Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
47 recomendaciones
171

Lamentable y poco edificante el espectáculo de la tóxica política española que tiene atónita a Europa y a la que sin mucho esfuerzo se puede culpar de la dolorosa situación sanitaria y económica del país, a la cola de Europa.

"En primer lugar, permitidme afirmar mi firme creencia de que lo único que debemos temer es al miedo mismo: un terror sin nombre, irracional e injustificado que paraliza los esfuerzos necesarios para convertir la retirada en avance."
Discurso de inauguración de Franklin D. Roosevelt. 4 de Marzo de 1933.

Creo que nadie puede acusarme de complacencia con un virus mortal cuando desde estas páginas defendía en Febrero que era necesario cerrar las fronteras para evitar la llegada del virus al país, lo cual tendría un coste grandísimo (Coronavirus escenario 2: Enemigo a las puertas). Esa propuesta fue duramente criticada por algunos por su alto coste. Coste que por supuesto a estas alturas nos parecería una auténtica ganga.

Sin embargo en mis análisis yo no me dejo llevar por simplísmos del estilo de los pronunciados por la Presidenta de la Comunidad Foral de Navarra: “Cada vida cuenta. Cada muerte es un drama y nos negamos a asumir que esto tenga que ser así irremediablemente”. Esto es palabrería barata de los políticos. La gente se muere a diario por múltiples causas y gobernar es establecer normas y distribuir recursos para mejorar el bienestar general de la población. Esta pandemia tiene una mortalidad de en torno al 0,5 % de los infectados, unas cinco veces más que la gripe estacional que pasamos cada año sin despeinarnos. Y esa mortalidad está distribuida asimétricamente afectando sobremanera a los mayores de 75 años. El hundimiento del país por la pandemia de coronavirus es un daño autoinflingido. Nada tenía que haber sido como ha sido, pero el problema es el pensamiento unidimensional y lineal que caracteriza a la mayoría de los cerebros humanos. Pareciera que solo hay un problema en el país, que es el número de infectados por cada 100.000 habitantes. Y una solución que es restringir las libertades de los ciudadanos a costa de un terrible daño económico.

A cada paso de lo que ha venido pasando yo he venido apoyando las medidas menos costosas para la sociedad. El cierre de fronteras en Febrero nos hubiera ahorrado el 80 % del coste de lo que ha pasado. El confinamiento se hizo absolutamente necesario no porque la enfermedad fuera peligrosísima sino porque provocaba el colapso de la sanidad y una sociedad moderna democrática no puede funcionar con la sanidad colapsada. Sin embargo el confinamiento español fue excesivamente largo, provocando un daño económico profundísimo, al tiempo que suficientemente laxo para permitir que continuara habiendo un nivel relativamente alto de contagios. La segunda ola en verano fue un error mayúsculo por no establecer los medios a nivel nacional para "testar-trazar-confinar-testar", es decir la política que siguieron países como Corea del Sur o Taiwan desde el principio y que era perfectamente conocida. Esa falta de dotación de medios tuvo un coste altísimo al arruinar la temporada turística de verano, uno de los principales soportes económicos del país.

A cada paso nuestros gobiernos han ido tomando las peores decisiones. Decisiones que han sido políticas en vez de científicas, como quedó bien claro tras saberse que el comité de expertos en la desescalada no existía.

El manual de lo que había que hacer a cada paso estaba clarísimo. Solo había que enfocarse en la tarea fundamental en cada momento.

1. Evitar que el virus entrara en el país para evitar el daño. No se hizo.
2. Vigilar la aparición del virus en los hospitales al tiempo que se preparan y acumulan medios. No se hizo.
3. Una vez conocida la presencia del virus cortar rápidamente su propagación exponencial al tiempo que se protege a los más vulnerables. No se hizo.
4. Una vez que la pandemia ha infectado a un porcentaje significativo de la población, confinar a la población para evitar el colapso de la sanidad. Esto sí se hizo.
5. Con la población confinada abordar los cambios legislativos necesarios y establecer los medios para evitar que los contagios crezcan descontroladamente tras el confinamiento. No se hizo.
6. Una vez que la epidemia ha creado resistencia en buena parte de la población y la sanidad corre un riesgo moderado de saturarse, concentrarse en la recuperación de la economía. No se está haciendo.

Cuando el país está abocado a su peor crisis económica en 80 años, los esfuerzos del gobierno se están dirigiendo a descargar la responsabilidad en los ciudadanos y en las administraciones regidas por otros partidos. Los hechos no ofrecen lugar a dudas:

1. El problema con la segunda ola del coronavirus es un problema de España, no de Madrid

Durante un tiempo se ha intentado hacernos creer que el gobierno de Madrid era el principal responsable de que el coronavirus estuviera desatado en España. Sin embargo los datos mostraban otra cosa.

Fig 1. Nuevos casos de COVID-19 por 100.000 habitantes entre el 20 y el 26 de Septiembre de 2020. Fuente: Jelmer Visser.

De las quince regiones europeas con más de 175 nuevos casos por 100 mil habitantes a finales de septiembre, siete eran españolas. Eso demuestra que el problema era nacional, no regional. Observese como el virus parece respetar las fronteras de los países (Rep. Checa, Alemania). Ello se debe principalmente a diferencias en las políticas seguidas, aunque también influye la población.

