Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

5 fondos de ahorro que te ayudarán a tener tranquilidad financiera

1 recomendaciones

He recibido un correo de Rosa, en el que me comenta, que está muy contenta, porque desde que ve mis videos ha puesto en práctica muchas cosas, entre ellas “pagarse a sí misma primero” y ha sido genial porque tiene un fondo de ahorro, lo que antes era algo imposible para ella.

Sin embargo, me dice que, aunque su fondo de ahorros aumenta cada mes, también a la vez disminuye, porque debe acudir a él cada vez que se me presenta una situación no prevista, por ejemplo, cuando llegan los pagos de impuestos, o incluso cuando alguien necesita de su ayuda y decide hacerlo, entre otras situaciones. Así que ve difícil que sus ahorros lleguen a ser invertidos y que le generen ingresos.

También puedes verlo en video

Entiendo la preocupación de Rosa y sé que es un tema que agobia a muchos, por lo cual, en esta clase de educación financiera, vamos a hablar de los 5 tipos de reserva que, sin duda, los ayudarán a tener tranquilidad financiera y a cumplir sus metas.  Así que atención.

No es fácil ahorrar, pero es más difícil vivir sin dinero. Ahorrar es un buen hábito que nos ayudará a tener tranquilidad y caminar por la vía del éxito financiero. Sin embargo, es importante entender que el ahorro debe tener un propósito claro y firme que evitará que, una vez logremos la meta establecida, caigamos en la tentación de utilizar ese dinero en causas diferentes a la inicialmente prevista.

No se trata solo de ahorrar en épocas de vacas gordas para cuando lleguen las vacas flacas. En nuestro presupuesto deberíamos contemplar, al menos, 5 fondos de ahorro que nos ayudarán a tener tranquilidad financiera tanto a corto como a largo plazo.  Cada uno tiene una finalidad muy diferente y, por esta razón, debe hacerse de forma separada y con una meta específica.

Fondo de Ahorro con fines de inversión. Reservar este dinero de manera constante y disciplinada es muy importante ya que son nuestros ahorros los que nos permiten iniciar inversiones y negocios cuando la oportunidad se presente.  Eso sí, debemos tener claro que la inversión está ligada a la educación financiera que tengamos. Todos soñamos con tener inversiones que nos generen un flujo de ingresos y nos permitan vivir cómodamente, pero, ¿estamos organizando nuestras finanzas y comprometiéndonos con nuestro futuro?

Fondo de emergencia. Es una reserva de dinero que debemos utilizar, única y exclusivamente, cuando se presenten situaciones inesperadas como: accidentes, enfermedades, calamidad familiar o daños en nuestros bienes. Ese tipo de gastos que, generalmente, no tenemos incluidos en nuestro presupuesto, pero que cuando ocurren afectan nuestras finanzas.

Fondo de seguridad o desempleo. Aunque muchos expertos lo incluyen dentro del fondo de emergencia, mi recomendación es que esta reserva se tenga aparte. Lo ideal es que, de acuerdo a tu presupuesto mensual, estimes como meta guardar el equivalente a 6 meses o un año del dinero necesario para solventar tus gastos personales durante el tiempo que no tengas ingresos, esto te permitirá buscar oportunidades sin la inmediatez que genera la presión financiera y sin caer en deudas adicionales.

Fondo de Provisiones. Las provisiones consisten en aquellos recursos que separas mes a mes de tu ingreso para cubrir pagos que debas realizar semestral o anualmente. Por ejemplo: impuestos, mantenimientos, seguros, pagos de matrículas, entre otros. Las provisiones evitan que empieces a ¡saltar matones cuando llegue el día de pago!

Fondo de Donaciones. Es una reserva a la que debemos dar la misma importancia que las anteriores. No debemos dar de lo que nos sobra, debemos dar de lo que tenemos, si queremos recibir la bendición de todas las cosas buenas de la vida.

Como puedes ver, no es bueno mezclar todos los tipos de ahorros en una sola bolsa, ni creer que solo se debe ahorrar para suplir cualquier eventualidad o adquirir algún capricho.  Ahora, la idea no es que te agobies. Si, a la fecha, no cuentas con todos los fondos de ahorro o incluso con ninguno, lo importante es que tomes la decisión de revaluar la forma en que administras tus finanzas, y empieces la tarea.

Recuerda que poner en práctica lo aprendido es la única forma de tener resultados, así que ponte en acción.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...