Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones
2

Diseñar estrategias con impuestos es como hacer magia. Hay un montón de dinero escondido entre los números, y aparece o desaparece según cómo lo hagas.

Preguntas

Todo el mundo se hace muchas preguntas a la hora de invertir y tener que pagar tantos impuestos de plusvalías. Vamos a verlas:

  • ¿Merece la pena vender acciones a final de año para compensar plusvalías con minusvalías?
  • ¿Es buena idea vender la cartera a final de año para pagar los impuestos año a año?
  • ¿Y si nos apalancamos y con los beneficios extra pagamos los impuestos?
  • ¿Hay alguna forma más sofisticada de pagar menos impuestos y aumentar el rendimiento anual?

Compensar plusvalías

Para responder a la primera pregunta debes hacer lo siguiente. Primero debes calcular cuánto dinero vas a ahorrar con la operación. Después, quizás la operación te obligue a cumplir la regla de los dos meses si quieres recomprar las acciones, así que debes calcular qué porcentaje supone ese ahorro respecto al precio de la acción. Y finalmente, debes saber predecir si esa acción se revalorizará en esos dos meses menos de ese porcentaje.

No es fácil responder, no siempre la respuesta es sí. Pero si no sabes responder o vas a ciegas, y de forma consistente no consigues un rendimiento anual neto mayor al 10%, te interesará sustituir tu estrategia por una inversión permanente en el S&P500 reinvirtiendo dividendos. Esa estrategia en el S&P500 te va a dar un rendimiento neto mayor a largo plazo. En el resto del artículo lo vamos a ver.

Experimentos con el S&P500

Primero vamos a calcular el rendimiento que tendríamos sin pagar impuestos, invirtiendo en el S&P500 reinvirtiendo dividendos, desde 1940, sin vender nada hasta el día de hoy. Lo que obtenemos es un rendimiento anual compuesto del 11.3%.

Ahora vamos a empezar a pagar impuestos. Depende de donde vivas y tus circunstancias particulares pagarás más o menos impuestos sobre las plusvalías, pero podemos poner una cifra de referencia del 25%. Vamos a hacer dos pruebas.

La primera prueba, simulando que reinvertimos año a año los dividendos y no vendemos nunca hasta el día de hoy, que será cuanto vendamos la cartera y paguemos impuestos sobre todas las plusvalías; en este caso lo que obtenemos es un rendimiento anual compuesto del 10.9%.

La segunda prueba, ¿qué pasa si pagamos los impuestos año a año? Depende de donde vivas tendrás que cumplir unas reglas u otras, pero vamos a simular una regla muy sencilla, si obtenemos beneficios en el año pagamos el 25%, y si no obtenemos beneficios no pagamos nada. Y con eso, obtenemos es un rendimiento anual compuesto del 8.0%. Se ve muy claramente el enorme potencial del interés compuesto y cómo lo frena el pago de impuestos. Así que la respuesta a la segunda pregunta es no, hay que retrasar siempre el pago de impuestos todo lo que se pueda.

 

¿Y si nos apalancamos?

Teniendo claro lo anterior, surge la siguiente idea, ¿y si me apalanco un poco para obtener más beneficios y así compensar lo que nos quitan por impuestos? La idea que a simple vista parece temeraria puede tener cierto sentido, y la respuesta puede estar cerca del sí dependiendo del perfil del inversor.

¿Y qué significa apalancarse? Significa invertir con dinero que no tenemos; con opciones financieras, con contratos de futuros o con cualquier otro mecanismo que nos lo permita. Podemos medir el nivel de apalancamiento como AP = “dinero que podemos invertir” / “dinero real del que disponemos”. Por ejemplo, un apalancamiento de 1.5 significa que invertimos 1.5$ por cada 1$ real que tenemos en nuestras manos. Pero si hemos conseguido el dinero, ¿qué peligro tiene el apalancamiento? El apalancamiento también significa que si no podemos responder por la deuda perdemos el 100% del capital, por ejemplo, con un apalancamiento de 1.5 dejaremos de poder responder si la inversión que hemos hecho se deprecia más de dos tercios (punto de pérdida = -1/AP = -1/1.5 = -66.7%), y llegado ese punto tendremos que pagar la deuda y perdemos el 100% del capital.

Vamos a simular qué sucede si nos apalancamos. En este caso, vamos a simular el pago de impuestos anual, porque no te va a ser posible operar por ejemplo con opciones financieras a largo plazo, y seguramente estarás muy cerca de tener que rehacer la cartera año tras año. Pero hay una excepción, si podemos acceder a una sociedad, o fondo de inversión, o ETF, o cualquier otra opción que sigua una estrategia de inversión permanente en el S&P500 reinvirtiendo dividendos con apalancamiento y que pueda invertir capital con bajos impuestos, por ejemplo, con una sociedad de inversión colectiva (SICAV), podríamos pagar anualmente ese bajo nivel de impuestos y retrasar nuestro pago personal del 25% al final del todo cuando queramos desinvertir nuestro capital. Así que vamos a hacer las dos simulaciones, y vamos a graficar el rendimiento anual compuesto para diferentes niveles de apalancamiento. Eso es lo que se ve en la siguiente gráfica.

En verde vemos el rendimiento anual compuesto que obtenemos para cada valor de apalancamiento, y podemos compararlo con el resto de opciones que hemos analizado en el artículo. Vemos que, manteniéndonos en una zona segura de apalancamiento, entre 1.5 y 1.75, podemos recuperar los impuestos pagados e incluso superar el rendimiento frente a una estrategia pasiva. Y si encontramos una sociedad que siga esta estrategia podemos llegar a superar rendimientos anuales del 15%.

¿Y qué pasa por encima del apalancamiento de valor 2.5? A partir de este valor las bajadas de los índices que se dan de forma periódica matan a la estrategia apalancada y la rentabilidad se precipita a cero porque hay algún momento en el que se pierde todo el capital. Y eso tan solo con un apalancamiento del 2.5, no hablemos de apalancamientos de 10 o de 100 que se ven por ahí, a largo plazo es un suicidio. Cuanto mayor sea el apalancamiento más le afecta la volatilidad, y en cualquier mal año perderemos todo el capital.

Aviso: expongo el uso de derivados financieros que requieren conocimientos avanzados para utilizarlos con seguridad, no es apto para cualquier tipo de inversor, este artículo no es ninguna recomendación de inversión en derivados financieros.

Aviso: solo expongo mi metodología de inversión particular que aplico con mi propio capital, este artículo no es ninguna recomendación de inversión en ningún producto financiero, ni asesoramiento financiero de ningún tipo. Mi carrera profesional no es de asesor financiero y por tanto no tengo licencia para ejercer de ello; si tu situación financiera, legal o fiscal te preocupa por alguna causa particular debes contactar con un asesor profesional especializado en tu problema.

  1. en respuesta a Isidrator
    #2
    Jon Garcia Labiano
    Gracias Isidrator, muy interesante.
  2. #1
    Isidrator
    Además hay ciertos trucos para hacer ingeniería financiera y no llegar a pagar impuestos. 
    Por ejemplo, cuando se hacen declaraciones conjuntas, 1 cartera vende para generar minusvalías y en ese mismo instante la otra cartera compra lo vendido.
    2 recomendaciones
3 recomendaciones