Aunque pretende ignorarlo concienzudamente, la responsabilidad ante una pandemia que afecta a todo el país es del Ministerio de Sanidad y es indiscutible que la desescalada en España se hizo muy mal. Quizá a propósito para diluir la responsabilidad de lo mal que se había actuado ante la pandemia en la primera ola. No tiene otra explicación que Sánchez declarara al virus vencido y que no se abordaran los cambios legislativos necesarios para hacer frente a la pandemia que Sánchez prometió hacer en Mayo. Quizá ya tuviera planeado usar el estado de alarma contra las comunidades díscolas, pero ahora para establecer un toque de queda sigue siendo necesario decretarlo. No solo eso sino que se piden poderes extraordinarios por seis meses. ¿Para hacer qué, que no se ha hecho en los 8 meses transcurridos?

La revista médica The Lancet pone el dedo en la llaga en su editorial del 16 de octubre "COVID-19 en España: ¿Una tormenta predecible?". "La polarización política y el gobierno descentralizado son causas probables de la falta de rapidez y eficacia en la respuesta de la sanidad pública". También dice que la sanidad española presentaba serias deficiencias, a pesar de que en marzo Pedro Sánchez afirmaba que España cuenta con la sanidad "más eficiente" de Europa y la tercera del mundo, sólo superada por Hong Kong y Singapur. Pues va a ser que no era cierto. Nuestra educación y nuestra sanidad se han ido degradando durante mucho tiempo bajo gobiernos de todo signo. Es popular acusar a los recortes que hubo que hacer durante la pasada crisis económica, pero como de costumbre es una dilución de responsabilidades. El número de camas por población en España lleva cayendo desde ni se sabe independientemente de quien gobernara.

Fig 2. Número de camas de hospital por cada 100.000 habitantes en España y población de España en millones. Entre 2004 y 2011 gobernó Rodríguez Zapatero, entre 2011 y 2018 Rajoy, y desde 2018 Sánchez Pérez-Castejón. Fuentes: Instituto Nacional de Estadística y Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

2. La segunda ola ya ha hecho cresta en Madrid y está próxima a hacerlo en España

Si una cosa ha quedado clara en la respuesta de España a la pandemia es que los políticos no entienden como funciona una epidemia de origen vírico y al parecer los asesores que se han buscado tampoco, o no les hacen caso. La función exponencial que sigue el número de infectados cuando el índice de reproducción del virus es superior a 1 determina que las medidas efectivas tomadas al principio de la propagación tengan un efecto extraordinario, mientras que las medidas tomadas cuando el virus ya ha infectado a una proporción considerable de la población y su índice de reproducción está cayendo son extraordinariamente ineficientes excepto para incrementar el daño económico.

El estado de alarma se le aplicó a Madrid cuando los datos de nuevos casos, nuevos ingresos hospitalarios y nuevos ingresos en UCI llevaban una semana descendiendo. El número de hospitalizados en el pico de esta segunda ola en Madrid no ha llegado al 25 % del pico de hospitalizados en la primera ola, por lo tanto pese a los gritos de los sanitarios, comprensibles, el sistema sanitario madrileño no ha corrido el riesgo de colapsarse en la segunda ola.

Fig 3. Hospitalizaciones en Madrid durante la primera ola (negro) y durante la segunda ola (púrpura). El pico de la segunda ola tuvo lugar en Madrid a finales de Septiembre y fue un 75 % inferior al primer pico. Fuente: COVID19 MADRID-S.P.M.

Los datos muestran que Madrid, Canarias, Baleares, Castilla la Mancha y Cantabria probablemente han superado la segunda ola, mientras que el resto aún no lo ha hecho, pero probablemente están cerca de hacerlo. Alguna comunidad puede estar más lejos si su primera ola fue más leve.

Fig 4. Media de 14 días de las notificaciones de nuevos casos por 100.000 habitantes para las regiones de España entre el 22 de marzo y el 18 de Octubre. Fuente: Centro Europeo para el Control de Enfermedades.

Cuando se tiene un virus altamente contagioso presente en una población que no tiene defensas contra él, se genera lo que en dinámica de sistemas se denomina un sistema dinámico inestable. Para que el virus no se esparza se requiere que no haya una alteración significativa de las condiciones. Es decir que se sigan aplicando medidas y que la población siga cooperando. A la larga los sistemas inestables evolucionan hacia una mayor estabilidad (es decir, a que la gente se infecte). Es lo que explica que países como la Rep. Checa o Israel, y comunidades como Asturias, Murcia o Ceuta y Melilla, que pasaron una primera ola muy leve, hayan sufrido una segunda ola mucho más fuerte. Ello pasa porque las medidas se relajan y la gente se confía, es decir varían las condiciones que mantenían la inestabilidad.

La estabilidad frente a la pandemia en ausencia de vacuna eficaz proviene de la inmunidad de grupo. Nadie sabe qué proporción de la población ha de pasar la enfermedad para alcanzar una inmunidad de grupo que en principio sería temporal, pero el desgobierno de España hace que nuestro país, y particularmente Madrid, sea el lugar de Europa donde más cerca se está de la inmunidad de grupo, y por lo tanto va camino de convertirse en el lugar más seguro de Europa. En el estudio de seroprevalencia de mayo Madrid presentaba un 10 % de seropositivos y el conjunto de España un 5 %. Esta cifra es en realidad una estimación a la baja del número de personas que han pasado la enfermedad, porque se sabe que parte de los infectados no presenta anticuerpos a pesar de presentar inmunidad celular, y porque el reactivo usado por el gobierno para el estudio no era muy bueno (qué raro), y tenía un porcentaje significativo de falsos negativos con un 82 % de sensibilidad (Orient Gene Biotech COVID-19 Rapid Test, China). A estas alturas más de cinco millones de españoles han pasado la enfermedad, muchos de ellos sin saberlo. En el caso de Madrid considerando que ha sido duramente golpeada por ambas olas el porcentaje de sus ciudadanos que ha pasado la enfermedad es posible que supere el 30 %. Recordemos que cada semana se le estaba detectando a más del 0,5 % (> 500 casos por 100.000), y es obvio que a muchos más no se les detectaba. En España se hacen 1.500 tests por 100.000 habitantes por semana.

