Reflexiones sobre la sociedad y la inteligencia humana

El problema de un modelo experimental de la inteligencia humana es que su funcionamiento no está depurado. Y nuestro cerebro parece terriblemente experimental, capaz de construirse como parte de una inteligencia artificial fallida llamada sociedad.

La estructura de la sociedad


Muchas veces cuando se habla de sociedad, se mira a la luz del "contrato social" y una serie de autores retro que no vivieron en la era digital.  Esto no permite analizar las fallas de diseño, porque la culpa la tiene el cumplimiento individual de un contrato en lugar de un diseño y una estructura. 

Muy pocas personas conocen de macroeconomía y política monetaria y por ello hablan tonterías, porque así es como se habla cuando no se entiende una estructura, un ecosistema. Y por no entender toman malas decisiones con su dinero o dependen del consejo de otros sin pensar que es mejor entender con criterio propio que tener pérdidas con consejos ajenos.  Es que no estamos acostumbrados a ver las estructuras macro. Y los políticos no quieren que entiendas macroeconomía y política monetaria, no quieren que se enseñe en las escuelas, porque no quieren ser evaluados por sus propios ciudadanos.

Comprender estructuras exitosas es lo único que nos puede ayudar a entender las fallas sistémicas de nuestra sociedad, para que no empecemos a decir tonterías.  No nos compliquemos demasiado elucubrando complejas teorías. Simplemente veamos a los organismos vivos. 

La sociedad funcional más simple


Había una vez aquel organismo unicelular que hacía de todo para vivir. Pero en cierto momento una célula fue devorada por otra, pero la devorada no fue destruida, sino que se quedó allí,  como parásito, alimentándose de su anfitrión.  Pero en lugar de matar al anfitrión, lanzaba moléculas cargadas de energía hacia su anfitrión. Esta célula devorada se llamaría mitocondria, y se considera parte esencial de las células de animales.   Las mitocondrias digieren el interior de la célula, pero lanzan moléculas llamadas ATP que están cargadas de energía química.

VIDEO: How Mitochondria Produce Energy
VIDEO: Biología: Estructura celular

De esta manera la sociedad más primitiva que realmente ha funcionado bien por millones de años, ha sido la de dos células, un anfitrión que recoge comida y protege al huésped, y un huésped que le da la energía al anfitrión para hacer cosas que otras células con menos energía no podrían hacer.  No vas a ver organismos vivos altamente exitosos que no tengan mitocondrias, porque habría una asimetría energética.

Las células que matan para comer


Una vez había escuchado una anécdota, que no se si es cierta o es sólo leyenda urbana, que hablaba de un misionero español que fue a evangelizar a una tribu de caníbales en Sudamérica. Cuando él contó la historia de la segunda guerra mundial, los caníbales estaba horrorizados porque estaban matando lo que no se comían.

Y si lo miras así, entendemos que hasta los caníbales entienden que la guerra es peor que el canibalismo.  ¿Será que no somos tan civilizados como creíamos y que esa falsa superioridad moral que entendemos es un tema de falta de autocrítica y de narcisismo social?

Realmente hay razones para matar, pero sólo para comer o para evitar que otros animales dañen nuestra salud o compitan por alimento. En esa competencia, que deriva en la guerra como la más encarnizada competencia, los humanos olvidamos que realmente sólo se mata  (animales o plantas) para poder comer o para proteger la salud.

Aquí empezamos a ver que la guerra como instrumento de la política ya es moralmente cuestionable, tanto para los caníbales, como desde una perspectiva de sobrevivencia.  Es que las peleas entre grupos humanos sólo tienen sentido si hubiera escasez real, donde producir abundancia no fuera posible. Y producir abundancia sí que es posible, pues la fuente de adversidad en tiempos modernos ya no es el clima ni los animales salvajes, sino otros seres humanos.

