Aún tengo muy claro los primeros artículos que hace años leí y que hablaban del milagro chileno, destacaban su estabilidad, crecimiento y cómo su sistema de pensiones era el ejemplo para toda América Latina. El panorama empieza a parecer distinto. Las manifestaciones que han detonado en un estallido social en la capital andina iniciaron por un incremento la semana pasada del 3.8% en el precio del boleto del metro de Santiago lo que provocó que mucha gente no pagara su entrada lo que fue escalando hasta el punto de que 89 estaciones fueron saqueadas, además de incendios provocados en autobuses y edificios. El gobierno respondió con fuerza y decretó un estado de emergencia en la capital chilena y otras ciudades, el colofón fue un toque de queda que se estableció hasta este momento.

 

revuelta chile

 

¿Qué está pasando en Chile?

 

El gobierno decidió “tomar su pérdida” y revocó el aumento del boleto de metro pero ya el movimiento social había tomado inercia. Para el día 18 de octubre se habían detenido varias actividades y ese mismo día las manifestaciones derivaron en un incendio en el metro, así como saqueos y revueltas que tocaron su punto máximo el domingo 20. Poco a poco se van reestableciendo algunas actividades aunque el metro chileno tardará en reconstruirse varios meses.

 

Como en cualquier estallido social, el resultado es el deterioro de la confianza de los inversionistas, con lo que el crecimiento andino de este año se verá afectado, a lo que se suman las consecuencias de la paralización de varios sectores de la economía, puesto que varios gremios se mostraron solidarios con las manifestaciones. El gobierno chileno antes del movimiento social buscaba impulsar una agenda prudente de gasto público, naturalmente, el gobierno tendrá que priorizar el corto plazo, con lo que es seguro que impulsará medidas que aumentarán el gasto. La disciplina fiscal quedará para después.


¿Todo se debió al alza del metro? Aunque el transporte público en Santiago es caro (está entre los 50 sistemas de transporte más costosos del mundo), es un hecho que no todo se debió a los incrementos en este sector. La mecha ya estaba corta, la pésima percepción de la sociedad chilena sobre su clase política fue un caldo de cultivo al que se adicionaron factores en materia de pensiones, salarios y salud, todos temas que de forma constante y reciente aparecen en los movimientos sociales de América Latina.

 

Los especialistas en materia de desigualdad tienen a Chile entre los países menos equidistantes en materia de igualdad económica, lo que está pasando en Chile se resumiría en una triste conclusión: Todo el crecimiento económico que Chile tuvo en los últimos años no se tradujo en prosperidad para la mayoría de los chilenos.

 

¿Qué opinas de lo que está pasando en Chile?

 

¡Sé el primero en comentar!