La población es heterogénea con respecto al coronavirus. Es posible que haya parte de la población con inmunidad cruzada por otros coronavirus, y desde luego está claro que un porcentaje elevado se protege de forma eficaz contra el virus, lo que explica en parte la baja mortalidad de la segunda ola. Los que quedan sin inmunidad y no se protegen adecuadamente no son suficientes para sostener un mayor crecimiento de la segunda ola en Madrid, y esa situación se irá dando también en otras comunidades. Los políticos esperan a tomar las medidas a toro pasado en la cresta de la ola y luego se apuntan el mérito de la mejoría, cuando en realidad la dinámica de la pandemia y el comportamiento de la población explican lo que está sucediendo.

3. Las medidas tomadas ahora añaden daño económico sin afectar significativamente la evolución de la pandemia

No sé si recordaréis que yo defendí el confinamiento de marzo habida cuenta de que se había dejado que la infección se esparciera sin impedimento sobre una población criminalmente desprevenida por la evidente razón de que el colapso de la sanidad era ineludible, y una sociedad democrática moderna no lo soportaría. Hace 100 años esta pandemia hubiera pasado como un huracán habría matado al 0,5-1 % de mayor edad, habría causado secuelas serias a otro 1 % y tras un pequeño bache económico de unos meses la sociedad se hubiera recuperado rápidamente. De hecho lo hicieron con una pandemia de 5 a 10 veces peor que además mataba a la gente joven, la gripe de 1918. Su respuesta como sociedad de no hacer nada hubiera sido muchísimo mejor que la que hemos tenido nosotros. ¿Cómo es posible?

Fig. 5. Evolución de la pandemia en España. Arriba número de nuevos casos diarios detectados y su media de 7 días (azul), y número de tests realizados por cada 100.000 habitantes (rojo, escala derecha). Abajo número de muertes diarias reportadas y su media de 7 días (marrón). El primer pico de la segunda ola corresponde a Madrid y otras pocas comunidades, mientras que el pico definitivo aguarda a otras comunidades. Fuente: Worldometer.

Las medidas para retrasar y reducir la segunda ola debieron tomarse la primera quincena de julio cuando se hizo evidente que los casos estaban aumentando demasiado deprisa pero el número de infectados no era todavía demasiado alto para ser inmanejable. Una vez que la segunda ola llega a la cresta o está cerca de ella, como muestran los datos, las medidas ya no son eficaces para reducirla. Su efecto es simplemente acelerar la caída de la curva, pero a un enorme coste económico que en las presentes circunstancias de gravísima crisis en ciernes no nos podemos permitir. Es una nueva insensatez que pagaremos en unos meses agravando la crisis que estamos ignorando deliberadamente. Todo para que los políticos se apunten el tanto de vencer al virus cuando la segunda ola se está apagando por falta de combustible.

El verdadero problema para nuestra sociedad no es la pandemia, ni los muertos (con todo mi respeto), ni el daño al sistema sanitario. El verdadero problema es la destrucción económica resultante y que no cesa. Hay que remontarse a la Guerra Civil (80 años) para encontrar un daño superior. Y esa debería ser nuestra principal preocupación para intentar limitarla lo más posible antes de que se manifieste en todo su horror.

Fig. 6. Variación porcentual trimestral del Producto Interno Bruto de España desde 1996.

Si alguien cree que la crisis se puede evitar a base de papelitos verdes impresos en Bruselas, tengo una bonita estatua de una señora en un carro tirado por leones para venderle. Pero esto es tema para otro artículo.

4. ¿Qué podemos hacer con respecto al virus?

Esencialmente hay dos estrategias contrapuestas cada una de ellas apoyada por sus expertos:

A) El Memorando John Snow

Publicado en The Lancet y firmado actualmente por más de 6.400 científicos y profesionales de la salud. Comienza con lo que yo he dicho tantas veces en el blog:

"El SARS-CoV-2 se propaga a través del contacto (a través de gotículas y aerosoles) y en transmisión a mayor distancia a través de aerosoles, especialmente en condiciones donde la ventilación es deficiente. Su alta infectividad combinada con la susceptibilidad de las poblaciones no expuestas a un nuevo virus crea las condiciones para una rápida propagación comunitaria. La tasa de letalidad por infección de COVID-19 es varias veces mayor que la de la gripe estacional y la infección puede provocar una enfermedad persistente, incluso en personas jóvenes previamente sanas (es decir, COVID prolongado). No está claro cuánto tiempo dura la inmunidad protectora y, al igual que otros coronavirus estacionales, el SARS-CoV-2 es capaz de reinfectar a personas que ya han tenido la enfermedad, pero se desconoce la frecuencia de reinfección. La transmisión del virus se puede mitigar mediante el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, la higiene de las manos y respiratoria, y evitando las multitudes y los espacios mal ventilados. Las pruebas rápidas, el rastreo de contactos y el aislamiento también son fundamentales para controlar la transmisión. La Organización Mundial de la Salud ha estado abogando por estas medidas desde principios de la pandemia."