Políticos: La pobre inteligencia artificial de las naciones


No confundamos el clima como fuente de adversidad con mala ingeniería hidráulica o mala planificación urbana. Si cortas los árboles en las márgenes de los ríos y luego dejas que construyan casas allí o si construyes una carretera y no cortas el paredón y lo dejas vertical,  o construyes una represa y abres la llave del agua más de la cuenta cuando el clima sea recio, verás a la naturaleza matando gente, pero eso es por mala ingeniería, no es por el clima.  

Cuando algo está diseñado para fallar, fallará

Así, una obra mal planificada hace décadas puede estar matando a mucha gente hoy.  Que se muera gente por esa razón es más allá que ridículo.  Lo que pasa es que nuestra sociedad está diseñada para fallar.

Si las personas fuéramos células de un organismo llamado país, el cerebro estaría compuesto por políticos.  Es decir, no hay neuronas que hagan su trabajo. Lo que tenemos son burócratas  oportunistas vendidos, y teoricos de la política que a lo largo de los siglos han tratado de diseñar mecanismos (como la separación de poderes, por ejemplo) para evitar que esos oportunistas empiecen a abusar de los ciudadanos en todas las maneras posibles.  Caundo miras episodios masivos tristes y trágicos en la historia humana, siempre está ligado a algún político de algún grupo humano.  

Evidentemente esta estructura no funciona como los seres vivos. ¿Te imaginas que hubieran neuronas políticas dispuestas a destruir al organismo o entregarlo a sus enemigos, para su propio beneficio?
 

Inteligencias específicas


En un cerebro no hay una inteligencia general. Hay redes neuronales con funciones específicas. Por ejemplo, la parte del cerebro que controla la motora.  Los perros no tienen la motora tan desarrollada como los gatos, pero los perros tienen más neuronas corticales, lo que hace que los gatos deban ser rescatados, mientras que los perros pueden rescatar a otros. Los gatos a menudo son descritos en documentales de animales como "máquinas eficientes de matar", pero no son fácilmente entrenables, y no tienen habilidad para conectar puntos como los perros, lo que hace que su motora super desarrollada se vea impedida por su falta de entendimiento del mundo real. Sucede igual que como los ratones. Un ratón puede tener a otro ratón atrapado a la par, pero su falta de empatía y entendimiento hace que no entienda que hay peligro, y cae en la trampa también.

La inteligencia de las redes neuronales del ratón invita a meterse en escondites y agujeros para escapar.  Pero su tomas  una botella de plastico grande para agua con un codo PVC a 90 grados, o un tubo PVC en T, en la boquilla de la botella y lo colocas de una manera en que el ratón pueda entrar,  y con comida adentro de la botella, tendrás una trampa para ratones muy simple, donde las redes neuronales del ratón funcionan en contra del ratón.  Y una vez que unos cuantos ratones entren, el groupthinking hará que otros ratones no quieran perderse la fiesta.  Esta es la trampa pasiva más sencilla, aseada y barata contra ratones que puedes fabricar, en lugar de complicados o peligrosos dispositivos que los desconfiados ratones aprenderán a evitar.  De esta manera toda esa inteligencia impredecible del ratón deja de ser tan sofisticada, y verás que has hackeado la inteligencia del ratón.



Algo similar sucede con las cucarachas. Las tabletas de ácido bórico con azúcar que se venden comercialmente son muy efectivas contra cucarachas. Las colocas en marcos de ventanas o sitios donde puedan entrar a tu casa, pero fuera del alcance de las mascotas.o niños. Cuando la tableta es carcomida, sabes que hay plaga, lo bueno es que no mata al instante, sino que la cucaracha debe beber agua y es allí donde morirá.  Este método es sorprendentemente más efectivo que otros métodos más caros y sofisticados. Y con eso te vuelves Luke Skywalker frente a la Estrella de la Muerte de las inmortales cucarachas.  Has hackeado su inteligencia artificial.

Esas inteligencias específicas de las plagas son hackeables.  ¿Será posible hackear las estructuras de poder para evitar que individuos arteros tomen el control?

