Rankia Chile Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder



En el mundo de las finanzas existen diferentes tipos de instrumentos financieros derivados, prueba de ello son los contratos a futuro, opciones, swaps e inclusive los más complejos como los CDS (Credit Default Swap), derivados sobre clima, energía y seguros, entre muchos otros.


Normalmente los inversores minoristas solo tenemos acceso a los más comunes: Futuros y opciones, con su respectivo subyacente que pueden ser acciones, índices y commodities. Los derivados no son más que contratos que nos otorgan algún derecho puede ser de compra o de venta según sea el caso.


Cuando tomamos la decisión de operar derivados debe ser porque conocemos sus riesgos, implicaciones y lo mas importante, sabemos cómo valuar estos contratos, así como valuamos una acción antes de invertir en ella también deberíamos saber asignarles un valor a los derivados, para no pagar un sobreprecio que nos ponga en una posición poco favorable.


Existen modelos que valúan el precio de las opciones, por ejemplo, el modelo black and scholes y los árboles binomiales, pero en este post nos centraremos en los aspectos fundamentales de la valuación de opciones.


Hay que recordar que al precio de la opción se le conoce como “prima”.


El valor de la prima está dado por la suma de 2 variables:


  • Valor intrínseco
  • Valor extrínseco 


El valor extrínseco es aquel que está influenciado por variables externas como:


  1. Volatilidad
  2. Fecha de expiración
  3. Dividendos 
  4. Tasa libre de riesgo


Dichos factores otorgan a la opción un “valor en el tiempo”, en la siguiente tabla vemos como influyen en el precio de la prima cuando ocurre un aumento en las variables


En donde el inversor tiene poder de influir es en la fecha de expiración, ya que si elige comprar una opción con vencimiento más lejano la prima que deberá pagar será mayor, y viceversa, si elige una con vencimiento más cercano, su prima será menor, ya que a mayor plazo tenga, mayores serán las probabilidades de ejercer nuestro derecho.


A medida que pasan los días la opción va perdiendo este valor, por lo tanto, el valor extrínseco es igual a cero en la fecha de expiración.


Por último:

El valor intrínseco es la diferencia entre el precio del subyacente y el precio de ejercicio de la opción. En el caso de las opciones call la fórmula es la siguiente:

 

Precio del subyacente – Precio de ejercicio.


Y en las opciones put es:

 

Precio de ejercicio – Precio del subyacente


Ahora supongamos una opción tipo call:


  • Precio del subyacente: $100
  • Precio de ejercicio: $90


El valor intrínseco será el resultado de $100-$90= $10, esto quiere decir que mínimamente pagaremos 10 dólares por la opción (esto sin considerar el valor extrínseco). Si el precio de ejercicio en el ejemplo fuera mayor a $100, el resultado de la resta sería negativo y la opción no tendría valor intrínseco.

Ahora supongamos una opción tipo put:

  • Precio del subyacente: $200
  • Precio de ejercicio: $220

El valor intrínseco en este caso será de $20 (220 - 200 = 20$), ya que estamos comprando el derecho a vender el subyacente en $220 cuando esté actualmente vale $200 en el mercado, si la diferencia fuera negativa, de igual forma la opción no tendría valor intrínseco.



2
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • Opciones
  • Derivados
  • Bolsa
Lecturas relacionadas
  1. en respuesta a Adalidvega
    -
    Nuevo
    #2
    05/12/21 23:07
    Un gusto, seguiré subiendo artículos así y más variados.
  2. #1
    04/12/21 15:57
    excelente articulo 
Te puede interesar...