Eso último es mentira porque la OMS se apuntó a las mascarillas tremendamente tarde y estuvo negando la contagiosidad de los aerosoles durante mucho tiempo.

"En la fase inicial de la pandemia, muchos países instituyeron confinamientos para frenar la rápida propagación del virus. Esto fue esencial para reducir la mortalidad, evitar que los servicios de atención médica se vieran abrumados y ganar tiempo para establecer sistemas de respuesta pandémica para suprimir la transmisión después del bloqueo. Aunque los bloqueos han sido perturbadores, han afectado sustancialmente la salud física y mental y han perjudicado la economía, estos efectos a menudo han sido peores en países que no pudieron utilizar el tiempo durante y después del bloqueo para establecer sistemas efectivos de control de pandemias. En ausencia de disposiciones adecuadas para manejar la pandemia y sus impactos sociales, estos países se han enfrentado a continuas restricciones. Comprensiblemente esto ha provocado desmoralización generalizada y disminución de la confianza."

Parece que hablen de España. Y al final la recomendación:

"Deben implementarse de forma generalizada medidas efectivas que reduzcan y controlen la transmisión, y deben estar respaldadas por programas financieros y sociales que fomenten las respuestas de la comunidad y aborden las desigualdades que se han agravado por la pandemia. Es probable que se requieran restricciones continuas a corto plazo, para reducir la transmisión y corregir los sistemas ineficaces de respuesta a una pandemia, a fin de evitar futuros confinamientos. El propósito de estas restricciones es suprimir eficazmente las infecciones por SARS-CoV-2 a niveles bajos que permitan la detección rápida de brotes localizados y una respuesta rápida a través de sistemas eficientes y completos de búsqueda, prueba, rastreo, aislamiento y apoyo para que la vida pueda volver a su casi normalidad sin necesidad de restricciones generalizadas."

Suena fenomenal pero es completamente irrealizable en nuestro caso. En España se notifican actualmente 17.000 casos cada día. Puesto que la enfermedad es contagiosa durante (al menos) 10 días esto quiere decir 170.000 personas contagiosas conocidas sueltas por el país. A lo que hay que añadir las que no se han detectado porque no se les ha hecho test, así que sin exagerar en lo más mínimo se puede decir que en España hay actualmente entre un cuarto y medio millón de personas esparciendo el virus. Es absolutamente quimérico e irrealizable trazar, poner en cuarentena y asegurarse de que la cumplen siquiera una fracción de ellos. No hay toque de queda ni restricción horaria a la hostelería, ni limitación de desplazamiento que pueda domeñar esos números. O el incendio se reduce por si solo por falta de madera o se le quita el oxígeno con otro confinamiento salvaje que corte de raíz la transmisión. Y no quiero pensar lo que otro confinamiento le haría a nuestra maltrecha economía.

B) La declaración de Great Barrington

Firmada actualmente por más de 43.400 científicos y profesionales de la salud

"Las actuales políticas de confinamiento están produciendo efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo. Los efectos (para mencionar sólo algunos) incluyen tasas de vacunación más bajas, empeoramiento en los resultados de enfermedades cardiovasculares, menores detecciones de cáncer y deterioro de la salud mental, lo que conducirá a un mayor exceso de mortalidad en los próximos años, siendo la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad aquellos sobre los que recaerá el peso más grande de estas medidas. Dejar a los niños sin escuelas es una grave injusticia. Mantener estas medidas en pie hasta que haya una vacuna disponible causará un daño irreparable en los menos privilegiados, quienes terminarán siendo afectados de manera desproporcionada.

Afortunadamente, nuestro conocimiento sobre el virus está creciendo. Sabemos que la vulnerabilidad a la muerte por COVID-19 es más de mil veces mayor en los ancianos y débiles que en los jóvenes. En efecto, para los niños, la COVID-19 es menos perjudicial que muchos otros peligros, incluyendo la gripe. A medida que se desarrolla inmunidad, el riesgo que todos tienen de infectarse, incluyendo los vulnerables, desciende. Sabemos que, eventualmente, todas las poblaciones alcanzarán la inmunidad de grupo, es decir, el punto en el que la tasa de infecciones nuevas se mantiene estable, y que esto puede beneficiarse de (pero no depende de) una vacuna.

La manera más humana de abordarlo, midiendo los riesgos y los beneficios de alcanzar la inmunidad de grupo, es la de permitirle a aquellos que están bajo un mínimo riesgo de muerte, vivir sus vidas con normalidad para alcanzar la inmunidad al virus a través de la infección natural, mientras se protege mejor a aquellos que se encuentran en mayor riesgo. Esto lo llamamos Protección Enfocada."

Qué duda cabe que esta otra alternativa tiene un riesgo mayor, pero tiene la ventaja de que reduce la inestabilidad de mantener a una población sin defensas libre de un virus contagiosísimo que anda suelto, y en realidad es a la que nos han abocado los continuos errores de nuestros gobernantes frente a la pandemia. Países como Japón, Corea del Sur o Nueva Zelanda tienen opciones. Nosotros no. O confinamiento o inmunidad de grupo, y un segundo confinamiento sería la constatación del profundo fracaso del primero y el tiro de gracia a nuestra economía.