El problema de hackear al statu quo de los que ansían poder


El problema fundamental de evitar que alguien se haga del poder absoluto empieza por tratar de buscar solución al problema pensando en contrato social, que presupone que el ser humano es inteligente y racional.  Así nunca vas a encontrar una solución.

"Me siento extraño al pensar que pertenezco a la especie más inteligente sobre la Tierra mientras veo videos de personas haciendo tonterías" - Anónimo

El problema de diseño del ser humano, igual que en el caso de las cucarachas o ratones, es la adicción a la dopamina.  Toda esa compleja red neuronal humana capaz de tantísimas cosas, también puede tener problemas gravísimos de diseño, sin contrar con ocasionales defectos en las estructuras cerebrales.  Un ejemplo de ello es la psicopatía que parece obedecer a un daño en la estructura cerebral que controla la empatía. Según el psicólogo clínico William Paer, un niño menor de 2 años que sufra violencia, tiene altísimas probabilidades de volverse asesino en serie.  Así vemos que los problemas cerebrales alteran el funcionamiento de la mente.

En las estructuras de poder tenemos personas avaras y ricas que obtienen dopamina cuando ganan más dinero, como quien gana puntos en Pacman. Y por ello no tienen reparo en hacer cosas dañinas para otros seres humanos, porque su adicción ludópata le empuja a dañar al organismo virtual llamado sociedad. Pero no te creas que para que esto pase deben ser ricos. Hay familias pobres donde hay miembros a los que no les importa dejar en la miseria a miembros de su propia familia en tanto obtengan bienes materiales.  Tal vez no arruinen a un país, pero sí dejan mucho dolor, porque es triste cuando aquellos que se supone que deben amarte, te tratan como el peor enemigo por la dopamina de ganar dinero.

También hay personas sedientas de poder quienes no tendrán reparos en destruir a quien sea para obtener el poder, ya sean extraños o la propia familia. Y de allí la necesidad de que algún hacker quiera el reto de diseñar mecanismos sostenibles para evitar que los adictos a la dopamina puedan hacerse del poder.  Actualmente los ludópatas descubrieron que si controlan el dinero, controlan el poder.  Y una vez que son ricos, no hay manera de detenerlos. 

El hacker que logre hackear el sistema de manera permanente, estará a la altura de quienes diseñaron el sistema legal o la separación de poderes, pero en un nivel dios, porque si el hackeo es temporal, no sirve.  

El problema de la subversión


El sistema legal o la separación de poderes contienen reglas hackeables por medio de la subversión.

La subversión tarda como 20 años, y consiste en infiltrar instituciones y paralizarlas y difamarlas, y crear estructuras paralelas corruptas al servicio de determinados intereses, para que finalmente esas estructuras reemplacen a las instituciones.  Y esto va aparejado con cambiarle los valores a los miembros de la sociedad.  Cuando miras la corrección política, esta contiene los 3 elementos venenosos que han destruido a todas las dinastías de la historia en Asia. Lo peor es que ya ni siquieras puedes describir cómo funcionó dicha destrucción sin violar los tabúes de la corrección política.

La subversión es el mecanismo que los poderosos han usado para saltarse todas las salvaguardas de la democracia, las instituciones y la soberanía de los países.  Empiezan por ganar control del transporte, el crédito y los medios. Y luego siguen con la educación de los niños.  Hay gente con mucho poder, y los políticos son sus empleados.  

Y realmente no importaría que tengan el poder o no, si no fuera porque sus intervenciones son totalmente invasivas al punto de que los habitantes del planeta no pueden tener una vida lo suficientemente predecible en el largo plazo como para decidir a largo plazo y criar a una familia feliz.

La subversión de estas élites globalistas ya tiene alcances mundiales, y no hay adonde escapar. No es como el fin de la edad de bronce donde podías irte de la zona mediterránea a otros rincones del mundo.  De este modo el organismo compuesto por muchas células llamadas humanos, aún no logra desarrollar un cerebro con la inteligencia mínima para no matar al organismo.

