Ideas para los pobres que quieran ser astronautas para un futuro viaje a Marte

Este contenido tiene alrededor de 5 años

¿Sueñas con ir a Marte?  Hay cosas que nunca nadie ha hecho, y que vale la pena hacer, al costo que sea.  Sólo debes estar seguro y dedicar tu vida a ello.  Ir a Marte no es para cualquiera, porque se anuncia como un viaje de ida solamente.  Si no te importa ese pequeño detalle, aunque no hay garantías de nada, puedes (aunque seas pobre) querer lanzarte en pos de ese sueño, y en este post he querido arrojar algunas ideas.

Con todos los problemas que los españoles están teniendo para hacerse de una vida, empiezo a pensar que los jóvenes españoles serán los astronautas perfectos del futuro para ir a Marte.  Es como si la realidad española fuese el campo de entrenamiento.

En Marzo de 2016 tuvo lugar en Costa Rica el UN/Costa Rica Workshop on Human Space Technology.  Uno de los que asistieron a la conferencia espacial fue el señor José Pablo Luna Sánchez.  Cuando conversas con él y le hablas sobre lo que ve sobre sobrevivir en Marte, y miras la realidad de España, comprendes que los españoles podrían estar teniendo una ventaja estratégica para ser astronautas que vayan a Marte.  Hablar con él sobre los rasgos personales para ir, ha inspirado este post, que parece muy en línea con la realidad española.

Condición física e intelecto

La condición obvia para ser astronauta es tener el cuerpo en buena salud, y ser muy aplicado en los estudios que puedas tener, ya sea en lo académico o en lo autodidacta.  Más que ser alguien que saca buenas notas, debes ser alguien que es capaz de resolver problemas.  En el espacio la condición física y la salud serán tu herramienta, y tu capacidad de resolver problemas que parecen imposibles, será tu seguro de vida.  No necesitas ser el mejor de todos en un área especifica, simplemente ser tremendamente adaptable, y saber usar lo que tienes de maneras muy creativas, no creatividad a punta de retórica como los financieros, sino usar un conjunto escaso de herramientas y medios de maneras en que nadie habría pensado, para resolver problemas.  A la física y a la quimica que te pueden matar no les importa la retórica.

Trabajo en equipo

En cualquier agencia espacial, a los astronautas les pasan por rigurosos entrenamientos para trabajar en equipo bajo presión.  Es preciso apreciar las fortalezas de otros, y saber cómo convertir las debilidades de otros en fortalezas, porque en el espacio, sobrevivir es como vivir sin ayuda de Tierra en un jet supersónico estratosférico donde el ambiente quiere matarte.

Si eres un cristiano de verdad, no de los que van a recitar oraciones los domingos como un loro, ni de esos que se dan golpes en el pecho y sale de la iglesia a hacer maldades como otros, sino de los que explora la Biblia y trata de entenderla, y vivirla, tienes una ventaja.  Cuando miras lo que dice la Biblia, esencialmente te habla de convivencia y trabajo en equipo.  Y vas a necesitar mucha convicción para sobrevivir bajo presión, o superar la amenaza inminente de muerte, y aún así  tener la fuerza para salir adelante. Si te creías grande por ser cristiano, ir a Marte te traería un poco de humildad.

¿Y los ateos?  Bueno, es cierto que los ateos creen en valores de "humanidad", y quizás también en trabajo en equipo, pero ¿podrán pasar a través de la desesperanza de un "valle de sombra de muerte"?  Eso es lo que lo cristianos llamarían una prueba de fe.  Un ateo puede tenerlo por otras razones, y de forma opcional y voluntaria, y la muerte viene con la aceptación pesimista atea de que es el final y no hay nada más, pero un cristiano debe tener fe de manera mandatoria, si quiere sobrevivir en Marte o incluso en una adversidad en la órbita.  Claro, en este punto de la fe me puedo equivocar, pues no conozco muchos ateos que hayan estado muy cerca de la muerte.  En este punto en particular me gustaría estar equivocado al entender el por qué.

Lo cierto es que el cristiano retórico que predica pero no practica, o el que se metio a la iglesia para ganar fama, o hacer dinero, o estatus, o reconocimiento, quizás no sirva como astronauta.

Resistente a la adversidad

Imagino que si encuentras la realidad española desmoralizante, tal vez no sirvas para ir a Marte.  El modelo usado por los políticos españoles para crear un país consiste en convertir la abundancia en escasez, de modo que lo que terminan es repartiéndote escasez y adversidad.

Como alguien que no va a poder hacer muchas cosas, porque no tienes dinero, quizás pensarías en volverte ladrón para tener dinero, pero eso no te ayudará en Marte.  