Lamentablemente nuestros políticos seguirán sin estar a la altura y de nuevo en vez de tomar la única opción razonable en las presentes circunstancias declararán seguir la vía John Snow (control del virus) mientras toman medidas restrictivas que son insuficientes para lograrlo pero que dañan más la economía mientras en realidad seguimos la vía Great Barrington (inmunidad de grupo) dejando que el virus infecte a la mayoría de la población.

5. ¿Qué es lo más probable que suceda con la pandemia?

La evolución más probable es que la segunda ola vaya disminuyendo de forma progresiva. El invierno favorece la propagación y la gente se confía en cuanto mejoran las cifras, por lo que es probable que los nuevos casos no desciendan tanto como cabría esperar. Sin embargo una tercera ola tiene una menor probabilidad antes de la primavera, cuando muchos de la primera ola hayan perdido su inmunidad. Una vacuna eficaz cambiaría el panorama, pero no cabe contar con ella hasta que la tengamos y demuestre su eficacia.

6. La cultura del miedo

Además de la cita de Franklin Roosevelt que encabeza el artículo, hay otras citas que me gustaría compartir con vosotros que son adecuadas para una sociedad atenazada por el miedo.

65 d.C.
«Muchas más son las cosas que nos aterran que las que realmente nos aplastan, frecuentemente sufrimos más en la imaginación que en la realidad.»
Lucio Anneo Séneca. Epistulae Morales ad Lucilium. Carta XIII. 65 d.C.

1918
«La civilización, de hecho, se vuelve cada vez más sensiblera e histérica; especialmente en democracia, tiende a degenerar en un mero combate de locuras; todo el objetivo de la política práctica es mantener a la población alarmada (y, por tanto, clamorosa de ser conducida a lugar seguro) por una serie interminable de terrores, la mayoría de ellos imaginarios.»
Henry Louis Mencken, 1918. En defensa de las mujeres.

2002
«Las percepciones del riesgo, las ideas sobre seguridad y las controversias sobre la salud, el medio ambiente y la tecnología tienen poco que ver con la ciencia o la evidencia empírica. Más bien, están moldeados por supuestos culturales sobre la vulnerabilidad humana.»
Frank Furedi. Epidemia de miedo. 2002.

Fig. 7. Se ha inducido a creer a casi la mitad del país que lo peor de la pandemia está por venir, cuando no hay nada en los datos que lleve a pensarlo. Fuente: Encuesta COSMO-SPAIN de la OMS.

Occidente está instalada en la cultura del miedo con un culto al alarmismo al tiempo que paradójicamente se ignoran los riesgos reales como la aparición de un nuevo virus, el declive del petróleo o el endeudamiento masivo de la economía. La pandemia ha dejado de ser un riesgo. La falta de decisiones acertadas a cada paso la ha plasmado en toda su realidad haciendo que causara esencialmente el mayor daño que podía causar. Pero por ello mismo ha dejado de ser un riesgo existencial, y la prueba evidente es que ahora nos lo restriegan a todas horas fomentando la cultura del miedo y utilizandolo políticamente. Solo hacen eso con los riesgos que no son esenciales. La población ya sabe como protegerse del virus reduciendo el riesgo razonablemente (distancia social, uso de mascarillas, higiene de manos, evitar multitudes en espacios cerrados). Los médicos han aprendido a tratar la COVID para reducir su mortalidad y morbilidad. Habrá nuevos medicamentos y vacunas en un futuro próximo.

Fig. 8. La mortalidad diaria por COVID-19 se mantiene por debajo de 4 muertes por millón de habitantes en esta segunda ola. Y a diferencia de la primera ola ahora los muertos sí se cuentan correctamente. Fuente: Our World in Data.

¿En serio vamos a continuar destruyendo nuestra economía por 4 muertos diarios por millón de habitantes, gente muy mayor y con salud precaria que puede no tener muchos meses de vida en cualquier caso? En España mueren 425.000 personas al año. Cerca de 2000 de ellas en accidentes de tráfico y atropellos y nadie propone limitar el uso de vehículos para reducir ese número sino educar a la población. El dañar la economía perjudica gravemente a todos. Un gobierno responsable dedicaría el máximo esfuerzo a recuperar la economía y se enfrentaría a la pandemia con medidas razonables para proteger a la población mayor, aliviar la carga sobre la sanidad, educar a la población, proporcionar vitamina D y mascarillas a los más necesitados y aplicar medidas puntuales en zonas concretas que requieran reducir la velocidad de propagación. Hay que asumir que el virus no se puede erradicar, ni siquiera controlar en España sin una vacuna. Es lo que yo definía como el tercer y peor escenario cuando analicé por primera vez el riesgo del coronavirus allá por Enero. Mientras habrá que aprender a convivir con él. Lamentablemente no tenemos un gobierno responsable y nuestra economía está cayendo en un agujero negro que la gente y el gobierno no parecen ser capaces de vislumbrar. Nos esperan tiempos muy difíciles.

La pandemia es un catalizador. No es la causa de lo que está por pasar sino un acelerador tremendo de todas las tendencias que he estado analizando en el blog a lo largo de los años. Está haciendo que nuestra deuda se dispare a velocidad de vértigo. La crisis de consumo y de asequibilidad se va a agudizar dejándonos clavados en la deflación. Y ha dañado seriamente la demanda de petróleo, certificando el Pico de Petróleo que ya ha tenido lugar. Va a disparar la conflictividad social transformando y polarizando aún más el país. Las cosas que yo preveía que podían pasar en 10-20 años (en la década de los 30) van a suceder en 3-10 años. No se trata de participar de la cultura del miedo sino de gestionar el riesgo, de la misma manera que ver venir la pandemia nos ha permitido gestionar su riesgo y evitar convertirnos en sus víctimas.