¿La AGI corporativa?


En la búsqueda de soluciones, los informáticos de Youtube nos tratan de vender la idea de que las corporaciones son una AGI, una Artificial General Intelligence o Inteligencia General Artificial.  Es decir, una inteligencia multiuso.  Pues no es así.

Las corporaciones son adictas a la dopamina del dinero también.  Y así como esa dopamina premia cuando hay logros que les ayudan a crecer, también tienen las mismas vulnerabilidades de la países para seguir existiendo.  Es que el cerebro de la corporación esta compuesto por ejecutivos que no rinden cuentas y que pueden ser ludópatas que usan a la empresa para satisfacer sus apetitos personales como reyes todopoderosos.  ¿Y los accionistas no supervisan?

Hay dos maneras de evaluar el desempeño. Una es mediante KPIs que son vulnerables a fraude, y la otra es mediante narrativas.  A los ejecutivos los evalúan los accionistas por sus narrativas. Y siempre hay maneras de encontrar excusas y culpar a otros. Entonces si se bajan las ventas por una chapuza gerencial, se dice que "el mercado ha perdido el interés".

Igual que no se educa a los ciudadanos para aprender política monetaria y macroeconomía, tampoco se enseña a los accionistas sobre cómo funciona el marketing.

  • La presencia de marca (brand presence) es lo que hace que una empresa pueda vender. 
  • Un mal producto o malas relaciones públicas (PR en inglés) pueden destruir una marca.
  • La destrucción de la marca sucede silenciosamente en la mente de un cliente.
  • Con el tiempo la marca destruida empieza a ser reemplazada en el ranking de marcas en la mente del consumidor, y es así como luego de unos meses o unos pocos años de la destrucción de la marca, las ventas empiezan a bajar.  Es que cuando una marca está destruida el cliente busca maneras de sustituir esa marca y al cabo de un tiempo lo logra.
  • Cuando las ventas bajan, los ejecutivos se alarman, y empiezan a tratar de subir la calidad de sus productos y mejorar sus relaciones públicas.  Pero ya es demasiado tarde. Igual que a un emprendedor nuevo le cuesta vender porque no tiene presencia de marca, a la empresa le cuesta aún más porque tiene una marca destruida, que es peor que una marca desconocida.

Y de esta manera, un ejecutivo ejecuta chapuzas y como ve que no hay consecuencias, cree que todo está bien.  Y cuando las ventas bajan, los accionistas no saben conectar causa y efecto.

Ya hay varias marcas que han sido destruidas o están en proceso de destrucción.  Disney (con los escándalos de Star Wars), BBC  (al arruinar Dr Who) y otras marcas ya están en peligro de ser destruidas. Pero no tenemos una foto de la mente de as personas para saber si ya fueron destruidas más allá de toda reparación o no.

Lo irónico es que al accionista no le importa lo mismo que al cliente. Y la presencia de marca en accionistas va con retraso respecto de la presencia de marca en la mente de los clientes. Así es como el accionista puede creer que hace una inversión genial, pero como no entiende al cliente, entonces va meter dinero en algo que parece muy bueno, pero que va de bajada a futuro.  ¿Que la marca tiene potencial?  Sí, es como los precios subvaluados que siempre tienen potencial de subir, pero si el precio baja aún más, no importa el valor real, lo que importa es el precio que arroja pérdidas al inversor. Es que tener potencial una empresa, si ese potencial no se traduce en ingresos, no es nada, es pura promesa. Igual pasa con adquisiciones y fusiones, o con compra de propiedad interectual.  De nada sirve si no aumentan las ventas.

Existe a nivel interno en las corporaciones una seria desconexión entre los ejecutivos y sus empleados (como en el caso de Gina Carano donde el CEO defendió el acoso contra una empleada) o el caso de BBC que al arruinar Dr Who ya perdió toda aquella credibilidad y presencia de marca que tenía cuando Winston Churchill le habló al mundo.  

