Rankia Chile
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El hogar del cuidador
Análisis de los mercados desde un punto de vista operativo

Las Ofertas Públicas de Venta o cómo empapelar al minorista

El jueves pasado la CNMV aprobó e inscribió en el registro oficial el folleto de la oferta de venta de acciones de la filial de PROSEGUR, S.A. PROSEGUR CASH.
Tras varios meses en los que la compañía de seguridad vino anunciando el deseo, luego posibilidad, de escindir su actividad de logística de efectivo, el 28 de septiembre del año pasado emitió un Hecho Relevante en el que hacía pública definitivamente su intención de sacar a bolsa su división de Logística de Valores y Gestión de Efectivo, dando más detalles en el Investor’s Day que celebraría esa misma jornada.
A raíz de esa comunicación pública, ese día el precio llegó a subir un 7% y las siguientes 18 sesiones llegó a revalorizarse un 14,50% hasta los 6,70 euros, máximos históricos del valor hasta la fecha. Ya teníamos configurado un nivel en el que sujetar a los minoristas con papel comprado en máximos.

Prosegur gráfico

El negocio de PROSEGUR CASH está en fase de madurez, en lo alto de su ciclo, y con visos de entrar en declive, pues el uso de efectivo está comenzando a decaer a nivel global. Países como Dinamarca ya han iniciado la senda de la prohibición del uso del efectivo, dejando hasta el momento que sean los comerciantes los que decidan si permiten a sus clientes pagar las compras en efectivo, pero estableciendo que dentro de trece años, los daneses no podrán usar papel moneda.
Esto, que a día de hoy puede parecer no demasiado relevante, supone sin embargo una amenaza para el negocio de la segunda compañía a nivel mundial en el transporte de fondos, pues el uso de efectivo es seguro que va ir disminuyendo con el tiempo. También es cierto que a día de hoy, y a nivel mundial, el uso de efectivo sigue siendo mayoritario, pero la tendencia hacia su supresión es imparable, y el crecimiento de otros países emergentes no implica necesariamente que pasen previamente por la fase del uso del efectivo, sino que directamente pueden crecer empleando el uso de medios electrónicos de pago. Y es por ello, entre otras razones, que la operación de la OPV de PROSEGUR CASH se articula como otra operación de manual para empapelar a los minoristas. 


En este tipo de OPV, encontramos una serie de elementos comunes:  

  • Negocio maduro, en lo alto del ciclo.
  • Colocación reservada a inversores cualificados y vetada al minorista hasta la negociación en bolsa.
  • Para la matriz, la colocación de la división de Cash supone un negocio redondo, pues se desprende de la mitad de una actividad en lo más alto y le permite hacer a su vez caja (aunque ello signifique desprenderse del 25% de un negocio que le aporta el 85% de su ebitda).
  • Con los fondos obtenidos en la OPV, la matriz va a repartir un dividendo muy jugoso para sus accionistas.
  • Se ha venido haciendo publicidad en los medios de comunicación, cuando la OPV es inicialmente para institucionales. Entonces, ¿por qué se anuncia en los principales medios de comunicación a toda página? Sin duda, para atraer en segunda instancia al inversor particular, para que una vez comience su cotización en el Continuo, y el precio suba inicialmente, los institucionales que hayan comprado, coloquen su papel al minorista con un buen beneficio, desde el punto de vista del institucional.
  • A buen seguro, el precio de salida se hará en la parte alta del rango anunciado en el folleto, esto es, los 2,35 euros. En primer lugar, porque es una tentación, y un hecho contrastado en este tipo de colocaciones, salir en la parte alta del rango y, en segundo lugar, porque el objetivo último es que la filial valga más que la matriz, y ésta, la semana pasada, a cierre de cotización valía en torno a los 3.500 millones de euros
  • El núcleo duro de PROSEGUR se garantiza el control del 51% más un 25% adicional a través de PROSEGUR ASSETS MANAGEMENT, vehículo creado específicamente para esta operación. 

Todos estos elementos, configuran una OPV que encaja en el patrón de otras ofertas públicas como las que hemos venido asistiendo desde 2010, en las que el 60% de las colocaciones siguen a día de hoy en rentabilidad negativa con respecto al precio de salida. En buena parte de estas colocaciones “ruinosas” (para el particular), el valor funcionó bien las primeras semanas (en algunas de ellas no llegó ni a días), para luego dar un giro en la cotización, es decir, comenzar a salir papel comprado rápidamente por el particular al calor de las expectativas de negocio creadas durante el proceso de preparación y oferta.

Así pues, en este caso, desde el pasado viernes 3, el proceso de prospección de la demanda estará abierto hasta el día 15. Los inversores institucionales podrán decidir si se adhieren a la oferta, fijándose entonces el precio definitivo. El inicio de cotización sería, pues, el viernes 17 de marzo. 
Es entonces cuando los inversores particulares, con los bolsillos llenos de liquidez y con la ansiedad en niveles máximos por estar presenciando un mercado alcista como en mucho tiempo no veían, y estar presenciando cómo se les bombardea en los medios sobre las bondades de una empresa segunda a nivel mundial en el transporte de dinero, se lanzarán a comprar títulos de la joya de la corona.
Es el momento en que los institucionales, aquellos inversores que han acudido a la prospección y han sido adjudicatarios de la oferta pueden comenzar con el juego de comprar paquetes de acciones para forzar una revalorización, creando un interés en el precio y vender sus acciones a los particulares. Esta práctica, que la vemos en el gráfico de muchas OPV y cuyo proceso hemos descrito anteriormente, es lo que se denomina Price Positioning, siempre y cuando exista concierto previo entre las partes vendedoras y pueda demostrarse, claro está, a la luz del Reglamento de Abuso de Mercado, hecho que es prácticamente imposible. Pero los gráficos dejan una huella imborrable de unas posibles prácticas muy acordes con las del manual del cuidador y hemos de aprender de ellos y sacar consecuencias prácticas.

En próximas entradas ahondaremos en otras OPV de manual, como la de BANKIA, que ya está entrando en los anales, no ya del Manuel del Cuidador, sino de la historia del fraude al inversor particular.

Buen trading.

Mario de Angeles

  1. #1

    Luis70

    Los minoristas no pueden acudir a la OPV, es solo para inversores cualificados. El minorista solo puede entrar cuando este cotizando. Asi que solo se empapelara el que quiera.
    Saludos

  2. #2

    Mario de Angeles

    en respuesta a Luis70
    Ver mensaje de Luis70

    Hola Luis70:

    Precisamente por la restricción en la oferta inicial a los minoristas de este tipo de colocaciones, en cuanto comienza la cotización acuden al calor de las expectativas generadas y los tirones iniciales que se producen en la cotización. Está claro que a nadie se le fuerza a entrar, y nadie se queda enganchado si no ha tomado la decisión previa de meterse, pero esto es bolsa y los particulares animados por datos positivos y campañas de publicidad en los medios, se lanzan a comprar para no perderse ese espectacular valor en este tipo de OPV.
    ¿Qué sentido tienen las cuñas en las radios y los anuncios en toda la prensa de tirada nacional de la salida a bolsa de PROSEGUR CASH?. ¿O es que nos creemos que los inversores institucionales van a acudir a la oferta escuchando o leyendo el anuncio de la colocación?

    Razón tienes cuando dices que sólo se empapelará el que quiera, pero la hemeroteca y los consultorios de bolsa están llenos de particulares enganchados en este tipo OPV.

    Gracias por tu comentario

    Un saludo

Autor del blog

Envía tu consulta