Confío en que el invierno será mejor de lo que nos vaticinan en lo referente al coronavirus en España. La extrapolación nunca ha sido una buena técnica de predecir el futuro. Con o sin medidas la segunda ola está próxima a limitarse, aunque no tanto como nos gustaría.

7. Addendum 31 de Octubre

Dada la discusión generada en los comentarios sobre el efecto del ratio enfermeras por población sobre la mortalidad, añado dos nuevas figuras.

Fig. X1. Gráfica de los países con más de 200 muertos por millón por COVID-19 frente a su número de enfermeras por mil habitantes. Países europeos en rojo, americanos en azul, asiáticos en marrón y africanos en verde. Fuentes: World Bank y Statista (al 30 de Octubre).

Es obvio que no existe relación. La R^2 es ridículamente baja y la tendencia da un resultado absurdo de que a más enfermeras más mortalidad.

Sin embargo sí tenemos un factor que correlaciona con los muertos por millón, la rapidez en implementar medidas para reducir la transmisión en la primera ola:

Fig. X2. El confinamiento en los primeros días de la transmisión del virus está relacionado con una reducción del número de muertos por exceso. En las abscisas el número estimado de infectados el día del confinamiento. En las ordenadas el número de muertos por exceso por millón. Fuente: Financial Times.

No estoy diciendo que dé igual el número de enfermeras o la calidad de la asistencia, lo que estoy diciendo es que los datos demuestran que el problema de haberlo hecho mal ante la pandemia es político, no sanitario.

  1. en respuesta a Knownuthing
    Paaskinnen
    Retomando el final de mi último comentario, en el que cito que en el mercado de Wuhan se pudo aislar y cultivar una cepa del coronavirus en muestras ambientales tomadas en el recinto a primeros de enero -  cepa -SARS-CoV-2/ F13/environment/2020/Wuhan (F13-E)-, he leído hoy una noticia sugerente que señala que a mediados de agosto el coronavirus había hecho el viaje de regreso a Wuhan desde Brasil.
    En efecto, como puede leerse hoy en toda la prensa generalista, el 17 de agosto, y procedentes de Brasil, llegaron a Wuhan más de mil cajas con 27 toneladas de carne de vacuno deshuesada y congelada en cuyos envases exteriores se detectó el virus. No es la primera vez que el virus penetra en China en los envases contaminados de productos congelados procedentes de Sudamérica. En julio se detectó en la ciudad de Wuhu, en la provincia de Anhui, en una partida de camarones procedente de Ecuador, y de nuevo en agosto, en Shenzhen, en la provincia de Cantón, en el embalaje de un lote de alas de pollo congeladas traídas desde Brasil.
    Da la impresión de que este coronavirus contamina fácilmente las superficies y que resiste muy bien a bajas temperaturas. Me pregunto si en el mercado de Wuhan y en pleno invierno pudo darse algo similar. Eso ayudaría a explicar la ausencia de infección en los animales del mercado, pero abre otra incógnita: ¿De dónde pudo proceder esa contaminación?. Dejo aquí la pregunta para quien quiera especular un rato. 

    1 recomendaciones
  2. Knownuthing
    Me congratulo de que en dos semanas se haya producido la cresta de la ola que yo veía venir, en lugar de las superalarmistas extrapolaciones con las que nos asustaban a diario.

    Simón asegura que "13 o 14" comunidades autónomas están ya "en situación de estabilización o descenso"

    Ahora los políticos a colgarse medallas por algo que no han hecho.
    1 recomendaciones
  3. en respuesta a Paaskinnen
    Knownuthing
    Cierto. También hay que distinguir entre el contagio natural que sucede en félidos y mustélidos, y el contagio que se produce en un laboratorio, que puede requerir unas dosis de virus tremendamente altas. Si la dosis de virus es suficientemente alta se podría desarrollar la enfermedad aunque se tenga resistencia natural o por vacuna, porque ésta se vería superada por el virus.
  4. en respuesta a Latirus
    Paaskinnen
    Hay bastante información sobre la susceptibilidad de distintos animales al Sars-CoV-2. Abajo dejo la cita de un trabajo interesante en este sentido.

    Parece que la cosa dependería de diversos factores, de los que la compatibilidad del RBD de la proteína spike del coronavirus con el receptor ACE2 de cada animal sería un factor limitante. Seguramente habrá muchos otros, como la respuesta inmune de cada especie.

    Se ha visto que los cerdos y algunas aves, como pollos y patos, son poco o nada susceptibles. Los perros muestran una susceptibilidad algo mayor, pero los gatos son muy susceptibles y pueden transmitirse la infección entre ellos por via aérea. Los mustélidos parece que se llevan la palma. De hecho los hurones se usan como modelo en el laboratorio y el caso de los visones ha sido noticia estos días. En el mercado de Wuhan había tejones, pero no consta que se hayan estudiado. Sin embargo se ha podido aislar y cultivar una cepa del coronavirus en muestras ambientales tomadas en el recinto - SARS-CoV-2/ F13/environment/2020/Wuhan (F13-E) -.

    Saludos.

