¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Finanzas para todos

Economía, política y finanzas personales: una discusión que todos entendamos

Israel, una economía de contrastes

En donde hace unos años solo caminaban camellos, ahora hay un un equipo de personas en un laboratorio trabajando en nuevos electrodomésticos inteligentes que tienen conectadas millones de minicomputadoras. 

 

Hace unos días visité Israel y me pareció que el estudio de este país nos permite hacer un análisis de lo que implica para una economía, estar dividida religiosa, política y socialmente. En esta publicación, expongo algunas notas que espero ayuden a aclarar ciertas consideraciones de la situación política mundial. 

 

              

 

Comencemos por la tecnología

 

El gobierno israelí quiere convertir a Beerseva, una ciudad israelí relativamente pobre, en uno de los principales centros de ciberseguridad del mundo, atrayendo multinacionales para trabajar con nuevas empresas.

 

Israel atrae alrededor del 15% de la inversión mundial en capital de riesgo en ciberseguridad. Aquí está el ecosistema de innovación más dinámico fuera de Estados Unidos. Después de ver los enormes territorios dedicados a la agricultura, es evidente que las áreas de tecnología agrícola y del agua son prometedoras si se aprovecha la experiencia de Israel en la agricultura del desierto, los servicios digitales de salud y la tecnología financiera.

 

Por otra parte están los coches autónomos. Los impulsores creen que Israel puede ayudar con la visión por computadora, inteligencia artificial y seguridad cibernética. 

 

Todo esto marca un cambio notable después de la década de 1980, cuando Israel estaba al borde del colapso financiero y cuando en 1984, la deuda pública había alcanzado casi el 300% del PIB y la hiperinflación alcanzó un 450% al año.

 

Datos deslumbrantes 

 

En la última década, la economía ha crecido a un 4% anual. La tasa de desempleo es de 4.3%, un mínimo histórico. La tasa de participación de la fuerza laboral ha aumentado. Israel, un país con pocos recursos naturales, ya planea exportar gas a Europa desde sus campos, y está vendiendo agua a Jordania a medida que la desalinización del agua acelera. La deuda pública se ha reducido al 62% del PIB, la cuenta corriente es excedente y las reservas en moneda extranjera son altas. La preocupación ahora es la fortaleza del shekel, que se ha revalorizado un 13% frente a una canasta de monedas en dos años. Además, Israel no ha tenido una recesión (dos trimestres consecutivos de producción decreciente) en los últimos años.

 

Empiezan los contrastes

 

Es fácil asombrarse por las empresas de alta tecnología en Israel, pero el país tiene dos puntos de vista en la economía muy distintos. La dinámica y globalizada nación que tiene grandes avances tecnológicos de los que ya hablábamos, representa solo una décima parte del empleo, mientras que nueve de cada diez israelíes trabajan en un lugar más parecido a una nación rezagada e ineficiente. Las tasas de pobreza en Israel se encuentran entre las más altas del mundo rico. Eso ocurre, según un artículo de The Economist, por dos razones principales: los ultraortodoxos suelen vivir de los subsidios públicos para seguir una vida de estudios, y los ciudadanos árabes están luchando por lograr la igualdad.

 

Eugene Kandel, el CEO de Start-Up Nation Central habla de la industria de alta tecnología como un Zeppelin flotando por encima del resto de la economía. Esto genera dos miedos. Una es que el Zeppelin explotará si el ambiente regulatorio y político se deteriora. El otro, es que la tecnología pueda lograr levantar al resto de la economía.

 

Educación: diferentes puntos de vista

 

Después de ver a tantos jóvenes del ejército por las calles y no en las escuelas, es normal preguntarse por la situación de la educación. Naftali Bennett, el ministro de educación, sostiene que el verdadero secreto de la economía de Israel no es el sistema educativo, sino la cultura empresarial, arraigada en la autodependencia inculcada en los jóvenes israelíes del ejército y los grupos de jóvenes. 

 

Dan Ben-David, de la Universidad de Tel Aviv dice que "las FDI son un ejército, no una escuela". Advierte que la verdadera amenaza de Israel es una productividad pobre, no terrorista. El fuerte crecimiento de Israel en los últimos años, dice Ben-David, se debe principalmente a un aumento en el número de trabajadores, no en productividad. La población de Israel está creciendo rápidamente y los recortes a los beneficios de bienestar social han empujado a más personas, particularmente mujeres ultraortodoxas, al trabajo.