Así que no, la corporación no es una AGI, porque si lo fuera, sería lo suficientemente inteligente para sobrevivir y mentener a sus empleados en homeostasis.  Una persona o animal que toma buenas decisiones con su cerebro, y no está sujeto a un entorno hostil que le pueda hacer daño, termina dando larga vida y próspera a las células de su organismo.  

Desafortunadamente un cerebro de la corporación compuesto por ejecutivos que consideran a la empresa como su reino personal, o el cerebro de la nación con políticos que creen que el poder es para satisfacer sus deseos, es infinitamente inferior a un cerebro animal.

Y ni hablar de los antivalores. Valores que no dan una vida larga y feliz. Es que hay incentivos en la infraestructura actual para que los políticos estén del lado de los criminales, y la promoción de sus antivalores, pero esa es toda una historia.

Crear un mundo mejor


Lo importante de todo esto es que siendo que los seres humanos somos parte de un organismo virtual llamado país o sociedad, se plantea el desafío para los hackers.  Es un desafío más dificil que entrar a un sistema secreto.  Se trata de cómo convertir a los países para que tengan cerebros funcionales que no lleven a la muerte a sus propias células.  Se trata de cómo hacer para que ninguna célula o grupo de células pueda matar al organismo como lo hace el cáncer. 

Y esto nos hace pensar si el cáncer no es otra cosa que el cuerpo tratando de mejorar de manera fallida su propia inteligencia.  ¿Acaso si el hacker encuentra una solución para las naciones tambièn encontraremos una cura contra el cáncer?

En política y en finanzas es el lugar donde se encuentra la gente más peligrosa para la humanidad, no porque sean inherentemente malos, sino porque su adicción al poder o a la dopamina es capaz de destruir el mundo y causar sufrimineto humano de manera masiva.

Olvídate de crear un mundo mejor a la manera convencional.  Dando donaciones a ONGs que lavan dinero, ser voluntario en organizaciones con segundas intenciones. Así no vas a mejorar el mundo. Logras más empezando a crear tu propia minisociedad de 2 personas, como la mitocondria y su célula anfitriona. Ese mundo mejor de 2 personas ya es dificil de conseguir.

¿El amor verdadero como forma suprema de inteligencia artificial?


Ya sé que suena cursi. Pero no lo es. Si el amor fuera sexo, el abuso sexual sería exceso de amor. Así que sabemos que el sexo no es amor, y sabemos que todos los cuentos derivados  de ese argumento son pura propaganda de los hippies que tienen cerebro por debajo de la cintura.

El amor no es pasión porque hay gente que comete asesinatos pasionales.  El amor no es una emoción, porque si no el amor eterno duraría 6 meses. Amar es una decisión.  Y una decisión es exactamente lo que hace una inteligencia artificial. Es una inteligencia que debe saber mucho de muchas cosas, para poder hacer lo que es bueno para el ser amado, y eso a veces incluye no hacer lo que el ser amado pide, porque ir por otro camino le asegurará una mejor vida a largo plazo.

Si queremos saber lo que es amor hay que ver a los perros y los ratones. La manera de los ratones para conseguir comida y techo es robar comida y escabullirse en espacios estrechos y vivir precariamente en escondites.  Eso es mucho esfuerzo para obtener alimentación y techo precario y enemigos que quieren cazarlo , porque al ser fuente de enfermedades crea peligro a los humanos.  Y aún los ratones tienen una cierta capacidad de amar. No tienen la empatía para ver a ratones atrapados y tratar de ayudarles, pero sí saben cuando una cría está en peligro y corren al rescate.  Es decir, hay una empatía selectiva. Su cerebro es muy pequeño para tener el amor que un perro da. Incluso los gatos con su limitada inteligencia, que no les da para ser entrenable, saben cuando te sientes mal y se restriegan contra su dueño para mostrar cariño. El gato sabe cuando tú lo quieres.