    Ref.: Shi J et al. "Susceptibility of ferrets, cats, dogs, and other domesticated animals to SARS–coronavirus 2". Science 2020; 368: 1016–1020.  
    2 recomendaciones
  5. en respuesta a Latirus
    Latirus
    Un link a otros de animales que han dado positivo en un test de covid, han dado perros, gatos y hasta tigres positivo:

    Un médico no habría dado ese diagnóstico nada más ver al paciente. Saltar de especie huésped es una cosa muy seria para un virus.
    1 recomendaciones
  6. en respuesta a Knownuthing
    Latirus
    La genética es más patentable, creo yo.
  7. en respuesta a Sdfgh
    Latirus
    El problema es estos casos, creo yo, es que están diagnosticando infecciones y clasificando pacientes como enfermos a partir de unas pruebas de laboratorio, llamémosles "tests", en lugar de con un informe del diagnóstico por parte de un médico y a ese positivo le asocian unos síntomas.

    A veces, un médico pide un cultivo para ver qué tienes. Te extrae una muestra, la siembran y miran a ver si detectan algo. En el caso de este virus y del SIDA deberían comprobar si del tejido de un órgano infectado por un virus que debe ser secuenciado para obtener su genoma es capaz de infectar otro organismo y podemos detectar ese virus en una nueva infección. Eso ya no se hace, mejor aplicamos unos reactivos a una muestra y ya veremos si reaccionan.

    Si es un virus que muta mucho, la secuencia del genoma tendrá partes distintas en cada virus. Así que centran la detección en zonas de 3 proteínas que se mantienen menos variables. 200 nucleótidos de una secuencia de 30.000 pares de bases. Tres trozos de algo así como GATTACCA de unas 33 letras cada una. Es identificar por una secuencia del 0,66% de la longitud total. De una secuencia común en otros coronavirus 

    Luego tenemos hipersensibilidad en el test de las distintas empresas que han sacado este producto en los últimos meses. No puedo dejar de poner esta noticia, aunque dude de su veracidad por no acceder a las fuentes primarias de la información, porque me ha dejado de piedra:
     

    Una cabra y una papaya dan positivo de coronavirus en Tanzania


    Habrá sido por esto:
     
     En la poliproteína ORF1a se encuentran la cisteina proteasa similar a la papaina (PLpro).

    Imponer un toque de queda por causa de un test de laboratorio. Ay!
  8. en respuesta a Knownuthing
    Sdfgh
    Como la bolsa en general subió mucho por la noticia de la vacuna de pfizer he llegado a pensar que ya se iba a poder volver a la normalidad. 

    Muchas gracias por la explicación y el blog.
    1 recomendaciones
  9. en respuesta a Latirus
    Sdfgh
    Yo me dedico a la asistencia de máquinas (Tractores, excavadoras, coches...). 

    Lo que recuerdo de algún documental sobre el Sida es que comparaban la mutación con la gripe y la diferencia era brutal. Por eso las dificultades para conseguir una vacuna.



    1 recomendaciones
  10. en respuesta a Latirus
    Knownuthing

    se componía de muchas asignaturas relacionadas con la genética y sus componentes protéicos, dejando muy de lado lípidos e hidratos.
    Igual que en la minería, se excava más donde se saca más. La genética ha resultado ser muy productiva. La pega es que somos muy ignorantes en otras cosas que son más difíciles o menos productivas. Como demostró el caso del tratamiento de la adrenoleucodistrofia (ALD) que se consiguió a resultas de los esfuerzos de unos padres por conseguir un tratamiento para su hijo, como mostraba la película "El aceite de la vida".
    2 recomendaciones
  11. en respuesta a Sdfgh
    Knownuthing
    Las vacunas progresan deprisa. Hay al menos 10 bastante avanzadas, y en Rusia y China ya se está vacunando a la gente. Como dije desde mi primer artículo era cuestión que hubiera vacunas y varias, dada la pasta y recursos que se iba a poner en ello. Otra cuestión es su eficacia, efectos secundarios y la duración de la protección, que pueden no ser los deseables. Cada compañía que fabrica una vacuna, mueve ficha para promocionarla en el mercado. Pfizer aún no ha terminado el ensayo, pero ha anunciado resultados parciales para adelantarse a sus competidores. Si son ciertos, y no hay razón para dudar en este momento, son buenos. Pero los números son muy pequeños todavía (de infectados, no de vacunados o con placebo).

    Habrá vacuna, y debería tener una eficacia como la de la gripe al menos. Se debería estar vacunando gente en 2021, y debería estar ampliamente disponible en 2022. Sánchez promete mucho, pero los primeros en vacunarse ampliamente serán los países que las fabrican y sus socios preferentes. España irá detrás.
    1 recomendaciones
  12. en respuesta a Sdfgh
    Latirus
    Después de leer el artículo que has citado, en que advierten de la cautela con que hay que tomarse esa información, me he he leído otro de la misma web que apunta a lo contrario.
     

    Vacuna contra la covid-19: 10 razones para ser realistas y no esperar un milagro

     
    Curiosamente la noticia también habla del SIDA, puedes culpar al algoritmo de Google por mostrarme específicamente a mí esta noticia después de haber leído la otra que citabas.

    Tener una vacuna como ésta significa vender millones de vacunas en todo el mundo cada año. Eso significa muchísimo dinero para la empresa que la tenga. Ten por seguro que jugarán todo lo sucio que puedan para conseguir que les aprueben una. Probablemente los que la autoricen serán luego los que acaben trabajando en la poseedora de la vacuna autorizada. Qué triste me parece eso.
  13. en respuesta a Sdfgh
    Latirus
    No te fies de esa noticia de la vacuna mucho. En el SIDA y en otras muchas afecciones las consecuencias se confunden con las causas.