Lo que vas a tener es mucho tiempo debido a que no tienes dinero, y las habilidades que desarrolles en ese tiempo de juventud, las capacidades de volverte resistente a la adversidad, y salir adelante a pesar de ostáculos insalvables, será algo que un título de universidad no le da a nadie.  Y eso sí que ayuda a ser astronauta en Marte. Igual de adverso es salir de la pobreza cuando nadie te ayuda, o sobrevivir en Antártida, o sobrevivir al peligro del Everest, a como lo es sobrevivir en Marte.  Las siuaciones son distintas, pero las habilidades de resistencia a al adversidad son invaluables.  El que se rinde ante la adversidad está muerto en Marte.  De esta manera, no vas a evaluarte en términos de logros cumplidos sino de adversidades superadas.  No tiene el mismo mérito escalar la montaña con las manos, que llegar en helicóptero a la cima.  Puede que socialmente parezcas estar abajo, pero en Marte el estatus social o el dinero no te van a hacer sobrevivir.  Pesimismo, desesperanza, probabilidades mínimas de triunfar en la sociedad. Si eres de los desfavorecidos, ese es el regalo que recibes en España para que empieces a volverte resistente a la adversidad.  ¿No estás contento con la realidad de España o con la tuya?  Eso, en lugar de desmoralizarte, es un regalo para aprender a sobrevivir a la adversidad.

Marte es un viaje de ida, donde volver parece ser 99.999% imposible.  Y aún así tratarás de cruzar toda la adversidad hasta atravesar la frontera del imposible.  Lo peor que puede pasar es que te mueras de camino intentando lo imposible, en un viaje que ya era de ida y donde eso es lo que esperabas de todos modos.  En Marte vas a necesitar una altísima tolerancia al estrés.  El estrés no es causado por los eventos, sino lo que nos decimos a nosotros mismos a partir de esos eventos.  Es que en medio del evento, y cómo nos sentimos, hay un proceso de evaluación, una cadena de pensamientos, y si sufres estrés, o sufres, es porque hay pensamientos defectuosos que hay que desechar.  De eso se ocupa la psicología cognitiva.  En esta etapa lo que vas a aprender es que el fracaso sólo viene si limitas la cantidad de intentos, o si le pones plazo a las cosas.  Es que el viaje por la adversidad es un viaje donde no hay un mapa, y no puedes frustrarte esperando algo que no es, simplemente es un viaje hacia lo desconocido donde cualquier cosa puede pasar.  Y cuando lo aceptas, la adversidad deja de ser causa de frustración y depresión.

Si vas a hacer las cosas para ganar fama o reconocimiento o dinero, a como no lo tengas, te detienes y paralizas.  Tener un premio en mente es lo peor.  

Si miramos a Elon Musk y la razón por la que ha aguantado tanto acoso mediático, y por la que sobrevivió a la posibilidad de un colapso nervioso en 2008, vemos que simplemente es de los que a pesar de que todo esté sombrio y sin salida, sigue adelante, porque detenerse es morir.  Y realmente Musk parece creer en lo que hace, porque para aguantar tanto castigo, es preciso tener una obsesión que construye (que es distinto de la obsesión que destruye).  Hubo un video donde al recordar 2008, tuvo que detener la entrevista, una seña de humanidad.  Esto es señal de que aunque el mundo te saque las lágrimas, como a Musk, es posible seguir adelante y salir del hoyo.

Humildad

Humildad no es lo mismo que baja autoestima.  Generalmente la gente con baja autoestima tiene un ego enorme, o miedos paralizantes, o un egoísmo sobrecogedor que sólo causa problemas a los demás.  La idea de ser humilde es saber que las críticas son oro, porque navegar en la adversidad consiste en dar un paso, evaluar si hay que cambiar de dirección, y luego continuar.  Así funciona un proceso evolutivo.  Esa evaluación requiere mirar, sin sesgos, sin ideologías, con los pies en la Tierra, y con la humildad de saber que puedes estar muy equivocado, para encontrar una manera de hacer las cosas.

Voluntad

La voluntad te hace crear lo impensable, pero el miedo lo debilita.  La voluntad de seguir, frente a la perspectiva de detenerse y paralizarse y morir.  Mahatma Gandhi enseñço al mundo que la violencia sólo sirve si causa miedo, pero la voluntad puede vencer al miedo, y sin miedo la violencia no va a servir. La violencia es para gente de bajo intelecto, porque no se requiere cerebro para tirar de un gatillo.  Gandhi llevó la voluntad y el trabajo en equipo a niveles imposibles.

El miedo no tiene sustancia, cuando se aparece, dejas que pase como un nubarrón, y luego no queda nada, sólo quedas tú.  Esta idea ya había sido citada por Frank Herbert en su novela Dune.