La inteligencia de los perros usa mecanismos distintos a los del ratón. El perro da amor y lealtad (la lealtad es una función avanzada de amor universal) y es suficientemente inteligente para aprender a hacer sus necesidades en al lugar donde lo entrenas para que lo haga. El perro te da amor y apoyo, y un dueño inteligente le da comida, techo, protección y cariño.  El perro sin hacer nada más que amarte, obtiene mucho más que un ratón con toda esa supuesta inteligencia para encontrar rutas y evadir cazadores.

El perro no requiere de tanto esfuerzo para obtener más que el ratón. Es una mitocondria para el ser humano.  Sus talentos de inteligencia te ayudan a tener el amigo que los humanos no pueden ser.

Y si aún así parece cursi, piensa. ¿Cómo debe funcionar una inteligencia artificial capaz de amar?  Tiene que tener empatía, debe distinguir entre el bien y el mal, debe distinguir lo que es mejor para el ser amado (que es distinto de encontrar meramente lo que es placentero o agradable para otros).  Y así es como los padres a veces deben corregir a sus hijos de maneras en que sus hijos no entienden, pero que a largo plazo les traerá felicidad.  No mentir, no robar, tratar bien al prójimo, ser honesto. Aunque digan que eso es cosa de tontos, no es cierto. Las malas conductas que no se corrigen de pequeño se sufren en la vida adulta en forma de consecuencias serias para la sobrevivencia en sociedad.

El tema de las matemáticas de portarse mal es todo un tema que los que se portan mal detestarán.

Programar semejante inteligencia artificial capaz de amar, es mucho más dificil que cualquier inteligencia artificial capaz de destruir.  Si no me crees, intenta siquiera diseñar un modelo de dicha inteligencia. 

Que haya gente que desprecia el amor como cursi, o que no quiera financiar la construcción de dicha inteligencia, no señala la complejidad real de la inteligencia artificial capaz de amar.  Es más complicado amar que ser egoísta o ludópata.  Es más dificil tener ematía que no tenerla. Todo esto nos da una pista de la complejidad del amor. 

Si alguna vez existiera la famosa singularidad, tendría que ser una singularidad capaz de amar.  Lo que los teóricos o Elon Musk llaman singularidad, no es tan singular. Sólo sería una IA sin amor, sin empatía, que se parecería más a un super raton con capacidad de matar y robar y escabullirse.  Y si es una IA muy rápida para causar problemas, hay que recordar que una calculadora de bolsillo también es más rápida que tú para la aritmética.  Velocidad no es inteligencia.  Y es más dificil destruir que proteger, construir o amar.  

Si causa suficientes problemas, y mata a la humanidad como Skynet, no habrá humanos para dar mantenimiento a la IA.  Y si nos convierte en baterías de la Matrix, no va a poder regular apropiadamente la vida virtual de los humanos, porque no puede tener empatía ni entender nuestras necesidades.

El modelo a seguir es el de un organismo vivo, pero la dopamina como divisa necesitaría ser reemplazada por una función objetivo capaz de amar.  Una persona que no ame no será capaz de entender por qué la singularidad tendría que saber amar. Y los dictadores del dinero o de la política tampoco entienden lo que es amar, porque si lo hicieran, tendríamos felicidad generalizada, en lugar de crisis de dopamina monetaria.

Podemos pensar que los ludópatas financieros y los políticos carecen de inteligencia para amar. No son tan inteligentes para amar sinceramente a extraños a los que no conoce. Y los burócratas tampoco son muy amorosos. No son muy inteligentes. Si fueran inteligentes entenderían lo que hacen cuando le cambian el mundo a otros para mal, como aprovecharse de las crisis para ganar dinero.  Es que no tendría que haber crisis en primer lugar.

El contrato social no sirve para rediseñar ni hackear una sociedad para hacerla funcional. Del diseño de los seres vivos aprendemos más. Es que parece que las células de nuetsro cuerpo tienen una mejor sociedad de la que tenemos nosotros los humanos.

"Yo quisiera ser civilizado como los animales" - Roberto Carlos
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!