    Parece que esto va de titulaciones. Tampoco te fíes mucho de eso porque yo tengo la de Bioquímico y no tengo ni idea de nada. Con respecto a lo de enfermero, mis disculpas, debí poner como cita el texto ese sobre los protocolos y saturación de hospitales.

    Lo que se me quedó más grabado de la carrera era que la mayor parte de ese segundo ciclo, al que accedí desde la facultad de Química, se componía de muchas asignaturas relacionadas con la genética y sus componentes protéicos, dejando muy de lado lípidos e hidratos. La conclusión a la que llegué fue que la genética estaba de moda. Una vez que profundizabas algo te dabas cuenta de que tampoco sabían mucho, faltaba mucho por investigar. Con el tiempo me he dado cuenta que los médicos cuando no saben curarte le echan la culpa a tu genética. Parece que todo es hereditario y que la culpa de estar enfermo es tuya por tener mala genética. Y se quedan tan panchos.
  14. en respuesta a Latirus
    Sdfgh
    Buenas,

    El gran problema del SIDA es que es el rey de las mutaciones ... ¿Realmente eres enfermero?.

    Parece que van con buen camino para la futura vacuna del covid: 


    Vacuna contra el coronavirus: Pfizer anuncia que la suya es eficaz en un 90%



    !Haber qué opina Knownuthing que ha demostrado con creces que sabe de lo que habla¡

    Saludos





  15. en respuesta a Knownuthing
    Latirus
    No se tú, pero yo aún no he visto una vacuna contra el SIDA, y van ya muchos años con ello. Coronavirus o Lentivirus, veremos si hay vacuna.
  16. en respuesta a Knownuthing
    Paaskinnen

     El mercado no era un mercado de animales vivos.
    El famoso mecado de Wuhan es una estructura enorme dividida en dos secciones por la calle Xinhua que lo atraviesa de norte a sur. En total ocupa una supericie de 50.000 metros cuadrados, siendo la sección occidental la que se dedica principalmente a la venta de pescados y mariscos en sus más de mil puestos de venta.

    Pero no sólo eso. Según puede leerse en un artículo de Nature de principios de 2020  -Wu F. et al. " A new coronavirus associated with human respiratory disease in China". Nature 2020; 579: 265-269" -en este mercado hay una gran variedad de animales salvajes vivos, como erizos, tejones, serpientes, aves -tórtolas-, así como canales y carne de otros animales.

    En los primeros día de enero, el CDC de Wuhan efectuó la recogida de 585 muestras ambientales en 22 puestos de venta y en un camión de basuras del mercado. Detectaron 33 muestras positivas, de las cuales el 94% correspondían a la sección occidental, y casi la mitad de ellas a unas calles exteriores próximas a esta parte del mercado.

    No he conseguido saber con seguridad si se analizaron restos de animales en esa época, aunque hay datos indirectos de que en enero se efectuaron algunos estudios por parte del CDC con resultados negativos. El 3 de marzo el equipo de Shi Zengli, del Instituto de Virología de Wuhan, cursó una segunda visita al mercado para llevarse muestras orgánicas congeladas y posteriormente declaró que eran todas negativas. A finales de mayo, George F. Gao, director del CDC chino, informa de esto a la prensa, generando el famoso titular de que el mercado no es el origen del virus, sino una víctima más.



     
  17. en respuesta a Latirus
    Knownuthing
    Volvemos a lo mismo Latirus,

    Estoy de acuerdo que la PCR no es el método ideal para gestionar la pandemia porque es excesivamente sensible. Pero es el único método de diagnóstico que hemos tenido y podemos dar las gracias por él. Madrid ya se está pasando al test de antígeno de Abbott (y es criticada por ello). También tiene sus pegas pero tiende a no dar positivo en gente que ha pasado la enfermedad recientemente. Por cierto, hay PCR cualitativa y PCR cuantitativa.

    Estoy de acuerdo en que las farmacéuticas van al beneficio, y si te pueden vender algo que no sirve (como el Remdesivir), lo harán. Pero igual que se venden mascarillas y tests falsos y nuestro gobierno los compra. Los gobiernos también deben ser consumidores precavidos, como le decía Lucy a Carlitos cuando le estafaba con sus galletas de chocolate.

    Estoy de acuerdo en que a mucha gente que se ha muerto no se le ha hecho un diagnóstico correcto, pero ahí está el exceso de mortalidad, y la única explicación plausible es la COVID. Que en las listas ni son todos los que están ni están todos los que son es meridiano.

    Estoy de acuerdo en que los tests, con una cierta probabilidad, dan un resultado erróneo. Es un error conocido y medido.

    No estoy ni puedo estar de acuerdo en que haya dudas razonables de que el VIH cause el SIDA o de que el SARS-CoV-2 cause la COVID. No las hay. Una cosa es ser escéptico, otra es empeñarse en que cosas archidemostradas no lo están. Para ello practicas un sesgo de datos y literatura brutal y acientífico. La causalidad de la COVID se testa a diario centenares de miles de veces en cientos de países. Si no fuera la causa los informes contrarios se amontonarían y no tendrías que practicar ese sesgo. Es como decirle a Newton que no ha demostrado su fuerza de la gravedad. Las pruebas las vemos a diario. Asumir que el SARS-CoV-2 causa la COVID funciona. Asumir lo contrario no funciona.
    3 recomendaciones
47 recomendaciones