Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Qué es más rentable? ¿AFP o APV?


En el transcurso de los últimos meses, se ha puesto en duda si contamos, o no, en Chile, con las herramientas necesarias, o las disposiciones estatales, para asegurarnos una pensión digna. Mucho se dice. Asimismo, mucho queda entre dicho. Quizá la información que tenemos a mano no es suficiente. Quizá no nos preocupamos por interiorizarnos en el tema. Lo único seguro es que hay cuestiones en las que pensar. Debemos elucidar toda duda que tengamos con respecto al tema que nos compete. Pensaremos para cada caso en particular.

 

¿Qué es más rentable? ¿AFP o APV?





¿AFP o APV?: Dependientes e independientes



Como sabemos, el ahorro en fondo de pensiones es obligatorio para los trabajadores dependientes. Eso sí, lo que podemos decidir, es este caso, es en cuál AFP queremos afiliarnos, o a que fondo queremos pertenecer. En el caso de los trabajadores jóvenes dependientes, se aconseja que estén en un fondo más riesgoso, como serían los fondos A o B, cuyas prestaciones pueden ser mejores, pero a un riesgo más alto que el fondo E, por ejemplo. La verdad es que esto es cierto, siempre y cuando se imponga todos los meses y sin interrupciones. Entre más ahorro uno tenga a temprana edad, la pensión será mucho más elevada. Suena lógico, pero muchas veces nos olvidamos de esta importante cuestión.

 





¿AFP o APV?: ¿Cómo cambiar de fondo de AFP?





En cuanto a los independientes, ellos pueden decidir si desean, o no, afiliarse a una AFP. La otra opción (con la cual cuentan también los trabajadores dependientes) son las APV, ahorro provisional voluntario. El APV es un ahorro aparte, que cuenta con importantes beneficios tributarios y/o aportes del estado. El estado aporta un 15 % sobre los APV que realices, hasta un monto de 6 UTM.



Los trabajadores independientes pueden asegurarse a través de la APV, una ganancia regular, sin importar los embates del mercado, mientras que, en la AFP, en tiempos de crisis, es posible perder parte del monto.





Ejemplificando



Si eres un trabajador dependiente, aparte de ahorro de fondo de pensiones, puedes contratar la APV y, de esta forma, asegurarte un monto extra en la pensión que no es desestimable. 





Si aportas al APV con seis mil pesos cada mes, desde los 20 - 30 años, es posible, con los intereses que crea el mercado en 30 - 35 años, llegar a un monto extra de 30 o 40 millones, asegurando de esta forma una pensión más digna y acorde a nuestra realidad.





¿AFP o APV?: No son excluibles 



Ambos fondos no son excluibles, eso hay que dejarlo claro. Al trabajador dependiente se le recomienda ahorrar en la APV, de forma paralela a la AFP. Ninguna excluye a la otra, bajo ningún punto de vista. Es más, esta segunda opción (pues la AFP es obligatoria) conlleva los beneficios tributarios que se han enunciado más arriba, y conlleva el aumento del monto de la pensión, siendo considerable.





En cuanto a los trabajadores independientes, los cuales pueden, o no, según la lógica de mercado, sufrir vaivenes en su flujo financiero con mayor recurrencia, se aconseja una APV, pues ahí podrán escoger que cantidad depositar en este ahorro, o cada cuánto, sin montos mínimos u obligatoriedad. Asimismo, el trabajador dependiente puede optar por afiliarse al fondo de pensiones obligatorio. En este caso deben imponer todos los meses la cantidad que ellos estimen conveniente, teniendo en claro que las subidas y bajadas del mercado financiero pueden generar ganancia o hacer mella en sus ahorros. He ahí la diferencia, en cuanto al riesgo y a la ganancia.





Ambos ahorros no son excluyentes. El trabajador, cualquiera sea su situación, deberá tomar una decisión consciente, aunque se aconseja que comparta las inversiones pues ambas generan ganancias a largo plazo. Es mejor asegurarse e invertir en estos ahorros.





¿AFP o APV?: Rango de edad 



Como se mencionó más arriba, no es lo mismo pertenecer a una AFP o APV a los 20 años que a los 50. La lógica nos dice que un trabajador que lleva más tiempo imponiendo, debe estar ahorrando más que un chico que recién comienza en el ámbito laboral. Esto significa que su ahorro, debido al factor tiempo, será mayor, y quizá que comience a ahorrar en una APV a esa edad no tenga mucho sentido, pero de igual forma dará ganancias, aunque no muy significativas. Es recomendable que el joven que recién comienza en el mundo del trabajo, tome las dos alternativas y se atreva por fondos más riesgosos, aunque con el paso de los años deba decidirse por fondos más cautos. El trabajador ya maduro (el trabajador entre 35 y 44 años de edad) puede mantenerse en un fondo C o D, al mismo tiempo que afiliarse en una APV (si es que no lo ha hecho aún) pues nunca es tarde para comenzar a ahorrar de forma paralela.





¿AFP o APV?: Comparación





En términos comparativos, en cuanto a rentabilidad, la AFP puede significar, a lo largo del tiempo, una opción correcta si se conocen las variables anteriormente enunciadas (edad, fondo y regularidad de las imposiciones) que genere una pensión igual o mayor al sueldo que uno recibe hoy en día. La APV, por su lado, genera ganancia a largo plazo mucho más segura, quizá no tan grande como la de la AFP, pero, eso sí, constante y sin estar supeditada a las subidas o bajadas del mercado financiero. Claro está, aparte de los beneficios tributarios que conlleva por parte del estado. 





En definitiva, el trabajador debe pensar en fondos compartidos. Si no tiene alternativa, pues es trabajador dependiente, no dude en imponer en una APV pues significará una pensión mucho mayor con el paso de los años. En cuanto al independiente, éste debe pensar en si es, o no, necesario, repartir sus ingresos en ambos fondos, dependiendo del estado del mercado. Si se decide por una AFP, le recomendamos un fondo conservador, para que, de esta forma, estudie cuanta ganancia obtiene en un periodo de tiempo, para que pueda tomar la mejor decisión. 





Ni una ni la otra es mejor, simplemente debe ver su situación y optar por la opción que más se ajuste con sus ingresos.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar