Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

Hace algunos meses no era miedo lo que los mercados resentían. El sentimiento de mercado era más cercano al pánico. A finales de febrero el tobogán en el que se inició un veloz y corto descenso de los mercados de valores tenía como raíz del miedo la propagación del coronavirus a nivel mundial. Los inversionistas decidieron tomar sus activos y mudarlos a activos más seguros en dólares, lo que provocó una enorme salida de capitales de mercados emergentes, afectando a monedas como el peso mexicano

 

El peso mexicano y su frágil contexto

 

Los movimientos han sido favorables al dólar norteamericano y depreciando las monedas de países emergentes, aunque en días recientes ha mejorado el sentimiento de los inversionistas en la medida que se ha observado cierto control en algunos puntos rojos de la pandemia en los Estados Unidos (Ej. Nueva York), algunas noticias indican que una vacuna no estaría tan lejana y algunos países han tenido un éxito moderado en la reapertura de sus actividades, aunque tal vez lo que más ha pesado es la impresionante cantidad de dinero inyectado a la economía y los estímulos fiscales de las economías más desarrolladas.

 

La mayoría de las monedas de países emergentes han tenido un comportamiento muy similar durante el 2020. En el caso de México ha sido muy evidente que los choques externos han sido de mayor influencia en el peso que los choques internos. ¿Seguirá siendo así?, Es difícil saberlo, pero en la medida que los países, como México, tengan mayor éxito en afrontar la crisis sanitaria y estimular su economía con herramientas monetarias y fiscales, determinará el comportamiento de la moneda local.

 

La carrera por atraer flujos de inversión directa y en cartera tendrá como resultado el fortalecimiento de su moneda, aunque el equilibrio es frágil, una moneda muy fortalecida podría “encarecer” al país y volverlo poco competitivo.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...