Abrirte campo para llegar a ser astronauta

Si piensas que la pobreza no va a permitirte ser astronauta, tendrías que ver el caso de Marcos Pontes, quien en su infancia fue pobre y tuvo que vender cosas en la calle para sobrevivir.  Si él pudo, ¿podrás tu?

Wikipedia: Marcos Pontes

Cuando te enteras de las vivencias personales de muchos astronautas, aparte de Pontes, te das cuenta de que su única receta era "seguir adelante" y ser persistente en la búsqueda de un sueño. No va a ser fácil, y la ruta nunca está trazada, pero exactamente de eso se trata ser astronauta, encontrar un camino para llegar en un territorio desconocido y sin mapa. Si no puedes abrirte paso para conseguir el tiquete, ¿cómo piensas que vas a salir adelante en un mundo extraterrestre?  Lo primero es fácil, lo segundo es casi imposible.

Pagar el tiquete

Ir a Marte no es nada barato.  De hecho los que vayan a Marte serán el grupo que forma parte de la intersección entre los que quieren ir, y los que pueden pagar.  Esta es una adversidad más.  Si no consigues matricularte como astronauta de una agencia espacial, pero tienes habilidades para sobrevivir a lo imposible, probablemente buscarás patrocinio privado. Si vives, tu existencia será un ícono publicitario para tus patrocinadores, y si mueres, serás un heroe y un icono para tus patrocinadores.  Y si logras la imposible tarea de regresar luego del viaje, serás el gran heroe, que con tu cuerpo adaptado a Marte, tendrás una existencia bastante complicada en materia de salud  por el resto de tu vida.  De otro modo puedes decidir quedarte en Marte hasta el final de tus días. ¿Estas dispuesto a llegar hasta el final y apostar tu vida?

Por esta razón es que se vislumbra más posible que el escenario de conseguir el tiquete sea el de una persona con todas estas cualidades que he descrito, que se ofrece en un vuelo patrocinado, en lugar de un viaje de un millonario que decide irse a otro planeta.

Los motivos equivocados

Si quieres ir a Marte para huir de la Tierra, porque no te gusta la sociedad o porque te dejó una novia, o porque en casa tus padres pelean mucho, quizás Marte no sea para tí.  Si vas con la idea de enaltecerte, no vas a soportar.  Es que la vida allá arriba promete ser durísima.  ünica y excepcional, pero durísima, y además poco tolerante a los errores.

Si vas allá que sea porque realmente quieres ir más allá de aquellos 12 astronautas que fueron a la Luna, no por el mero honor de hacerlo, sino porque tu sientes que vale la pena el sacrificio por la humanidad.

La buena noticia es que muchos astronautas actuales quizás lo pensarían dos veces antes de ir a Marte, porque una cosa es que te manden a la órbita por un año, a que te manden el resto de tu vida lejos de la vida que construiste en la Tierra.  Hay que tener muy claras las expectativas.  Literalmente es como irse al más allá... al otro mundo...

Sobrevivir en Marte

La parte fácil de ir a Marte es tener la tecnología para viajar.  La parte medianamente dificil es tener la tecnología para quedarse y seguir vivo.  Pero la parte verdaderamente dificil, casi imposible, va a ser sostener al grupo en medio de condiciones ambientales que te quieren matar.  Y esas condiciones no sólo son físicas, sino también mentales, porque habrá problemas que la humanidad nunca antes habrá enfrentado, y en las cuales vivir la cruda la crisis de España en la posición socialmente más desventajosa, parecerá un problema menor.  Y lo peor es que si los problemas no se resuelven, la muerte aguarda.

El asunto va a ser tan extraño que tu vas a estar expuesto a condiciones a las que ningun ser vivo sobre la Tierra en 4500 millones de años ha enfrentado. Ni siquiera los que te enviaron allí van a tener el privilegio y el honor de hacer eso tan extraño.  Eso es abrumador, pero también puede ser emocionante.  Tus ojos verán los que millones sólo verán por la TV.

De acuerdo con el Sr. Luna, la parte que mira más dificil de vivir en Marte no es la tecnología, ni la salud, sino las cualidades personales para salir adelante cuando ya no era posible, sostenerse a sí mismo y a su equipo, en una expedición donde puede no haber retorno y donde parece no haber esperanza.

Si lo vemos bien, sobrevivir en la crisis de España en la posición social más desventajosa, es un entrenamiento que bien aprovechado desde joven, puede empujar cosas muy interesantes.  Es que ser astroauta no es acerca de estar arriba, sino desarrollar la capacidad de escalar la montaña del imposible y la adversidad hasta llegar a las estrellas.  Es algo interior y no exterior.

Ayuda a los jóvenes españoles en desventaja social, y pásales este post impreso.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!