 

Según Ben-David, Israel ha invertido de forma inadecuada en educación e infraestructura porque los recursos se han gastado en subsidios para yeshivas y asentamientos judíos y ve probable que el problema de la economía dividida entre la avanzada y la rezagada, empeore en los próximos años debido a la densidad poblacional. Los judíos ultraortodoxos (aproximadamente el 7% de la población israelí) y los árabes (aproximadamente el 21%) tienen tasas de fecundidad más elevadas que otros grupos. Se prevé que constituirán la mitad de la población israelí dentro de unos 40 años. Sin muchos cambios, las tasas de participación promedio y la productividad disminuirán.

 

Costos de vida

 

Bastan pocos días en Israel para darse cuenta de que los oligopolios y monopolios abundan. En la última década, la posición del país en el índice de facilidad de hacer negocios del Banco Mundial ha descendido del puesto 26 al 52. Esto ha significado bajos salarios y altos precios. El costo de vida es aproximadamente un 20% más alto que en España y un 30% más alto que en Corea del Sur. La certificación Kosher encarece los alimentos, y el abanico de cuotas, aranceles y barreras regulatorias ha acumulado costos adicionales. 

 

Sorprendentemente, un país que ha producido aplicaciones de taxi y navegación populares a nivel mundial, no le permite a Uber ofrecer sus servicios de alquiler de coches baratos debido a la resistencia del taxi local.

 

Las disparidades económicas son sorprendentes

 

Si intentas usar una aplicación en tu celular en Cisjordania o Gaza, pronto verás que los territorios palestinos, con 5 millones de personas, están en el olvido económico. Los operadores palestinos aún no han podido establecer servicios 3G. Los palestinos con teléfonos israelíes deben acercarse a los asentamientos para usar sus servicios. Las aplicaciones de navegación como Google Maps y Waze ofrecen información escasa y no pueden encontrar una ruta entre las grandes ciudades palestinas. 

 

Con un PIB por persona de $ 35,700 al año en 2015, el nivel de vida de Israel es muy similar al de Francia. Para Cisjordania la cifra asciende a $ 3,700, similar a la de Egipto; para Gaza es de aproximadamente $ 1.700. En términos reales, los habitantes de Gaza son hoy un 25% más pobres de lo que eran en el momento de los acuerdos de Oslo.

 

La barrera de seguridad de Israel es, en gran medida, una barrera proteccionista en un solo sentido. El mercado palestino está completamente expuesto a los bienes israelíes, pero los productos palestinos luchan por salir al mercado. Los que cultivan fresas en Gaza y que trabajan a menos de un kilómetro de frontera, dicen que no pueden exportar a Israel y solo en raras ocasiones a Cisjordania. En general, los palestinos son tratados como una fuente de mano de obra barata.

 

Una economía sin control

 

"No tenemos una política económica. Todo está ligado a la situación política ", dice Mohammad Shtayyeh, presidente del Consejo Económico Palestino para el Desarrollo y la Reconstrucción. La economía palestina depende de las ganancias de los trabajadores en Israel y los asentamientos, las remesas de aduanas de Israel y las donaciones de Occidente y el mundo árabe. Todo esto está sujeto a fuertes fluctuaciones sobre las cuales los palestinos tienen poco control. De hecho, las áreas palestinas, operan con tres monedas extranjeras: el shekel israelí, el dinar jordano y el dólar estadounidense, en ocasiones, para atender a los turistas, hasta el euro entra en la ecuación. 

 

Y así, muchas veces sin darnos cuenta, las gigantes empresas de alta tecnología desvían la atención de un grave problema económico de productividad. Esperar a que se resuelvan los problemas políticos puede ser una decisión que implique actuar muy tarde. Quizá una solución sea la creación de un estado binacional, que le dé la misma ciudadanía y derechos a todos los residentes de Israel y los territorios palestinos antes de que la liga de la diferencia económica se haga tan grande que termine por romperse.

 

 

Referencias: 

The Economist. (2017). Israel’s economy is a study in contrasts. Recuperado de: https://www.economist.com/news/special-report/21722037-dazzling-high-tech-firms-divert-attention-serious-productivity-problem-israels

  1. #1

    beagil

    Muy interesante tu post. No es sencillo encontrar información de este tipo. Felicidades.

Autor del blog

  • Alejandra Aguilar

    Estudiante de Finanzas y Contaduría Pública. Me interesa la política, la economía, y los proyectos que fomentan la educación de finanzas personales en México. Me mantengo en una veta de aprendizaje continuo.

Envía tu consulta