll over, el diferencial no tiene interés para la operativa.

    Para operar con índices si es importante, pues se pueden ir cien puntos del futuro de un año al siguiente.

    https://www.eurexchange.com/exchange-en/products/idx/stx/blc/EURO-STOXX-50-Index-Futures-160088
    1 recomendaciones
  4. en respuesta a Francisco Llinares
    #23
    Paripe
    Bueno, eso lo entiendo. Yo tengo ladrillo principalmente (locales y pisos que alquilo) que es patrimonio fuera de la renta variable. Si el mundo no se convierte en un nuevo SIRIA todo me renta entre un 4% y un 6% anual la parte fuera de renta variable. Y todo eso representa mucho mas que la parte de renta variable.

    Mi pregunta era sobre la parte de renta variable en si...y cuál seria la mejor diversificación para usted. Unos 30 activos aprox repartidos por igual?


  5. #22
    Daniela Badillo
    Hola Francisco Llinares
    Tengo dudas de como encontrar el diferencial del futuro en renta variable. por ejemplo el diferencial del futuro, de la  acción  de colgate palmolive me he encontrado que se mueven bastante la tasa de interés en  algunas acciones tambien el dividendo no  suele ser lineal ya que algunas veces no pagan el dividendo,  he visto con cemex acción de mexcio  . En este caso me confundo para sacar el dividendo. no se si seguir el dato  de dividendo de investing,  otra es la pagina yahoo. pienso que yahoo F. según yo si sumo o divido el interés anual me salen resultados muy parecidos de la imagen 2 y 3 del 2019 y tambien el 2020 es muy similar.
     Sobre el tipo de interés del mercado no tengo idea de como promediar anual o trimestral.   
30 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...