¿Y si un día las Big Tech censuran a los financieros y a los políticos?

Eliminaron a Donald Trump de la red y lo silenciaron, saltándose la ley. El presidente de México lanzó la alerta acerca de que han silenciado a un presidente, y si silenciaron al presidente del país más poderoso del mundo, imagina lo que puede pasar.

El argumento para eliminar a Trump fue un tema de adulteración de definiciones de diccionario para justificar la expulsión usando los términos y condiciones como marco regulatorio, y pasa por saltarse la legislación de los países.


Esto crea una lucha de poder con dos bandos:
  • Las Big Tech
  • Los políticos y los financieros
Si me preguntas, tengo la impresión de que van a ganar las Big Tech.

Los financieros vieron en Trump a un enemigo, y se trajeron a las Big Tech como sus esbirros para que hicieran el trabajo operativo, pensando que con el dinero ya lo tenían controlado.el poder político (por medio del lobby) y la narrativa (lo que la gente ve).  Pero podría ser que con la narrativa, las big tech puedan terminar controlándoles el poder y el dinero.



¿Cómo puede ser así?  Si te vas con todo tu dinero a un lugar olvidado del Sahara donde escasea el agua, pero llegas sólo con una maleta llena de dólares y encima encuentras petróleo (lo que te haría rico y poderoso en otro lugar del mundo), ¿será que tu dinero vale para controlar a la gente de esa aldea olvidada que no te conoce ni te reconoce como rico y poderoso?  Pues no.  Te vas a morir de sed.

Si vas a la jungla donde hay una tribu de caníbales, todo tu dinero y toda tu arrogancia no va a alcanzar para librarte de convertirte en almuerzo de otros.  Es que bajo la narrativa de la tribu, eres comida.  La narrativa se convierte en ley.

La ley misma es una narrativa.  Los políticos entendieron eso, y creyéndose muy listos jugaron a adullterar el diccionario, porque así podrían adulterar la ley sin cambiar la ley.  Sabemos que la palabra odio tiene una intención de venganza y violencia, (o al menos eso entendíamos los viejos) de modo que un mero desacuerdo no es odio ni tampoco violencia, por más acalorado que sea un debate.  Pero los políticos ayudaron a adulterar el diccionario, y ahora el desacuerdo es violencia y es odio.  

Al tomar las big tech el control de la narrativa, la voluntad de los politicos y los financieros se convierte en discurso de odio.  Y asi la herramienta de control de financieros y políticos, se vuelve contra ellos mismos.

Al tener el monopolio de la narrativa, las Big Tech pueden detener o sabotear cualquier mecanismo de control de los políticos o financieros.  Es que las Big Tech saben lo que todo el mundo hace.  Y aunque los financieros tengan mecanismos para salvarse ellos de ser monitoreados, igualmente las Big Tech tiene el poder de controlar a todo el resto de la tribu mundial.

La razón por la que parece que las Big Tech podrían ganar en un enfrentamiento con los políticos y financieros, es que es más fácil para las Big Tech controlar el dinero (que ahora es electrónico) y el poder político (que los políticos han sido muy serviles a sus trapos sucios, excepto el rebelde Donald Trump), que para los financieros o políticos controlar la narrativa de las Big Tech.

Por supuesto esto es una apreciación subjetiva, y como ninguna guerra es predecible, puede que esta apreciación inicial puede estar equivocada.  En ese caso nos podríamos preguntar si las Big Tech serán benevolentes o no.  Ya sabemos que los financieros y los políticos históricamente no lo han sido.

Al haber sido los ejecutores de los mecanismos de control, ahora las Big Tech tienen el control.  Los financieros sólo tienen el dinero que es un concepto y los políticos pueden dejar de tener el poder sobre sus gentes.  Las herramientas que crearon ahora se vuelcan contra ellos.  No es que su creación Terminator o HAL9000 se haya volcado contra ellos, es que el que controla las puertas de la Estrella de la Muerte puede lanzar a los políticos y financieros del imperio galáctico por la exclusa de aire.

La única salvación de los financieros y políticos sería apoyar a Donald Trump, pero es improbable que lo hagan. Ya las Big Tech están a pocos días de ser parte del gobierno entrante de los EEUU y los políticos que están del lado de las Big Tech creen sentirse a salvo, en lugar de sentirse como tontos útiles..

Los políticos y las élites financieras no podrían deshacerse de los altos mandos de las Big Tech por los medios usuales, sin destruir o desarticular sus mecanismos de control, y en cambio los jerarcas de las Big Tech si tienen mecanismos para tomar represalias contra los financieros y los políticos.  Parece que no se habían dado cuenta, y ahora la reacción es tímida, y si no salvan a Donald Trump, van a ser ellos mismos los que deban dar la pelea contra las Big Tech.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!